▷ Alcachofa, ¿un remedio para perder peso? 【HSN Blog】
Página Principal / Suplementos / Perder peso/grasa / Las Principales Razones por las que tomar Alcachofa
Las Principales Razones por las que tomar Alcachofa

Las Principales Razones por las que tomar Alcachofa

Es el depurativo por excelencia. Un superalimento cuya lista de fans crece día a día gracias a sus pocas calorías y a su riqueza en vitaminas, minerales y fibra, atributos todos ellos que la han convertido en “must have” de las dietas equilibradas para perder peso. De hecho, raro sería que no hubieras escuchado hablar de la famosa “dieta de la alcachofa”.

Por si esto fuera poco, la alcachofa es mucho más que un alimento delicioso, depurativo y saciante, revelándose como un magnífico recurso natural destinado a la prevención y al tratamiento de diversas afecciones metabólicas, como puedan ser la hipertensión o el colesterol alto. ¿Nos acompañas en nuestro recorrido por todos los aspectos de este tesoro culinario?

Usos de la alcachofa

¿Qué es la Alcachofa?

Cynara scolymus es su denominación científica, aunque comúnmente se le conocen otros nombres como alcachofera o alcaucil, un término muy empleado en la provincia de Cádiz y que deriva del término árabe al-qabsíl. Se trata de una planta herbácea del género Cynara, que pertenece a la familia Asteraceae y que se cultiva desde la antigüedad como alimento en climas templados.

Ya hemos aludido a que, en los últimos años, se viene utilizando como un alimento depurativo para el organismo por distintas vías, por lo que su consumo se ha generalizado en los hábitos alimenticios que se relacionan con las dietas para perder peso y grasa.

Prima hermana de la achicoria, la endibia, la escarola, el cardo o la lechuga, entre otras verduras, todas ellas comparten con la alcachofa la característica de destilar un cierto amargor, que deriva de la  presencia de cinarina, sustancia de la que hablaremos más adelante.

La planta de la alcachofa puede llegar a alcanzar hasta los dos metros de altura, aunque lo habitual es que tenga uno y medio. La parte comestible de la alcachofa son sus cabezuelas, como son llamados los receptáculos que alojan las flores de las alcachofas.

En las mencionadas cabezuelas se superponen hojas denominadas brácteas. Las que se localizan a nivel más interno cuentan con una consistencia suave y, en conjunto, reciben el apelativo de “corazón de la alcachofa” o lo que es lo mismo, la parte más valorada a nivel gastronómico.

La alcachofa hoy

¿De dónde procede este increíble depurativo?

Parece que ser que la etimología del término “alcachofa”, deriva del término árabe āl-ḫarchūf (الخرشوف), que podría traducirse como “la espina de la tierra” o “la lengüecita de la tierra”.

Procedente del noroeste de África, región que fue el punto de partida de su comercialización con Europa, fue tal el éxito alcanzado por la alcachofa, que su cultivo se generalizó a lo largo y ancho del Viejo Continente. A esa misma zona africana debemos el cultivo de frutas que igualmente habrían de llegarnos años después, siguiendo la misma trayectoria ascendente de la alcachofa.

Como dato curioso, queremos que conozcas que siglos atrás, tanto en Grecia como en Roma se conocían ya las bondades, propiedades y beneficios de la alcachofa, de tal suerte que se creía que era una verdura con efectos afrodisíacos.

Aunque con ciertas reservas, hoy en día se siguen dando por buenos los indicios que apuntan a que la alcachofa podría ser en realidad una variación genética del cardo silvestre (Cynara cardunculus), una especie de exuberante presencia que prolifera en gran cantidad de zonas europeas no cultivadas, de manera totalmente espontánea.

¿En qué zonas se cultiva fuera de Europa?

Existe la fundada creencia de que la selección natural dictara un cruce entre este tipo de cardo y otros, danto lugar a una especie notablemente mejorada que incluyera entre sus atributos el hecho de que se pudiera comer. La costa oeste de Estados Unidos y, particularmente California, cuenta con un considerable cultivo de alcachofa, hasta donde fue transportada por marineros españoles y franceses.

No obstante, su principal núcleo de producción sigue siendo la cuenca mediterránea, que encuentra en ella una de las joyas de la famosa dieta mediterránea, tan beneficiosa como es para el organismo. De hecho, en esta zona es donde se lleva a cabo más de las ¾ partes de la producción mundial de alcachofas, que coincide en cultivo con otra de las hortalizas clave de la zona mediterránea: el tomate.

El ranking de los países productores de alcachofa lo lidera Italia, seguida de cerca por España, que a su vez presume de ser el primer exportador. En concreto, las principales zonas cultivadores son Levante y el Valle del Ebro.

cápsulas naturales

Usos originales: antaño ya se conocían sus bondades

Hay suficientes evidencias para afirmar que el consumo de alcachofas con finalidad terapéutica no es nuevo, sino que viene de la antigüedad. Así las cosas, egipcios y mesopotámicos ya veían en la alcachofa interesantes efectos sobre la salud, sobre todo ligados al aparato digestivo.

Ya hemos hecho alusión a que griegos y romanos la consideraban un producto de lujo, toda vez que estaban convencidos de sus dotes afrodisíacas. No en vano, en la antigua Grecia, incluso llegaban a atribuirle a la alcachofa un particular poder, cual es que las mujeres que deseaban quedarse embarazadas, concibieran hijos varones.

Dando un salto hasta el siglo XVI, se confirma un escrito cuyo autor habría sido el galeno que lo rubrica, que afirmaba que la alcachofa es una hortaliza que “tiene la virtud de provocar a Venus para los hombres y a las mujeres las hace más deseables”. ¿Podías imaginar semejante creencia?

En la antigua Grecia, esta hortaliza era degustada cruda, pero una vez se incorporó al catálogo de delicatesen romanas, se abandonó este hábito, debido a que se pensaba que podía teñir los dientes. Sería en época del Emperador Augusto cuando se inauguró la temporada de cocinado de las alcachofas.

No tenemos ninguna duda de que a día de hoy ves el consumo de la alcachofa como algo común y corriente, pero no siempre fue así. Y es que hasta bien entrado el siglo XVIII, este alimento estaba catalogado como un auténtico manjar, en virtud de lo cual tan solo estaba al alcance de las élites sociales.

En los albores del siglo XX se confirmaron sus bondades para la salud, al proliferar numerosos escritos en eminentes publicaciones científicas, que supusieron el inicio de la trayectoria meteórica de la alcachofa en la dieta.

Fueron muchas las voces autorizadas que rompieron una lanza por esta verdura, si bien sobre todas ellas sonó con especial fuerza la de un prestigioso médico francés de la época que afirmó que sus hojas constituían un remedio eficaz contra la arteriosclerosis, asociándolas con una acción reguladora sobre el metabolismo de la urea y de las bases púricas, al mismo tiempo que sobre el colesterol, virtud que comparte con otra serie de verduras.

Hecho este repaso histórico, te interesa saber para qué se utilizan las alcachofas en la actualidad, si bien lo hemos avanzado al comienzo de este post: son de los más saludables.

Por qué deberías tomar Alcachofera: Beneficios y propiedades

Al margen de ser una exquisitez culinaria, qué duda cabe, son muchos los beneficios y propiedades de la alcachofa por los que no deberían faltar en la cesta de tu compra.

Las propiedades saludables que se le atribuyen a la alcachofa están vinculadas mayoritariamente al funcionamiento de la vesícula y del hígado, favoreciendo la digestión y la eliminación de toxinas por parte de la orina. ¿Entiendes ahora por qué es depurativa?

Incluir esta verdura en tu dieta o tomarla como planta medicinal en forma de suplementos de alta calidad como los de HSN, se traducirán en el aporte de grandes beneficios saludables a distintos niveles.

¡Coge papel y lápiz y apunta sus principales bondades!

Pérdida de peso con la alcachofa

Alcachofa para adelgazar: descubre sus efectos depurativos

La alcachofa es el producto “estrella” de gran cantidad de regímenes de adelgazamiento, en los que encuentra un máximo encaje si se consume en un contexto de alimentos bajos en grasas y ricos en fibra.

Especialmente es gracias a esta última a la que se le atribuye el mérito de actuar en poderosa sinergia con los principios activos de calidad del producto, al impedir la reabsorción de grasas y permitir que la bilis actúe sobre las mismas, para terminar de ser eliminadas del cuerpo por las heces.

Si consumes alcachofas estarás fomentando su efecto depurativo por dos vías:

  • A través de su labor de purga de residuos en el intestino
  • Mediante la eliminación del exceso de grasas que procede de la alimentación, debido a su estímulo biliar

Efecto hipoglucemiante, fundamental

Las personas proclives a la inestabilidad de los niveles de glucosa en sangre se verán muy beneficiadas de sus propiedades si incluyen alcachofas en su dieta. ¿La razón? La fibra que contiene este vegetal, elimina residuos, pero también desempeña en el tracto intestinal otra importante función: la de “secuestrar” el exceso de hidratos de carbono metabólicamente destinados a convertirse en glucosa y, por ende, provocar un incremento de la glucemia.

A partir de ahí, la alcachofa es un alimento de lo más interesante para los diabéticos, por su elevado efecto hiperglucemiante.

Efecto diurético, otro imprescindible

La artritis y la gota son otras patologías sobre las que la alcachofa incide enormemente, encerrando argumentos de interés. Así las cosas, su carácter diurético le permite arrastrar en la evacuación de líquidos, ciertas sustancias cuyo comportamiento es susceptible de ser tóxico, como el ácido úrico.

Por esta razón, son muchas las personas que buscan consumir productos como las alcachofas para combatir estos procesos crónicos articulares. A ello pueden contribuir también sus propiedades antiinflamatorias, de las que te hablamos a continuación.

Efecto antiinflamatorio, anti-radical y antioxidante, claves

Las propiedades antiinflamatorias de uno de los flavonoides de la alcachofa, el cinasórido, han dado muestras de su capacidad para mitigar la intensidad del daño articular y, por consiguiente, del dolor.

Asimismo, las vitaminas A y C le confieren el referido efecto antiinflamatorio, antioxidante y anti-radical.

¿Es buena la alcachofa para la salud cardiovascular?

Efecto sobre la hipertensión arterial, un seguro de vida

Su contribución a plantar cara a la retención de líquidos, sugiere la conveniencia de plantear un consumo regular de alcachofas en el caso de que se padezca hipertensión arterial. Lo mismo sucede cuando se quiere bajar el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre.

Alcachofa para combatir las enfermedades cardiovasculares

La combinación de estos dos últimos factores, señala en la dirección de que la alcachofa es un superfood que además previene las enfermedades cardiovasculares. Y si tienes presente que tales enfermedades lideran el ranking de las causas de muerte, no solo en España sino en la mayoría de los países desarrollados, pocas dudas te cabrán de por qué debe estar la alcachofa sí o sí en tu mesa.

Efecto hepatoprotector, otro punto a su favor

La alcachofa protege el hígado en dos sentidos: mejorando la función hepática y restaurando el tejido hepático dañado, por lo que el rol que desempeña en la protección de este fundamental órgano, es tanto preventivo como de tratamiento.

Alcachofera: efecto diurético y laxante

La inulina, un tipo de polisacárido frecuente en ciertas plantas de la familia de las compuestas, ejerce una acción diurética y laxante, estimulando la motilidad intestinal y  favoreciendo la emisión de la orina. ¿El resultado? Una necesaria limpieza orgánica a nivel renal.

¿Quién debe tomar alcachofa?

¿En qué casos está indicada Cynara scolymus?

Sin ningún temor a equivocarnos, podemos afirmar que la alcachofa es un alimento sano para todos los colectivos, si bien en determinadas circunstancias está especialmente indicado su uso.

¡Ahí tienes algunos de los déficits de salud que pueden tratarse con remedios de alcachofera!

  • Planta cara a la falta de apetito, estados anoréxicos y cuadros de debilidad y convalecencia
  • Previene y trata los cálculos biliares
  • Mitiga los efectos de las alergias alimentarias, dada su capacidad de regeneración hepática
  • Controla el colesterol de modo natural. Los extractos de alcachofa ayudan a reducir los niveles del colesterol “malo” o LDL en sangre, en tratamientos a largo plazo
  • Apoya a la medicina convencional en casos de inflamación hepática o hepatitis
  • Reduce los niveles de triglicéridos
  • Ejerce como diurético potente (dado que buena parte de su peso corresponde a agua), combatiendo los edemas y la retención de líquidos
  • Mantiene a raya los niveles de tensión de las personas hipertensas, gracias también a su condición de agente diurético
  • Favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento, por su alto contenido en fibra
  • Promueve la reducción de urea y de ácido úrico en sangre, contribuyendo a la mejora del estado de los pacientes afectados por gota
  • Es un aliado de los diabéticos, ya que la presencia de inulina, un hidrato de carbono que se metaboliza para transformarse en fructosa, así lo sugiere
  • Ejerce un claro efecto depurativo sobre el riñón, por lo que previene la formación de cálculos renales
  • Previene la aparición de la enfermedad vascular y de los accidentes coronarios, reduciendo el riesgo de desarrollar arteriosclerosis

¿Cuál es la composición de la Alcachofa?

Lo primero que te interesa saber es que el componente hegemónico de la alcachofa es el agua, llegando a representar el 87% de su peso. ¿Y cuáles son las sustancias que integran el 13% restante?

  • Las grasas y los hidratos de carbono simples, apenas tienen preeminencia en alcachofera, representando las primeras un 0,01% de su composición y los segundos un 2%. Es por ello que habrás escuchado decir aquello de que “la alcachofa no engorda” y es que su bajo contenido calórico se reduce a unas 40 kilocalorías por cada 100 g
  • Las proteínas cuentan en la alcachofa con un valor cercano al 2%, siendo sus principales protagonistas los carbohidratos complejos, entre los que cabe destacar la inulina, seguida de la fibra soluble
  • Los micronutrientes requieren una especial atención, con presencia de vitaminas y minerales, como la vitamina B1, B3 y la vitamina E, así como minerales, entre los que sobresalen el potasio, el magnesio, el fósforo y el calcio

¿Qué beneficios presenta para las embarazadas?

¿Qué rol desempeña en el embarazo?

¿Estás embarazada? Si la respuesta es afirmativa, te conviene saber que la riqueza en los macrominerales citados hace a la alcachofa un alimento recomendado durante el embarazo, principalmente en el segundo trimestre. A ello hay que añadir un beneficio adicional durante este demandante período, que deriva de la presencia en alcachofera del flavonoide apigenina, que ejerce como relajante de las arterias.

No obstante, todavía no te hemos dado la buena noticia sobre las alcachofas en la dieta, cual es su contendido en unas sustancias que, si bien se da en cantidades menores, dotan a este vegetal de su conocida capacidad para desplegar efectos saludables.

Un «contenedor» de sustancias beneficiosas para las futuras madres

Pero, ¿cuáles son esas sustancias beneficiosas?

  • Cinarina y cinaropicrina: compuestos aromáticos a los que se debe el característico sabor amargo de la alcachofa y a los que se les atribuyen efectos coleréticos y colagogos, por no mencionar el potencial de la cinaropicrina en la prevención de tumores, que está siendo sometido a estudio
  • Ácido clorogénico: un compuesto cuyo poder antioxidante le permite ejercer como “saneador” de membranas celulares
  • Fitosteroles: sustancias llamadas “colesterol vegetal”, dada su similitud con este, encargadas de entorpecer la absorción del colesterol en el intestino
  • Ácidos orgánicos: sobre todo málico y cítrico, desarrolladores de una labor de sinergia con la cinarina y el cinarósido
  • Flavonoides: derivados de la leutina, potencian la diuresis de los ácidos anteriores en conjunción con otras sustancias, denominadas escolimósidos y las sales ricas en potasio. El conocido como cinarósido cuenta con propiedades antiinflamatorias

¿Tiene efectos secundarios el Alcaucil?

Aunque la alcachofa es una sustancia natural y beneficiosa para la salud donde las haya, no podemos dejar de lado la posibilidad de que su ingesta produzca efectos adversos, como el hecho de que sea agente desencadenante de alergias alimentarias. Esta es una posibilidad que comparte con otras frutas y verduras.

En el caso de las alergias a la alcachofa, suele manifestarse en personas con un historial previo de sensibilidad a otras especies vegetales como las cálendulas, las margaritas, las ambrosías, los crisantemos y similares.

Las manifestaciones alérgicas tras el consumo del alcaucil responden a un perfil idéntico al de la generalidad de alergias, lo que incluye erupciones, picor intenso, urticaria, asma, edemas y dificultad respiratoria. En casos de extrema gravedad, podríamos estar hablando del padecimiento de un “shock” anafiláctico.

Otros posibles efectos secundarios de Cynara scolymus serían:

  • Gases y flatulencias en personas propensas a sufrirlos, muy nerviosas, mujeres en la etapa menopaúsica, etc. Ello como consecuencia de su alta concentración en fibra
  • Mala tolerancia en niños de corta edad, por su contenido en principios amargos
  • Posible transferencia a la leche materna de esos principios amargos, por lo que se desaconseja su ingesta a las madres en período de lactancia
  • Incompatibilidad en casos de obstrucción biliar, debido a su efecto estimulante sobre la vesícula
  • Posibles descompensaciones de tensión que aconsejan la consulta médica antes de comenzar a tomar extracto de alcachofa a aquellas personas que están siguiendo un tratamiento por hipertensión o cardiopatía

Extracto de Alcachofa HSN

¿Y qué pasa con los suplementos de extracto de Alcachofa?

Pues que, de un tiempo a esta parte, el mercado ha experimentado un verdadero aluvión de productos concentrados de alcachofa, en su mayoría con fines adelgazantes, que se presentan en formatos de pastillas, cápsulas, ampollas, polvos y tés.

Muchos de estos suplementos, se encuentran entre los remedios naturales avalados por acreditados ensayos clínicos que revelan las bondades saludables de su consumo, igual que sucede con otros vegetales, como por ejemplo los guisantes.

¿Qué parte de la alcachofa se usa para suplementación? Pues sus hojas, con fines terapéuticos, obteniendo un extracto rico en cinarina y en cinaropicrina, que proporciona a sus consumidores un efecto favorecedor de la digestión (eupéptico) y estimulante del apetito. Una doble función que condiciona el momento de ingerir estas sustancias.

Antes de la comida, “abren el apetito”, o dicho de otro modo, estimulan los jugos digestivos. Sin embargo, ingeridos durante la misma o en la sobremesa, prevalece la acción eupéptica, de modo que limita la formación de gases y favorece el proceso de la digestión, en general.

¿Sabías que el extracto de alcachofa contiene mucílago en su formulación? Lo cierto es que esta es una característica interesante del extracto y no demasiado conocida. ¿Y en qué se traduce esto? Pues en que, cuando se mezcla con agua, da lugar a sustancias coloidales que mejoran el tránsito del bolo alimenticio por el intestino.

Son tantas las cosas que deseábamos contarte sobre alcachofa, el vegetal que adelgaza, es saciante y cuenta con gran cantidad de propiedades terapéuticas más, que esperamos no habernos dejado nada en el camino. Si se te ocurre algún punto que no hayamos tocado, pregúntanos sobre él y estaremos encantados de contestarte. ¡Unamos fuerzas en pos de la salud!

Valoración Alcachofa

Uso actual - 100%

Para las dietas - 100%

Suplementos del alcachofa - 99%

Efectividad - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
¿Cómo tomar la alcachofa?
Cómo se toma (bien) la Alcachofa

¡Buenas noticias! La alcachofa ya lidera el ranking de los superfoods por ser una hortaliza …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad