¿Sabías que las azucareras son responsables de la estafa del siglo XX?

¿Sabías que las azucareras son responsables de la estafa del siglo XX?

«Empresas alimentarias a nivel mundial que luchan por mantenerse en la cima de la gloria, a cualquier nivel y caiga quien caiga».

Éste podría ser el titular de lo que, día tras día, vamos conociendo sobre determinadas potencias comerciales capaces de manipular estudios e investigaciones con el único fin de no verse perjudicadas. Si bien desde HSNStore ya os hemos hablado unas cuantas veces de que no hay que abusar de los hidratos de carbono, hoy vamos un paso allá y nos damos cuenta de lo engañados que nos han tenido desde hace décadas.

Desde luego, no estaríamos ante el primer caso donde ha quedado demostrado que una empresa ha colaborado económicamente en investigaciones, con el único propósito de no verse salpicada ni perjudicada en conclusiones científicas poco amigables. Ésta vez las azucareras son las responsables de la estafa del siglo XX.

azucar-droga

Remontándonos al año 1967

Una actual investigación publicada en la revista JAMA Internal Medicine, ha sido la encargada de sacar a la palestra la estafa científica llevada a cabo desde hace casi 50 años por empresas azucareras responsables de congratular económicamente a tres investigadores norteamericanos de la Universidad de Harvard a cambio de sus intereses.

Lo que las azucareras perseguían era muy sencillo, por una cantidad económica de 6.500 dólares de la época (equivalente a unos 49.000 euros actuales), se aseguraron la publicación de un informe más que favorable sobre los auténticos enemigos de las enfermedades cardiovasculares: las grasas saturadas.
Un informe donde se excluía de manera incondicional el papel dañino que ejercen los azúcares en este tipo de problemas, un papel comprado pero más que eficiente y sobre todo cuando es publicado en una de las revistas más prestigiosas del momento, la New England Journal of Medicine.

Hablamos de una época en EEUU donde la tasa de mortalidad, sobre todo masculina, se disparó a cifras estratosféricas debido a los problemas coronarios existentes, una época en que todo lo publicado al respecto era «palabra de dios«.

refrescos-azucar

Como consecuencia a estas elevadas tasas, se dispararon las investigaciones que relacionaban factores nutricionales con problemas coronarios y aquí fue donde las empresas azucareras vieron su oportunidad.

En el informe encargado y llevado a cabo por los tres especialistas de Harvard: Mark Hegsted, Robert McGand y Fredrick Stare, se concluyó que únicamente los niveles de colesterol relacionados con las grasas eran los causantes de los problemas coronarios, encubriendo totalmente el papel directo que jugaban los azúcares ante estos problemas. Conclusiones que se recibieron como base de recomendación dietética por parte de las instituciones públicas, ante una población con una tasa demasiado alta en problemas cardiovasculares.

Recordamos que estamos en unos años en que a pesar de que la Fundación de Investigación del Azúcar (SRF) financiara económicamente la investigación para proteger sus intereses, los investigadores que la llevaron a cabo no estaban en obligación de desvelar este dato, ya que no fue hasta los 80 cuando se hizo obligatorio mencionar los aportes o donaciones externas.

azucar-efectos

Las pruebas encontradas

Después de casi 50 años, el caso ha salido a la luz de mano de tres investigadores de la Universidad de California (San Francisco) que han sido los encargados de localizar 27 documentos de correspondencia entre Mark Hegsted y la dirección de la fundación azucarera, junto con 317 cartas más de uno de los miembros del comité científico.

Se establece incluso que fue la propia empresa de Investigación Azucarera quien proporcionó a los científicos los artículos que sugerían que fueran incluidos en la investigación y, además, durante el desarrollo del informe las azucareras incluso contaron con distintos borradores del mismo.

Pruebas irrefutables que ponen de manifiesto la veracidad de las acusaciones y cómo el vicepresidente de la fundación azucarera, Dickson, vio la oportunidad perfecta para favorecer sus intereses contrarrestando y silenciando las críticas que acaecían en diversos estudios sobre su bien más preciado, el azúcar.

«Somos conscientes de su interés y lo cubriremos lo mejor que podamos», respuesta del investigador Mark Hegsted a la petición interesada del vicepresidente, seguramente os quedáis patidifusos al leer esta respuesta tal y como se ha quedado un servidor…

azucar-perjudicial

En qué lugar quedan las investigaciones científicas

Un caso que se remonta al año 1967 pero que ha vuelto para recobrar más actualidad que nunca desenmascarando el poder de la industria alimentaria incluso para manipular conclusiones científicas. Una noticia que ha dado la vuelta al mundo y que a gran parte de la población le hace plantearse la credibilidad de la comunidad científica.

Una época en la que cada día aparecen más noticias similares que ponen *en jaque* la veracidad de las publicaciones científicas y el poder sobrenatural de las grandes empresas capaces de «comprar el mundo» únicamente por sus intereses.

¿Hasta qué punto vivimos engañados?

En los últimos años el azúcar ha vuelto a recobrar su papel perjudicial en todos los estudios sobre enfermedades coronarias y ha sido considerado por la OMS como uno de los factores de riesgo principales

Fuentes

Entradas Relacionadas

Content Protection by DMCA.com
Sobre David Diaz Gil
David Diaz Gil
En cada uno de sus geniales artículos, está depositada la esencia de la experiencia además del rigor científico, como así acreditan a David Díaz Gil.
Te puede interesar
Perlas de Omega 3
¿Conoces el Bulo del Omega 3? La Prueba de que Difamar es Gratis

En la “Era de la Tecnología” y del Big Data no hay información que se …

Un comentario
  1. alberto carnevale

    El problema verdadero no es el colesterol, el cual no es el bueno ni el malo, los dos son buenos y necesarios para el ser humano. El verdadero problema lo ocasionan los azúcares refinados que son los que dañan el edotelio, el cual lo mal arregla el colesterol dado que no es su función; el mismo se arregla como corresponde con vitamina c, prolina, lisina y glicina para que no se adieran las lipoproteinas ldl de baja densidad. Es como si un coche agarra un gran pozo y rompe un amortiguador, ¿quién tiene la culpa, el pozo que no fue reparado adecuadamente o el auto? El 80% del colesterol lo fabrica el hígado…..no creo que sea tan malo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *