Betacaroteno, Fuente de vitamina A

Betacaroteno, Fuente de vitamina A

El betacaroteno es un auténtico regalo para los ojos del que puedes beneficiarte con el solo hecho de ingerir esta sustancia que vas a encontrar en frutas y hortalizas. No obstante, la buena noticia es que sus muchos beneficios para la salud van mucho más allá de los de la vista (previene la degeneración macular, entre otros), llegando al ámbito de la piel y de la función neurológica.

Para ayudarnos a fijar ideas, te diremos que el betacaroteno es ese pigmento vegetal que otorga su fuerte color a ciertas frutas y verduras, por lo que no vas a tardar nada en saber distinguir dónde se encuentra. Así que ya sabes, cuando su atractivo colorido te sugiere que los introduzcas en la cesta de la compra, estás adquiriendo salud en estado puro.

¿Qué son los betacarotenos?

¿Qué es el carotenoide?

Como curiosidad inicial, el betacaroteno, que también encontrarás bajo las denominaciones B-caroteno o ß–caroteno, fue el primer carotenoide que se obtuvo en forma pura por un laboratorio, por lo que estamos ante todo un emblema de estas sustancias. Tal hallazgo corresponde a un científico, de nombre Wackenroder, que ya en 1831 logró aislarlo con la estructura de microcristales, para lo que usó una muestra de zanahoria.

Grosso modo, los carotenoides son las sustancias químicas a las que mayoritariamente se deben la diversidad de coloridos amarillentos, anaranjados y rojos, que se encuentran repartidos por gran cantidad de alimentos vegetales, a los que hay que sumar aquellos anaranjados que forman parte de algunos alimentos de origen animal.

A nivel químico, habría que situarlos en un grupo dentro de los flavonoides, pertenecientes a una familia denominada terpenos de los cuales, solo el 10%, cuentan con potencial biológico como vitamina A. De tal grupo, compuesto por más de 600, son el betacaroteno, el alfacaroteno y el betacriptoxantina, los máximos exponentes.

¿Y cuál sería la causa de que estos posean actividad biológica como vitamina A, una vez los ingieres? Pues un detalle que se relaciona con su estructura química, cual es que cuentan con anillos terminales en la misma y, en tal caso, como mínimo uno ha de estar cerrado y en estado reducido o, dicho de otro modo, no oxidado.

Esta característica descarta de este selecto grupo a determinados carotenoides de los más populares, entre los que sobresalen el licopeno, la zeaxantina y la luteína, relevantes como pigmentos antioxidantes, pero sin valor vitamínico equivalente.

Unos beneficios que son sinónimo de salud

En conjunto, el colectivo de los betacarotenos tiene atribuido un relevante ramillete de efectos beneficiosos para tu salud que bajo ningún concepto debes perderte. Si te estás preguntando qué pueden hacer exactamente por tu organismo, estás a punto de descubrirlo.

¡Ahí tienes sus principales efectos beneficiosos!

  • Contribuyen a la salud ocular. Gracias al elevado valor terapéutico que presentan frente a las enfermedades degenerativas de la retina
  • Favorecen la salud cardiovascular. Al actuar en conjunto con principios activos como el glutatión y las vitaminas C y E
  • Ponen freno al desarrollo de los tumores. La totalidad de los carotenoides se integran por compuestos acetilénicos, que han dado sobradas muestras de poder combatir el desarrollo de tumores y ciertos organismos causantes de infecciones, a través de un probable efecto citotóxico
  • Aumentan la fertilidad masculina. Un dato que, según derivaría del resultado de ciertos estudios recientes, parece estar relacionado con su poder antioxidante
  • Favorecen la salud de la piel. La protegen de la acción progresiva de sustancias tóxicas ambiental y agentes causantes de enfermedades

¿Qué beneficios puede aportar a tu visión los carotenos?

El ß–caroteno es el carotenoide por excelencia

El origen del aislamiento de la zanahoria, fue el hecho que inspiró a su descubridor Wackenroder a darle su denominación, que deriva de la nomenclatura latina de esta planta, esto es, daucus carota.

El betacaroteno se comporta como una sustancia liposoluble de tonalidad amarillenta y a su favor hay que decir que, entre los que reciben el nombre de provitamina A (destinados a su conversión metabólica en vitamina A en el interior del organismo), es el más extendido y eficiente de cuantos aportan las diferentes fuentes alimenticias.

Descubre su función en el organismo

Para tu información, el organismo humano cuenta con la capacidad de fraccionar en dos mitades cada una de las moléculas de ß–caroteno que ingiere, obteniendo de ella dos de vitamina A. Una circunstancia que le otorga sensible ventaja sobre otras especies de vitaminas, debido a que su “modus operandi” es el de dar lugar a una única molécula de vitamina A.

¿El resultado? La eficiencia biológica del betacaroteno es mayor. Sin embargo, cabe destacar que debe ingerirse con cierta cantidad de materia grasa, para garantizar una adecuada asimilación.

El betacaroteno se metaboliza casi íntegramente en el intestino, destinando una importante cantidad inalterada a la grasa de depósito.

Una vez se encuentra en el intestino delgado, es transformado en vitamina A por mediación de una enzima específica, la 15:15 monooxigenasa, quedando aquella a disposición de pasar al torrente circulatorio para la realización de sus funciones en los órganos diana.

Cuando se sintetiza un exceso de retinol, queda depositado en el hígado, el cual ejerce como órgano de reserva, que es liberado en situaciones de demanda. Por otra parte, la cantidad de ß–caroteno que no llega a transformarse en vitamina A por saturación de la ruta metabólica, se acantona como parte del tejido adiposo en el interior de las células especializadas en almacenar grasa, hasta el momento en que sea necesaria su utilización, así como en las glándulas suprarrenales y en los ovarios, en los casos de las mujeres.

Características físicas y químicas

A nivel industrial, el betacaroteno se puede obtener a través de dos vías:

  • La síntesis química
  • De tipo biológico (usando un cultivo del alga dunaliella salina, común en masas de aguas con elevada concentración de cloruro sódico)

Como el resto de las sustancias integrantes de la familia, el betacaroteno es susceptible de experimentar un fenómeno de isomerización, circunstancia más probable de suceder bajo condiciones de procesado muy críticas, como las altas temperaturas o la ausencia de oxígeno.

Desnaturalización de las proteínas

Un fenómeno químico con doble cara, que no debes obviar. Por un lado, resulta problemático al ocasionar una sensible merma en valor equivalente a vitamina A. No en vano, el isómero 13-cis apenas alcanza el 50% del valor vitamínico que cabe adjudicarle a la forma “trans”, algo que incluso desciende hasta un 40%, cuando halamos del 9-cis.

La otra cara de la moneda, no obstante, es que dicha merma se compensa de sobra por un incremento de la biodisponibilidad de la molécula, lo que se debe en buena medida a la desnaturalización de las proteínas con las que suele formar un complejo, sobre todo en los alimentos vegetales.

Por último, hay que tener en cuenta igualmente que la temperatura que se alcanza durante el cocinado de los alimentos produce un ablandamiento de las paredes celulares, haciendo que las vitaminas  y el betacaroteno que contienen sea más accesible para su absorción digestiva.

Aparte de las cualidades nutricionales y prácticamente terapéuticas del betacaroteno, es conocido también su empleo como colorante alimentario, mayoritariamente en bebidas, aunque su insolubilidad en agua lo complica. Para salvar tal hándicap, se suele usar la forma física de polvo ultrafino (con partículas de diámetro no superior a 0,4 micras), que se usan como agente dispersante de apoyo al polisacárido goma arábiga.

¿En qué alimentos podemos encontrarlo?

Brócoli y betacaroteno

¿Sabías que cuando vas al mercado estás rodeado de alimentos ricos en betacaroteno? Pues sí, esta sustancia es el componente estelar de gran cantidad de productos alimenticios de los que, a buen seguro, forman parte de tu compra.

A grandes rasgos, podemos desglosar las fuentes naturales de betacaroteno en 3 grupos:

  • Frutas con tonalidades amarilla o naranja, como el melocotón, la naranja, el caqui o el albaricoque
  • Verduras de hoja verde, como las acelgas, las espinacas, el berro, la lechuga o el brócoli
  • Hortalizas, como la zanahoria, el pimiento rojo, la calabaza o el tomate

Sin ánimo de ser “numerus clausus”, toda vez que el listado de alimentos que contienen ß–caroteno sería demasiado amplio para incluir en este post, sí hemos elaborado una relación de aquellos que más cantidad de este carotenoide te proporcionan. Además, los hemos indicado en sentido decreciente, en relación a su contenido en partes por millón (ppm) o microgramos de betacaroteno suministrados por gramo de alimento:

  • Zanahoria 673
  • Berro 560
  • Remolacha 468
  • Pimiento 460
  • Cacahuete 360
  • Col rizada 345
  • Perejil 267
  • Caqui 253
  • Judía verde 245
  • Hinojo 241
  • Endivia 240
  • Cilantro 228
  • Rábano 214
  • Melón cantalupo 200
  • Lechuga 190
  • Gayuba o uva ursi (uva de oso) 172
  • Apio 144
  • Papaya 123
  • Calabaza 114
  • Tomate 113
  • Mango 96
  • Alubia 66
  • Sandía 48
  • Col de Bruselas 41
  • Naranja 28

Mayor cantidad

En los vegetales de color verde, forma parte, en conjunción con las xantofilas, de la composición de unos orgánulos llamados cloroplastos, que hacen posible la realización de la fotosíntesis, pues albergan clorofila. En el grupo de los vegetales suele ser el carotenoide más numeroso.

Zanahoria betacaroteno

El carotenoide predominante en los frutos, sin embargo, va a depender de la especie de que se trate. Por ejemplo, seguro que no te surge ninguna duda de que en el mango o el caqui, prima el betacaroteno. Un desigual reparto por el que te interesa incorporar en tu dieta una apreciable variedad entre los distintos grupos que garantizan un correcto aporte.

A pesar de que en términos cuantitativos, su valor vitamínico equivalente no supera la sexta parte del correspondiente al retinol (vitamina A eficaz a nivel metabólico), es tal la generosidad del reino vegetal en su contenido, que lo convierte en fuente crítica de vitamina A para muchas personas. Y todo ello sin olvidarnos de que este carotenoide está también presente en fuentes alimenticias de origen animal como la leche o, en menor medida, en la yema de huevo.

Las fuentes naturales de ß–caroteno aglutinan una característica muy importante: ayudan a frenar el envejecimiento y a reducir el riesgo de padecer cánceres de diversas localizaciones. Incluso se ha identificado un notable grado de inhibición del crecimiento invasivo de células tumorales en el cáncer de próstata.

Unas propiedades indispensables para el organismo

Las propiedades del betacaroteno para la salud lo convierten en todo un imprescindible de tu dieta.

Suplementos del icono de los carotenoides

Ni que decir tiene que las principales autoridades sanitarias, cuales son la Asociación Americana del Corazón, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la OMS o el Instituto Mundial de Investigación del Cáncer, entre otras, abogan por optimizar la dieta en lo referente al aporte de principio activo, priorizando las fuentes alimenticias de betacaroteno sobre los suplementos.

Apoya este argumento el significativo dato de que:

Cinco piezas de fruta y una ración de verdura (principalmente de color verde) diarias, suministran entre 6 y 10 g de este carotenoide, incidiendo positivamente en la salud.

No obstante, el vertiginoso ritmo de vida actual, no es propicio en muchas ocasiones para llevar la dieta equilibrada que debieras, por lo que en multitud de ellas, estos requerimientos quedan desatendidos. ¿La solución? Ingerir suplementos de betacarotenos, que supongan un verdadero refuerzo para tu salud.

A ello, debemos sumar lo común que resulta su utilización en una serie de situaciones patológicas, entre las que cabe citar la deficiente absorción de grasas, las alteraciones de las vías biliares, como en casos de insuficiencia hepática o cirrosis, la fibrosis quística o la insuficiencia pancreática. Ante todas estas patologías, un suplemento ayuda a garantizar un aporte que cobra más importancia que nunca.

Cápsula Vitamina A

¿Qué tipos de suplementos de B-caroteno existen?

Los suplementos de betacaroteno que vas a encontrar a tu disposición, se dividen en los de base acuosa y en los de base oleosa. Estos últimos son la opción que mejor se absorbe por vía oral. Eso sí, siempre que te ajustes al patrón de dosificación que se maneja asiduamente para este tipo de suplementos y que se sitúa en torno a las 25.000 UI, equivalentes a 15 miligramos/día.

Pese a ello, no faltan quienes llegan a ingerir 100.000 UI, equivalentes a 60 mg/día de este suplemento. Ahora bien, no existe evidencia de que una sobre ingesta, reporte beneficio adicional alguno para la salud, por lo que no es algo que recomendemos en ningún caso.

Sí son admisibles ingestas que alcancen hasta los 180 mg/diarios en casos de afecciones dermatológicas, sin que hayan dado lugar a efectos secundarios de consideración.

En el caso de los niños tendríamos que hablar de dosis menores, que se situarían en 1.300 UI en los de edades comprendidas entre los 4 y los 8 años y en 2.000 UI entre los 8 y los 14 años.

¡Ojo! Ten presente que la cantidad de betacaroteno que tu organismo es capaz de asimilar se determina en función de diversos factores, entre los que destacan el ritmo y la intensidad del metabolismo individual, junto a la presencia de materia grasa disponible en el tubo digestivo, un factor crítico para la absorción completa y eficaz del betacaroteno.

Cápsulas especiales de ß–caroteno, una solución eficaz

La experiencia con suplementación de betacaroteno es ya lo suficientemente dilatada como para poder afirmar sin temor a equivocarnos que se aprecian mejores resultados en las fórmulas especiales, como las que puedes encontrar en la tienda online de HSN, que combinan mezclas naturales de carotenoides (por ejemplo betacaroteno, criptoxantina, alfacaroteno luteína  y zeaxantina), complejos multivitamínicos/minerales y otras sustancias antioxidantes, en detrimento de la práctica convencional de tomar ß–caroteno de forma aislada.

¿Te interesa conocer un extraordinario “combo de referencia”? Opta por el complejo de alfa y betacaroteno de zanahoria en asociación con luteína, con procedencia de flores de caléndula y licopeno, originario del tomate.

Otro dato que quizás no manejes es que la mayoría del betacaroteno sintético comercializado como suplemento se configura por la molécula que responde a la denominación química de “todo trans betacaroteno”, al mismo tiempo que el que se encuentra contenido en las fuentes alimenticias se caracteriza por la combinación de dos moléculas, la anterior y el isómero 9-cis, en una proporción que fluctúa dependiendo del alimento del que se trate.

Ten presente que, cuando vayas a comprar un suplemento de ß–caroteno, te interesa conocer su origen, Para ello, fíjate en la información reflejada en la etiqueta. Cuando sea natural, encontrarás diversas posibilidades como “de D. salina”, “de aceite de palma”, “de algas” o, sencillamente, “natural”.

Te invitamos a comprar suplementos de betacaroteno de excelente calidad en la tienda online de HSN. Entra y mira el catálogo completo.

¿Cuáles son sus posibles combinaciones?

El betacaroteno es un precursor de vitamina A y potente antioxidante que ve potenciados sus beneficios en conjunción con otras sustancias. En concreto, queremos comentarte dos combinaciones sinérgicas que te permitirán sacarle el cien por cien de partido:

Con Biotina

La biotina es una vitamina hidrosoluble del complejo B destinada a proporcionar al organismo un arma indispensable a la hora de metabolizar carbohidratos, aminoácidos y grasas, principios inmediatos a partir de los que se obtiene la energía. En este caso, su interés reside en que ambos se fusionan con frecuencia en suplementos dietéticos que te permitirán experimentar una interacción extraordinaria.

Con Cafeína

La relación entre la denominada “vitamina de la vista” y la cafeína no ha estado exenta de polémica. A día de hoy, los especialistas coinciden en la consideración de que su consumo conjunto no solo es perfectamente compatible sino que permite que la cafeína ejerza una doble acción, laxante y diurética, al promover ambas la pérdida de líquidos y sales minerales, sin merma alguna de la absorción intestinal.

 De ahí deducimos que la toma de tu suplemento junto con el café con leche del desayuno no lleva implícita ninguna contradicción.

Piel seca betacaroteno

¿Tienen contraindicaciones los Betacarotenos? ¿Y efectos secundarios?

A pesar de que se trata de una sustancia perfectamente natural, el betacaroteno SÍ cuenta con ciertas interacciones y efectos secundarios.

Contraindicaciones

  • Es propenso a disminuir la eficacia de los fármacos para rebajar los niveles de colesterol
  • Se desaconseja en personas que hayan estado en contacto prolongado con el asbesto o amianto, por razones laborales
  • Puede anular la eficacia del tratamiento de la angioplastia, por sus propiedades antioxidantes
  • No se recomienda su consumo durante la lactancia, dado el desconocimiento de su excreción a través de la leche materna

Efectos secundarios

Los efectos secundarios del ß–caroteno son pocos y de escasa entidad, siempre que se ingieran las dosis diarias recomendadas.

Ahora bien, ingestas superiores a 100.000 UI o 60 mg/día de manera sostenida se pueden traducir en una coloración cutánea amarillenta-anaranjada, a la que no se le puede achacar ningún peligro para la salud y que remite al poco de eliminarse ese aporte extra.

Ello no es óbice para que, si se apuran al máximo todas las posibilidades descritas, nos podamos referir a efectos adversos de escasa consideración entre los que destacan:

  • Reacciones alérgicas locales
  • Mareos
  • Presión en el pecho
  • Episodios de diarrea
  • Sangrados espontáneos
Importante: Parece existir consenso en la comunidad científica respecto al hecho de que, para los fumadores, consumir betacaroteno sintético acentúa el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, así como de alguna otra localización, como la próstata.

Por último, toma nota de otro dato interesante: si tomas suplementos de ß–caroteno, de manera continuada en el tiempo, te conviene acompañarlo con aportes extra de vitamina E, al objeto de que no lleve aparejadas mermas en los niveles de esta vitamina en tu organismo.

Como has podido comprobar, el betacaroteno es un carotenoide polivalente cuyos usos superan con creces los de ser un agente promotor de la vista, para instalarse en otros ámbitos de la salud. Además, de disfrutar de las delicias naturales que lo contienen, los suplementos pueden convertirse en tus grandes aliados. ¡No permitas que falten en tu despensa!

Fuentes Bibliográficas

    Valoración Betacaroteno

    Función en el organismo - 100%

    En los Alimentos - 100%

    Propiedades - 100%

    Para la piel - 99%

    100%

    Evaluación HSN: 5 /5
    Content Protection by DMCA.com
    Sobre Alberto Ricón
    Alberto Ricón
    Alberto Ricón es especialista en nutrición e higiene alimentaria con amplia experiencia en el sector. Ejerce como Técnico de Sanidad Alimentaria en la Comunidad de Castilla La Mancha.
    Te puede interesar
    ¿Qué es y para qué sirve el Inositol?
    Inositol: ¿Por qué tu organismo necesita la Vitamina B8?

    El inositol es uno de esos suplementos de los que puede decirse que es un …

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *