Vitaminas, las justas

Vitaminas, las justas

Estamos habituados a oír cuán perjudicial puede resultar la carencia de vitaminas para nuestra salud. Nadie se atrevería a negar la importancia que tienen estos nutrientes para el correcto funcionamiento del organismo. De hecho, las vitaminas actúan como catalizadoras en todos nuestros procesos fisiológicos, y su déficit –clínicamente conocido como avitaminosis o hipovitaminosis- puede predisponernos a contraer enfermedades.

Movidos por esta certeza, muchas personas echan mano a complejos vitamínicos sin ninguna prescripción médica, ignorando que la excesiva acumulación de una vitamina -o hipervitaminosis- puede ser igual de nociva que la falta de ellas. Un exceso de determinados nutrientes en nuestro sistema, es capaz de producir una intoxicación orgánica con diferentes consecuencias sobre la salud.

Pero no todas las vitaminas en exceso tienen efectos nocivos. Muchas de ellas (como es el caso de la vitamina C), se eliminan fácilmente a través de la orina sin mayores perjuicios para nuestro organismo. Otras, como la vitamina A y D, pueden acumularse y producir un desequilibrio orgánico con diferentes consecuencias para cada una.

Exceso de vitamina A

Mientras la vitamina A consumida en cantidades razonables es fundamental para el buen funcionamiento de la visión y los tejidos, en exceso predispone a sufrir osteoporosis, visión borrosa, pérdida de peso y falta de apetito. Los síntomas de una intoxicación por exceso de este nutriente pueden ser:

  • Cefaleas
  • Vómitos
  • Dolor en los huesos
  • Visión borrosa
  • Irritabilidad
  • Cansancio intenso
  • Somnolencia
  • Pérdida del cabello

La vitamina A se encuentra naturalmente en muchos alimentos, tanto alimentos de origen vegetal ( como la zanahoria, la col rizada, la batata, las espinacas, el brócoli, las berzas o la calabaza) como alimentos de origen animal (como los huevos o la leche). Aunque resulta realmente complicado por la ingesta alimentaria, por lo que si se recomienda un mayor consumo de estos alimentos si existe carencia de esta vitamina.

Exceso de vitamina D

Por su parte, mientras la vitamina D interviene en la absorción de calcio, un exceso produce justamente síntomas similares a los de una presencia excesiva de calcio. Ellos son:

  • Debilidad muscular
  • Cansancio
  • Cefaleas
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Disminución del apetito (anorexia)
  • Deshidratación
  • Fatiga
  • Irritabilidad

Antes de recurrir a suplementos para cubrir la carencia de vitamina D se puede optar por consumir productos ricos en este nutriente. El huevo duro, el hígado de vaca, las setas secadas al sol o algunos aceites de pescado tienen buenas cantidades de vitamina D. En el mercado además existen muchos productos fortificados con vitamina D como productos lácteos, cereales o panes. De todos modos, la mejor fuente de vitamina D que existe es el Sol. Exponerse durante unos 30 minutos diarios al Sol es suficiente para que nuestro cuerpo genere esta vitamina.

consumir-vitaminas

Ajustar el consumo de vitaminas

El tratamiento para este tipo de afección, en la mayoría de los casos, no implica mucho más que abandonar la ingesta del nutriente que está produciendo el desajuste. Es preciso destacar que desarrollar una hipervitaminosis a partir únicamente del consumo de alimentos, es muy difícil.

Normalmente, se produce como resultado de una ingesta excesiva de complementos sintéticos sin supervisión profesional. En este sentido, la información para la prevención es fundamental. Una alimentación variada que incluya al menos cinco raciones de fruta y verduras diarias debiera ser suficiente para cumplir con las necesidades nutricionales de la mayoría de la gente, quedando la ingesta de suplementos vitamínicos reservada para aquellas personas que por alguna razón, no pueden suplir la carencia mediante una dieta adecuada.

Pero, si aún con una dieta saludable sospechas que tu organismo está falto de vitaminas, entonces debes consultar con un médico. Sólo un profesional sanitario es capaz de determinar cuándo los valores de determinados nutrientes se encuentran por debajo de los deseados, y así recetar los suplementos adecuados en función de las circunstancias personales del paciente, el estado de salud y las necesidades nutricionales para asegurar un correcto funcionamiento fisiológico.

Content Protection by DMCA.com
Sobre Melanie Ramos
Melanie Ramos
A través del Blog HSN, Melanie Ramos expone los conocimientos y los contenidos más actuales, al alcance de los lectores que buscan aprender.
Te puede interesar
¿Qué es y para qué sirve el Inositol?
Inositol: ¿Por qué tu organismo necesita la Vitamina B8?

El inositol es uno de esos suplementos de los que puede decirse que es un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *