Mejora al máximo tu sistema inmunológico con el Protocolo Autoinmune

Mejora al máximo tu sistema inmunológico con el Protocolo Autoinmune

El protocolo autoinmune o en sus siglas AIP en ingles (AUTOIMMUNE PROTOCOL) es una variante del estilo Paleo y está enfocado en sanar el sistema inmune y la mucosa intestinal, enfocando su trabajo en reducir la inflamación de los intestinos y del cuerpo.

Como ya comenté en mi último post «Tengo Diabetes tipo 1, ¿y ahora qué?» que sufría una enfermedad autoinmune, ya que la Diabetes es el resultado de una autoinmunidad donde el sistema inmunológico está atacando el páncreas, lo que hace que cada vez se genere menos insulina.

Pero esta es una de las muchas enfermedades autoinmunes que existen y que afectan a millones de personas y en la mayoría de los casos sin conocimiento profundo sobre las causas o tratamientos.

Las enfermedades autoinmunes

Existen más de 80 enfermedades autoinmunes identificadas, algunas son crónicas y sus síntomas duran toda la vida: celiaquía, artritis reumatoide, alopecia areata, eccema, endometriosis, ovario poliquístico, psoriasis, lupus, vitiligo, diabetes mellitus tipo 1 …

Lo que últimamente se ha visto, en los estudios más recientes, es que hay una relación entre la inflamación de los intestinos y las enfermedades autoinmunes, y parece ser que que evitando la inflamación puede ser de gran ayuda para mejorar los síntomas de la enfermedad e incluso llevarla a remisión.

La inflamación a menudo es causada por un problema de fondo con la permeabilidad intestinal (o “intestino permeable”). Cuando una persona tiene un intestino permeable, (irritación en el revestimiento del tubo digestivo) hace que las uniones estrechas en la barrera intestinal permitan que las moléculas no deseadas (alimentos, toxinas, bacterias) entren en el torrente sanguíneo.

Al entrar en el torrente sanguíneo esta molécula es atacada por nuestro sistema inmunológico y curiosamente (se tiene que tener una predisposición genética para esto) esa molécula se parece mucho a la estructura molecular de alguna célula de nuestro propio organismo, y a la vez que se ataca a dicha molécula se ataca también al propio tejido que contiene las células de similar estructura.

Es decir, el cuerpo realiza un «auto ataque» a los tejidos propios, pero este ataque se suele producir durante meses o años en silencio hasta que se desarrolla la enfermedad autoinmune por completo, por ejemplo en el caso de mi diabetes hasta que el páncreas tiene sólo un 10-20% de células beta vivas que son las productoras de la insulina.

Señales de que podrías estar sufriendo de alguna enfermedad autoinmune

1. El médico ha dicho que tu enfermedad es “incurable” o es “crónica”.
2. Los síntomas incluyen inflamación de alguna manera, ya sea en articulaciones, colon, nervios o los folículos del cabello.
3. Los síntomas empeoran con el tiempo.
4. Tienes un antecedentes familiares de la enfermedad, además de condiciones, síntomas, síndromes y enfermedades inexplicables.
5. El azúcar, el estrés o las hormonas hacen que tus síntomas empeoren.
6. Estás en una depresión, desesperanza, ansiedad, problemas de memoria o con el sueño.
7. Tienes síndrome metabólico o resistencia a la pérdida de peso.
8. Sufres muchas infecciones, problemas digestivos, alergias o has sido diagnosticado con algún tipo de “síndrome”, (premenstrual, disfórico premenstrual, SII, de ovario poliquístico, de fatiga crónica, etc.)

El Protocolo Autoinmune

¿Qué es el Protocolo Autoinmune?

Es una variante del estilo Paleo en el que se quitan los alimentos que pueden que causar irritación intestinal, o disbiosis intestinal donde las moléculas portadoras pasan a través de la barrera intestinal y actúan estimulando el sistema inmune, aumentan la permeabilidad intestinal.

Por tanto el Protocolo Autoinmune ayuda a sanar el sistema inmune y la mucosa intestinal. Muchas dietas de eliminación no son lo suficientemente completas y con frecuencia no eliminan los factores desencadenantes del sistema inmune que promueven la inflamación en el intestino, y este protocolo trabaja para calmar la inflamación en el intestino, y también calmar la inflamación en el cuerpo. Y aunque la enfermedad autoinmune nunca se puede curar, puede ser puesta en remisión.

Su enfoque es curar la mucosa intestinal promoviendo la inflamación mínima en el cuerpo que puede ayudar a moderar el brote de la enfermedad autoinmune, siendo manera drástica para abordar la inflamación que impulsa la enfermedad autoinmune y que tiene sus raíces en el intestino, siendo por tanto la propia dieta es un aspecto de la curación.

Sarah Ballantyne PhD (conocida como «Paleo Mom») autora del libro «The Paleo Approach» lo explica de una forma más detallada:

«La enfermedad autoinmune es causada cuando el sistema inmune pierde la capacidad de diferenciar las proteínas que pertenecen al cuerpo con proteínas que pertenecen a un invasor extraño (como una bacteria, virus o parásito). Lo que causa los síntomas de una enfermedad autoinmune es la acumulación de daños en las células, los tejidos y / u órganos del cuerpo causados ​​por el propio sistema inmunitario atacando las células. Dependiendo de que tipo de proteínas/células, es lo que separa a una enfermedad de otra….»

«La predisposición genética a la autoinmunidad representa aproximadamente un tercio de su riesgo para desarrollar una enfermedad autoinmune. Las otras dos terceras partes de su riesgo provienen de factores ambientales, que incluyen: dieta, estilo de vida, las infecciones de exposición (tanto antes y persistentes) a las toxinas, hormonas, el peso, etc. Mientras que no puedes controlar tu genética o cambiar el hecho de haber obtenido alguna enfermedad autoinmune de niño, sí tienes en este caso una inmensa cantidad de control sobre tu dieta y estilo de vida».

Mediante la eliminación de los alimentos que contribuyen a un intestino permeable, la disbiosis intestinal (los números equivocados, las cantidades relativas, o tipos de microorganismos normalmente crecen en los lugares equivocados en el intestino), el desequilibrio hormonal, y estimular la inflamación y el sistema inmune para que se estabilicen, se puede crear la oportunidad para que el cuerpo se cure.

Al abordar los factores de estilo de vida importantes y cambiar tu enfoque a comer alimentos ricos en nutrientes que apoyan la salud intestinal óptima (y la salud óptima de los microorganismos intestinales), que restauran los niveles de nutrientes importantes y proporcionan todos los elementos básicos que el cuerpo necesita para sanar y regular adecuadamente el sistema inmune, la desinflamación ayuda a la resolución y la función de soporte de los órganos, se crea un entorno en el que el tu cuerpo es propicio para la curación.

Esto no es del todo una cura (una vez que tu cuerpo aprende a atacarse a sí mismo, nunca puede desaprender esto), pero puedes poner tu enfermedad en remisión, y a menudo de forma permanente. Dependiendo de cuánto tiempo hayas tenido tu enfermedad y qué tan agresiva sea, puede haber daño permanentemente (que podría, por ejemplo, significar, que necesitaras tomar suplementos de apoyo de órganos tales como la hormona tiroidea en el caso de la tiroiditis de Hashimoto para el resto de tu vida), pero se puede evitar que tu sistema inmune ataque a tu cuerpo y curarlo sustancialmente…

Esta dieta es adecuada para todas las personas con trastornos autoinmunes diagnosticados o con sospecha de enfermedades autoinmunes.  Si tienes una enfermedad autoinmune específica que causa la sensibilidad a ciertos alimentos, entonces estos deben ser tomados en cuenta y eliminarse.

La Disbiosis intestinal y un intestino permeable se cree que están involucrados en todas las enfermedades autoinmunes (y están presentes en todas las enfermedades autoinmunes que se han probado). La presencia de disbiosis intestinal y un intestino permeable están directamente relacionados con la dieta y el estilo de vida (los alimentos que comes, los alimentos que no comes, la cantidad de sueño que consigues y que tan estresado estás). Las recomendaciones de la dieta en un enfoque Paleo están diseñados para ayudar a sanar el intestino, para restaurar los microorganismos normales/saludables del intestino, para reducir la inflamación y para regular el sistema inmune tanto a través de la curación de los intestinos, la regulación de las hormonas y hacer frente a las carencias de micronutrientes.»

Listado de alimentos NO permitidos

  • Alimentos procesados
  • Cereales (granos) de todo tipo
  • Lácteos
  • Legumbres
  • Semillas 
  • Verduras Solanáceas
  • pan, galletas, pasteles, cualquier producto con harinas blancas
  • patatas fritas
  • masas
  • trigo, avena, cebada, centeno, arroz
  • maíz, mijo
  • gluten – hay muchos derivados de gluten escondido en comidas preparadas como sopas etc.
  • leche, mantequilla, yogur, queso, helado, nata…
  • frijoles, alubias
  • soja, cacahuete
  • lentejas, garbanzos
  • frutos secos
  • pepitas
  • especias derivadas de semillas
  • tomate
  • pimentón
  • chiles
  • pimientos picantes
  • tomatillo
  • berenjena
  • el tabaco
  • patata (a no ser que se cueza y se deje con piel en la nevera y se consuma al día siguiente así fermenta y se aprovecha el efecto prebiótico de la misma)

Más cosas:

  • huevos (la yema podría permitirse pero no la clara)
  • soja, girasol, canola, algodón, cártamo
  • ingredientes artificiales aditivos, conservantes, colorantes artificiales
  • azúcar y edulcorantes naturales o artificiales
  • cualquier bebida alcohólica
  • café
  • chocolate y cacao
  • AINES: son los analgésicos de uso común, entre los que están la aspirina, el ibuprofeno, el acetaminofeno, el naproxeno, etc.
  • las frutas desecadas y/o el consumo excesivo de fructosa. Sarah Ballantyne, Ph.D. recomienda 20 gramos de fructosa al día (de una a dos piezas de fruta aproximadamente)
  • todos los productos alimenticios elaborados/ procesados
  • alcohol
  • hierbas culinarias de semillas (mostaza, comino, cilantro, hinojo, cardamomo, alholva, alcaravea, nuez moscada, semillas de eneldo)

Listado de alimentos permitidos

  • Alimentos de origen animal
  • Verduras 
  • Frutas 
  • Carnes roja de calidad (alimentado con pasto, salvaje tanto como sea posible)
  • Aves silvestres
  • Grasas de calidad (grasas animales de pastura/pastoreo, los pescados grasos, aceite de oliva, aguacate, coco, palma).
  • Caza
  • Mariscos
  • Pescados salvajes (intentar obviar los de piscifactoría)
  • Casquería ( órganos, vísceras y subproductos de animales saludables y de pastura)
  • Caldo de huesos
  • Grasa animal para cocinar
  • Verduras de todo tipo, tanta variedad como sea posible y todo el arco iris:
  • Vegetales de hoja verde: lechuga, espinaca, acelgas, col, repollo, col rizada, etc
  • Hortalizas de colores
  • Verduras crucíferas: brócoli, repollo, col rizada, los nabos, rúcula, coliflor, coles de Bruselas, el berro, hojas de mostaza, calabaza, calabacín, etc
  • Ajo y cebolla
  • Raíces: yuca, tapioca, batata dulce, zanahoria, nabo…
  • Vegetales del mar: algas marinas como nori, kombu y wakame. (excluyendo algas como chlorella y spirulina que son estimuladores inmunes)
  • Frutas del bosque
  • Melón
  • Frutas cítricas
  • Coco y leche de coco

Más cosas:

  • Alimentos fermentados: col fermentada etc.
  • Aceite de coco, aguacate y oliva, preferiblemente exprimidos en frío y extra virgen
  • Hierbas y especias derivadas de hojas
  • Sal
  • Miel de abeja y jarabe de arce en moderación
  • Alimentos probióticos (vegetales o frutas fermentadas, kombucha, kéfir de agua y de agua de coco, kefir de leche de coco, yogur de leche de coco, suplementos probioticos)
  • Alimentos ricos en glicina (cualquier cosa con el tejido conectivo, las articulaciones o la piel, la carne de órganos, y el caldo de huesos)
  • Té de hierbas, te verde y té negro
  • Vinagres: Vinagre de manzana, vinagre de coco, vinagre de vino tinto, balsámico (que no tenga azúcar añadido)
  • Hierbas: todas las hierbas frescas como el estragón albahaca, tomillo, menta, orégano, romero, jengibre, cúrcuma, canela, flores comestibles.

Notas

  • Sobre los edulcorantes: uso ocasional y disperso de la miel y jarabe de arce (1 cucharadita/día) una vez a la semana para mejores resultados.
  • Puedes mejorar la ingesta de importantes minerales con el consumo de sal rosa del Himalaya o sal céltica.
  • Los productos orgánicos cultivados localmente pueden hacer una gran diferencia (tanto en términos de micronutrientes y en términos de los probióticos).
  • Es muy útil beber mucha agua entre las comidas
  • Las frutas y verduras pueden ser consumidas crudas o cocidas.
  • Si estás reaccionando a ciertos almidones en los alimentos, puede ser un signo de que los alimentos con alto contenido de FODMAPs deban ser eliminados de tu dieta.
  • Las frutas desecadas tienen un alto contenido de azúcar y debe reservarse para ocasiones especiales debido a su posible impacto sobre la glucemia.
  • La gran mayoría de la gente será capaz de regular los niveles de azúcar en la sangre lo suficiente, sin limitar o cortar las frutas con carga glucémica baja o moderada
  • En caso de que no experimentes una mejora dramática en 3-4 meses, entonces puedes hacerte unos estudios para encontrar si tienes intolerancia a la fructosa o la histamina o sensibilidad de salicilato.

¿Cuánto tiempo hacerlo?

Cada persona tendrá sus necesidades, pues para algunos la primera fase del protocolo autoinmune paleo puede durar 4 semanas, para otros 6, 8 semanas o hasta 6 meses, dependiendo de cuándo los síntomas empiecen a desaparecer o mejorar notablemente, es decir, dependiendo de cuándo la inflamación en tu cuerpo empiece a bajar.

Tras la primera fase, que suele durar un mes habrá que ir reintroduciendo alimentos, por ejemplo empezando por las claras de huevos (en mi caso) y ver como van dicha reintroducción para cada individuo y si en 3-4 días se nota que no sientan bien quizá jamás se puedan volver a comer.

Durante la primera fase el Protocolo Autoinmune Paleo tiene que seguirse al pie de la letra, e si no es así no obtendrás lo que deseas, así que si metes en una comida un alimento de fuera de la lista deberás empezar a contar de cero.

Sé que para muchos esta dieta con tantas restricciones es inviable, dirán que es de locos, pero personalmente creo que tener una enfermedad autoinmune significa “restricción” de por vida así que merece la pena restringir por un tiempo algunos alimentos y quien sabe si así consigues redimir tu enfermedad o al menos sin tanto malestar. ¿Merece la pena, no?

Cómo ya comenté en la entrada de mi enfermedad autoinume estoy siguiendo este protocolo con algunas puntualizaciones personales como el tema de meter yemas pero no las claras, la patata cocida dejada en la nevera y avellanas con cáscara y la verdad que las sensaciones son muy buenas, tras más de dos semanas no he tenido la necesidad de usar insulina y la inflamación de mis articulaciones va remitiendo poco a poco.

En otra entrada más adelante os contaré mi experiencia con el protocolo y otro post sobre suplementos que pueden ayudar a recuperar la mucosa intestinal.

Valoración Protocolo Autoinmune

Enfermedades autoimnunes - 100%

Qué es el protocolo - 100%

Alimentos no permitidos - 100%

Cuánto tiempo hacerlo - 100%

100%

Evaluación HSN: Sin Puntuación Todavía !
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Errores a la hora de comer sano
Errores a la Hora de Empezar a Estar Sano

Hoy os voy a contar los principales errores a la hora de empezar a estar …

3 comentarios
  1. Hola a todos! muy interesante nota!
    Hace 9 meses estoy con alopecia areata (leve al principio, super extendida ahora). ¿Alguien que tenga esta enfermedad ha probado esta dieta con buenos resultados? Gracias!

  2. Es una lástima que no sea tan conocido este artículo. Es uno de los mejores artículos que leí, porque se aclaran alternativas como la de eliminar alimentos altos en FODMAPs en caso de reaccionar mal a este régimen alimenticio, por el uso de alimentos que están permitidos en este protocolo autoinmune, pero que son altos en FODMAPs. Los alimentos altos en FODMAPs son contraproducentes cuando se sufre de SII.

    Respecto a la patata, además de la opción comentada de consumirla cocida pero fría y con cáscara, por el almidón resistente, está la opción de consumir la fécula de patata. Por 100g de fécula de patata, se tienen 83g de carbohidratos, de los cuales, 6g son fibra alimentaria, 3.5g son azúcares, y el resto, que son 73.5g, son de almidón resistente. Se recomienda consumir de 2 a 4 cucharadas soperas diarias. Son el mejor alimento para los probióticos, que su mejor fuente es el chukrut, y le siguen el kéfir de leche de cabra orgánica (la cual hay que evitar si se responde mal a alimentos altos en FODMAPs, pudiendo utilizar, como se comenta en el artículo, leche de coco o agua, aunque tengan menos bacterias que usando una leche animal) y el kombucha. Los probióticos son fundamentales, y también su alimentación con el almidón resistente, como comenté.

    Y por último, me gustaría que la ciencia se enfoque en analizar bien ciertas hierbas medicinales que son inmunoestimulantes como la Uña de gato, ya que tiene efectos muy positivos en cuanto a trastornos digestivos, y que incluso se habla de su utilidad a la hora de tratar enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea, disminuyendo la inflamación, pero a su vez, se habla de que está contraindicada en enfermedades autoinmunes porque puede empeorar los síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad