Gases y dolor durante el entrenamiento. Causas y soluciones. Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Página Principal / Deportes / Fitness / Gases y dolor durante el entrenamiento – Causas y soluciones
Gases y dolor durante el entrenamiento – Causas y soluciones

Gases y dolor durante el entrenamiento – Causas y soluciones

La mayoría de problemas del aparato digestivo relacionados con el ejercicio se relacionan directamente con la intensidad del mismo: si la intensidad es baja o moderada, el vaciamiento gástrico se puede ver beneficiado, al igual que el tránsito intestinal; pero si la intensidad es elevada, puede ocurrir todo lo contrario.

Aunque es poco frecuente, aproximadamente un 15% de los deportistas, y especialmente los atletas de resistencia; pueden presentar reflujo del contenido gástrico al esófago durante el ejercicio. El reflujo del contenido gástrico se da a partir de una intensidad de trabajo del 80% VO2máx, de manera aproximada.

Los efectos fisiológicos agudos que se dan a partir de esta intensidad provocan un aumento exponencial de la acidosis originada por metabolitos como hidrogeniones (H+), hipoxantina o lactato. Esta alteración del equilibrio ácido-base (descenso del pH) puede provocar una alteración neuromuscular de los dos tercios inferiores del esófago (acalasia).

esfinter

En condiciones normales, la presión en el esfínter esofágico interior es superior a la gástrica, y durante el ejercicio la acalasia modifica (invierte) esta normalidad.

Aunque no es fácil demostrar que la aerofagia o la ingesta de líquidos/alimentos se relacionan directamente con ella, es cierto que la actividad adrenal en la que nos encontramos durante el ejercicio de alta intensidad, provoca un enlentecimiento del peristaltismo y del vaciamiento gástrico. De esta forma aumenta el riesgo de reflujo y síntomas como dolor en la parte inferior del esternón o eructos.

Otros factores

Aparte de la propia carga del ejercicio (intensidad, volumen, frecuencia, densidad…) también deben considerarse otros factores como la modalidad de ejercicio, la postura que se adopta, o incluso la ingesta de (ciertos) alimentos en los momentos cercanos al entrenamiento: pre- e intra-entrenamiento).
  • Modalidad del ejercicio: la carrera ha demostrado ser uno de los ejercicios que más reflujo induce, mientras que la bicicleta estática es mucho más segura en este sentido, probablemente, a la menor vibración mecánica del cuerpo. Sin embargo, los que realizan pesas pueden referir incluso mayores episodios de reflujo que los propios corredores, especialmente en sesiones donde se realicen determinados ejercicios; aspecto este que se relaciona directamente con los puntos siguientes.
  • Posición del ejercicio: analizando distintas posiciones (erguidos, con inclinación y sentados), la mayoría de los practicantes de ejercicio padecen reflujo en los ejercicios con inclinaciones hacia delante, los cuales comprimen el abdomen y aumentan la presión intra-abdominal.

La hipótesis en la que se apoya este descubrimiento es que debe haber un aumento en la presión del esfínter esofágico inferior como respuesta de protección a un incremento en la presión intraabdominal.

Esto ocurre en ejercicios como la elevación de piernas desde posición supina (los típicos “abdominales inferiores” que muchos realizan), o el peso muerto, en el que la inclinación del tronco + maniobra de Valsalva para proteger la zona lumbar y mantener constante el gradiente de presión entre el esógafo y el estómago, puede generar cierto reflujo.
 inclinacion-tronco

Alimentos

Algunos alimentos han demostrado también provocar acalasia, por lo que se debe evitarlos antes de la práctica de ejercicio físico. Grasas, féculas, fibras, chocolate (de manera específica), excesiva ingesta de proteínas por su estructura nitrogenada, alcohol, bebidas carbonatadas, e incluso determinados tipos de carbohidratos (amilopectina) son algunos de ellos.

Si vamos un paso más allá, ciertos ingredientes presentes en pre-entrenamientos o suplementos para la pérdida de grasa como la cafeína y/o teína, pueden irritar la mucosa del esófago y favorecer estos síntomas tan desagradables.

El ayuno o una comida liviana que favorezca un vaciamiento gástrico efectivo antes de una sesión de ejercicios disminuye la probabilidad de reflujos (volúmenes elevados de comida predisponen al reflujo de igual manera que el contenido de la comida); al igual que, durante el entrenamiento, las ciclodextrinas y /o las mezclas de CH de baja osmolaridad y baja concentración(<60-80 g CH/L bebida).

comparativa-ayuno-postprandial

La recuperación de la normalidad

En casos agudos de molestias de reflujo gastroesofágico, el ejercicio de moderada a baja intensidad (< 70% del VO2 máx.) ha demostrado favorecer la función digestiva y el tránsito intestinal, por lo que andar o dar un pequeño paseo tras haber realizado el ejercicio de alta intensidad sería una solución de cara a no mantener esa acidez el resto del día.

Igualmente, las respiraciones diafragmáticas profundas, llevando el aire hasta el abdomen, facilitará el retorno a las condiciones normales, ya que el trabajo de los músculos respiratorios se ha relacionado positivamente con la aclaración y restablecimiento metabólico.

diafragma

Fuentes Bibliográficas:

Enlaces Relacionados con la temática:

La mayoría de problemas del aparato digestivo relacionados con el ejercicio se relacionan directamente con la intensidad del mismo: si la intensidad es baja o moderada, el vaciamiento gástrico se puede ver beneficiado, al igual que el tránsito intestinal; pero si la intensidad es elevada, puede ocurrir todo lo contrario. Los efectos fisiológicos agudos que se dan a partir de esta intensidad provocan un aumento exponencial de la acidosis originada por metabolitos como hidrogeniones (H+), hipoxantina o lactato. Esta alteración del equilibrio ácido-base (descenso del pH) puede provocar una alteración neuromuscular de los dos tercios inferiores del esófago (acalasia). En…
Valoración Gases durante el entreno

Gases en los deportistas - 100%

Tipo de ejercicio - 100%

Posición - 99%

Alimentos consumidos - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Te puede interesar
perder peso caminando por la montaña
Perder peso caminando por la montaña

¿Se consigue perder peso caminando por la montaña mas que a nivel del mar? Índice1. …

Un comentario
  1. Buen artículo,

    Esto, como todo, supongo que no se deberá generalizar, he tomado y conozco mucha gente que ingiere amilopectina intra entreno, cafeína pre entrenamiento y no he/han tenido problemas de este tipo. Al igual que la ingesta de proteína pre entreno, incluso intra y tampoco han aparecido problemas de esta índole.

    Gracias por el aporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad