▷Desmintiendo Bulo Omega-3: Tomar Suplementos con Ácidos Grasos Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Página Principal / Legislación y Calidad / ¿Conoces el Bulo del Omega 3? La Prueba de que Difamar es Gratis
¿Conoces el Bulo del Omega 3? La Prueba de que Difamar es Gratis

¿Conoces el Bulo del Omega 3? La Prueba de que Difamar es Gratis

En la “Era de la Tecnología” y del Big Data no hay información que se te resista. Navegar por Internet abre ante ti un mundo de apasionantes posibilidades informativas en las que, más a menudo de lo que parece, un bulo puede esconderse tras una cuidada apariencia de realidad.

La Información: a un click de ti

Tan solo un click te separa de una amalgama informativa. Sin embargo, estamos seguros de que eres consciente de la importancia de que prevalezca el sentido crítico y el rigor, en aras de publicar datos reales y no conducentes a una estafa tras la cual se oculte un oscuro interés.

Buscando información en internet

Contrastar la Información: una necesidad

Por mucho que una mentira se repita, no se convertirá en verdad, sobre todo si a quien se pretende difamar cuenta con el aval de una trayectoria impecable presidida por la profesionalidad, el compromiso con el cliente y la responsabilidad incondicional, como es el caso.

En el mundo del sensacionalismo y la mala praxis informativa todo parece tener cabida, más aún cuando del que estamos hablando es del espectro de la publicidad y, en particular, de la idiosincrasia inherente a una actividad empresarial que pivota sobre la tan traída y llevada   competitividad comercial.

Contrastar información

El Origen del Problema

Todavía está reciente una queja llegada al Departamento de Atención al Cliente en la que recaía sobre nosotros la acusación de que uno de los productos que comercializamos, en concreto el Omega 3, podría ser perjudicial o tóxico para la salud.

El argumento que fundamentaba tal acusación, esgrimido por parte de uno de nuestros clientes, partía de que, según se había difundido a través de redes sociales y medios digitales varios, la presencia de acetato en las perlas de Omega-3 era susceptible de producir un problema de salud pública.

La Divulgación: al alcance de cualquiera

Obviamente, nos faltó tiempo para ponernos en marcha. Tan pronto como pudimos visualizar los vídeos difundidos al respecto, observamos a una persona presta a hacer una prueba con el aceite contenido en la perla de Omega 3, el cual vertía sobre plástico, dejaba pasar unos minutos y constataba cómo dicho material se comenzaba a destruir.

Cualquier “YouTuber” tiene la posibilidad a día de hoy de realizar “pruebas de laboratorio” absolutamente carentes de rigor que, unidas a su total falta de conocimiento, den como resultado un “Cocktail Molotov” de conclusiones difamatorias que lance a las autopistas digitales sin pestañear.

Divulgar información

¿Quién o quiénes protagonizan el vídeo? ¿Acaso son nutricionistas o pertenecen a alguna otra rama sanitaria? Su falta de identificación nos resulta, cuando menos, sospechosa. Todas las señales parecen indicar que se trataría de una trama urdida con el único fin de promocionar un contenido que deja en el aire múltiples variables.

Llama poderosamente la atención que, de la visualización de los vídeos de estos “químicos” o “biólogos” que exhiben títulos exprés recién expedidos por la tómbola de la velada de su barrio, se desprendan “conclusiones” de lo más variopintas y carentes de ningún sentido.

Para muestra, un botón. En uno de los vídeos, el autor realiza el siguiente experimento:

  1. Coloca dos vasos de plástico con agua, en cada uno de los cuales vierte el contenido de una perla de aceite de pescado Omega 3 perteneciente a dos fabricantes distintos.
  2. Una vez realizado su cometido y, cronómetro en mano, el improvisado “catedrático” de la Universidad de “Vayaustedasaberdonde” comienza a relatarnos los beneficios del Omega 3 para nuestro organismo.
  3. Pasados 3 minutos, para el reloj y nos muestra cómo el vaso contenedor del aceite del fabricante “B” ha degradado parte del mismo, e incluso se puede separar prácticamente la mitad.
  4. Por su parte, el vaso que contenía el aceite del fabricante “A” permanece intacto.
¿Qué conclusión saca esta persona? A su parecer, en la medida que el vaso contiene petróleo entre sus aditivos, puede ejemplificarse como nuestra grasa. El efecto del aceite de pescado “de calidad” derretiría el material, relacionando dicho proceso con los beneficios (ver más) ejercidos por el Omega para la grasa de nuestro cuerpo. Así lo expresa sin temblarle el pulso, pues es sobradamente conocida la valentía que asiste a la ignorancia.

No obstante, la sensatez sigue siendo fiel escudera de muchos y prontos pudimos comprobar la forma en la que otros “YouTubers” sacaban conclusiones diametralmente opuestas.

Eres libre de reflexionar, ¿el fin de dar jaque a quien trabaja con esfuerzo justifica los medios cuando además estos son ilícitos?, ¿tenemos derecho a inventar mil versiones y subirlas al universo virtual en el que se ha convertido Internet creyendo que la impunidad estará siempre de nuestro lado?, ¿de verdad vale todo a cambio de unas horas de gloria virales?

El Bulo requiere Alimento

Y una cuestión más, ¿alguien piensa que, de ser cierto el contenido del vídeo y, en virtud de ello nuestras perlas de Omega 3 peligrosas, los estrictos controles sanitarios españoles harían “la vista gorda”?

Por otra parte, ¿te has parado a pensar si alguien puede tener interés en marchar el nombre de la marca echando mano de un burdo “bulo”?, ¿quién o quiénes habrían dado un paso al frente para hacer pruebas de tiro con sus sucias armas en un sector caracterizado por la competitividad? La creación de falsa alarma social era el objetivo de estos “informadores de pacotilla” pero la verdad siempre sale a relucir: sus indicios no estaban revestidos de ninguna credibilidad.

La Postura de HSN

Con el absoluto convencimiento de quien está abanderado por la verdad, podemos afirmar que nuestros productos cumplen con los estándares exigidos legalmente y en ellos no hay rastro de compuestos nocivos para la salud humana.

Según hemos sabido, esta polémica creció en torno a su raíz, esto es, al compuesto denominado “acetona”. A nuestro favor, podemos alegar con total rotundidad que el Omega 3 (DHA) que comercializamos no contiene dicho compuesto, como puede comprobarse en la Ficha Técnica del Producto y en el Comunicado de nuestro proveedor. En este último recibirás información detallada de la reacción que determinados aceites pueden causar en los plásticos.

La naturaleza del aceite de pescado propicia que ciertos tipos de plástico se disuelvan. Entre ellos se encuentra el Poliespan. Esta circunstancia se ve potenciada cuando hablamos de aceites con una elevada concentración de cadenas poli-insaturadas, como es el caso del producto que nos ocupa.

Tal propiedad, no solo típica de este tipo de aceites sino de todos los aceites en general (dependiendo de las concentraciones) y  es  ajena a la presencia de disolventes químico-sintéticos.

La total transparencia al cliente, nuestra máxima

Haciendo gala de la  filosofía adoptada por la marca desde que viera la luz,  reiteramos nuestra apuesta por la claridad y transparencia en nuestra oferta comercial. En consonancia con ello, del primero al último de nuestros proveedores se encuentran debidamente homologados y todos y cada uno de nuestros productos sujetos a lo acordado por la vigente legislación alimentaria.

Esa es la garantía que te presentamos como consumidor final y la que ha hecho posible que sean millones de usuarios como tú los que vengan depositando su confianza en la marca año tras año.

Una tendencia “in crescendo” que nos anima a seguir esforzándonos por ofrecerte lo mejor en nutrición dietética. Somos conscientes de que hay una delgada pero ostensible línea entre lo bueno y lo excelente y te invitamos a cruzarla juntos.

No vamos a caer en el error de ponernos a la altura de quienes no han dudado en “tirar con pólvora ajena”. Nuestra intención no es acusar sin pruebas, eso lo dejamos para otros. Nos mueve únicamente la satisfacción de tener claro que por nuestros productos sí pondríamos “la mano en el fuego”, sabedores de que estamos libres de la quema, por cuanto han pasado todos los controles sanitarios exigidos por la ley con vistas a hacerlos aptos para el consumo humano sin ningún riesgo para la salud.

Sigue leyendo sobre la temática de Omega 3:

Valoración sobre este Post

Hay que informarse bien - 99%

Divulgar información es gratis, no veraz - 99%

El Omega 3 de HSN está verificado - 100%

Transparencia en información: nuestro objetivo - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Extractos Herbales Naturales
¿Cómo Interpretar una Etiqueta de un Suplemento de Extracto de Plantas?

En este artículo vamos a explicar y dar un ejemplo sobre cómo debemos interpretar las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad