Cordyceps - Hongo con espectaculares prestaciones Terapéuticas Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Home / Nutrición / Hongos / Cordyceps – Hongo Milenario con espectaculares prestaciones Terapéuticas
Ingrediente Cordyceps

Cordyceps – Hongo Milenario con espectaculares prestaciones Terapéuticas

Cordyceps es un hongo que vive como parásito obligado y que necesita para evolucionar el cuerpo de diferentes invertebrados, sobre todo hormigas, orugas y arañas, de los que se nutre vorazmente hasta terminar de forma cruel con su vida.

¿Qué es el Cordyceps y qué tipos existen?

Es un género de hongos perteneciente a la gran división de los ascomicetos (la más numerosa dentro del reino Fungi) que se encuentra repartido entre tres familias: cordycipitáceas (donde se encuadra la principal especie, Cordyceps sinensis), clavicipitáceas y ophiocordypitáceas. El género Cordyceps [1] lo integran alrededor de cuatrocientas especies, entre las que sobresalen longisegmentis, larvicola, militaris y sinensis, siendo esta última sobre la que proyectaremos nuestra atención a lo largo del artículo.

Estamos hablando de un espécimen conocido en el continente asiático desde hace milenios por unas asombrosas propiedades curativas, sobre las que la investigación médica occidental está todavía a falta de obtener suficientes conclusiones certeras, si bien puede hablarse de más de un centenar de estudios científicos terminados o en fase de ejecución.

Haciendo un poco de historia, esencial para entender la idiosincrasia de este ser vivo, fueron los ganaderos de la cordillera del Himalaya quienes, observando sistemáticamente a sus reses, repararon en un extraño pero repetido incremento de la fertilidad de las hembras y del vigor sexual cuando sus animales habían pastado durante un periodo algo prolongado en un terreno cuya superficie albergaba, bajo las hierbas, este tipo de hongo. Comprobaron que se daba una correlación inequívoca entre causa y efecto que les dio la certeza de que se trataba de algo que ellos consideraban milagroso.

Cordyceps sinensis es, sin duda, la especie más popular y la más explotada de este género, a la que originalmente se le bautizó como yartsagumbu. En realidad, es un hongo que vive como parásito obligado y que necesita para evolucionar el cuerpo de diferentes invertebrados, sobre todo hormigas, orugas y arañas, de los que se nutre vorazmente hasta terminar de forma cruel con su vida.

En el caso concreto de la hormiga, las esporas esparcidas por el hongo quedan adheridas a su exoesqueleto hasta que, algo más de doce horas después, comienzan a infligirle un progresivo deterioro causado por la expansión dentro de su organismo, lo que le produce una muerte agónica. Y ello sucede sin necesidad de lesionar sus órganos vitales. Es brutal la necesidad que tiene este hongo de abarcar todo el organismo de su presa, sin dejar un solo compartimento sin colonizar y haciéndose paulatinamente con el control del insecto hasta lograr instalarse en su cerebro. Una vez dentro de él, lleva a cabo una especie de desprogramación neuronal, de manera que la hormiga pierde el sentido de la orientación y de su entorno, volviéndose errática durante horas. Y entonces sucede lo más llamativo: de manera autómata, la hormiga asciende por una rama, muerde en ella y deja ahí clavada su mandíbula, muriendo totalmente paralizada. Es a partir de ahora cuando Cordyceps inicia, sobre la cabeza del insecto ya cadáver, un rápido crecimiento orgánico que termina con una diseminación masiva de las esporas, las cuales iniciarán un nuevo ciclo de parasitación a otros ejemplares de hormiga.

Origen de Cordyceps

Un fenómeno similar acontece sobre el cuerpo de una oruga que es una fase larvaria de la llamada polilla murciélago del Himalaya, un insecto de la familia de los lepidópteros. El ciclo biológico de este insecto comienza con la puesta de huevos, a partir de los cuales emergen las larvas que, una vez bien nutridas, evolucionan a la fase de oruga o larva madura, alcanzada la cual se introducen bajo tierra, donde permanecen todo el verano y es ahí donde, a comienzos de otoño, culminan su última fase evolutiva, la de insecto adulto (mariposa o polilla). Es durante la fase previa a alcanzar la adultez cuando sufren la parasitación por parte del Cordyceps, terminando con su vida mediante una momificación de su cuerpo y desarrollándose en el interior de la capa externa del cadáver de la oruga.

¿Son equivalentes las expresiones Cordyceps sinensis y Yartsagumbu?

En el lenguaje cotidiano se les considera conceptos asimilados, pero si nos ceñimos a su significado técnicamente puro, hemos de decir que son cosas distintas. Por Yartsagumbu debe entenderse el resultado de la relación parasitaria entre el insecto Hepialus armoricanus (la polilla del Himalaya) y el Cordyceps sinensis, por lo que es un término más complejo que la simple denominación del hongo.

En el Cordyceps que se obtiene tradicionalmente (que técnicamente deberíamos llamar, como hemos explicado, yartsagumbu), un 5% es micelio, que es la parte del hongo que se desarrolla dentro del insecto, un 70% es cuerpo del insecto y el 25% restante lo ocupa la seta propiamente dicha, que es la parte vegetativa del Cordyceps sinensis.

Hábitat y desarrollo

Si bien las aproximadamente 400 especies de las que se compone el género Cordyceps tienen una distribución cosmopolita, en su mayoría son reconocidas como autóctonas de Asia, especialmente del Himalaya, China, Japón, península de Corea y parte del sudeste asiático. En concreto, y ciñéndonos a Cordyceps sinensis, su hábitat se localiza en las altiplanicies de la cordillera del Himalaya, que abarcan la región del Tíbet, Nepal, el norte de la India y algunas provincias sureñas de China. No obstante, se ha referido su presencia también en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia, Canadá, Rusia, Kenia y Tanzania.

En el Tíbet crece de forma espontánea sobre las larvas del lepidóptero. Pero como cultivarlo y recogerlo de forma tradicional es costoso y requiere tiempo, así como medios de cultivo específicos, el precio es sensiblemente más elevado. Pero de esta forma puede incrementarse su producción y ser comercializado en grandes cantidades para que muchas personas tengan acceso a sus extractos y comprimidos.

A comienzos de la primavera, su micelio reanuda la actividad metabólica que tenía suspendida y poco a poco va desplegando una formación cilíndrica que avanza entre la vegetación herbácea buscando el impacto de los rayos solares (por eso se dice que tiene fototropismo positivo). En su máximo esplendor, un ejemplar puede alcanzar 4 cm de longitud y medio gramo de peso.

Tras su recolección, pueden observarse nítidamente dos partes, una marrón que es estroma del hongo y otra de tonalidad anaranjada que no es ni más ni menos que el cuerpo momificado de la oruga, formando ambos ese complejo denominado yartsagumbu.

Los orígenes de su uso preventivo y terapéutico

Originariamente y durante muchos siglos, Cordyceps ha sido un imprescindible en la botica de la medicina tradicional china, habiendo sido el remedio de elección para tratar problemas de salud respiratorios, hepáticos, renales y cardíacos.

Pero, más allá de sus aptitudes curativas, su consumo se venía considerando un argumento contundente para explicar por qué los chinos eran más longevos, resistían mejor al cansancio y desplegaban mayor rendimiento en sus trabajos físicos. Es más, las fuentes del saber filosófico chino han divulgado históricamente que Cordyceps se comporta como un factor de equilibrio entre cuerpo y alma, característica que le otorga las capacidades para recuperar la armonía entre los órganos del cuerpo que son plenamente aceptadas por el saber médico de esta civilización.

Propiedades Cordyceps

Durante varios siglos, solo las clases elitistas tuvieron el privilegio de beneficiarse de sus propiedades, teniéndose referencias de su uso como hongo medicinal durante la dinastía Qing, la última de las estirpes monárquicas del imperio del dragón.

Pero llegó la década de los 80 y este hongo comenzó a convertirse, de manera incesante, en un potente foco de atención para la comunidad científica internacional, habiéndose publicado, con mayor o menor rigor, más de 2.000 artículos de divulgación. Una parte significativa de ellos han servido para describir con bastante fundamento los beneficios que su consumo otorga a nivel renal, hepático, genitourinario, inmunitario, energético y respiratorio.

Condiciones de su crianza y su cultivo

El desarrollo espontáneo de Cordyceps se produce en cotas entre los 3.000 y los 5.000 metros. Parece ser la escasez de oxígeno reinante a esos niveles de altitud uno de los factores que propician su preponderancia sobre otras especies, ya que es llamativa la capacidad de supervivencia que muestra en comparación con sus potenciales competidores sobre los nutrientes y el sustrato. De hecho, se ha llegado a comprobar que existe una proporcionalidad directa entre la adversidad del entorno y la calidad del hongo, lo que da buena muestra de su recia “personalidad”.

Pero hay un elemento que obra en contra de la facilidad para conseguir cantidades interesantes de Cordyceps criado en estado silvestre; el prolongado tiempo, unos seis años, que tarda en culminar su crecimiento. A pesar de su escasez, o al menos de su insuficiente abundancia, durante las cuatro semanas a caballo entre los meses de mayo y junio que marcan la época de su recolección, esta condiciona asombrosamente la actividad económica de los pueblos, cuyos habitantes, en su mayoría, abren paréntesis en sus dedicaciones habituales para afanarse en su búsqueda. Y razones no les faltan para ello: estamos hablando de uno de los productos naturales con propiedades terapéuticas más caros del mundo, hasta el punto de que hace unos años cotizaba triplicando el valor del metal precioso por excelencia, el oro (sobre 140.000 dólares cada kilo).

El enorme afán por explotar la proliferación de Cordyceps silvestre, acorde con la selecta demanda que recibe, y su limitada producción espontánea por la razón ya explicada, en la práctica han tenido como consecuencia su sobreexplotación como recurso natural, llegando a ser catalogado como especie en peligro de extinción por las autoridades chinas.

En este escenario resulta fácil comprender que la mayor parte del Cordyceps comercializado en todo el mundo sea de cultivo programado. La metodología seguida para llevarlo a cabo admite medio sólido y medio líquido. En el primero de los casos, puede emplearse un sustrato de cereal o bien de haba de soja, aunque el que predomina en el país donde se cultiva por excelencia, China, es la fermentación en estado líquido. Consiste en formular un medio líquido estéril en el que entran en juego todos los ingredientes que el hongo precisa para un crecimiento rápido; este medio de cultivo se hace contener dentro de un tanque de fermentación, en el que a su vez se introduce el micelio del hongo. Cuando ya se ha consumado el desarrollo del micelio, se procede a su filtrado y posterior desecación, quedando listo para su uso.

El segundo método, que es el empleado básicamente en Japón y Estados Unidos, consiste en una fermentación en estado sólido [2]. En este caso, el continente del micelio pueden ser bolsas de plástico o bien frascos de cristal, utilizando como sustrato, casi siempre, un cereal esterilizado en grano (normalmente arroz, pudiendo ser también trigo o centeno).

Lo más importante en relación con el método de cultivo que se emplee, y a su vez en comparación con la cría silvestre, es que condiciona la composición del hongo, tanto en la parcela cuantitativa como en la cualitativa, lo que en buena medida se debe a la complejidad de la misma. Los investigadores que han puesto en contraste la composición química de las cepas del Cordyceps cultivado con el que se desarrolla espontáneamente han obtenido la conclusión de que tienen sensibles divergencias. Y en la línea de provocar el enriquecimiento en algunas de las sustancias críticas en las bondades curativas del hongo han llevado a cabo una operación de hibridación de distintas cepas en un medio de cultivo sólido específico para hongos al cual se le ha adicionado veneno de serpiente de cascabel. El fundamento de este peculiar ingrediente es lograr que las paredes celulares del hongo, que por su naturaleza son muy consistentes, pierdan parte de esa consistencia de manera que sea posible un intercambio de material genético que dé lugar a un nuevo tipo de ser vivo, un híbrido de las dos cepas originales cuyos componentes activos alcancen una mayor presencia que en estas por separado.

Comprar Vitamina B Complex de HSNessentials
Vitamina B Complex
Todas las Vitaminas del Grupo B. Intervienen en el metabolismo energético, apoyan al sistema nervioso, fortalecen el cabello, piel y uñas... Son algunas labores de entre una infinidad de procesos dentro del organismo.
COMPRAR

Principales componentes químicos y beneficios que comportan

El recurso al Cordyceps ha sido masivamente utilizado en la medicina tradicional tibetana y china durante muchos siglos. Pero la sociedad occidental no ha permanecido pasiva a las bondades de este hongo y, actualmente, la industria farmacéutica multinacional lo tiene integrado entre sus más selectas materias primas como base de algunos fármacos de alto valor terapéutico, como los destinados a combatir cáncer o SIDA, sin ir más lejos.

Pero ¿de dónde viene el sorprendente poder terapéutico de un ser vivo tan peculiar? Lo que está claro es que la nómina de componentes de Cordyceps que pueden ser farmacológicamente activos está aún pendiente de resolverse en su totalidad. Hasta la fecha, dos son los componentes químicos que han podido ser catalogados como constituyentes activos del micelio del hongo:

La cordicepina y el ácido cordicéptico. La primera era antiguamente extraída de la especie Cordyceps militaris aunque en nuestros días es sintetizada industrialmente para satisfacer la importante y creciente demanda del mercado.

Todos los expertos coinciden en tildar como su principal componente a la cordicepina, una sustancia químicamente conocida como 3´-desoxiadenosina. Posee mecanismos que le permiten actuar, a veces de modo determinante, en variopintos procesos bioquímicos relacionados con la inflamación, la agregación plaquetaria en la coagulación de la sangre, la metástasis tumoral, la apoptosis o muerte celular, la señalización celular, etc.

Cultivo Cordyceps

Aunque principalmente desarrolla los mecanismos de acción propios de un antibiótico natural, sus efectos se extienden a un catálogo de funciones orgánicas tan extenso como:

  • Ejerce una acción antiviral, de manera específica contra el virus causante del SIDA.
  • Modula el sistema inmunitario, estimulando la producción de interferón (antiviral natural) y citocinas (sustancias mediadoras).
  • Mejora la función cardíaca y la ventilación pulmonar, haciendo la respiración más eficiente.
  • Regula los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre, limitando los de LDL o colesterol malo.
  • Disminuye la presión arterial.
  • Protege las funciones hepática y renal.
  • Frena la síntesis de algunas proteínas (las llamadas quinasas, que intervienen en la respuesta a las señales químicas y físicas que reciben las células).
  • Tiene acción sobre el sistema nervioso central, con marcada tendencia antidepresiva y antiestrés (se le considera un adaptógeno).
  • Incrementa la resistencia a la astenia y la fatiga.
  • Ayuda a combatir los tinnitus (los molestos zumbidos recurrentes en los oídos).
  • Estimula la libido y mejora la fertilidad.
  • Es un buen remedio contra la anemia.
  • Se están realizando estudios sobre su posible condición de agente antimetástasis en determinados cánceres, pero todavía no hay ensayos del todo concluyentes.

Cuál es su perfil bioquímico

Todo este conglomerado de atributos solo puede proceder de un sustancial elenco de principios activos en la composición química de Cordyceps sinensis, entre los cuales debemos citar como más notables:

  • Cordicepina (0,28 %).
  • D-manitol o ácido cordicéptico (8 %).
  • Enzima antioxidante superóxido dismutasa.
  • Vitaminas B1, B2 y E.
  • Ergosterol (precursor de la vitamina D).
  • Betacaroteno (precursor de la vitamina A).
  • Macrominerales y oligoelementos: zinc, manganeso, selenio, cromo, fósforo y potasio.
  • Polisacáridos funcionales: betaglucanos (extraordinarios potenciadores de la inmunidad), proteoglicanos (moduladores de las señales generadas en la comunicación entre la célula y su medio) y galactomananos (fibra soluble que retrasa la absorción de glucosa y colesterol).

Singular relevancia cabe atribuir a la enzima antioxidante superóxido dismutasa (en siglas, SOD), que despliega dos acciones paralelas: obstaculizar la degradación de los lípidos que integran las vainas de mielina de las neuronas e inhibir la actividad de la monoaminoxidasa, una enzima que es responsable de enmascarar algunos neurotransmisores cuya participación resulta clave en el funcionamiento del sistema nervioso como la serotonina. En consecuencia, la superóxido dismutasa [3] constituye un arma de lucha contra el deterioro de las funciones neurológicas y a favor del estado de ánimo.

Comprar Vitamina D3 de HSNessentials
Vitamina D3 4000IU
100µg de Vitamina D3 en la forma Colecalciferol por dosis. Nutriente Esencial para el Organismo. Contribuye en la correcta absorción del calcio. Tamaño reducido de la perla para facilitar su consumo.
COMPRAR

Para los deportistas, en particular, es el hongo más promocionado desde que en 1993, unas atletas chinas, en un encuentro atlético nacional, pulverizaran diversos récords mundiales sin manifestar signo alguno de fatiga. Estos resultados fueron achacados, en parte, a la dieta seguida que englobaba Cordyceps sinensis como ingrediente estrella.

Asimismo, podemos hacer alusión a una serie de estudios científicos que corroboran la capacidad de aumentar el uso de oxígeno y la producción de ATP (adenosín-trifosfato, una molécula clave en el metabolismo celular que encierra la energía química), aumentando la potencia de las fibras musculares, lo que como consecuencia da lugar a una reducción del tiempo de recuperación tras esfuerzo y a una mayor facilidad para la eliminación del lactato por producirse menos situaciones de anaerobiosis que es cuando se genera. Dentro de esta función dentro del organismo cabe incluir los efectos antiestrés y antifatiga que acompañan regularmente a la ingesta regular de Cordyceps, lo cual va asociado a ese incremento de los niveles de ATP y a la eficiencia en el empleo del oxígeno a nivel de citoplasma celular.

Más de un centenar de ensayos de investigación avalan con sus resultados [6] tan abundantes propiedades que resulta tarea arduo complicada no hallar razones para tomar extractos de Cordyceps sinensis como suplemento dietético.

Mejora Respiración con Cordyceps

Y es que la eficacia medicinal del extracto de este hongo viene demostrada, sobre todo, por su positiva intervención en las funciones respiratoria, cardiovascular y renal, por un aumento significativo de los niveles de hormonas sexuales tanto en hombres y como en mujeres (testosterona y estradiol, respectivamente) y por un marcado efecto hipolipidémico e hipocolesterolémico (reduce lípidos en general y colesterol en particular en la circulación sanguínea).

En el ámbito respiratorio, destacaremos sus efectos antitusígeno, expectorante, antiasmático e incluso contra el enfisema pulmonar, este último consistente en una acumulación de aire entre las paredes de los alvéolos pulmonares. De estas acciones se desprende su utilidad farmacológica en procesos patológicos como asma, bronquitis crónica, EPOC, insuficiencia respiratoria o la misma tuberculosis pulmonar.

Dentro de aparato excretor, puede decirse que es un buen diurético y que en general contribuye al buen funcionamiento de los riñones. No en vano, es una sustancia de referencia para la medicina tradicional china en el tratamiento de la enfermedad de Berger [5], que es la forma más habitual de presentarse la glomerulonefritis en todo el mundo, caracterizada por la expulsión de sangre por la orina y causada por el depósito de un tipo especial de anticuerpos en los glomérulos del riñón (los lugares donde se lleva a cabo la filtración).

Comprar Zinc Quelado de HSNessentials
Zinc Quelado
Fórmula de la máxima biodisponibilidad. 25mg de Zinc por cada cápsula vegetal. Evita cualquier síntoma de deficiencia de mineral.
COMPRAR

En la esfera reproductiva, parece asociarse al consumo de extractos de este hongo (de hecho, los antiguos ya lo asociaban por mera observación empírica) una mejora de la capacidad fecundante del esperma y un aumento de la libido, a lo cual los principales candidatos a contribuir decisivamente sean las vitaminas, el zinc y los aminoácidos que también, aunque no se hayan citado, entran a formar parte en abundancia en las proteínas de Cordyceps.

Es un extraordinario complemento en la lucha contra el envejecimiento a nivel de la membrana plasmática de las células, debido a la potenciación de la actividad enzimática antioxidante que impulsa el extracto de Cordyceps.

Y dentro de un cajón de sastre, cabe apuntar la posibilidad de su utilidad en el tratamiento de la hepatitis B y de la diabetes en personas con resistencia a la insulina por su efecto hipoglucemiante.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La primera afirmación que procede realizar en este contexto es que el grado de tolerancia de Cordyceps por el organismo es bastante elevado, lo que indica que no existe un registro significativo de efectos secundarios llevando a cabo una suplementación rutinaria en la dieta. Y las incidencias referidas no pasan de ser síntomas generalmente banales como diarrea, náuseas y sequedad de boca, que suelen remitir en breve.

Donde sí debemos hacer más hincapié es en el tema de las contraindicaciones, Es, por ejemplo, el caso de personas sujetas a tratamientos a base de sustancias psicotrópicas, anticoagulantes o broncodilatadoras, así como las que ingieren serotonina, para las cuales se hace indispensable ponerlo en conocimiento del facultativo, que será quien decida si el paciente puede o no tomar este tipo de suplementación.

Por otra parte, hay indicios de que el más relevante principio activo, la cordicepina, pudiera interferir en tratamientos con medicamentos antitrombóticos, ante lo cual conviene guardar la precaución de evitar su consumo. Algo similar sucede en el área de las defensas orgánicas: dado que Cordyceps influye significativamente en el funcionamiento del sistema inmunitario, su suplementación está proscrita en aquellos casos de administración de fármacos inmunosupresores.

Y en lo que hace referencia a los periodos de embarazo y lactancia, así como en menores de 12 años, se plantea una cuestión recurrente en este tipo de situaciones con las sustancias de origen natural: la prudencia aconseja mantenerse alejados del consumo en tanto no aparezcan pruebas fehacientes de su total inocuidad en las mismas.

Cómo tomar las cápsulas de Cordyceps

El sistema normal de beneficiarse del repertorio de propiedades de este hongo que hemos descrito pormenorizadamente es bajo la forma de suplemento dietético del extracto de su micelio.
Respecto a su dosificación, un gramo y medio de ese extracto de micelio cada día parece ser suficiente.

Ello significa tomar una cápsula junto cada una de las tres comidas principales, para evitar tener el estómago vacío, con medio vaso de agua. Hay presentaciones cuyo contenido es la sustancia activa cordicepina, en cuyo caso se ha establecido la medida de 120 miligramos diarios para una persona adulta de 70 kg de peso.

Quienes deseen consumirlo de procedencia silvestre, que ciertamente suponen una minoría aplastante por su precio y por la dificultad de conseguirlo, han de saber que su apuesta es por la ingesta simultánea del estroma del hongo y el cuerpo momificado de la oruga que fue parasitada por este.

En todo caso, lo que se recomienda es llevar a cabo su adquisición con la garantía de un laboratorio que se responsabilice con solvencia de la eficacia y la inocuidad de los procesos de fermentación y de cultivo y tenga registrados y estandarizados los principios activos.

Algunas de sus combinaciones especialmente interesantes

Usos de Cordyceps

Cordyceps, Reishi y ginseng

En el mundo de los remedios naturales es muy popular el bautizado como trío imperial, integrado por el reishi, el Cordyceps y el ginseng, de los cuales puede obtenerse una potente sinergia en cuanto a capacidad detoxicante, pues los tres cuentan con ella a gran escala.

Pero no queda ahí su aportación a la medicina natural, ya que comparten su papel como adaptógenos, es decir, ese tipo de sustancias que amortiguan la cascada de acontecimientos bioquímicos que tienen lugar en un estado de estrés (llamado también síndrome de adaptación); la principal intervención estriba en que regulan la respuesta orgánica frente al cortisol, cuya sobreproducción por parte de las glándulas suprarrenales termina desencadenando disturbios en el sistema nervioso y los aparatos cardiovascular, reproductor y digestivo.

Y, por añadidura, los tres son fuertes antioxidantes cuya intervención es muy valorada en la pelea del organismo por deshacerse de los radicales libres de membrana que tanto daño oxidativo generan y que, como consecuencia de ello, se convierten en promotores del envejecimiento celular con todas las consecuencias que acarrea. Esta labor de freno del envejecimiento se ve potenciada por las propiedades adaptógenas de las que hacen gala estos tres estandartes de la medicina natural.

De los tres integrantes del trío imperial, los hongos, Reishi y Cordyceps, se asemejan enormemente en cuanto a su perfil terapéutico. Sus combinaciones son sobradamente conocidas en el control de la fatiga y de los trastornos del aparato respiratorio y del hígado. En la actualidad se comercializan asociaciones de extractos de Cordyceps y Reishi bajo la promoción de tratarse de un refuerzo del sistema inmunitario, especialmente para situaciones de estrés. No obstante, si bien las referencias obtenidas de una buena base de consumidores son muy gratificantes, se necesita profundizar en los estudios clínicos para documentar fehacientemente sus efectos terapéuticos.

Cordyceps y ginkgo biloba

El repertorio de sustancias con el que la naturaleza ha dotado al ginkgo biloba es sencillamente ingente; aunque farragoso de citar, no podemos evitar dejar constancia de su riqueza en flavonoides derivados de la quercetina como el kampferol y la isorhamnetina, en bioflavonoides específicos como la ginkgetina e isoginkgetina, o en derivados terpénicos, también específicos, como los ginkgólicos A, B y C. De todo ese cóctel, sin duda incompleto, se desprende la vocación netamente antioxidante del ginkgo biloba, que llega a abarcar una capacidad de recuperar la permeabilidad de la membrana celular dañada por la acción de los radicales libres. Complementa su labor terapéutica con la inhibición de la oxidación de los lípidos estructurales de las membranas celulares y la estimulación de la síntesis de las prosteglandinas, sustancias mediadoras de los procesos inflamatorios y del dolor entre otras cosas.

Comprar Picolinato de Cromo de HSNessentials
Picolinato de Cromo
Mineral esencial. Mejora la glucemia sanguínea, y permite controlar el apetito.
COMPRAR

Por ello, es fácil comprender su condición de excelente aliado de Cordyceps sinensis en el afán por ralentizar el envejecimiento celular y por dotar de una sólida protección a la permeabilidad de la membrana celular, lo que resulta capital para prevenir las enfermedades degenerativas.

Cordyceps y astrágalo

El astrágalo (también llamado tragacanto) y el Cordyceps configuran una interesante asociación para tratar enfermedades renales crónicas [5]. El fundamento de ello es que el astrágalo combate la proteinuria (exceso de proteínas en orina) y fomenta la albúmina sérica, una proteína cuya presencia a determinados niveles es crucial para preservar el buen funcionamiento del glomérulo renal. Por eso suele emplearse en pacientes sometidos a diálisis.

Es interesante apuntar que se han publicado estudios [6] que han contrastado que asociar el tratamiento médico de diálisis con una formulación combinada de Cordyceps y tragacanto consigue reducir la tasa de creatinina sérica, que constituye un signo bioquímico evidente de la existencia de problemas en el riñón; ello, al margen, como se ha dicho antes, de controlar la proteinuria y la albúmina sérica.

Cordyceps y miel de flores de acacia

Combinar Cordyceps, preferentemente de cultivo ecológico, con miel de flores de acacia, que es una variedad de fino bouquet y tonalidad pálida ideal, en general, para combinar con hongos de todo tipo.

La miel de acacia, aparte de su elevado aporte nutricional, complementa el capital de Cordyceps enfocado a la recuperación energética de un organismo desgastado y de su tono vital. Y ambos, adicionalmente suponen una importante contribución a la regulación del tránsito intestinal.

Quien esté interesado en consumir Cordyceps sinensis, puede encontrarlo normalmente bajo el formato de extracto de micelio en cápsulas en tiendas especializadas en dietética, parafarmacias y herboristerías, donde lo principal es asegurarse de que estemos ante un producto que respete todas las normas vigentes de seguridad y calidad de este tipo de suplementos.

Estudios y Referencias sobre el Cordyceps:

Enlaces Relacionados con la temática:

Cordyceps es un hongo que vive como parásito obligado y que necesita para evolucionar el cuerpo de diferentes invertebrados, sobre todo hormigas, orugas y arañas, de los que se nutre vorazmente hasta terminar de forma cruel con su vida. ¿Qué es el Cordyceps y qué tipos existen? Es un género de hongos perteneciente a la gran división de los ascomicetos (la más numerosa dentro del reino Fungi) que se encuentra repartido entre tres familias: cordycipitáceas (donde se encuadra la principal especie, Cordyceps sinensis), clavicipitáceas y ophiocordypitáceas. El género Cordyceps [1] lo integran alrededor de cuatrocientas especies, entre las que sobresalen longisegmentis, larvicola, militaris y sinensis, siendo esta última sobre la…
Valoración Cordyceps

Refuerzo Sistema Inmune - 100%

Aumento de Líbido - 100%

Efectividad - 100%

Combinaciones - 99%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?

HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad


No gracias, no quiero aprovechar las promociones