Beneficios de la ducha post-entrenamiento

Beneficios de la ducha post-entrenamiento

Una ducha después de entrenar  tiene más beneficios de los que pensamos, sin duda alguna la higiénico es imprescindible y estoy segura de que nadie después de finalizar un entrenamiento se plantea no ducharse.

La ducha es necesaria después del ejercicio, ya que elimina gérmenes y sudor, así como también el mal olor corporal generado por estos. Sin embargo, existen algunos consejos a tener en cuenta antes de ducharse.

Durante el entrenamiento la temperatura de nuestro cuerpo y de la sangre se elevan, lo que da lugar a una vasodilatación de los vasos sanguíneos próximos a la piel y se activen las glándulas de transpiración.

Al finalizar el entrenamiento seguimos sudando, ya que nuestro corazón empieza a reducir su ritmo causando que el calor se acumule en los músculos en lugar de enviarlo a la piel por esa razón la temperatura interna se incrementa en mayor medida.

Es por ese motivo, que es muy recomendable  iniciar  nuestra ducha cuando hayamos terminado de transpirar, esto puede durar alrededor de media hora tras haber finalizado el entrenamiento. Si no respetamos este tiempo, probablemente sigamos sudando incluso después de habernos duchado.

En la media hora que transcurre entre que finalizamos en entrenamiento y nos duchamos,  es aconsejable aprovecharlo para realizar estiramientos leves (no se deben hacer estiramientos intensos después de una actividad dura ) y comenzar a tomar nuestros suplementos post-entreno.

Ahora que  ya sabemos cuál es el momento ideal para ducharnos, debemos saber cómo tiene que ser la ducha para que esta sea lo más eficiente posible.

En primer lugar hablaremos de los beneficios que nos proporcionan las distintas temperaturas del agua.

Beneficios de una ducha con agua fría

  • Ayuda a recuperarnos al estabilizar el ritmo cardiaco.
  • Reduce la inflamación muscular producida principalmente por un ejercicio intenso, ya que el agua fría ayuda a contraer los vasos sanguíneos
  • Tonifica y revitaliza la piel y los músculos
  • Tiene un efecto estimulante por lo que ducharse con agua fría es beneficioso cuando queramos estar despiertos o iniciar algún tipo de actividad
  • Las duchas con agua fría estimulan la formación de glóbulos blancos mejorando la predisposición de nuestras defensas frente a los ataques de virus y bacterias

Beneficios de una ducha con agua caliente

  • El agua caliente favorece la dilatación de los vasos sanguíneos y aumenta el caudal de sangre que llega a los músculos para favorecer la recuperación. Acelera la limpieza y drenaje de residuos
  • Aumenta el riego sanguíneo.
  •  Favorece la relajación

Ahora que sabemos algunos de los beneficios que nos ofrece cada tipo de ducha, vamos a ver cómo debe de ser nuestra ducha pos-entrenamiento para que ésta sea lo más beneficiosa posible.

En primer lugar, debemos de empezar nuestra ducha con agua muy caliente durante 2-4 minutos. Después Pasamos al agua fría durante 1 o 2 minutos. Este proceso lo debemos de repetir al menos 3  5º 4 veces teniendo en cuenta que debemos acabar con agua fría.

Content Protection by DMCA.com
Sobre Melanie Ramos
Melanie Ramos
A través del Blog HSN, Melanie Ramos expone los conocimientos y los contenidos más actuales, al alcance de los lectores que buscan aprender.
Te puede interesar
Entrenamiento en Calor: Pautas Básicas

Es importante tener en cuenta ciertas consideraciones básicas en lo relativo a la termorregulación a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *