Suplementos para Combatir la Fatiga Crónica Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Página Principal / Suplementos / Bienestar / Suplementos para Combatir la Fatiga Crónica
Suplementos para Combatir la Fatiga Crónica

Suplementos para Combatir la Fatiga Crónica

El síndrome de fatiga crónica es un trastorno caracterizado por una fatiga extrema que no se atribuye a ninguna enfermedad. Esta fatiga puede empeorar con la actividad física o mental, pero no mejora a pesar de realizar un descanso

Síndrome de Fatiga Crónica

Causas

No se ha identificado una única etiología para explicar el desarrollo del síndrome de fatiga crónica (SFC).

Es probable que múltiples factores promuevan su desarrollo

Varios estudios sugieren que la causa puede ser tener deficiencias nutricionales, incluyendo: vitamina B, vitamina C, magnesio, zinc, L-triptófano, L-carnitina, coenzima Q10 y ácidos grasos esenciales.

Cualquiera de estos nutrientes podría estar en deficiencia en pacientes que sufren el síndrome de fatiga crónica, algo que se asocia al proceso de la enfermedad más que a dietas inadecuadas.

Cansancio debido al Síndrome de Fatiga Crónica

Se puede considerar una buena estrategia ingerir suplementos como los mencionados anteriormente para combatir esta patología

Es probable que estas deficiencias no solo contribuyan a las manifestaciones clínicas del síndrome, sino que también pueden ser perjudiciales para el proceso de curación

Síntomas

El síndrome de fatiga crónica es uno de los trastornos más molestos:

Te encuentras cansado con cualquier tipo de tarea o acción, pero ninguna cantidad de descanso puede ayudar

Síntomas Síndrome de Fatiga Crónica

Generalmente, no hay ninguna prueba anómala de sangre u otros biomarcadores, por lo que el diagnóstico no es fácil de recibir a primera vista.

Aunque en los últimos tiempos está algo más clara la relación entre la microbiota y las respuestas psicológicas al estrés, lo cierto es que cualquier evidencia que la apoye debe ser tenida en cuenta ante la poca ciencia cierta que existe al respecto.

Entre los síntomas, los trastornos gastrointestinales son algunos de los más comúnmente reportados por quienes lo padecen

Vitaminas y Minerales para el Tratamiento del Síndrome de Fatiga Crónica

Ácido fólico

Se ha visto que en pacientes con el síndrome de fatiga crónica existe una deficiencia en ácido fólico. El folato sérico está muy relacionado con el nivel de folato del líquido cefalorraquídeo.

Aunque el cerebro mantiene niveles adecuados de folato durante más tiempo que la mayoría de los tejidos, un nivel crónico bajo de ácido fólico sérico y, por lo tanto, un nivel crónicamente bajo de ácido fólico en el líquido cefalorraquídeo puede ser una base razonable para sospechar que el folato cerebral podría disminuir en el síndrome de fatiga crónica, causando un deterioro en la función cerebral.

La fatiga y la depresión, muy comunes cuando se da el síndrome de fatiga crónica, también son consecuencias de la deficiencia de folato

Además, varios estudios experimentales encontraron que la suplementación con folato es efectiva para mejorar el estado de ánimo en personas con deficiencia de folato.

Comprar Ácido Fólico de HSNessentials
Ácido Fólico
Fórmula Vegetariana. 800mcg por cápsula. Ideal para épocas de altos requerimientos (embarazo, lactanacia). Cuida la salud del corazón, y promueve la de piel, cabello y uñas.
COMPRAR

Hay estudios en los que no se han logrado obtener beneficios con la suplementación de folato, pero puede ser debido a que la dosis que se suministró era pequeña y el estudio duró poco tiempo (una semana), ya que en otro estudio se observó que con dosis más altas de folato se mejoraba el estado de fatiga y esto se observó a los dos o tres meses de empezar el tratamiento.

Por lo tanto, si la suplementación con ácido fólico es eficaz en el síndrome de fatiga crónica, es posible que se deban prescribir dosis altas por un período de tiempo más largo

Vitamina B12

Como en el caso del ácido fólico, la fatiga y la depresión son características comunes del síndrome de fatiga crónica, lo que sugiere que una nutrición inadecuada o deficiente de vitamina B12 podría contribuir al cuadro clínico en un conjunto de pacientes.

Comprar Vitamina B12 de HSNessentials
Vitamina B12 (Cianocobalamina)
Promueve la energía y ofrece soporte para el sistema nervioso. Ideal para mantenerse activo cada día.
COMPRAR

Similar a lo que ocurre con el ácido fólico, parece ser que dosis consideradas adecuadas para corregir una deficiencia de vitamina B12, puede que no sean suficientes para tratar el síndrome de fatiga crónica, ya que con dosis altas sí que se han encontrado estudios que mejoran este síndrome.

Además, la vitamina B12 parece tener importantes propiedades analgésicas.

Otras vitaminas B

Otras vitaminas B para las que se han encontrado evidencias para tratar el síndrome de fatiga crónica son riboflavina, tiamina, y piridoxina. Además, también existe evidencia de que la suplementación con nicotinamida adenina dinucleótido (NADH), puede ser beneficiosa

Comprar Vitamina B Complex de HSNessentials
Vitamina B Complex
Todas las Vitaminas del Grupo B. Intervienen en el metabolismo energético, apoyan al sistema nervioso, fortalecen el cabello, piel y uñas... Son algunas labores de entre una infinidad de procesos dentro del organismo.
COMPRAR

Vitamina C

Se necesitan más estudios sobre la vitamina C para tratar el síndrome de fatiga crónica. Sin embargo, en un estudio se observó que con la ingesta de 1g de vitamina C tres veces al día redujo las agujetas después de un ejercicio extenuante.

Comprar Ácido Ascórbico - Vitamina C de HSNraw
Vitamina C en Polvo
En la forma de Ácido Ascórbico. Acción Antioxidante. Fomenta la absorción del hierro. Formato RAW. Sin aditivos.
COMPRAR

Pero este estudio y otros más en los que se han mejorado los síntomas de dolor, se han hecho en personas sanas, y se desconoce si los efectos analgésicos de la suplementación con ácido ascórbico se extienden a los pacientes con síndrome de fatiga crónica.

Magnesio

Las hormonas del estrés, que incluyen tanto catecolaminas como corticoides, pueden promover una reducción en los niveles de magnesio en los tejidos.

Muchos de los síntomas y hallazgos que se observan en el síndrome de fatiga crónica se parecen a los de la deficiencia de magnesio

Se han publicado varios estudios sobre la nutrición de magnesio en el síndrome de fatiga crónica. Los hallazgos han sido mixtos, aunque dos estudios publicados en revistas importantes revisadas encontraron niveles más bajos de magnesio en pacientes con síndrome de fatiga crónica.

Magnesio ayuda a reducir el síndrome de fatiga crónica

La deficiencia de magnesio parece ser común en personas que sufren el síndrome de fatiga crónica

Por ejemplo, un centro de referencia que evaluó a varios cientos de pacientes con este síndrome, observó que la mitad de sus pacientes tenían deficiencia de magnesio. Aunque la literatura es demasiado escasa para sacar conclusiones claras, muchos pacientes con síndrome de fatiga crónica que tienen deficiencia de magnesio podrían beneficiarse de la suplementación con magnesio.

Comprar Bisglicinato de Magnesio de HSNessentials
Magnesio
Bisglicinato de Magnesio. Alta biodisponibilidad. Ayuda a reducir la fatiga, mejorar la relajación, combatir el estrés y mitigar la ansiedad. Previene de calambres musculares.
COMPRAR

Además en otro estudio se ha observado que el 40 por ciento de los pacientes con síndrome de fatiga crónica muestra una mejoría después de comenzar la suplementación

Zinc

El zinc es otro mineral que a menudo se encuentra deficiente en personas con síndrome de fatiga crónica.

Comprar Zinc Quelado de HSNessentials
Zinc Quelado
Fórmula de la máxima biodisponibilidad. 25mg de Zinc por cada cápsula vegetal. Evita cualquier síntoma de deficiencia de mineral.
COMPRAR

La deficiencia de zinc puede causar inmunodepresión y producir dolor muscular y fatiga. Además, se ha observado que los cambios en los niveles extracelulares de zinc influyen en la relación tensión-contracción en el músculo.

Otros Factores Nutricionales

L-Triptófano

En varios estudios se ha observado que el L-triptófano estaba deficiente en el plasma del 80% de un grupo de pacientes con síndrome de fatiga crónica, un porcentaje mayor que todos los demás aminoácidos analizados.

El triptófano es el precursor de la serotonina, un neurotransmisor relacionado con el estado de ánimo. Por ejemplo, una dieta baja en triptófano puede causar una recaída en las personas que se están recuperando de una depresión, y las concentraciones bajas de triptófano pueden aumentar cuando la depresión remite.

Comprar L-Triptófano de HSNessentials
l-triptófano
Aminoácido precursor de la serotonina. Fomenta el estado de ánimo positivo.
COMPRAR

La suplementación con triptófano, por lo general, proporciona un grado leve de analgesia y puede ser efectiva para el grupo de pacientes con dolor crónico con un trastorno de transmisión serotonérgica, que está relacionado con el buen humor y la percepción del dolor

L-Carnitina

Debido a su importante papel en el metabolismo muscular, la deficiencia de carnitina puede afectar la función mitocondrial. Si es así, podría causar síntomas de fatiga generalizada junto con dolor y debilidad muscular y malestar después del esfuerzo físico.

La evidencia hasta la fecha sugiere que algunos pacientes con síndrome de fatiga crónica pueden sufrir una deficiencia de carnitina relevante

Comprar L-Carnitina L-Tartrato de HSNessentials
L-Carnitina L-Tartrato
Carnitina de máxima biodisponibilidad. Mejora el metabolismo energético. Apoyo al uso de grasa durante el ejercicio. Reduce las dolencias musculares después del ejercicio.
COMPRAR

Los ensayos clínicos de L-carnitina por vía oral, que utilizan hasta 1 g de tres a cuatro veces al día, han mostrado resultados mixtos. Esto puede ser debido a que se ha observado que sólo un tercio de los pacientes con síndrome de fatiga crónica responden a la carnitina.

De los que responden, algunos mejoran tan significativamente que, incluso si inicialmente estaban completamente discapacitados, vuelven al funcionamiento normal y se mantienen bien si continúan tomando el suplemento. Desafortunadamente, los niveles séricos basales de L-carnitina no pudieron predecir quién respondería.

Los pacientes con síndrome de fatiga crónica también tienen niveles bajos de carnitina en las células mononucleares, por lo que posiblemente la carnitina de células mononucleares demostrará ser un mejor predictor de la respuesta de la carnitina. Y, seis gramos diarios pueden ser una dosis más efectiva

Coenzima Q10

Dado que la Coenzima Q10 facilita la respiración celular, y debido a que los médicos creen que tiene un valor terapéutico, durante mucho tiempo se ha prescrito a pacientes con síndrome de fatiga crónica.

Comprar Q10 de HSNessentials
Coenzima Q10
200mg de Coenzima Q10 (Ubiquinona) por cada cápsula. Protege el Corazón. Propiedades Antioxidantes. Interviene en la producción de energía celular. Apto para Veganos/Vegetarianos.
COMPRAR

Ácidos Grasos Esenciales

Los niveles bajos de ácidos grasos esenciales parece ser común en el síndrome de fatiga crónica. Se ha observado que este hallazgo se debe a anomalías en el metabolismo de los ácidos grasos esenciales.

En un estudio se encontraron cambios en la proporción de metabolitos de ácidos grasos esenciales, y esto sucede como una respuesta fisiológica normal al estrés excesivo o prolongado. Y se observó que estos cambios en los metabolitos de ácidos grasos, a su vez, podrían causar disfunciones del sistema nervioso inmunológico, endocrino y simpático que se observan en el síndrome de fatiga crónica.

Es muy posible que la suplementación con ácidos grasos esenciales pueda mejorar las anomalías en sangre encontradas en el síndrome de fatiga crónica. Por lo tanto, se sugiere que la suplementación con ácidos grasos esenciales puede ser efectiva para el tratamiento del síndrome de fatiga crónica.

Comprar Ultra Omega 3
Ultra Omega 3
Ácidos Grasos Esenciales Omega-3: 35% EPA y 25% DHA por dosis. Con Vitamina E Natural. Acción antiinflamatoria y apoyo cognitivo.
COMPRAR

En otro estudio, se observó que los síntomas individuales, incluyendo fatiga, dolores y depresión, mostraron una mejoría significativamente mayor en el grupo que ingirió un suplemento de ácido graso que en el grupo al que se le suministró placebo. Además, solo en el grupo tratado, los niveles plasmáticos de ácidos grasos esenciales aumentaron a niveles normales

Conclusiones

Cualquiera de los nutrientes mencionados anteriormente podría ser deficiente en pacientes con síndrome de fatiga crónica, un hallazgo que parece deberse principalmente al proceso de la enfermedad en lugar de a dietas inadecuadas.

Se ha observado además que se necesitan dosis más altas que las recomendadas al día para notar mejorías en el síndrome de fatiga crónica.

Agotamiento y Fatiga

Es probable que las deficiencias no solo contribuyan a las manifestaciones clínicas del síndrome de fatiga crónica, sino que también son perjudiciales para los procesos de curación

Por lo tanto, cuando sea posible, deben identificarse mediante pruebas objetivas y se deben realizar pruebas repetidas después de la iniciación del tratamiento para observar la evolución.

Además, debido a la escasez de efectos secundarios y que se han observado beneficios con los suplementos nutricionales mencionados en este artículo, parece una buena estrategia complementar el tratamiento de los pacientes que sufren el síndrome de fatiga crónica con estos nutrientes.

Se necesita más investigación en esta área. Mientras tanto, se puede confiar en los datos actuales para diseñar el mejor programa posible de nutrición terapéutica para estos pacientes

Fuentes Bibliográficas

  1. Reynolds, E. H. (1979). Interrelationships between the neurology of folate and vitamin B12 deficiency. Folic Acid in Neurology, Psychiatry, and Internal Medicine.
  2. Heseker, H., Kubler, W., Pudel, V., Westenhoffer, J. (1992). Psychological disorders as early symptoms of a mild-to-moderate vitamin deficiency. Ann N Y Acad Sci.
  3. Kaslow, J. E., Rucker, L., Onishi, R. (1989). Liver extract- folic acid-cyanocobalamin vs placebo for chronic fatigue syndrome. Arch Intern Med.
  4. Botez, M., I,, Botez, T., Léveillé, J., et al. (1979). Neuropsy- chological correlates of folic acid deficiency: facts and hypotheses. Folic Acid in Neurology, Psychiatry, and Internal Medicine.
  5. Goodman, K. I., Salt WB 2nd. (1990). Vitamin B12 deficiency. Important new concepts in recognition. Postgrad Med.
  6. Heap, L. C., Peters, T. J., Wessely, S. (1999). Vitamin B status in patients with chronic fatigue syndrome. J R Soc Med.
  7. Howard, J. M., Davies, S., Hunnisett, A. (1992). Magnesium and chronic fatigue syndrome. Letter. Lancet.
  8. Grant, J. E., Veldee, M. S., Buchwald, D. (1996). Analysis of dietary intake and selected nutrient concentrations in patients with chronic fatigue syndrome. J Am Diet Assoc.
  9. Kaminski, M., Boal, R. (1992). An effect of ascorbic acid on delayed-onset muscle soreness. Pain.
  10. Seelig, M. (1996). Presentation to the 37th Annual Meeting, American College of Nutrition, October 13.
  11. Hinds, G., Bell, N. P., McMaster, D., McCluskey, D. R. (1994). Normal red cell magnesium concentrations and magnesium loading tests in patients with chronic fatigue syndrome. Ann Clin Biochem.
  12. Cox, I. M., Campbell, M. J., Dowson, D. (1991). Red blood cell magnesium and chronic fatigue syndrome. Lancet.
  13. Odeh, M. (1992). The role of zinc in acquired immunodeficiency syndrome. J Intern Med.
  14. Krotkiewski, M., Gudmundsson, M., Backstrom, P., Mandroukas, K. (1982). Zinc and muscle strength and endurance. Acta Physiol Scand.
  15. Delgado, P. L., Charney, D. S., Price, L. H., et al. (1990). Serotonin function and the mechanism of antidepressant action. Reversal of antidepressant-induced remission by rapid depletion of plasma tryptophan. Arch Gen Psychiatry.
  16. Coppen, A., Wood, K. (1978). Tryptophan and depressive illness. Psychol Med.
  17. Kuratsune, H., Yamaguti, K., Takahashi, M., et al. (1994). Acylcarnitine deficiency in chronic fatigue syndrome. Clin Infect Dis.
  18. Plioplys, A. V., Plioplys, S. (1995). Serum levels of carnitine in chronic fatigue syndrome: clinical correlates. Neuropsychobiology.
  19. Plioplys, A. V., Plioplys, S. (1997). Amantadine and L- carnitine treatment of chronic fatigue syndrome. Neuropsychobiology.
  20. Grau, J. M., Casademont, J., Pedrol, E., et al. (1992). Chronic fatigue syndrome: studies on skeletal muscle. Clin Neuropathol.
  21. Famularo, G., De Simone, C. (1995). A new era for carnitine? Immunol Today.
  22. Lapp, C. W. (1992). Chronic fatigue syndrome is a real disease. North Carolina Family Physician.
  23. Behan, P. O., Behan, W. M., Horrobin, D. (1990). Effect of high doses of essential fatty acids on the postviral fatigue syndrome. Acta Neurol Scand.

Entradas Relacionadas

Te puede interesar
Suplementos que ayudan a controlar el hambre

Índice1 Pastillas para quitar hambre y ansiedad2 Picolinato de Cromo3 Aceite de Pescado4 Mango Africano5 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad