Probióticos para conseguir reducir el hígado graso
Página Principal / Suplementos / Bienestar / Probióticos para reducir el hígado graso
Probióticos para reducir el hígado graso

Probióticos para reducir el hígado graso

En la actualidad, uno de cada tres adultos sufre de hígado graso. Se trata de una patología que pasa desapercibida porque es muy raro que el hígado duela. Las causas que producen un hígado graso no son nuevas: una dieta poco saludable, comer demasiados carbohidratos y hacer poco ejercicio. La parte positiva es que el hígado graso es reversible y los probióticos ayudan a ello. Los probióticos no sólo previenen contra el hígado graso, sino que también ayudan en el tratamiento cuando ya se ha desarrollado la patología.

Se conoce popularmente como hígado graso al aumento de la deposición de las células grasas en el hígado. Esta patología surge principalmente en las personas que consumen una cantidad excesiva de alcohol.

Sedentarismo probióticos e hígado graso

La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar un hígado graso

Sin embargo, actualmente se ha comprobado que existen otros factores de riesgo para desarrollar el hígado graso, aunque no se consuma alcohol.

Dichos factores son principalmente:

  • Sobrepeso.
  • Alimentación poco equilibrada.
  • Falta de ejercicio físico.

Debido a ello, cada vez son más numerosas la personas que tienen el hígado graso sin saberlo.

Las personas con hígado graso sólo sufren leves molestias que no pueden concretar. Entre ellas una sensación desagradable en la parte superior del abdomen. Sin embargo, con el tiempo, puede desarrollarse una inflamación del hígado.

Afortunadamente, el hígado graso es reversible por lo que, con el tratamiento adecuado, puede regenerarse.

Alimentación hígado graso

¿Qué alimentos generan un hígado graso?

Un estudio llevado a cabo por investigadores holandeses sobre 36 hombres con un peso normal encontró que la ingesta de alimentos ricos en azúcar y grasa aumentaron significativamente el riesgo de sufrir hígado graso.

La fructosa aislada y elaborada industrialmente, que durante mucho tiempo ha sido considerada como un buen edulcorante por no aumentar en exceso el nivel de azúcar en la sangre; puede producir, de forma especialmente rápida, un hígado graso.

Ésta última se encuentra en muchos dulces y refrescos.

En el estudio se pudo comprobar, en sólo seis semanas, que la ingesta frecuente de bocadillos poco saludables, con muchas calorías, empeoraba considerablemente la función hepática de los participantes.

Por lo tanto, para proteger el hígado no basta con evitar el consumo de azúcar y grasas poco saludables. Sino que hay que tener mucho cuidado y no comer bocadillos constantemente.

Además de una dieta saludable también hay medidas para prevenir la aparición de un hígado graso.

Azúcares y refrescos hígado graso

Prevención del hígado graso con probióticos

Los probióticos son una mezcla de ciertas cepas de bacterias beneficiosas que se encuentran en un intestino sano y forman la flora intestinal que ayuda a mantener la salud.

Sin embargo, es frecuente que se produzca una alteración de la flora intestinal debido a la alimentación poco saludable y al estilo de vida sedentario. Comer demasiadas grasas o azúcares, consumir alcohol en exceso, hacer poco ejercicio o tomar muchos medicamentos son factores de riesgo para el desarrollo de muchas enfermedades, entre ellas el hígado graso.

Si se reconstruye la flora intestinal con probióticos de alta calidad y, a la vez, se adopta una dieta saludable se puede conseguir revertir la patología del hígado graso y de otras enfermedades, así como prevenir su futura aparición.

Beneficios de los probióticos para combatir el hígado graso

Hígado graso y probióticos

Científicos de la Universidad de Granada han realizado un estudio clínico específico sobre los efectos de los probióticos en la enfermedad del hígado graso.

Los participantes en el estudio estuvieron tomando durante 30 días un probiótico de las siguientes cepas bacterianas: Lactobacillus paracasei, Bifidobacterium breve y Lactobacillus rhamnosus.

Entre los resultados, llegaron a la conclusión de que los probióticos no solo reducen considerablemente la cantidad de grasa almacenada en el hígado, sino que también reducen, a la vez, la inflamación.

No sólo son esas las cepas existentes de probióticos. Lee este post y conoce el Lactobacillus helveticus.

Los probióticos aumentan la salud del hígado en varios aspectos:

  1. El intestino y el hígado están conectados directamente a través de los vasos sanguíneos. Una flora intestinal alterada supone un entorno intestinal alterado que afecta al hígado y provoca trastornos funcionales.
  2. Una composición no saludable de la flora intestinal (disbiosis) favorece la aparición de procesos inflamatorios crónicos y sutiles en el cuerpo. Estos, a su vez, debilitan a todo el organismo y contribuyen a la aparición de diversas enfermedades.
  3. La flora intestinal regula la mayor parte de la digestión. Incluso la formación y excreción de los ácidos biliares se activa a través de la flora intestinal. Cuando el ácido biliar se expulsa correctamente, menor es la grasa que se almacena en el hígado.

Fuentes Bibliográficas y Estudios utilizados

Enlaces Relacionados con la temática:

Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
¿Qué beneficios tiene la espirulina para la disminución del colesterol?
Espirulina – Remedio Natural contra el Colesterol

Hoy veremos el potencial de la Espirulina como alternativa natural para controlar el colesterol La …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad