▷ Cordyceps - Hongo con Prestaciones Terapéuticas【2019】
Página Principal / Nutrición / Hongos / Hongo Cordyceps: Qué es y para qué sirve
Hongo Cordyceps: Qué es y para qué sirve

Hongo Cordyceps: Qué es y para qué sirve

La mejor prueba de que las apariencias engañan es que, si te decimos que Cordyceps es un hongo parásito obligado, puede que tu concepto sobre él tienda a ser peyorativo. Pues bien, nada más lejos de la realidad.

De hecho, el conocido como “tesoro tibetano”, es un hongo que viene utilizándose en la medicina tradicional china desde tiempo inmemorial para aumentar la energía, tratar enfermedades respiratorias o potenciar el deseo sexual, entre otros muchos beneficios. El objetivo de este post es mostrarte por qué es tan codiciado.

Origen de Cordyceps

¿Qué es el ‘Cordyceps’?

Es un género de hongos perteneciente a la amplia división de los ascomicetos (la más poblada del reino Fungi) que se halla repartido en el seno de tres familias: cordycipitáceas (en la que encuentra encaje la principal especie, Cordyceps sinensis), clavicipitáceas ophiocordypitáceas.

El género Cordyceps lo integran unas 400 especies, entre las que destacan ongisegmentis, larvicola, militaris y sinensis, siendo esta última la que centrará nuestro análisis.

Esta especie, conocida en el continente asiático desde hace miles de años por sus sorprendentes propiedades curativas, es sin lugar a ninguna duda, la que goza de mayor popularidad y la más explotada de su género y fue bautizada originalmente como yartsagumbu.

Tal cual mencionamos al principio, es un hongo que vive como un parásito obligado y que precisa para evolucionar el cuerpo de distintos invertebrados, principalmente hormigas, orugas y arañas, de los que se nutre con voracidad hasta terminar con su vida.

Temible para las hormigas

En el caso particular de las hormigas, las esporas esparcidas por sinensis se adhieren a su esqueleto haciendo que, en torno a doce horas después, le comiencen a infligir un deterioro progresivo causado por la expansión en el interior de su organismo, que las lleva irremediablemente a una muerte agónica. Este cruel proceso se produce sin ninguna necesidad de lesionar sus ´órganos vitales.

Una vez toma el control de su cerebro, lo somete a una especie de “desprogramación neuronal”, haciendo que la hormiga pierda el sentido de la orientación y se vuelva errática durante horas. ¿El resultado? No podría ser más llamativo ni más favorecedor para el Cordyceps, al morder en el propio hongo y dejar ahí clavada la mandíbula, muriendo paralizada.

A partir de ahí, inicia, sobre la cabeza del cadáver del insecto, un crecimiento orgánico rápido que termina con una masiva diseminación de las esporas, que principiarán un nuevo ciclo de parasitación a otros ejemplares de hormiga.

En cuanto al fenómeno que acontece sobre el cuerpo de la oruga que se presenta como una fase larvaria de la denominada polilla murciélago del Himalaya (un insecto de la familia de los lepidópteros), te lo contamos más adelante, al hablarte de este fascinante proceso.

Propiedades Cordyceps

Conoce el hábitat de ‘Tocheikasa’

A pesar de que las, en torno a 400 especies de las que está compuesto el género Cordyceps cuentan con una distribución cosmopolita, mayoritariamente se reconocen como autóctonas de Asia y en especial del Himalaya, Japón, península de Corea, China y parte del sudeste asiático.

Si nos ceñimos a la variedad sinensis, su hábitat está localizado en las altiplanicies de la cordillera del Himalaya, que abarca la región del Tibet, el norte de la India, Nepal y ciertas provincias sureñas de China. Sin embargo, se ha referido su presencia igualmente a Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Kenia, Rusia y Tanzania.

En el Tibet crece espontáneamente sobre las larvas del ledidóptero, pero como su cultivo y recolección de forma tradicional, resultan costosos y requieren tiempo y medios de cultivo específicos, su precio es tremendamente elevado. Por esta razón, se han hallado otras formas de que su producción pueda incrementarse y comercializarse en cantidades grandes, para que personas de todo el mundo tengan acceso a sus extractos y comprimidos.

Breves notas de su crianza y cultivo

Si te decimos que el tiempo que tarda en culminar su crecimiento el Cordyceps sinensis en estado salvaje es de 6 años, junto a los enormes beneficios económicos que produce su explotación (como explicaremos más adelante), entenderás por qué este recurso natural ha sido sobre explotado y llegado a catalogarse como especie en peligro de extinción por las autoridades chinas.

En este contexto se explica igualmente por qué la mayor parte del Cordyceps comercializado en todo el mundo proviene de un cultivo programado. La metodología a seguir para lograrlo llega de un cultivo medio sólido y medio líquido:

  • En el primero de los casos, se puede emplear un sustrato de cereal o de haba de soja, si bien el predominante en China (el país de su cultivo por excelencia) es la fermentación en estado líquido. Consiste en la formulación de un medio líquido estéril en el que entran en juego la totalidad de los ingredientes que necesita para su rápido crecimiento.
  • En el segundo método, empleado básicamente en Japón y Estados Unidos, se lleva a cabo la fermentación en estado sólido. El continente del micelio en este caso pueden ser bolsas de plástico o frascos de cristal que utilizan como sustrato, casi siempre, un cereal esterilizado en grano, que suele ser el arroz, pero también el trigo o el centeno.

Un viaje a los orígenes de su uso preventivo y terapéutico

Originariamente y, durante una serie de siglos, el hongo tibetano ha sido una sustancia imprescindible en la botica de la medicina tradicional china, como remedio de elección para el tratamiento de problemas de salud respiratorios, hepáticos, cardíacos y renales.

No obstante y, más allá de sus indiscutibles aptitudes curativas, se venía usando como un contundente argumento con el que poder explicar la asombrosa longevidad característica de la población china, así como su mejor tolerancia al cansancio y el mayor rendimiento de sus trabajos físicos.

A mayor abundamiento, las fuentes del saber filosófico chino han divulgado históricamente que Yasra Gumba se comporta como un factor de equilibrio entre cuerpo y alma, otorgándole capacidades para la recuperación de la armonía entre los órganos del cuerpo, que gozan de plena aceptación por parte de su saber médico.

También durante siglos, la toma de Cordyceps fue considerada un privilegio reservado para las clases elitistas, hasta que, la llegada de los años 80 del siglo pasado, constituyera el punto de inflexión para que se convirtiera en un potente foco de atención para la comunidad científica internacional.

Cultivo Cordyceps

Algunas curiosidades sobre el ‘tesoro tibetano’

Sus muchas bondades medicinales han logrado que desde todos los rincones de planeta se ponga foco en un humilde hongo parásito elevado a la categoría de joya medicinal. Por esa razón, hemos creído conveniente contarte algunas curiosidades sobre él.

¿Por qué se habla de Cordyceps como el ‘tesoro tibetano’?

Porque Cordyceps sinensis es uno de los remedios naturales más populares pertenecientes a la medicina tradicional asiática. En virtud de lo recogido en el volumen “Los silvestres hongos comestibles-Perspectiva global de su uso e importancia en la población”, editado por la FAO, el que nos ocupa es un hongo que se “come” solo y exclusivamente por sus beneficios para la salud.

Quédate con la idea de que es un recurso de excepcional valor tanto por sus propiedades medicinales como por los impresionantes beneficios económicos que reporta a sus recolectores.

¿Sabías que vale más que su peso en oro?

Llegan a ser tan apreciadas las cualidades de Cordyceps que se tiene constancia de que es un medicamento con un valor tan alto que vale más que su peso en oro. Es más, puede llegar a triplicarlo.

Algunas fuentes consultadas hablan de que un solo ejemplar puede costar en torno a dos euros en un mercado local y que su valor puede multiplicarse por cuarenta en mercados especializados.

El resultado de un proceso biológico cautivador

En Asia, se le conoce como “insecto de invierno, hierba de verano”, un nombre que se relaciona con su desarrollo y fructificación.

Así, en verano las esporas del hongo invaden las orugas de multitud de especies de polilla común en los pastos de las elevadas mesetas del Himalaya, a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar.

Durante el invierno, las larvas que portan el hongo se entierran en el suelo con el fin de hibernar, al mismo tiempo que su micelio va invadiendo su cuerpo.

La llegada de la primavera trae consigo la reactivación del micelio de hongo, que comienza a fructificar, dando lugar a una forma cilíndrica y alargada que se abre paso entre los pastos con el objetivo de recibir la luz del sol. 4 centímetros de longitud, es lo que puede alcanzar cada ejemplar de Yarcha Gumba.

Muchos nombres para un solo ‘Cordyceps sinensis’

A pesar de que su nombre científico sea Cordyceps sinensis, lo cierto es que este particular hongo, recibe muy variadas denominaciones. De esta forma, puedes escuchar hablar de él de muchas maneras, pero,  ¡todas se refieren al mismo!

  • Sus nombres locales: Yasra gumba, Yarcha gumba
  • Sus nombres comunes en Nepal: Jeera jhar, Jeevan buti, Keeda ghass, Chyou kira, Sanjeevani bhooti
  • Su nombre común en China: Dong Chong xi cao
  • Sus nombres comunes en Japón; Tocheikasa o TochuKaso
  • Su nombre en inglés: Caterpillar fungus

En este sentido cabe matizar que, aunque en el lenguaje cotidiano Cordyceps sinensis y yartsagumbu se consideren conceptos equivalentes, si nos ceñimos a tu significado técnicamente puro, son dos cosas distintas.

Por yartsagumbu se entendería el resultado de la relación parasitaria entre el insecto Hepialus armoricanus (polilla del Himalaya) y el Cordyceps sinensis, lo que justifica que sea un término algo más complejo que la simple denominación del hongo del Tibet.

¿Qué papel juegan los ‘jaks’ en su historia?

Las propiedades energizantes del Cordyceps se relacionan con el pastoreo del Tibet. Cuenta la leyenda que, la llegada de la primera y los primeros deshielos, permitían a los pastores subir con su ganado a las zonas elevadas de las montañas, con vistas a que pudieran alimentarse de la hierba fresca, así como de la considerada “hierba marrón” que se identificó posteriormente como Cordyceps sinensis.

Tras su ingestión, los pastores tomaron nota de que sus yaks, ovejas y cabras, se hacían más fuertes y robustos. Es más, parecía que su comportamiento era similar al de las épocas de celo. De esta forma, los primeros usos medicinales de este hongo se relacionaron con la mejora de la capacidad reproductiva y de la vitalidad del ganado.

Descubre las primeras menciones de sus propiedades medicinales

De entre las 400 especies aproximadas que se conocen, la variedad sinensis una de las más apreciadas y con mayores usos en la medicina tradicional.

Como hongo tradicional, encontramos las primeras referencias en la dinastía Qing en China. Concretamente, estaríamos hablando del tratado Ben-Cao-Cong-Xin, traducido como “Nueva Compilación de Materia Médica”, en el siglo XVIII.

En Occidente, debemos su primera referencia al jesuita e historiador francés Du Halde, quien experimentó en primera persona sus efectos vigorizantes y quiso contarlos al mundo.

Estudios sobre Cordyceps

Más de 2.000 artículos científicos avalan sus propiedades

Si algo puede decirse de Cordyceps es que se trata de un hongo medicinal de lo más estudiado. Sirva como ejemplo el dato de que, desde la década de los 80, han sido más de 2.000 los artículos científicos que se han escrito al respecto.

Un alto porcentaje de ellos ha servido para determinar sus propiedades a nivel renal, genitourinario, hepático, inmunitario, respiratorio y energético.

¿Para qué sirve ‘Yarcha gumba’?

El recurso al Cordyceps se ha usado masivamente en la medicina tradicional tibetana y china durante siglos. Ello no significa que la sociedad occidental haya permanecido ajena a sus bondades y, de hecho, la industria farmacéutica multinacional se ha valido de sus contactos para integrarla entre sus materias primas más selectas. En esta línea, constituye la base de ciertos fármacos con alto valor terapéutico, como algunos de los destinados a combatir el cáncer o el SIDA, por ejemplo.

Pero, ¿de dónde procede el increíble poder terapéutico de un ser vivo tan singular? Pues, partiendo de la base de que el listado de sus componentes farmacológicamente activos está todavía por cerrarse, queremos hacer mención a los dos componentes que se han catalogado como constituyentes activos del micelio del hongo: la cordicepina y el ácido cordicéptico.

La cordicepina se extraía antiguamente de la variedad militaris y a día de hoy se sintetiza a nivel industrial con vistas a satisfacer la creciente demanda del mercado.

Su principal componente sería una sustancia que se conoce a nivel químico como 3-desoxiadenosina, que posee una serie de mecanismos que le permiten actuar, en ocasiones de forma determinante, en diversos procesos químicos que se relacionan con la inflamación, la metástasis tumoral, la agregación plaquetaria en la coagulación de la sangre, la señalización celular, la apoptosis o muerte celular, etc.

Pese a que en principio desarrolla los mecanismos de acción propios de un antibiótico natural, sus efectos se extienden a un catálogo de funciones orgánicas de lo más extenso.

Estos son sus principales propiedades para la salud

  • Ejerce una acción antiviral, de modo específico contra el virus responsable de causar el SIDA
  • Modula el sistema inmunitario, al mismo tiempo que estimula la producción de interferón (antiviral natural) y de citocinas (sustancias mediadoras)
  • Estimula la función cardíaca y la ventilación pulmonar, haciendo que la respiración resulte más eficiente
  • Regula los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre, logrando reducir los del LDL o “colesterol malo”
  • Protege las funciones hepática y renal
  • Frena la síntesis de las proteínas llamadas quinasas, que intervienen en la respuesta a las señales químicas y físicas recibidas por las células
  • Actúa sobre el sistema nervioso central, con marcada tendencia antidepresiva y antiestrés, siendo considerado un adaptógeno
  • Disminuye la presión arterial
  • Incrementa la resistencia a la astenia y la fatiga
  • Ayuda a combatir  los molestos zumbidos recurrentes en los oídos, que reciben el nombre de tinnitus
  • Estimula la libido y mejora la fertilidad
  • Es un eficaz remedio contra la anemia
  • Pudiera ser un agente antimetástasisen ciertos cánceres, pero todavía no hay ensayos del todo concluyentes, estando la investigación en ciernes

Descubre mucho más sobre los beneficios que el Cordyceps puede aportar a tu organismo y el rol que juega en el deporte, en el completo post que hemos confeccionado al respecto. Pincha en el enlace para leerlo.

Usos de Cordyceps

¿Cuál es su perfil bioquímico?

El conglomerado de atributos del que hace gala Cordyceps, solo puede proceder de un elenco de principios activos sustanciales en su composición química.

¡Toma nota de los principales!

  • Cordicepina (0,28 %)
  • D-manitol o ácido cordicéptico (8 %)
  • Enzima antioxidante superóxido dismutasa
  • Vitaminas B1, B2 y E
  • Betacaroteno (precursor de la vitamina A)
  • Ergosterol (precursor de la vitamina D)
  • Macrominerales y oligoelementos como zinc, manganeso, selenio, cromo, fósforo y potasio
  • Polisacáridos funcionales como betaglucanos (excelentes potenciadores de la inmunidad), galactomananos (fibra soluble destinada a retrasar la absorción de glucosa y colesterol) y proteoglicanos (moduladores de las señales que se generan en la comunicación entre la célula y su medio)

Especial relevancia cabe atribuir a la conocida en siglas como SOD, enzima antioxidante superóxido dismutasa, que despliega dos acciones paralelas:

  • Obstaculizar la degradación de los lípidos integradores de las vainas de mielina de las neuronas
  • Inhibir la actividad de la monoaminoxidasa, la enzima responsable de enmascarar ciertos neurotransmisores, con participación clave en el funcionamiento del sistema nervioso, como la serotonina.

En coherencia con ellas, esta enzima constituye un arma para combatir el deterioro de las funciones neurológicas y a favor del estado de ánimo.

¿Se le conocen efectos secundarios?

Lo primero que te interesa saber, a estos efectos es que, el grado de tolerancia de Cordyceps por parte del organismo es bastante elevado, por lo que no existe un registro significativo de efectos secundarios, siempre que se lleve a cabo una suplementación rutinaria en la dieta.

Además, en el caso de que se diera una incidencia, no pasarían de ser síntomas leves que incluyen diarrea, náuseas y sequedad de boca, que suelen remitir en un plazo breve de tiempo.

¿Y contraindicaciones?

Otra cosa sería el tema de las contraindicaciones. Así, por ejemplo, si estás sujeto a tratamientos a base de sustancias psicotrópicas, broncodilatadoras o anticoagulantes o tomas serotonina, tienes que consultar con tu médico sobre la conveniencia de su ingesta, antes del comienzo de la suplementación con Cordyceps.

Por otra parte, existen indicios de que su principio activo más relevante, la cordicepina, pudiera interferir en tratamientos con fármacos antitrombóticos, por los que en el caso de tomarlos, deberías evitar el consumo de suplementos del hongo tibetano.

Algo parecido ocurre en el ámbito de las defensas orgánicas, dado que interviene en el funcionamiento del sistema inmunitario de un modo notable, por lo que su suplementación está desaconsejada en casos de administración de fármacos inmunosupresores.

¿Estás embarazada o en período de lactancia? Entonces también deberías mantenerte alejada de su consumo, toda vez que es lo que la prudencia aconseja, al no poder garantizar la inocuidad del suplemento. Lo mismo puede aplicarse a los menores de 12 años.

¿Cómo tomar las cápsulas de este hongo parásito tibetano?

El sistema habitual para que puedas beneficiarte del repertorio de propiedades de Cordyceps es bajo la forma de suplemento dietético del extracto de su micelio.

La cantidad diaria recomendada parece estar en torno a 1,5 g al día del mencionado extracto de micelio.

Prueba a tomar una cápsula junto a cada una de las tres comidas principales (para evitar tener el estómago vacío), con medio vaso de agua. En ciertas presentaciones, que contienen la sustancia activa cordicepina, se ha establecido una medida de 120 miligramos diarios para una persona adulta de 70 kg de peso.

Te mostramos las combinaciones que mejor funcionan

El Cordyceps, ya lo venimos diciendo, despliega un interesante abanico de propiedades beneficiosas para el organismo pero, ¿qué nos dices de utilizarlo en combinación sinérgica con otras sustancias?

¡Apunta las mejores combinaciones!

  • Con Reishi y ginseng. Tan pronto sepas que en el mundo de los remedios naturales se les ha bautizado como “el trío imperial”, tomarás conciencia de su potencia sinérgica en cuando a capacidad desintoxicante, que está presente en los tres a gran escala.
  • Con Ginkgo biloba. No encontrarás mejor aliado para desplegar junto al Cordyceps su efecto ralentizador del envejecimiento celular. Además, ambos dotan de una sólida permeabilidad a la membrana celular, lo que resulta capital para la prevención de las enfermedades degenerativas.
  • Con astrágalo. El que también se denomina tragacanto y Cordyceps, forman una combinación sobresaliente para el tratamiento de las enfermedades renales.
  • Con miel de flores de acacia. Combina el Cordyceps (preferentemente de cultivo ecológico), con miel de flores de acacia, para enfocarlo a la recuperación energética en situaciones de desgaste.

Tesoro tibetano, hongo parasitario o Viagra del Tibet. Da igual como quieras llamar al Cordyceps sinensis, lo importante es que te beneficies de una joya natural a la que cada día se le atribuyen mayores propiedades terapéuticas, ¡y por fin a un precio asequible!

Referencias bibliográficas y estudios:

    Valoración Cordyceps

    Refuerzo Sistema Inmune - 100%

    Aumento de Líbido - 100%

    Efectividad - 100%

    Combinaciones - 99%

    100%

    Evaluación HSN: 5 /5
    Content Protection by DMCA.com
    Te puede interesar
    Reishi contra el cansancio
    Reishi – El Elixir de la Larga Vida

    El hongo Reishi Ganoderma lucidum es un tipo comestible de hongo medicinal que ha sido …

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Te gusta nuestro HSNBlog?
    HSN Newsletter
    Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

    Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


    Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad