Intolerancia a la Lactosa: ¡Mejórala con Enzimas de Lactasa!

Intolerancia a la Lactosa: ¡Mejórala con Enzimas de Lactasa!

En este post vamos a hablar de la lactosa, una molécula que a muchas personas «se les atraganta» debido a que presentan una cierta intolerancia.

¿Qué es la lactosa?

La lactosa es un disacárido, la unión de dos monosacáridos (galactosa+glucosa) mediante un enlace glucosídico β-1,4, es decir, es un azúcar presente únicamente en la leche de los mamíferos y, de forma excepcional, en cantidades reducidas en plantas exóticas que no forman parte del entorno de las sociedades desarrolladas. Por lo que:

La lactosa es el azúcar de la leche.

Estructura molecular lactosa

Estructura química de la galactosa y la glucosa.

¿Cuál es su función?

La lactosa, por sí misma no tiene una función, es simplemente un componente de la leche naturalmente producida por los mamíferos lactantes.

Una vez se absorben sus monosacáridos, sí cumplen funciones:

  • Glucosa: Principalmente función energética, y reguladora de forma secundaria.
  • Galactosa: Función energética y plástica.

La galactosa es un sustrato básico necesario para la biosíntesis de varias moléculas en el organismo. Es un constituyente importante de:

  • Polisacáridos complejos, que son parte de los glucoconjugados de las células.
  • Elementos clave de los determinantes inmunológicos.
  • Hormonas.
  • Estructuras de la membrana celular.
  • Lectinas endógenas.
  • Otras glucoproteínas.
  • Galactolípidos, elementos estructurales importantes del sistema nervioso central.

Flynn (2016).

Podríamos decir que las funciones de la lactosa son las atribuidas a la galactosa, ya que la glucosa se encuentra ampliamente presente en numerosos alimentos hidrocarbonados disponibles en las dietas habituales de todo el mundo.

¿Cómo se digiere la lactosa?

La lactosa es un disacárido, estas estructuras no tienen capacidad de cruzar las barreras de nuestro intestino, para ello tienen que simplificarse en los monosacáridos que lo componen, en este caso glucosa+galactosa, y necesitamos algo que rompa el enlace glucosídico para liberarlo.

La responsable es la lactasa (β-galactosidasa).

Representación gráfica de la hidrólisis y absorción intestinal de la lactosa

Representación gráfica de la hidrólisis y absorción intestinal de la lactosa.

La lactasa se expresa en las microvellosidades del cepillo intestinal, especialmente en la parte central del yeyuno, en un complejo lactasa-floricina hidrolasa, que además puede hidrolizar otros carbohidratos de la dieta.

Tanto la glucosa como la galactosa se absorben por el mismo tipo de (co-)transportadores dependientes de sodio, los SGLT-1. Puedes leer más al respecto aquí.

Una vez absorbidos pasan a la sangre donde ya se pueden emplear para las funciones anteriormente descritas.

¿Por qué la intolerancia a la lactosa?

La lactosa presenta una característica diferenciadora:

Cuando nacemos, somos capaces de digerirla completa y perfectamente (salvo casos de alactasia congénita), ya que la leche materna, que contiene lactosa, es nuestro principal sustento nutricional.

Una vez superamos el periodo de lactancia la capacidad de digerir la lactosa tiende a disminuir significativamente en muchas personas (con mayor o menor prevalencia en función de la localización geográfica).

Fenotipos intolerancia a la lactosa

Fenotipos de (in-)tolerancia a la lactosa.

Una persona que no tolera bien el consumo de lactosa tiene intolerancia a la lactosa.

¿Qué hacer si soy intolerante?

Cuidar tu alimentación y mantener un estilo de vida saludable.

La intolerancia a la lactosa no es una condición grave, ni requiere de una preocupación excesiva.

Puede condicionar levemente tu estilo de vida al impedirte o limitarte el consumo de alimentos lácteos (especialmente en comidas sociales), pero todo es adaptable y tienes complementos alimenticios de lactasa que te ayudarán a hacer frente a estos momentos puntuales.

¿Cuáles son los alimentos que contienen lactosa?

AlimentoContenido de lactosa (g por 100g)
Leche de vaca4,7
Lecha de cabra4,6
Leche humana7,2
MantequillaTrazas
Nata2,0 – 3,2
Queso (mayoría)Trazas
Queso Cottage1,4
Yogur3,2 – 4,8

Williams (2003).

Alimentos con lactosa

Alimentos con lactosa.

¿Qué alimentos no puedo comer si soy intolerante?

Todos salvo los lácteos.

Incluso podrías llegar a consumir lácteos, en función del grado de hipolactasia que presentes, como hemos visto, normalmente cantidades de hasta 5g de lactosa (el equivalente a 100ml de leche o aproximadamente un yogurt) son toleradas por intolerantes leves-moderados a la lactosa.

El resto de alimentos que no son leche o derivados, pueden ser consumidos sin interferencias negativas con la condición.

¿Cómo puedo saber si soy intolerante a la lactosa?

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

La mayoría de los síntomas de la intolerancia a la lactosa se limitan al plano digestivo, entre los que destacan:

SíntomaFrecuencia
Dolor abdominal100%
Distensión intestinal100%
Sonidos intestinales100%
Flatulencias100%
Diarrea70%
Estreñimiento30%
Nauseas78%
Vómitos78%

Aun así, también existen síntomas sistémicos asociados al consumo de lactosa en intolerantes, de patogénesis desconocida:

SíntomaFrecuencia
Dolor de cabeza86%
Pérdida de la concentración82%
Fatiga63%
Dolor muscular71%
Dolor / Rigidez articular71%
Úlceras bucales30%
Aumento de la frecuencia urinaria<20%

Existen principalmente 4 pruebas clínicas para detectar la intolerancia a la lactosa.

Sí, voy a responder a tu pregunta:

No, los síntomas tras el consumo de leche no son un método fiable para determinar la intolerancia a la lactosa, ya que hay múltiples factores que pueden llevar a estos síntomas que no son debidos a la lactosa per se.

Método 1 – Test de Tolerancia a la lactosa

Se caracteriza por ser un método antiguo, poco específico y sensible, con mucha posibilidad de falsos positivos y negativos.

Consistía en administrar 50g de lactosa, y tras 30 minutos hacer una punción capilar para medir la glucemia (concentración de glucosa en la sangre), que debería hacer aumentado 20mg/100mL respecto a la concentración previa al consumo de lactosa.

Ni qué decir tiene que esto es como matar moscas a cañonazos, a pesar de su bajo precio y amplia disponibilidad es un test completamente obsoleto que ya no se utiliza en la práctica clínica.

Método 2 – Test Hidrógeno Espirado

Se caracteriza por ser el gold-standard, es decir, la prueba que actualmente más fiabilidad y validez tiene.

Es moderadamente posible que presente falsos positivos y negativos.

Como la lactosa que no se digiere llega hasta el colon donde fermenta, genera gases, especialmente hidrógeno; parte de este metano se elimina por vía respiratoria (otra parte es la fuente de las flatulencias).

Se mide varias veces la cantidad de hidrógeno espirado tras el consumo de lactosa, se describe una curva y si esta aumenta significativamente es un signo de intolerancia a la lactosa.

Test Intolerancia mediante Hidrógeno

Curva de Hidrógeno negativa (izquierda) y positiva (derecha) a la intolerancia a la lactosa.

Es un test de diagnóstico fiable, poco invasivo y bastante accesible (barato). Mis dieses.

Método 3 – Test Genético

Por sí mismo es poco útil, pero resulta un complemento excelente para determinar la causa (primaria/secundaria) de hipolactasia.

Una hipolactasia secundaria puede ocurrir por SIBO, enfermedad de Crohn, Rotavirus y otras infecciones, consumo de ciertos antibióticos, etc. Si se corrige esta causa, normalmente retorna la capacidad de digerir la lactosa, es una “intolerancia falsa”.

Cuando la hipolactasia es primaria (“real”) ciertos genes presentan una gran especificidad para el diagnóstico de la intolerancia. La intolerancia a la lactosa viene “programada de fábrica”, si portas los alelos C/C (genotipo salvaje) del SNP C/T-13910 (rs4988235), te ha tocado sufrir intolerancia a la lactosa.

Test Genético

Configuración genotípica de 2 SNPs del gen LCT con fenotipo de persistencia y no persistencia de lactasa.

Los genotipos mutantes C/T y T/T son fenotipos de persistencia de la actividad de la lactasa, y toleran bien la lactosa.

cromosomas

SNPs más importantes que codifican la actividad de la lactasa en la región 2q.21-22 LCT.

En función de la etnia se deben valorar otros polimorfismos que son más específicos, el citado anteriormente es el condificante de la actividad de la población caucásica.

Tiene problemas: es más caro, y la disponibilidad es menor, aunque el diagnóstico genético cada vez está más extendido no contamos con herramientas ampliamente distribuidas para determinar el genotipo, especialmente de los SNPs de otras etnias no caucásicas.

Método 4 – Medición de la actividad lactásica en el cepillo intestinal

No me voy a extender porque casi no se usa en clínica, es más bien aplicable a investigación.

Consiste en hacer una biopsia intestinal para extraer un trozo de enterocito y evaluar directamente la actividad de la lactasa que expresa.

Tiene muchos problemas: Es invasivo, doloroso, caro y la expresión de la lactasa no es uniforme en el intestino, por lo que es fácil sobre-/infra-valorar la actividad de la lactasa.

¿Qué pasa si tomo leche y soy intolerante a la lactosa?

Aun así, la mayoría de los sujetos intolerantes a la lactosa pueden emplear pequeñas cantidades (en torno a 5g = 100ml de leche) sin efectos adversos significativos, ya que la intolerancia a la lactosa se caracteriza por un déficit de la enzima lactasa (hipolactasia), no por una ausencia total de la misma (alactasia).

síntomas intolerancia a la lactosa

Dolor de estómago por tomar leche en una persona intolerante a la lactosa.

¿Qué es la leche sin lactosa?

La leche sin lactosa, en España, es normalmente leche estándar a la que se añade Lactasa.

Leche sin lactosa

Si bien existen leches legítimas sin lactosa, son escasas y mucho más caras.

Esto ocurre porque no existe una normativa que regule las declaraciones de “contenido reducido en lactosa” / “sin lactosa”, por lo que las empresas regulan los umbrales para utilizar estas denominaciones según su propio interés.

La AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria, y Nutrición) ha establecido unos umbrales de determinación provisionales para las denominaciones relativas al contenido en lactosa de los alimentos:

  • Productos alimenticios “Sin lactosa”: son aquellos que acrediten ausencia de lactosa siguiendo las analíticas más sensibles al estado actual de la ciencia. Es decir, inferior al 0,01% de lactosa.
  • Productos alimenticios “Bajo contenido en lactosa”: son aquellos con contenidos en lactosa residual medible y que se sitúan generalmente por debajo del 1%

Sin embargo, esto es una propuesta, previa a la elaboración de un anteproyecto de ley que pueda establecer una directiva por emisión del comité Europeo.

Es decir, estas recomendaciones no son vinculantes ni de cumplimiento obligatorio en ningún caso.

Intolerancia, indigestión, malabsorción

Estos 3 términos están relacionados y se emplean de forma indistinta, incorrectamente.

Todo el desarrollo de este cuadro pseudopatogénico comienza con la misma condición:

La hipolactasia, cualquier deficiencia de la enzima lactasa.

Esto se desarrolla por la no-persistencia de la lactasa, una condición genética considerada como configuración salvaje “wild-type”, ya que la mayoría de individuos presentan una actividad reducida de la lactasa en la membrana apical del yeyuno después de cesar la lactancia.

En una minoría de humanos, la alta actividad lactásica se mantiene durante toda la adultez (fenotipo de persistencia a la lactasa, genotipo mutante).

Esta condición de deficiencia de la enzima que hidroliza (rompe) la lactosa lleva a indigestión de la lactosa, que es la digestión ineficiente de éste azúcar por deficiencias en la actividad de la lactasa.

La indigestión de la lactosa lleva a la malabsorción de la lactosa, ya que la lactosa no puede ser absorbida en la forma indigerida (Glucosa+Galactosa) unidas.

Esto lleva al desarrollo de intolerancia a la lactosa, que es la condición asociada a los síntomas gastrointestinales debidos a la malabsorción de la lactosa por fermentación bacteriana del azúcar en el colon (al final del trayecto intestinal).

Metabolismo intestinal de la lactosa en un sujeto con intolerancia.

Metabolismo intestinal de la lactosa en un sujeto con intolerancia.

¿Cuál es el tratamiento de la intolerancia a la lactosa?

No existe una cura para la intolerancia a la lactosa, el único tratamiento eficaz al 100% es evitar los lácteos.

Otras estrategias posibles, propuestas como útiles son:

  • Emplear lactasa como complemento alimenticio junto a la ingesta de lactosa.
  • Emplear probióticos del género Bificobacterium y Lactobacillus, ya que determinadas cepas tienen actividad lactásica y si colonizan el intestino podrían inducir cierta actividad endógena.

Cepas

Actividad lactásica de diferentes cepas de bacterias.

Este es el motivo por el que muchas veces escucharás que el Yogur no tiene lactosa.

No, sí la tiene, lo que ocurre es que gracias a la adición de fermentos lácticos para su desarrollo, presenta una actividad lactásica propia, derivada de los microorganismos que contiene, que contribuye a la digestión de su lactosa.

yogur sin lactosa

Por eso los lácteos fermentados se consideran de buena tolerancia por intolerantes a este azúcar.

¿Qué función tiene la lactasa?

La lactasa cumple la función de catalizar (asistir) el proceso de hidrólisis del lazo glicosídico que une las moléculas de glucosa y galactosa.

Como la lactosa no digerida no puede ser absorbida en las paredes intestinales, la deficiencia (hipo-) o ausencia (a-) de lactasa produce los clásicos síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Administrar lactasa de forma exógena (mediante medicamentos o complementos alimenticios) es una forma excelente de asistir la (en muchas ocasiones) limitada actividad lactásica endógena.

¿Dónde está la lactasa?

La lactasa es una enzima localizada en las microvellosidades intestinales del intestino delgado, especialmente en la región yeyunal.

Intestino delgado y lactasa

Ahí es donde la mayoría de la lactosa se digiere y absorbe, previniendo su llegada hasta el colon, donde produce los síntomas.

La lactasa se localiza en el complejo lactasa-floricina hidrolasa en el borde del cepillo intestinal, localizado en la membrana apical (la que está en contacto con la luz intestinal) de los enterocitos (células intestinales)

Producirla naturalmente

No se puede.

La actividad de la lactasa está codificada por tu configuración genética propia, si presentas genotipos mutantes de los polimorfismos que determinan como va a involucionar tu actividad lactásica desde el destete no puedes generarla por ti mismo.

Puedes complementar cada ingesta de lactosa que realices con lactasa, es la estrategia más común y extendida. Muy eficaz.

Una estrategia emergente es utilizar cepas específicas de probióticos que parece que pueden colonizar el intestino y expresar actividad lactásica, dando la (falsa) percepción de aumento de la actividad propia.

Cuando los microorganismos mueran, volveremos a la condición inicial, pero el consumo crónico de fermentos bacterianos con estas características es muy prometedor.

¿Cómo aliviar los síntomas de Intolerancia a la Lactosa?

¿No te lo crees?

Pues atento, porque 19 años después (tras muchos estudios que mostraron la eficacia de la lactasa de esta procedencia) Portincasa et al., (2008) diseñaron un estudio muy interesante, utilizaron nada menos que 134 sujetos sanos con malabsorción de lactosa.

Además de medir el hidrógeno que expulsaban, usaron varios test para valorar los síntomas que presentaban después de ingerir medio litro de leche entera sin administrar lactasa; y tras administrar una dosis reducida (6750 Unidades de lactasa) y una dosis estándar (11250 Unidades de lactasa) procedente de Aspergillus Oryzae.

Gráfica 2

Relación de síntomas entre grupo que no se le administró lactasa (placebo), el que se le administró una dosis reducida (Tilactase 6750); y el que se le administró una dosis estándar (Tilactase 11250). A la izquierda “hinchazón” (Blotaing) y a la derecha “dolor abdominal” (Abdominal Pain); arriba valoraciones de los test (en el diagrama de puntos), y abajo (área bajo la curva de los reportes en el diagrama de barras). (Portincasa et al., 2008)

Los resultados fueron dramáticos…

Obviamente existía una significación (nivel de confianza) cuasi-perfecta (P <0.001) en la reducción de la producción de hidrógeno entre el grupo placebo (al que no se le dio lactasa) y el grupo experimental (al que se le dio lactasa).

Además los resultados sobre la reducción de los síntomas asociados a la malabsorción de lactosa hablan por si mismos: los sujetos mostraron reducciones de gran significación en los síntomas de hinchazón y dolor abdominal tras administrar incluso dosis reducidas de lactasa extraída de Aspergillus Oryzae

¿Cuánto tardan en desaparecer los síntomas?

En el mismo momento que se cesa el consumo de lácteos, los síntomas desaparecen, ya que las manifestaciones de malestar son agudas, si no se consume lactosa, no hay molestias.

En caso del empleo de lactasa, esta actúa aproximadamente a los 15 minutos de su ingesta, haciendo efecto hasta 1 hora – 1 hora 30 minutos después, evitando los síntomas.

Mediante el consumo de fermentos bacterianos, el tiempo requerido para ver un efecto significativo no ha sido dilucidado aún de forma clara en humanos, pero presumiblemente se requerirán en torno a 3-4 semanas de empleo de dosis efectivas de la cepa concreta que presenta actividad lactásica para que colonice el intestino.

Lactasa para aliviar síntomas de intolerancia

Sus efectos disminuyen paulatinamente hasta desparecer si se deja de emplear.

Suplementación con Lactasa

Hay diferencias funcionales entre la lactasa endógena que sintetizamos los mamíferos y aquella que obtenemos de levaduras, hongos y bacterias como el Saccharomyces lactis, Kluyveromyces fragilis, el Aspergillus Niger o el Aspergillus Oryzae.

Los preparados comerciales de complejos enzimáticos destinados a hidrolizar la lactosa que utilizamos en los productos de la marca HSN presentan los patentados Digezyme o Tolerase. Haz click aquí para conocer más sobre el complejo Enzimático Digezyme.

¿Por qué Aspergillus Oryzae?

Porque es una gran fuente de obtención de lactasa que ha demostrado una gran eficacia

Tal como se refleja en una amplia variedad de ensayos clínicos y que no compromete las propiedades de la leche como sí hace el Saccharomyces Lactis o el Aspergillus Niger, que alteran fuertemente el dulzor del producto y requieren de la maceración de al menos 24 horas en el medio para poder hidrolizar la lactosa (DiPalma & Collins, 1989).

Estos autores utilizaron a 10 sujetos sanos que sufrían malabsorción de lactosa para ver qué cantidad de hidrógeno expulsaban (cuando se les sometía a una prueba para su medición).

En el ensayo se administró:

  • 50g de lactosa sin lactasa;
  • 250mg y 500mg de lactasa procedente de Aspergillus Oryzae.

Gráfica

Cantidad de hidrógeno expulsado por los sujetos en una prueba destinada a su medición tras una primera prueba sin administrar lactasa (B-1), una segunda prueba días después (B-2) y dos pruebas administrando 250mg de lactasa (L-250) y 500mg de lactasa (L-500) (Dipalma & Collins, 1989)

Las conclusiones eran claras: la cantidad de hidrógeno que emitían los sujetos que presentaban malabsorción a la lactosa tras la administración de 250mg lactasa procedente de Aspergillus Oryzae era significativamente menor.

Además, cuando se les administraba 500mg aún menor, ¿qué quiere decir esto?

Que la lactosa se digería mejor, la tasa de absorción aumentaba exponencialmente, disminuyendo la fermentación de los azúcares de la leche en el intestino grueso y disminuyendo todos los síntomas de malestar que generaba.

Adquiere ahora el Complejo de Enzimas Digestivas Digezyme 200mg de HSN.

¿Cómo se toman las pastillas de lactasa?

Depende la fuente de la cual se obtenga.

De forma general, se deben seguir las indicaciones del modo de empleo recomendado recogido en el etiquetado del producto:

ficha nutricional de lactasa de hsn essentials

Actualmente prácticamente todos los complementos alimenticios de lactasa comercializados ejercen un efecto agudo (de duración aproximada de 1h) y no requieren maceración previa en el medio (leche o derivados).

Por ello, Lactasa 500mg de HSN debe emplearse 15 minutos antes de la comida que contiene lactosa, y debe volver a utilizarse en caso de realizar otra comida aunque sea a las pocas horas el mismo día.

Proteínas para la digestión de la lactosa

Todas las virtudes de esta enzima las encontrarás en productos de procedencia láctea como:

Conclusiones

La lactosa es el azúcar de la leche y derivados.

La leche, como cualquier otros alimento, no es obligatoria (salvo en la lactancia, donde también hay sustitutivos), aunque constituye un alimento completo y de alto interés nutricional.

Perderse las propiedades de los lácteos por misticismo o “porque somos la única especie de mamíferos que sigue tomando leche después de la lactancia” es reflejo de auténtica ignorancia.

Si somos así es porque hemos evolucionado y nos adaptamos a la exposición ambiental, incluido el consumo de lácteos después de la lactancia.

Si eres intolerante a la lactosa puedes complementar tus ingestas con lactasa, aunque sería preferible que lo dejaras para momentos puntuales y en general evitaras los lácteos a partir de cantidades que te generen molestias.

Tolerancia, intolerancia y expresión mixta en sujetos intolerantes

Tolerancia, intolerancia y expresión mixta en sujetos intolerantes y en dosis únicas o divididas.

Referencias bibliográficas

  1. Corgneau, M., Scher, J., Ritie-Pertusa, L., Le, D. t. l., Petit, J., Nikolova, Y., … Gaiani, C. (2017). Recent advances on lactose intolerance: Tolerance thresholds and currently available answers. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 57(15), 3344–3356.
  2. Fassio, F., Facioni, M. S., & Guagnini, F. (2018). Lactose maldigestion, malabsorption, and intolerance: a comprehensive review with a focus on current management and future perspectives. Nutrients, 10(11).
  3. Flynn, A. (2016). Nutrition and Health: Galactosemia. In Reference Module in Food Science.
  4. Ghoshal, U. C. (2016). Overview of hydrogen breath tests in gastroenterology practice. In Evaluation of Gastrointestinal Motility and its Disorders (pp. 87–94).
  5. Szilagyi, A., & Ishayek, N. (2018). Lactose intolerance, dairy avoidance, and treatment options. Nutrients, 10(12).
  6. Ugidos-Rodríguez, S., Matallana-González, M. C., & Sánchez-Mata, M. C. (2018). Lactose malabsorption and intolerance: a review. Food and Function, 9(8), 4056–4068.
  7. Williams, C. A. (2003). Encyclopedia of food sciences and nutrition. In B. Caballero (Ed.), Encyclopedia of Food Sciences and Nutrition (Second Edition, pp. 2843–2846).

Entradas Relacionadas

  • ¿Es malo beber leche? Te dejamos nuestra opinión en este enlace.
  • Si quieres conocer la Importancia de las Enzimas Digestivas te recomendamos que visites este artículo.
Valoración ¿Cómo Mejorar la Intolerancia a la Lactosa?

Qué es - 100%

Alimentos - 100%

Síntomas intolerancia - 100%

Suplemento de Lactasa - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Sobre Alfredo Valdés
Alfredo Valdés
Especialista en entrenamiento en fisiopatología metabólica y en los efectos biomoleculares de la alimentación y el ejercicio físico, te introducirá con sus artículos en el complejo mundo de la nutrición deportiva y clínica, de forma sencilla y desde una perspectiva crítica.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *