▷ Chitosán para adelgazar, ¿funciona?【2019】
Página Principal / Suplementos / Perder peso/grasa / Chitosán para perder peso, ¿funciona?
Chitosán para perder peso, ¿funciona?

Chitosán para perder peso, ¿funciona?

Si estás pensando en adelgazar, desconfía de píldoras mágicas y remedios quemagrasas milagrosos que vayan a proporcionarte resultados sorprendentes en tiempo récord. Las técnicas de moda para perder peso suelen quedar en eso, tendencias pasajeras de efímera existencia. En medio de esta amalgama de recursos, surge el chitosán y te lo presentan como una sustancia que “atrapa” las grasas de los alimentos impidiendo su absorción y promoviendo su eliminación por las heces. La pregunta no se hace esperar, ¿funciona?

¿Es realmente efectivo el chitosán como bloqueador de grasa?

¿Qué es el Chitosán?

El chitosán es una fibra natural extraída del exoesqueleto de ciertos crustáceos marinos y que resulta interesante a raíz de la función que es capaz de llevar a cabo en el aparato digestivo y que no es otra que la de neutralizar las grasas según discurren junto al bolo alimenticio, con posterioridad a su aprovechamiento metabólico.

Como adelgazante está en boca de todos, aunque no siempre vas a escuchar a hablar de él con este nombre, pues a menudo es conocido también como quitosano o quitosana y, sobre todo, como ‘imán de la grasa’.

¿De dónde procede el conocido como ‘imán de la grasa’?

Obviamente, todo aquello que se trate de un suplemento alimenticio y que, por ende, haya de ser consumido, debe ser objeto de análisis por parte de quien lo ingiere. Así, no tendría nada de particular que te estuvieras preguntando por cuál es el  sustrato del que deriva el chitosán y al que se le atribuye la mencionada capacidad para adelgazar.

Pues bien, el caparazón que recubre el cuerpo de un crustáceo está compuesto por quitina, entre otras sustancias. ¿Y qué es la quitina? Pues un polisacárido (hidrato de carbono complejo), que responde al nombre específico de N-acetil-D-glucosamina, del que pueden obtenerse considerables cantidades a partir del exoesqueleto de los mencionados invertebrados, entre los que sobresalen la gamba, el camarón, la langosta o el cangrejo.

Para que te hagas una idea de cómo va el proceso de obtención del chitosán, debe separarse la quitina íntegramente del resto de los componentes de los caparazones.

Este proceso implica la eliminación de la fracción de proteínas (que representa entre un 20 y un 40%) de la materia mineral, sobre todo carbonatos y fosfatos cálcicos y magnesio, que suponen en torno a la mitad de la composición química y, de los pigmentos carotenoides, que son aquellos que dotan a los crustáceos de su característico y llamativo color rojizo o anaranjado.

Partiendo de la quitina, se obtiene chitosán a través de un proceso de desacetilación de la misma, que se puede efectuar de modo químico o biológico. A nivel químico, se desarrolla en un medio muy alcalino (como pueda ser la sosa cáustica), mientras que a nivel biológico participan unas enzimas que reciben el nombre de desacetilasas y que proceden de varias especies de hongos.

En resumidas cuentas, la desacetilación consiste en eliminar la fracción acetilo de la molécula quitina que, como ya hemos visto, responde a la nomenclatura de N-acetil-D-glucosamina.

Crustáceo chitosán

¿Cómo actúa el Quitosano?

La base del mecanismo de acción del quitosano en el interior del aparato digestivo es de naturaleza electrostática. Así, según va atravesando el medio ácido del estómago, adquiere carga positiva en los grupos de aminoácidos libres que destacan de las cadenas de N-acetil-D-glucosamina.

En cuanto a los lípidos (grasas) cuentan con la carga negativa que les proporcionan los grupos COOH (los que definen la estructura de un ácido graso), desencadenando la atracción electrostática con el ‘imán de la grasa’ que conlleva la formación de un gel.

La mera aportación de un dato es relevante a la hora de que comprendas cuál es el alcance de esta operación de neutralización: la proporción quitosana/grasas en peso de ambas sustancias, llega a alcanzar el ratio 1:5.

La superficie de este gel se integra por moléculas de chitosán secuestrando las de grasa que ocupan el interior. Inmune a la actividad de los jugos del intestino y páncreas, termina siendo excretado por las heces. La formación del gel es posible en gran medida gracias a la alcalinización típica del medio intestinal, que contrasta con la acidez del estómago.

No obstante, este modo de acción no estaría completo si no hiciéramos mención a un fenómeno conocido como de inhibición competitiva y que se ejerce sobre las enzimas amilasa y lipasa, debido a lo similares que resultan en estructura las moléculas de estas enzimas y las del chitosán.

La clave está en la reducción de la absorción de las grasas

En síntesis, nos estamos refiriendo a un compuesto de gran utilidad para reducir la absorción de las grasas en el tracto intestinal, lo que evita su depósito en las células especializadas en ello, los adipocitos. Recuerda que un gramo de grasa genera unas 9 kilocalorías, cifra que lo convierte en el macronutriente que más energía aporta, dado que los hidratos de carbono y las proteínas alcanzan únicamente las 4 kilocalorías.

En el siguiente gráfico puedes observar esta acción, que podemos llamar “capta-grasas”, gracias a la cual el chitosán ayuda igualmente a reducir los niveles del conocido como “colesterol malo” (LDL o lipoproteínas de baja intensidad).

Chitosán

Conoce las propiedades de la Quitosana

Entre las propiedades más conocidas y aclamadas de tal fibra natural, se encuentra el hecho de que aglutina una triada de propiedades biológicas, al ser biodegradable, biocompatible y bioactiva.

La conjunción de estas cualidades “bio” le otorga un repertorio de capacidades amplísimo de las que nos podemos aprovechar, tanto en el ámbito clínico (que se corresponden con las que venimos describiendo), como a nivel de aplicaciones de tipo bioquímico y biomédico.

¿En qué se traduce esto? Pues en la participación del chitosán en la fabricación de antibióticos, suturas quirúrgicas o cosméticos, sin olvidarnos, de los complementos dietéticos.

Más usos de los que esperas

A partir de lo que venimos comentando, es posible que ya hayas imaginado que los usos del chitosán son variopintos, por lo que estamos ante mucho más que un quemagrasas al uso. Repasemos los principales:

Usos biomédicos

En el contexto biomédico, interesa sobremanera el material híbrido que se conoce como silica-chitosán. ¿La razón? Su extraordinaria compatibilidad con los tejidos del organismo humano, que lo han convertido en el material de elección para recubrimiento en suturas de seda y de poliglicolato.

Y no quedarían aquí sus bondades al respecto, pues existen suficientes evidencias para pensar que el chitosán acelera la cicatrización de las heridas, al aumentar en más de cien veces la permeabilidad de la sutura al oxígeno, además de limitar el desarrollo de microorganismos, minimizando el riesgo de infección.

Asimismo, cuando se aplica en vendajes, ayuda a aplacar el sangrado de las heridas en las que está implicada alguna arteria, caracterizadas por las fuertes hemorragias que tienden a producir. En lo relacionado con esta función, supone una gran ventaja frente a las clásicas gasas. Añade a ello que es hipoalergénico y antiséptico y sabrás por qué es un recurso médico cada vez más usado.

Dentro de la cirugía implantológica, goza de un merecido reconocimiento pues, en combinación con clorhexidina, reduce la inflamación y el dolor, permitiendo un menor consumo de antiinflamatorios y analgésicos. Asimismo, está siendo pautado en tratamientos de periodontitis y gingivitis.

En cirugía plástica, cada vez cobra mayor relevancia como apoyo a la reconstrucción de los tejidos manipulados, dados sus efectos reparadores en lo que concierne a la fluidez del proceso de cicatrización y la disminución de cicatrices.

Usos industriales

La presencia del chitosán en la industria alimentaria se ha vuelto también de lo más común, al haberse hecho hueco en distintas ramas, entre las que cabe citar:

  • Panificadora, al ser un emulsionante para la elaboración de masas
  • Bebidas, como absorbente para clarificar los zumos de frutas y para evitar el tono amarronado que tiende a adquirir el de manzana
  • Vinícola, en la que previene las alteraciones que se conocen como bronceado y maderización del vino blanco, sustrayendo del mismo sus componentes fenólicos o sustancias químicas habituales en los alimentos de origen vegetal. En el caso del contenido en el vino, se llama resveratrol
  • En general, a modo de conservante en alimentos de diversa naturaleza, por su capacidad de inhibir el crecimiento de microorganismos, tanto bacterias (destacando salmonella, escherichia, staphylococcus, listeria y yersinia, causantes todos ellos de intoxicaciones alimentarias) como hongos (del tipo de byssochiamys, mucor y aspergillus, siendo este último el productor de las nocivas aflatoxinas).

A lo indicado, debe sumarse que chitosán sirve como elemento de recubrimiento de la pintura de poliuretano contra la agresión de la luz solar, especialmente útil en coches, muebles, embalajes y envases.

Asimismo, se ha revelado como eficaz en las reacciones de extracción de colorantes, isótropos radiactivos, metales pesados y taninos de diversos sustratos. Un ejemplo sería el de su aplicación para eliminar el arsénico de aguas residuales.

Usos agrícolas y ambientales

En el capítulo de sus utilidades agrícolas y ambientales:

  • Contribuye a aumentar los rendimientos productivos, proporcionando protección contra agentes externos, sobre todo en las infecciones causadas por hongos
  • Es eficaz como agente coagulante o floculante en el tratamiento primario de las aguas residuales, dado que elimina las sustancias que se hallan en estado coloidal y que, por sedimentación, tardarían demasiado tiempo en poder eliminarse
  • Participa en los procesos de filtración del agua, ya que elimina sustancias contaminantes con vistas a su potabilización

Procedencia del chitosán

Sus beneficios para la salud te interesan

Ya aludimos al principio a que el chitosán está en boca de todos por sus propiedades para bajar de peso. Sin embargo, y aunque esa cualidad es la que lo ha popularizado, existen otros muchos beneficios de esta sustancia, que le hacen ganar adeptos cada día. Así podemos hablar de quitosano…

Para reforzar el sistema inmunológico

Vas a encontrar pocas maneras tan naturales para reforzar el sistema inmune como el chitosán, pues esta sustancia logra hacerlo a través de dos vertientes:

  • La inmunidad humoral. Representada por la síntesis de anticuerpos
  • La inmunidad celular. Ejercida por un grupo de células entre las que sobresalen los linfocitos T y B

Para activar las células NK

La quitosana ejerce influencia positiva sobre ambas, pero si hay un aspecto verdaderamente llamativo de este suplemento es su poderosa activación de las células NK (Natural Killer), cuya función es atacar a las células cancerosas en el día a día. Se estima que su activación hace a esta sustancia unas diez veces más enérgica que otros tratamientos contra el cáncer, pese a la cautela que indicamos siempre en estos casos.

Chitosán para equilibrar los niveles de colesterol

Son numerosos los estudios realizados por autoridades en la materia cuyos resultados demuestran que el chitosán es capaz de equilibrar los niveles de colesterol en sangre, principalmente el “colesterol malo” o LDL.

Dicho aspecto cobra especial importancia si partimos de la base de que la hipercolesterolemia (o niveles demasiado elevados de colesterol sanguíneo) es uno de los principales factores de riesgo para la salud, relativo al padecimiento de las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares (ictus).

Para reducir la tensión arterial

Del quitosano se sabe también que es hipertensor, o sea, que reduce la tensión arterial. Como plus adicional, decir que mejora la asimilación del calcio, un hecho particularmente importante para aquellas personas que sufren osteoporosis.

Otros puntos a su favor son que ejerce una labor de control hasta eliminar la bacteria helicobacter pylori, desencadenante en el estómago de úlceras gastroduodenales y que, al mismo tiempo, funciona como apoyo al tratamiento de la anemia.

Para evitar las infecciones

La siguiente utilidad que debe tenerse también presente respecto a chitosán es que resulta muy útil para evitar las infecciones en dientes y encías. Junto a ello, colabora en la recuperación de tejidos tras las operaciones de cirugía plástica, tal como hemos indicado ya.

Quitosano para tratar enfermedades

Por último, se han publicado varios estudios médicos que no dejan lugar a dudas sobre las posibilidades del chitosán como suplemento para tratar a los enfermos de Crohn, un frecuente proceso inflamatorio crónico que normalmente se instala en el tracto intestinal, siendo los últimos tramos los más afectados.

Chitosán y deporte

¿Estamos ante un poderoso adelgazante?

Así es y se atribuyen a su consideración de fibra natural de extraordinaria calidad biológica y a su excelente capacidad de absorción de grasas, su inclusión en las dietas para adelgazar como complemento dietético. De hecho, esta es su aplicación principal y más famosa.

¡Ojo! Ello no significa que el inicio de la ingesta de chitosán garantice por sí solo la pérdida de peso. Distinto es que, si te has marcado el objetivo de bajar unos kilos, y siempre que lo complementes con una dieta idónea y con la práctica regular de ejercicio, lograrás el resultado idóneo. Ten presente que la quitosana no cuenta con la capacidad de intervenir sobre los hidratos de carbono.

Cada gramo que ingieras de chitosán, “secuestra” unos ocho gramos de grasa.

A continuación vamos a ver que la dosis diaria recomendada es cercana a los tres gramos diarios, por lo que, estarías eliminando entre 20 y 25 de grasa.

Ahora bien, aunque este dato es innegable, también lo es que bajo ninguna circunstancia deberías dejar en manos de este suplemento toda la responsabilidad de restringir las grasas alimenticias. El motivo es que este gesto podría desencadenar un sobreconsumo de las mismas por exceso de confianza, con la consecuencia contraria a la deseada, al terminar engordando.

Si ingieres dos gramos y medio de suplemento antes de una comida con grasas, estarás desviando del metabolismo una cantidad que equivalga a unas 140-180 kilocalorías.

¿Cómo tomar Chitosán?

La dosis media recomendada de chitosán se sitúa en torno a los 2.500 mg/día, repartidos en las tres comidas principales. Para conseguir los mejores resultados, tómala unos quince minutos antes de cada comida, junto con dos vasos de agua.

Inclúyelo en una dieta que contenga carbohidratos y abundante líquido. Facilita la evacuación de las grasas atrapadas por las heces y no tardarás en constatarlos.

Probablemente te estés preguntando también durante cuánto tiempo debes tomar chitosán. Pues bien, lo recomendable es que prolongues su tratamiento durante un mínimo de doces semanas. Por debajo de esta cifra no sería extraño que sus efectos pasaran desapercibidos.

Por el contrario, tampoco debes prolongar su tratamiento durante un período excesivo, ni siquiera superior a las quince semanas. En este caso podrías ver mermada la asimilación de los nutrientes que ya hemos citado.

También hay quien le da la aplicación de combatir la enfermedad periodontal o la inflamación de encías. Si quieres probarlo, aplica alguna de sus presentaciones en polvo sobre las encías o en goma de mascar con chitosán.

Puedes comprar los mejores suplementos de chitosán a un precio sin competencia en la tienda online de HSN.

¿Tiene efectos secundarios este reductor de peso?

Conviene advertir en primer término que, tal cual sucede con cualquier otro atrapagrasas, usar chitosán puede dejar por debajo de las recomendaciones nutricionales tanto los aportes de ácidos grasos esenciales como de vitaminas liposolubles (A, E, D y K).

¿Estás embarazada? En ese caso, no deberías ingerir suplementos de quitosano, toda vez que su ingesta podría ralentizar el crecimiento del feto.

De la misma forma, no deberías arriesgarte a tomar a este suplemento si eres alérgico al marisco. Es muy posible que lo seas igualmente a chitosán. De hecho es lo que suele ocurrir en un gran número de casos.

En cuanto a sus efectos secundarios, no son habituales y solo se han descrito en ciertas ocasiones. Los más conocidos son:

  • Sensación de compresión en boca y pecho
  • Picor, erupciones y dermatitis
  • Estreñimiento
  • Hinchazón abdominal
  • Dolor de vientre
  • Náuseas y sensación de estómago revuelto
  • Dolores de cabeza intensos y recurrentes

¿Con qué otros suplementos puedes combinarlo?

Si buscas combinaciones sinérgicas y, dentro de un plan para perder peso, puede resultar eficaz asociar chitosán a cualquier otro suplemento que haga las veces de inapetente. Así las cosas, uno de los stacks que mejor funciona es el de quitosano con algas como espirulina y fucus.

En la misma línea, te recomendamos su conjunción con los que provoquen un estrés metabólico. Por ejemplo el té rojo o el marrubio, una planta con estupendos efectos en el sistema digestivo, vesícula e hígado.

No es fruto de la casualidad que muchos productos comerciales lo ofrezcan en combinación con vitamina C. Potencia la reducción de la absorción de grasas.

En cualquier caso, puede que la combinación a la que se le reconoce mayores propiedades, sea la de chitosán con garcinia cambogia.

Esperamos haber arrojado luz sobre la cuestión de si de verdad funciona chitosán. El objetivo es que lo tengas como una de tus opciones principales cuando decidas perder peso.

Fuentes bibliográficas:

    Valoración Chitosán

    Reducción en la absorción de grasas - 100%

    Otras contribuciones - 100%

    Cómo tomar - 99%

    Efectividad - 100%

    100%

    Evaluación HSN: 5 /5
    Content Protection by DMCA.com
    Te puede interesar
    Propiedades de la alcachofa
    Las Principales Razones por las que tomar Alcachofa

    Es el depurativo por excelencia. Un superalimento cuya lista de fans crece día a día …

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Te gusta nuestro HSNBlog?
    HSN Newsletter
    Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

    Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


    Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad