Aceite de Coco
6 Productos
Configurar sentido ascendente
Últimas opiniones sobre Aceite de Coco

ACEITE DE COCO VIRGEN 430ml / 400g Buen producto - José, 11/05/2017

Como producto alternativo al aceite de oliva, yo la utilizo especialmente para hacer tortitas por la mañana.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

ACEITE DE COCO VIRGEN 450g Muy bueno - Remus Iulian, 02/05/2017

Producto muy recomendable para deportistas, tiene muy buenas propiedades, el envase es muy cómodo y de buena calidad, lo recomiendo.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

ACEITE DE COCO VIRGEN 450g Muy rico, huele fenomenal! - Clau, 27/04/2017

Después de investigar sobre el aceite de coco y sus propiedades me decidí a comprarlo. Un acierto la verdad! Solo abrir el bote ya huele fenomenal y cuando lo pruebas, muy rico! Lo he probado para cocinar tortitas de avena sólo pero he leído que la gente lo hecha en el café, en postres.. tengo que probarlo en más recetas sin duda!

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

ACEITE DE COCO VIRGEN 450g Buen producto en general - Daniel, 24/04/2017

Me gusta el sabor. Como otras marcas, al final es coco y debe saber a coco, jajaja. El precio es un producto caro, pero lo es en todas las marcas. Con alguna oferta sale mejor. Me decepciona un poco el envase. No me gusta que sea de plástico. Preferirira que fuera de cristal. El plástico puede dejar residuos nocivos para el organismo. Pero en general me gusta.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

ACEITE DE COCO VIRGEN 450g Excelente - Pablo, 09/04/2017

Excelentes propiedades y con un sabor muy bueno.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

Comprar Aceite de Coco - Todo lo que debe saber!

El aceite de coco se ha utilizado desde hace miles de años en muchos países y culturas. Aunque el aceite de coco es rico en grasas saturadas, tiene una gran cantidad de beneficios para la salud. Además, se trata de un aceite muy fácil de digerir que también ayuda a regular los niveles de lípidos en sangre.

Otras propiedades del aceite de coco son sus efectos antimicrobianos (tanto internos como externos) y antibacterianos. Por si esto fuera poco, también ayuda a reducir el sobrepeso y puede usarse en tratamientos de belleza, para hidratar el cabello y la piel. Ante esta extensa cantidad de propiedades, resulta difícil entender cómo todavía hay personas que son reticentes a usar el aceite de coco.

Índice Ocultar

  1. Aceite de coco, uno de los aceites más naturales y con más beneficios para la salud
  2. Composición de los ácidos grasos del aceite de coco
  3. El aceite de coco es rico en ácidos grasos de cadena media
  4. El aceite de coco es fácil de digerir - Aporta energía inmediata
  5. Aceite de coco y pérdida de peso
    1. Favorece la saciedad
  6. El aceite de coco es eficaz para luchar contra los virus, las bacterias y los hongos
    1. El ácido láurico del aceite de coco actúa contra las bacterias, el herpes y los virus
  7. Aceite de coco y mala absorción intestinal
  8. Aceite de coco y diabetes
  9. El ácido cáprico del aceite de coco actúa contra la clamidia y otros virus de transmisión sexual
  10. Propiedades del aceite de coco para el tratamiento de los hongos
  11. ¿Pueden destruir los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco las bacterias intestinales inofensivas?
  12. El aceite de coco y las enfermedades cardiovasculares
  13. El aceite de coco previene contra la aterosclerosis
  14. El aceite de coco ayuda a tratar el Alzheimer y la demencia senil
  15. El aceite de coco para tratar y prevenir el cáncer
  16. ¿El aceite de coco puede formar tumores grasos?
  17. Los intereses de la industria alimentaria intentan ocultar los beneficios del aceite de coco
  18. El aceite de coco: víctima de los bulos y la desinformación
  19. El aceite de coco en el foco de la industria del aceite de soja
  20. Los falsos bulos sobre el aceite de coco
  21. Propiedades cosméticas del aceite de coco para hidratar la piel y el cabello
  22. Aceite de coco para cocinar
  23. Aceite de coco: cómo puede usarse
  24. Aceite de coco y cuidado de la salud
  25. Aceite de coco para combatir las caries
  26. Aceite de coco para mejorar las funciones cognitivas
  27. Propiedades de la leche de coco
  28. Aceite de coco y cáncer
  29. Aceite de coco virgen: Mitos y Verdades

Aceite de coco, uno de los aceites más naturales y con más beneficios para la salud

El aceite de coco es uno de los aceites más naturales que existen.

El 35 por ciento de un coco está formado por aceite. Basta con abrir un coco para disponer de inmediato de su aceite en grandes cantidades. Existen otros tipos de aceiteS, como el aceite de colza o el de soja, que se obtienen mediante un largo proceso de manipulación industrial.

Por el contrario, el aceite de coco es totalmente natural y, por ello, ha proporcionado a los pueblos del Pacífico Sur una alimentación con la que han protegido su salud del riesgo de la la diabetes, el colesterol, los ataques al corazón y los derrames cerebrales, desde hace miles de años.

Sin embargo, pese a sus indudables beneficios, hay gente que aún sigue siendo reacia a usar el aceite de coco. Ello es debido a su alta composición en aceites grasos, que puede llegar a alcanzar hasta el 90 por ciento de grasas saturadas. Habitualmente se relaciona a estas grasas con el riesgo de sufrir colesterol alto y problemas cardiovasculares.

Pero, ¿cómo se explica entonces la envidiable salud de los pueblos primitivos del Pacífico Sur, acostumbrados a consumir aceite de coco en grandes cantidades?

La respuesta es muy sencilla, el aceite de coco es totalmente natural, de elevada calidad y tiene muchos beneficios para el organismo.

Pero, para aquellos a los que estos simples argumentos no convencen, basta con recordarles cómo los resultados de los estudios clínicos han demostrado las extraordinarias propiedades para la salud del aceite de coco y sus efectos curativos, por lo que incluir este aceite en nuestra dieta habitual nos aporta múltiples beneficios.

Vamos a estudiar detalladamente la composición del aceite de coco, sobre todo en lo referente a sus ácidos grasos.

Composición de los ácidos grasos del aceite de coco

El aceite de coco es, entre otras cosas:

  • El ácido láurico:44-52%
  • Ácido cáprico:6-10%
  • Ácido caprílico:5-9%
  • Ácido mirístico: 13-19%
  • Ácido palmítico: 8-11%
  • Ácido esteárico: 1-3%
  • El ácido oleico (monoinsaturado): 5-8%
  • El ácido linoleico (poliinsaturado):0 - 1.%

La mayoría de los ácidos grasos que contiene el aceite de coco son los denominados aceites grasos de cadena media (ácido láurico, ácido cáprico y caprílico) que, como podemos ver en la lista anterior, constituyen más del 50 por ciento del aceite de coco.Pero, ¿por qué son tan importantes los ácidos grasos de cadena media?

El aceite de coco es rico en ácidos grasos de cadena media

Los ácidos grasos de cadena media son ácidos grasos que tienen una longitud de cadena específica. Por ejemplo, mientras que un ácido graso de cadena larga, como el ácido esteárico, tiene una cadena de 18 átomos de carbono, los ácidos grasos de cadena media tienen una longitud menor (el ácido caprílico, 8 átomos de carbono; el ácido cáprico, 10 átomos de carbono y el ácido láurico, 12 átomos de carbono).

Conclusión: los ácidos grasos de cadena media se componen de cadenas que oscilan entre los 8 y los 12 átomos de carbono mientras que los ácidos grasos de cadena larga oscilan entre los 14 a 24 átomos de carbono.Esto es importante porque los ácidos grasos de cadena media son los que les dan al aceite de coco sus propiedades especiales.

El aceite de coco es fácil de digerir - Aporta energía inmediata

Los ácidos grasos de cadena media son muy fáciles de digerir. Pueden ser digeridos, incluso, sin ayuda de los ácidos biliares. Los ácidos grasos de cadena media son solubles en agua y se transportan con facilidad hasta el hígado a través del torrente sanguíneo.

Los triglicéridos de cadena media tienen la capacidad de oxidarse directamente en el hígado (evitando su almacenamiento como grasa corporal) sin requerir ningún tipo de transformación como ocurre con los ácidos grasos de cadena larga.

Por lo tanto, los triglicéridos de cadena media se metabolizan más rápidamente que otros tipos de ácidos grasos para la obtención de energía, lo que los convierte en una alternativa mu interesante para los deportistas.

Además, gracias a que son usados por el cuerpo como energía no llegan a almacenarse en depósitos de grasa.Además, los ácidos grasos de cadena media aportan una caloría menos por cada gramo en comparación con otros ácidos grasos.Debido a estas características, el aceite de coco no solo aporta menos grasas al organismo sino que también ayuda a perder peso.

Aceite de coco y pérdida de peso

Su característica forma de metabolizarse, hace que las grasas del coco aumenten el gasto metabólico sin producir efectos negativos sobre la grasa corporal.

Recientes estudios han demostrado cómo el sustituir ácidos grasos de cadena larga por los que se encuentran en el coco incrementan el gasto energético un 48% y 65% en personas delgadas y obesas respectivamente.

Los TCM pueden considerarse un alimento o ingrediente funcional en el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso debido a que, tienen un efecto beneficioso sobre la termogénesis, la oxidación de las grasas y el metabolismo.

Un estudio a doble ciego, demostró que los sujetos que consumían un exceso calórico en forma de triglicéridos de cadena media, incrementaban la termogénesis inducida por la dieta (TID) en un 12% y su gasto fue el doble que los que ingerían otros tipos de grasas.

Las propiedades del aceite de coco para perder peso han sido confirmadas por un estudio a doble ciego controlado que se realizó en 2001 y fue publicado en la revista científica “ The Journal of Nutrition”. Este estudio se realizó sobre 78 personas sanas pero con sobrepeso, cuyo IMC (índice de masa corporal) era superior a 23.

Los participantes fueron divididos en dos grupos que comieron lo mismo durante las doce semanas del estudio, salvo que a un grupo (denominado grupo M) se le suministró diariamente 60 gramos de ácidos grasos de cadena media, y al otro grupo (denominado grupo L) se le suministró 60 gramos de ácidos grasos de cadena larga.

Las personas de ambos grupos disminuyeron de peso, pero las del grupo M perdieron mucho más peso que las del grupo L. Además, las personas del grupo M perdieron también mayor cantidad de grasa corporal y grasa del tejido subcutáneo que las del grupo L.

En base a los resultados de este estudio, los investigadores llegaron a la conclusión de que una dieta que incluye ácidos grasos de cadena media (como los contenidos en el aceite de coco) ayuda a perder mayor cantidad de peso y grasa corporal que una dieta que contiene ácidos grasos de cadena larga.Uno de los mayores beneficios para la salud del aceite de coco consiste en que puede frenar los efectos de los virus, las bacterias y los hongos.

Favorece la saciedad

Otra manera por la que el aceite de coco es un gran aliado para dietas de adelgazamiento es su papel para ayudarnos a reducir la ingesta de calorías.

Al ser una fuente de grasas, ayuda a reducir el apetito y la sensación de hambre más que otros tipos de alimentos.

No obstante, hay que tener presente que la mayor densidad calórica de las grasas puede hacer que sea muy fácil pasarnos con las calorías ingeridas, por lo tanto, es importante controlar las cantidades.

El aceite de coco es eficaz para luchar contra los virus, las bacterias y los hongos

Los ácidos grasos de cadena media que contiene el aceite de coco son antimicrobianos, antivirales y antifúngicos, tanto en el interior del organismo como cuando se utilizan mediante aplicación tópica, en el exterior.

Debido a estas propiedades el aceite de coco es muy eficaz aplicado sobre la piel para tratar las infecciones por hongos , las infecciones vaginales por hongos y las enfermedades bacterianas de la mucosa vaginal.

También puede usarse como como lubricante vaginal y para la higiene íntima, ya que impiden la aparición de microbios y hongos así como el molesto picor que causan. Además de estos beneficios, el aceite de coco también tiene usos como tratamiento de belleza, para mejorar el estado del cabello y la piel.

El ácido láurico del aceite de coco actúa contra las bacterias, el herpes y los virus

Entre el 44 y el 52% del aceite de coco está formado por ácido láurico. Una vez que el ácido láurico entra en el organismo se convierte primero en monolaurina. Hay estudios que demuestran que el ácido láurico libre también capacidad antimicrobianas.

Sin embargo, el elemento principal que actúa contra los virus y las bacterias es la monolaurina (un tipo de monoglicérido) que contiene el aceite de coco. La monolaurina defiende al organismo de determinados virus, como por ejemplo, del Herpes , el citomegalovirus y el virus de la gripe. La monolaurina actúa localizando los virus y volviéndolos inactivos.

Por otra parte, aproximadamente el seis a diez por ciento de los ácidos grasos del aceite de coco se componen de ácido cáprico, otro ácido graso de cadena media con muchos beneficios para la salud, similares a los del ácido láurico.

Aceite de coco y mala absorción intestinal

Los triglicéridos de cadena media son más fácilmente digeribles y absorbidos que los aceites y grasas contenidos en las comidas más comunes. De hecho, se absorben relativamente bien aun cuando las secreciones biliares y pancreáticas se reduzcan.

Las personas que tienen desnutrición, síndrome de malabsorción, fibrosis quística, el síndrome del intestino corto, la enfermedad celíaca y enfermedades hepáticas suelen tomar ácidos grasos de cadena media.

Los triglicéridos de cadena media promueven la proliferación celular y ayudan a mantener la mucosa intestinal, lo cual puede tener una acción protectora en el intestino de personas que padecen enfermedad inflamatoria intestinal o infecciones intestinales.

El aceite de coco promueve además la producción a nivel intestinal de inmunoglobulina A, que ejerce posee una acción inmunomoduladora y protectora de la pared intestinal.

Aceite de coco y diabetes

El ácido laúrico del aceite de coco ayuda a mantener unos niveles de glucosa en sangre más reducidos en pacientes con diabetes de tipo 2.

El ácido cáprico del aceite de coco actúa contra la clamidia y otros virus de transmisión sexual

El ácido cáprico se convierte al entrar en el organismo en el monoglicérido de monocaprina. La monocaprina ha demostrado tener propiedades antivirales contra el virus del herpes simple y actividad antibacteriana contra la clamidia y otras bacterias de transmisión sexual.

Existen estudios clínicos, realizados in vitro en 1998 y 1999, que han demostrado que la monocaprina actúa contra los virus de transmisión sexual (incluso el VIH) volviendolos inactivos. En función de los resultados de estos estudios, los investigadores han llegado a la conclusión de que el ácido láurico y la monolaurina tienen una actividad antiviral más elevada que el resto de los ácidos grasos de cadena media o sus monoglicéridos.

Los ácidos grasos de cadena media pueden desactivar los siguientes virus:

  • Virus de HI
  • Virus del sarampión
  • Herpes simplex virus-1 (HSV-1)
  • Virus de la estomatitis vesicular (VSV)
  • Virus visna
  • Citomegalovirus

Pero los ácidos grasos del aceite de coco, además de actuar contra los virus y las bacterias, también tienen la capacidad de actuar contra los hongos.

Propiedades del aceite de coco para el tratamiento de los hongos

Los ácidos grasos de cadena media contenidos en el aceite de coco también reducen la actividad de los hongos, como la Candida albicans.

Varios estudios clínicos han demostrado los efectos del ácido cáprico para luchar contra los hongos de la candidiasis bucal y otros tipos de hongos. Por lo tanto, el aceite de coco puede utilizarse de forma eficaz para el tratamiento de las infecciones causadas por hongos.

¿Cómo podemos usar el aceite de coco para el tratamiento de los hongos?

Los usos del aceite de coco pueden ser internos, para tratar las infecciones causadas por hongos intestinales, y externos, para tratar las infecciones micóticas de la piel o de las membranas mucosas.

Debido a la potente actividad antimicrobiana del aceite de coco, una duda que puede plantearse es cómo saber si existe algún riesgo de que los ácidos grasos contenidos en el aceite de coco pueden destruir otro tipo de bacterias, beneficiosas para el organismo, como las de la flora intestinal.

¿Pueden destruir los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco las bacterias intestinales inofensivas?

Los ácidos grasos de cadena media y sus monoglicéridos no tienen ningún efecto perjudicial sobre la flora intestinal, ya que solo atacan a los microorganismos patógenos y potencialmente peligrosos.

Los investigadores han comprobado en diversos estudios clínicos realizados en 1990 y, corroborados en 2016, que los microorganismos que suelen colonizar el intestino no son atacados por la monolaurina, mientras que estos microorganismos no resulten peligrosos.

Sin embargo, en el momento en que los microbios causan alguna enfermedad, como puede ser la Haemophilus influenzae, Staphylococcus epidermidis y el grupo de patologías B Streptococcus, la monolaurina actúa de inmediato desactivando los efectos de las bacterias.Las propiedades de los ácidos grasos de cadena media son excelentes para eliminar bacterias, virus y hongos.

Pero cabe preguntarse, ¿cómo actúan sobre la salud del corazón, el colesterol y el estado de los vasos sanguíneos cuando se consumen de forma frecuente?

La respuesta es que sus efectos también son positivos, por lo que el aceite de coco también ofrece muchos beneficios para la salud del corazón y de los vasos sanguíneos, así como para regular de forma óptima el nivel de colesterol.

El aceite de coco y las enfermedades cardiovasculares

Durante más de cuatro décadas se ha estado investigando en profundidad sobre la relación entre el aceite de coco consumido a través de la alimentación y las enfermedades cardiovasculares. Los resultados de las investigaciones han sido siempre los mismos: consumir aceite de coco tiene múltiples beneficios en la salud cardiovascular y ayuda a reducir los factores de riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Uno de los estudios más importantes sobre este tema fué publicado en 1988 por Blackburn con el título “Los efectos del aceite de coco sobre el colesterol sérico y la aterogénesis". En este estudio se llegó a la conclusión de que el aceite de coco, si se complementa con otras grasas como el ácido linoleico, puede frenar la aparición de la aterosclerosis.

A finales de los años noventa, los investigadores Kurup y Rajmoran llevaron a cabo un estudio clínico realizado con 64 voluntarios y descubrieron que el consumo de aceite de coco "cambia estadísticamente y de forma significativa todos los valores del colesterol (colesterol total, colesterol HDL, colesterol LDL, etc.).

Los resultados de este estudio han sido corroborados en otro estudio clínico realizado en 2016.Anteriormente, en el año 1992, los investigadores Kaunitz y Dayrit informaron sobre los datos experimentales epidemiológicos correspondientes a los grupos de personas estudiadas que incluían el aceite de coco en su dieta habitual: "La población que incluye el aceite de coco en su dieta habitual no presenta un nivel elevado de colesterol ni sufre una tasa alta de mortalidad o morbilidad por cardiopatía coronaria".

Por otra parte, Mendis, otro investigador en este tema, descubrió en 1989, tras un estudio realizado al efecto en jóvenes adultos de Sri Lanka, que aquellos a los que se les cambió su dieta habitual de aceite de coco por otra de aceite de maíz sufrieron cambios perjudiciales en los lípidos. Los participantes en el estudio, al sustituir el aceite de coco por el aceite de maíz redujeron el nivel de colesterol en suero en un 18,7% y el colesterol LDL en un 23,8%.

El problema se produjo porque el colesterol HDL (colesterol bueno) se redujo en un 41,4 por ciento, muy por debajo del valor mínimo aceptable de HDL 35 mg / dl. Debido a ello la relación LDL / HDL se elevó al 30 por ciento, lo que resulta muy peligroso. Con anterioridad, el investigador Prior en 1981 demostró que el consumo elevado por parte de los isleños de las grasas saturadas procedentes del aceite de coco, no ocasiona ningún tipo de efecto nocivo en quienes lo consumen.

Finalmente, los investigadores Menáis y Hurgamandera compararon en 1990 los diferentes efectos del aceite de coco y el aceite de soja sobre hombres jóvenes con niveles normales de lípidos en sangre, y de nuevo llegaron a la conclusión de que el consumo de aceite de coco produce un aumento en los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno), mientras que el consumo del aceite de soja disminuye el nivel de esta lipoproteína deseada.

El aceite de coco previene contra la aterosclerosis

Los estudios clínico han demostrado que el herpes y el citomegalovirus desempeñan un papel en la formación de depósitos de ateroma en los vasos sanguíneos, y en el estrechamiento de las arterias después de la angioplastia (New York Times de 1984).

Lo interesante es que el monolaurina antimicrobiana (como hemos visto anteriormente) desactivan los efectos del herpes y el citomegalovirus, en los casos en los que el ácido láurico (ingrediente del aceite de coco) se incluye en la dieta habitual.

Por todo ello, y al contrario de lo que se había pensado anteriormente, ahora se ha descubierto que las grasas saturadas no están directamente relacionadas con las enfermedades cardiovasculares sino que, por el contrario, determinadas grasas saturadas, especialmente las contenidas en el aceite de coco, contribuyen a evitar las enfermedades del corazón.

Por todo ello, es erróneo el consejo de evitar tomar aceite de coco por sus grasas saturadas (supuestamente peligrosas) ya que, por el contrario, los ingredientes del aceite de coco no solo evitan las enfermedades coronarias, sino que también impiden el desarrollo de las enfermedades degenerativas asociadas a la edad, como el Alzheimer y la demencia senil.

El aceite de coco ayuda a tratar el Alzheimer y la demencia senil

Las personas que sufren Alzheimer tienen el problema de que su cerebro no puede utilizar adecuadamente la glucosa como fuente de energía.

Las cetonas que contiene el aceite de coco estimulan la producción de energía en el cerebro, reducen los síntomas del Alzheimer y pueden llegar a ralentizar el curso de la enfermedad e, incluso, a curarla.El aceite de coco, por lo tanto, sirve para prevenir y tratar el Alzheimer,y contribuye a dar más energía al cerebro.

El aceite de coco para tratar y prevenir el cáncer

Las personas que padecen cáncer pueden incluir en su dieta aceite de coco, ya que suministra al organismo calorías fácilmente digeribles, que mejoran los efectos antimicrobianos del sistema inmunológico y tienen efectos antiinflamatorios.

Existe, incluso, un programa específico de limpieza cetogénica que puede realizarse durante un periodo de tres a diez días, mediante el cual se ayuda a destruir mejor las células cancerígenas y se estimula la producción de las células sanas.

¿El aceite de coco puede formar tumores grasos?

Un ateroma o quiste sebáceo es un nódulo benigno graso que se forma principalmente en el cuero cabelludo, detrás de las orejas o en el vientre. Estos quistes están llenos de grasa y son benignos.Podría pensarse que los quistes están formados por grasa saturada “mala” que se deposita en alguna parte del cuerpo.

Pero esto no es así, ni mucho menos.El análisis químico de un ateroma ha demostrado que está compuesto aproximadamente de un 40 por ciento de ácidos grasos poliinsaturados, de más de un 30 por ciento de ácidos grasos monoinsaturados.

En total, los ácidos grasos insaturados son del 70 por ciento y, sin embargo, solo en un 25 por ciento está compuesto de grasa saturada.

Conclusión: los quistes sebáceos no contienen los ácidos grasos típicos del aceite de coco, por lo que el aceite de coco no produce tumores grasos.

Por el contrario, el aceite de coco tiene innumerables usos cosméticos. Se utiliza para mejorar el estado del cabello y la piel. En cuanto a la piel, ayuda a mantenerla hidratada. Por lo que respecta al cabello, el aceite de coco ayuda a mantenerlo nutrido y se usa, sobre todo, como tratamiento para reparar el cabello seco y sin brillo.

Los intereses de la industria alimentaria intentan ocultar los beneficios del aceite de coco

La mayoría de las propiedades enumeradas del aceite de coco se conocen desde hace décadas, como demuestran los datos de los estudios clínicos referidos.

Sin embargo, existen fuertes intereses de la industria alimentaria y de los productores que venden aceites industriales parcialmente modificados genéticamente, como el aceite de colza o el aceite de soja, que no quieren perder su cuota de mercado.

Los productores de este tipo de aceites, poco saludables, emiten todo tipo de bulos sobre el aceite de coco, con tal de evitar la disminución de la venta de sus productos (menos saludables y mucho más caros).

Durante más de tres décadas, el aceite de coco ha sufrido todo tipo de difamaciones, cuyo origen procede de los monopolios de aceite de soja y colza de los EE.UU., que no quiere perder su cuota de mercado.Pero, ¿cómo empezó la difamación contra el aceite de coco?

El aceite de coco: víctima de los bulos y la desinformación

A finales de 1950 un investigador en Minnesota proclamó que las grasas vegetales hidrogenadas eran la causa del aumento de las enfermedades del corazón.Los productores del aceite destinado a alimentación ante el temor por la pérdida de ventas, alegaron que el problema solo se producía en las grasas hidrogenadas procedentes de los ácidos grasos saturados.

Al mismo tiempo, otro investigador de Philadelphia publicó que el consumo de ácidos grasos poliinsaturados producía la reducción de los niveles de colesterol.Ante esta publicación, los productores de la industria del aceite comestible desviaron la atención, atribuyendo el carácter nocivo a las "grasas saturadas".

Sin embargo, el proceso industrial que siguen las grasas no saturadas es mucho más peligroso, ya que, debido a la volatilidad de estas grasas, hay un enorme riesgo de que los productos acaben por degradarse y convertirse en sustancias nocivas que puedan desencadenar peligrosas grasas trans.

Sin embargo, en aquella época esto todavía no se conocía. En aquella época se desacreditaron injustamente a las grasas saturadas (incluyendo al aceite de coco, al aceite de palma y al aceite de almendras).

Esto obligó a incluir un etiquetado en todos los productos que contenían aceite de coco o aceite de palma. La fuerte industria alimentaria de EEUU catalogaron los aceites tropicales (procedentes de otros países) como “no deseados” con la clara intención de evitar que los consumidores consumieran esos productos, por intereses puramente económicos.

El aceite de coco en el foco de la industria del aceite de soja

Ante la amenaza que el aceite de coco suponía como competencia frente al aceite de soja, los productores del aceite de soja lanzaron una campaña de desprestigio contra el aceite de coco y otros aceites tropicales, que no obedecía en modo alguno a sus verdaderas propiedades, sino a sus intereses como monopolio.

Los estudios clínicos que han sido realizadas hasta 2016 han demostrado que el aceite de coco es mucho mejor para la salud que otros tipos de aceite, como el de soja, el de colza o el de girasol.

Los falsos bulos sobre el aceite de coco

Los falsos bulos sobre el aceite de coco han llegado a mantenerse hasta nuestros días, siendo todavía muchas las personas, e, incluso médicos y nutricionistas, que manifiestan su desconfianza hacia el aceite de coco debido a los ácidos grasos saturados que se incluyen en su composición.

En definitiva, estas personas han caído en la trampa de los productores del aceite de soja, de girasol o de colza, que no quieren que el consumidor pruebe un producto mucho más saludable que el que ellos fabrican, puesto que corren el riesgo de disminuir sus ventas.

Sin embargo, tanto el aceite de soja, como el de colza o el de girasol están procesados industrialmente y son poco saludables y peligrosos, al contrario de lo que sucede con el aceite de coco, que es totalmente natural y saludable, tal y como hemos tenido ocasión de comprobar.

El verdadero peligro de la difamación de la que ha sido víctima el aceite de coco, radica en que se está desviando la atención del consumidor sobre el problema principal, que no es otro que los aceites de soja, colza o girasol proceden de ácidos grasos insaturados, grasas hidrogenadas y grasas trans sometidas a un proceso industrial, que suponen un verdadero peligro para la salud de los consumidores.

Por lo tanto, es mucho mejor un aceite natural y delicioso, como el aceite de coco, que es totalmente orgánico y prensado en frío, que las grasas procedentes de los ácidos grasos insaturados (contenidos en el aceite de colza, aceite de soja y aceite de girasol).

Propiedades cosméticas del aceite de coco para hidratar la piel y el cabello

El aceite de coco hidrata la piel de todo el cuerpo y garantiza que la piel se mantenga siempre nutrida, suave y flexible. Su uso está recomendado, especialmente, para tratar la piel seca o agrietada. Una de las ventajas del aceite de coco consiste en que se absorbe muy rápidamente, dejando la piel hidratada y nutrida.Además, el aceite de coco también es el mejor hidratante para el cabello, y se recomienda especialmente para revitalizar el cabello seco y desnutrido y darle al cabello más brillo y belleza.

Aceite de coco para cocinar

Cocinar con aceite de coco virgen (especialmente con altas temperaturas que no superen el punto de 163 ° C) es una opción buena y sabrosa ya que éste tiene la propiedad de no oxidarse ni volverse tóxico como otros al ser cocinado consiguiendo mantener sus beneficios a pesar del calor.

Por debajo de los 25 grados, el aceite de coco puede usarse de la misma forma que la mantequilla, untándolo o derritiéndolo para mezclarlo.

Lo más aconsejable es calentarlo al baño maría sólo unos minutos. Si va a utilizarse aceite de coco en una plancha o sartén, puede ponerse directamente sin derretir y, de momento, al superar los 25 grados centígrados, se vuelve líquido. Si se va a usar por encima de 25 grados, al ser su estado líquido, se puede usar de la misma forma que otros tipos de aceites.

Hay que tener presente que el aceite de coco virgen posee un sabor y olor peculiar. Si vamos a utilizarlo en platos calientes, rara vez es un problema porque no aporta suficiente aroma ni sabor como para enmascarar el resto de ingredientes.

El aceite de coco puede usarse también para hacer frituras, ya que al absorberse muy poco, no incide en el sabor de los alimentos. Aun así, debemos de escurrir muy bien alimentos en papel de cocina durante unos segundos si se desea reducir el sabor o el olor.

También puede usarse en guisos que requieren poco aceite ya que el sabor del plato final apenas varía. Muy distinto es emplearlo en platos cuya base (ingrediente principal) es el aceite. En esos casos, evidentemente, el guiso tendrá olor y sabor a coco, y, dependiendo del gusto personal, esto puede ser algo agradable o no. El aceite de coco congenia muy bien con los platos asiáticos, arroces, salteados o woks. También puede usarse en recetas de repostería.

Gracias a su sabor suave, dulce y exótico, el aceite de coco puede usarse como alternativa a otras grasas menos saludables como natas o aceites de peor calidad.Te aconsejamos que lo agregas a tus pasteles o bizcochos en lugar del aceite de girasol u oliva para darle un toque diferente a tus recetas. Puedes usarlo también en batidos dulces, en natillas, flanes, galletas, etc.

Aceite de coco: cómo puede usarse

Las aplicaciones del aceite de coco son innumerables. En sus usos para la alimentación se incluye todo tipo de cocción para elaborar cualquier plato, hacer deliciosas palomitas de maíz o aliñar una saludable ensalada. No debemos olvidar las extraordinarias propiedades del aceite de coco para acompañar cualquier dieta y conseguir adelgazar.

Además, también puede utilizarse como tratamiento de belleza, para hidratar y cuidar la piel y el cabello y para elaborar todo tipo de aceites cosméticos o desodorantes. Incluso puede usarse el aceite de coco para elaborar repelentes de insectos y parásitos para uso humano y de las mascotas. En definitiva, el aceite de coco es muy versátil y admite multitud de usos: para la salud, para cocinar, como tratamiento de belleza para la piel y el cabello e, incluso, para adelgazar.


Aceite de coco y cuidado de la salud

Aceite de coco y cuidado de la salud

El acite de coco orgánico tiene niveles elevados de ácido láurico. Posee un aroma y un sabor muy suave de coco.

Es un aceite libre de gluten, lactosa y otros alérgenos y es libre de colesterol. Ayuda a aumentar la energía de las células del cuerpo. Aumenta el colesterol bueno HDL. Protege contra las infecciones bacterianas, víricas y fúngicas.

Ayuda a tratar enfermedades como el Alzheimer y la demencia y fortalece el sistema inmunológico.

Aceite de coco y las caries

Aceite de coco para combatir las caries

El aceite de coco es uno de los alimentos más valiosos que existen debidos a los numerosos efectos positivos que tiene sobre la salud bucodental.

Posee importantes propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y antiparasitarias.

Debido a ello, el aceite de coco puede compartir múltiples beneficios para todo el organismo, que también favorecen el estado de los dientes.

El principal componente del aceite de coco para promover la salud bucodental es el ácido láurico.

El ácido láurico previene, de forma natural, la aparición de la caries.

Aceite de coco para mejorar la función cerebral

Aceite de coco para mejorar las funciones cognitivas

El cerebro humano necesita recibir energía constantemente para llevar a cabo sus actividades complejas. Si se interrumpe el suministro de energía, las células cerebrales empiezan a morir lentamente y aparecen graves problemas de salud.

Cuando el cerebro no recibe suficiente energía los síntomas más inmediatos son dolor de cabeza, disfunciones cognitivas, pesadez y fatiga.

Si esta falta de energía se mantiene durante un tiempo prolongado, pueden producirse graves enfermedades neurodegenerativas, entre las que se incluyen el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Propiedades leche de coco

Propiedades de la leche de coco

Sus principales ingredientes son los ácidos grasos de cadena media. Estos ácidos grasos proporcionan al cuerpo energía, que pasa a estar disponible para el organismo de inmediato.

A diferencia de otras grasas, los ácidos grasos de la leche de coco no se almacenan como grasa corporal sino que, por el contrario, son usados directamente como una fuente de energía, por lo que su incursión en la dieta puede ser una gran herramienta para ayudar a perder peso.

Además, la leche de coco tiene otras propiedades para la salud, ya que sirve como tratamiento contra el acné y estimula el funcionamiento óptimo de la glándula tiroides.

Aceite de coco y cáncer

Aceite de coco y cáncer

Es un alimento de fácil digestión, por lo que es muy bien tolerado por las personas con problemas o enfermedades digestivas. Además, el aceite de coco tiene un efecto positivo para regular los niveles de colesterol, ya que impide que se formen depósitos y placas de grasa en las paredes de las arterias.

Por este motivo, el aceite de coco tiene enormes propiedades para la salud del corazón. Otra de las propiedades del aceite de coco consiste en que ayuda a mantener un peso saludable y puede utilizarse para adelgazar. Actualmente, los últimos estudios han revelado uno de sus beneficios más importantes: el aceite de coco puede ayudar al tratamiento contra el cáncer.

Aceite de coco virgen: Mitos y Realidades

Aceite de coco virgen: Mitos y Verdades

Hasta hace poco tiempo, se pensaba que una dieta saludable debía ser necesariamente baja en calorías y baja en grasas. Se pensaba que esta era la forma de evitar la obesidad, y los trastornos metabólicos, así como de prevenir los accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón. Además, se pensaba que las grasas, de cualquier tipo, aumentaban el colesterol.

El consumo de grasas y calorías debe ajustarse necesariamente al nivel de gasto energético de cada persona. Si una persona tiene una fuerte actividad física, no sufrirá obesidad. Por otra parte, para que se produzca la obesidad es irrelevante si las calorías proceden de las grasas, de las proteínas o de los carbohidratos.

  
      Cargando...