Lesión de Tríada, el gran temor para el futbolista

Lesión de Tríada, el gran temor para el futbolista

La lesión de tríada reúne tres de las lesiones más duras para el futbolista, al estar ligadas a la rodilla. En el presente artículo te cuento cómo se produce, los tratamientos para la recuperación y cómo puedes prevenirla. ¡Da siempre el máximo sobre el césped y olvídate de las lesiones!

¿Qué es la lesión de Tríada?

La lesión conocida como tríada es un conjunto de 3 lesiones que se producen en cadena en la articulación de la rodilla con un mecanismo lesional común. Más concretamente, la tríada de rodilla o Tríada de O’Donoghue, congrega las siguientes lesiones:

  • Rotura del Ligamento Cruzado Anterior (LCA)
  • Del Ligamento Lateral Interno (LLI).
  • Del Menisco Interno.

Rodilla articulación clave fútbol

¿Es la rodilla del futbolista la articulación clave?

Como ya comentamos en anteriores artículos, la rodilla es una de las articulaciones más complejas y, a su vez, más expuestas de nuestro cuerpo, por lo que en ocasiones, como ocurre con la lesión de la tríada, un mismo mecanismo lesional termina dañando diferentes estructuras que actúan de forma sinérgica en la articulación.

¿Cómo se produce la tríada?

El mecanismo de lesión de la tríada es similar al de la rotura del ligamento cruzado anterior. Como ya comentamos en el artículo referente a esta lesión, debemos diferenciar el mecanismo con contacto del mecanismo sin contacto (que suele ser el más habitual).

El mecanismo lesional más habitual en esta lesión se produce cuando existe una rotación interna de la rodilla mientras esta se encuentra en una posición de valgo que produce una torsión excesiva en la articulación, estando el pie fijo en el suelo, lo que genera una tracción excesiva en el ligamento imposible de soportar para éste, por lo que termina rompiéndose en su afán por estabilizar el movimiento.

Además, esa rotura del ligamento y esa torsión excesiva terminan también rasgando el ligamento lateral interno, permitiendo que el fémur se desplace sobre la cabeza proximal de la tibia y se produzca un pinzamiento que “pellizca” el menisco interno hasta romperlo.

¿Cómo se produce la lesión de tríada?

¿Qué riesgo de lesión de tríada tienen los jugadores profesionales?

La peor lesión para el futbolista

Siempre que hablamos de lesiones de rodilla sabemos que la recuperación suele ser larga debido a la gran implicación que tiene esta articulación en un deporte como el fútbol. Por norma general, se suele hablar de la rotura del ligamento cruzado anterior como la lesión más temida, ya que se produce en un porcentaje mucho mayor que la tríada, pero será esta última mucho peor que la rotura del LCA.

Si bien es cierto que a nivel de recuperación los plazos de una tríada y de un ligamento cruzado anterior son similares, ya que las otras dos lesiones extra tienen unos plazos de recuperación generalmente inferiores a los del LCA, la tríada tendrá otras repercusiones en la articulación de la rodilla.

Una vez recuperado el futbolista de la tríada, no será únicamente el cruzado anterior el que deba preocuparle y donde deberá centrar su trabajo de prevención, sino que, además, tendrá otras dos estructuras dentro de la rodilla que han sido recuperadas o intervenidas quirúrgicamente, mientras que en la rotura del LCA el resto de estructuras están intactas.

Por todo ello el trabajo de prevención de rodilla tras la tríada debe ser aún más exhaustivo y llevada a cabo a conciencia, ya que una rodilla mal recuperada puede derivar en recaídas e incluso obligar al jugador a retirarse del fútbol profesional.

Tratamiento de recuperación

El tratamiento para la recuperación de la tríada será muy similar al que se lleva a cabo tras una reconstrucción aislada del ligamento cruzado anterior, ya que los plazos biológicos de consolidación del injerto que reemplazará al ligamento cruzado anterior serán mayores que los de cicatrización de la sutura del menisco o de la recuperación del ligamento lateral interno.

Proceso de recuperación de lesión de Tríada

Trabajo en solitario durante un largo período por parte del futbolista.

Tras una fase de inmovilización en la que se realizará trabajo alternativo con el fin de perder el mínimo tono muscular posible, se empezará a ganar movilidad poco a poco con trabajo de fisioterapia. A su vez, se realizarán ejercicios de fuerza isométrica (sin acortamiento-estiramiento de las fibras), de movilidad articular de todas las articulaciones no afectadas y trabajo aeróbico sin impacto ni movilidad de la rodilla (por ejemplo, trabajo de remo con las piernas estiradas).

Una vez se gane movilidad, comenzará el trabajo de fuerza concéntrica y excéntrica, así como ejercicio aeróbico con movilidad de la rodilla, como la bicicleta, marcha y subida/bajada de escaleras. El trabajo de estabilidad articular será vital a lo largo de toda la recuperación.

El siguiente paso será comenzar a trotar y a tocar balón de forma individual y sin oposición, así como realizar trabajo de fuerza más específico y con un mayor nivel de exigencia. Además, se realizarán ejercicios de coordinación, aumentando la intensidad y dificultad de los mismos de forma progresiva.

Por último, comenzaremos los trabajos específicos en campo con golpeos largos, trabajo de cambios de dirección y ejercicios con oposición. Realizaremos trabajos de pliometría y velocidad de reacción, y el jugador podrá empezar a participar en tareas con grupo sin oposición.

Cuando el cuerpo médico lo considere oportuno, el jugador podrá ir incorporándose de forma progresiva a los entrenamientos, siempre con la supervisión de todo el equipo al cargo de su readaptación.

Intervención quirúrgica de la tríada

Como ya hemos comentado, la triada no es una lesión en si misma, sino un conjunto de lesiones de diferentes estructuras, por lo que trataremos cada estructura por separado:

  • Ligamento Cruzado Anterior: este ligamento, una vez roto, no se cura o regenera por sí mismo, por lo que, por norma general, su tratamiento será quirúrgico. La intervención consiste en colocar un injerto del propio paciente (generalmente del tendón rotuliano) que reemplace al ligamento roto. Esta intervención se realiza mediante artroscopia y pequeñas incisiones.
  • Menisco Interno: este diferente al del ligamento cruzado anterior, ya que, si bien coinciden en que ninguno se regenera por sí mismo, no será posible reemplazar el menisco roto por uno nuevo ni por un injerto que haga sus funciones. Sin embargo, la buena noticia es que, en muchas ocasiones, si la rotura ha sido limpia y según el tamaño de la porción desprendida, es posible suturar la porción rota de nuevo al menisco. En caso de que no sea posible, la intervención consistirá en retirar los trozos de menisco desprendidos para que no bloqueen la articulación causando nuevos problemas.
  • Ligamento Lateral Interno: en la mayoría de los casos, la lesión de este ligamento dentro de la tríada suele ser de desgarro parcial, aunque es posible que se rompa por completo. El tratamiento suele ser conservador, siendo raras las ocasiones en las que se interviene quirúrgicamente.

Complicaciones de la lesión

Toda lesión es susceptible de complicarse si no llevamos a cabo una correcta recuperación y una exhaustiva readaptación posterior, por lo que, una lesión grave como la tríada, sin duda, podrá acarrear muchas complicaciones si la recuperación no es la adecuada y está supervisada por un equipo multidisciplinar de profesionales.

Prevención lesión Tríada en Fútbol

Al dañarse varias estructuras, como ya hemos comentado, las posibilidades de complicaciones aumentan, ya que hay varios focos que controlar al mismo tiempo.

Por un lado, como cualquier intervención quirúrgica, tanto la reconstrucción del ligamento cruzado anterior como la sutura del menisco corren el peligro de infectarse, aunque con un correcto cuidado no tendría que ocurrir.

Por otro lado, tendremos que centrarnos en dos aspectos primordiales:

  • No tratar de adelantar plazos. Para correr, primero debemos aprender a andar. Si tratamos de realizar actividades para las que nuestra rodilla no está preparada, es muy posible que alguna de las estructuras que estamos tratando de recuperar vuelvan a dañarse.
  • Constancia: la recuperación de una tríada es una carrera de fondo, por lo que debemos realizar un trabajo exhaustivo y concienzudo todos los días, siguiendo en todo momento la programación de nuestro fisioterapeuta y nuestro readaptador.

Prevención de la lesión de la tríada

Pasará por tener una buena estabilidad de rodilla, así como un correcto funcionamiento de todas sus estructuras, ya que una cadena será tan fuerte como su eslabón más débil.

Por tanto, debemos prestar mucha atención a los trabajos de estabilidad articular, tanto de forma aislada en gimnasio como con movimientos específicos del deporte en el campo.

Además, debemos asegurarnos de que la coordinación intermuscular de todos los músculos que intervienen en la estabilidad de esta articulación sea perfecta, ya que, una asincronía de los mismos puede llevar, por ejemplo, a ese temido valgo de rodilla que desemboca en la lesión que tratamos de evitar.

Dentro de estos músculos, debemos centrarnos en la activación del glúteo medio (ya que será la que evite ese valgo), en la coordinación entre isquiosurales y cuádriceps así como en la coordinación entre aductores y abductores.

Fuentes Bibliográficas consultadas:

Contenidos que no debes dejar de leer:

Valoración Lesión de Tríada en Fútbol

Cómo se produce - 100%

Tratamientos - 100%

Intervención Quirúrgica - 100%

Prevención de la lesión - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Sobre Carlos Gallardo
Carlos Gallardo
Además de ejercer como readaptador de cantera del Rayo Vallecano de Madrid, es un apasionado de la divulgación científica. De esta forma busca acercar las nuevas técnicas de recuperación y trabajo a través de textos especializados en HSN Blog.
Te puede interesar
Qué es el descanso en fútbol
Descanso y Fútbol: Beneficios para optimizar el rendimiento

¿Es el descanso del futbolista el estar en casa tras los entrenamientos y partidos? ¿Cómo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *