Probióticos como remedio para el intestino del bebé
Página Principal / Suplementos / Bienestar / Probióticos para el intestino del bebé
Probióticos para el intestino del bebé

Probióticos para el intestino del bebé

La falta de bacterias intestinales beneficiosas puede ocasionar en los bebés diversas dolencias y enfermedades, como son las reacciones alérgicas en la piel y los cólicos.

Esto se ve agravado por el llanto del bebé ante los síntomas desagradables que siente el niño. Al igual que sucede en los adultos, los bebés también reaccionan favorablemente a los probióticos. Alivian la flora intestinal alterada, la diarrea, el tracto urinario y el ataque de hongos.

Probióticos, esenciales para la salud

Los probióticos son preparados de bacterias intestinales beneficiosas para el organismo, tanto en adulto como en edad infantil o bebés. Están compuestos por microorganismos (por ejemplo, del ácido láctico) que viven normalmente dentro de un sistema digestivo saludable, dentro del cual intervienen en muchas funciones importantes para la salud.

Probióticos función

Ayudan a realizar la digestión, favorecen la absorción de nutrientes básicos y, en algunos casos, interviene en la producción de importantes vitaminas. También forman forman parte del sistema inmunológico y, por lo tanto, protegen al cuerpo de patógenos, parásitos o sepsis.

Dentro de la flora intestinal viven, de forma equilibrada, muchas bacterias intestinales beneficiosas para la salud. Ayudan a controlar y neutralizar las dañinas. Por eso cuando los microorganismos intestinales beneficiosos se debilitan se produce el ataque de los dañinos. Producen problemas derivados como la diarrea.

Cuando hay un desequilibrio o una disfunción en la flora intestinal (disbacteria) se corre el riesgo de sufrir muchas enfermedades.

Si aún no tienes claro qué son los probióticos o quieres ampliar información, consulta el post que te hemos preparado de cara a tu salud.

Nuestro sistema de vida destruye el equilibrio de la flora intestinal

Nuestro sistema de vida actual y día a día conlleva tomar alimentos poco saludables, con un exceso de elementos tóxicos (azúcar, alcohol, cafeína o nicotina) que, unida a la falta de ejercicio, destruye el equilibrio de la flora intestinal.

Las bacterias intestinales beneficiosas no encuentran las condiciones adecuadas para multiplicarse y, finalmente, quedan relegadas por las bacterias intestinales dañinas. El resultado de todo ello es que las defensas del organismo disminuyen y somos más propensos a padecer enfermedades.

Según el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de EEUU (NCCAM) hay evidencias, derivadas de numerosos estudios, de que los probióticos ayudan a regenerar la flora intestinal.

Probióticos y malos hábitos

Gracias al uso de los probióticos muchas patologías, como la diarrea, las infecciones del tracto urinario, el síndrome del intestino irritable, la inflamación de la piel y los cólicos pueden curarse por completo.

Además, otros estudios clínicos han descubierto que los probióticos pueden llegar a contrarrestar el desarrollo del cáncer de vejiga, así como que el uso regular de probióticos fortalece el sistema inmunitario de forma eficaz, gracias a lo cual el cuerpo puede combatir las infecciones de la gripe más fácilmente.

Lactobacillus reuteri para prevenir los cólicos y las alergias de la piel en el bebé

Según los recientes estudios canadienses, determinadas cepas probióticas tienen un extraordinario efecto calmante sobre el malestar del estómago.

En particular, la cepa probiótico Lactobacillus reuteri, que se forma en los intestinos sanos de muchos mamíferos y también está presente en la leche materna de una madre sana, tiene efectos más positivos sobre los nervios del intestino del bebé o en edad infantil.

El Lactobacillus reuteri ha demostrado especialmente sus beneficios sobre los bebés con mala digestión.

Estas bacterias del ácido láctico ayudan al sistema digestivo del niño de pocos años a formar una flora intestinal saludable y, a la vez, favorecen el sistema inmunológico del bebé. Crea sustancias antibióticas que inhiben la proliferación de gérmenes patógenos en el intestino. Se cree, incluso, que el Lactobacillus reuteri previene la aparición de alergias en la piel de los niños o del bebé recién nacido.

Probióticos y bebés

Una función mejor que algunos medicamentos

El Lactobacillus reuteri, por regla general, forma parte de la leche materna y pasa al tracto digestivo del niño.

Sin embargo, en el caso de una madre, o en periodo de embarazo antes del parto, con una flora intestinal alterada por una mala alimentación o un estilo de vida poco saludable, su leche materna no puede proporcionar al bebé las bacterias beneficiosas que necesita para su sistema gastrointestinal.

En el caso de los niños que no toman leche materna la situación es todavía más grave.

A los bebés que sufren cólicos se les suele recetar medicamentos que contienen el ingrediente activo Simeticon. Este ingredientes también se le receta a los adultos. Sobre todo a los que padecen acumulación de gases en el tracto gastrointestinal.

Sin embargo, en un estudio realizado en el Hospital de Niños Regina Margherita de la Universidad de Turín, se demostró que la administración oral de la cepa Lactobacillus reuteri podría reducir los síntomas del cólico en niños alimentados con leche materna de forma mucho más eficaz que los medicamentos a base de simeticona.

Probióticos en el embarazo y la lactancia previenen la aparición de cólicos

Probióticos durante el embarazo

Un estudio sueco doble ciego controlado con placebo mostró que la duración del llanto diario de los bebés con cólicos se reducía en solo una semana en un 74% después de haber tomado el probiótico.

En el grupo placebo la reducción fue sólo del 38%. Un grupo de investigación de Turín había logrado previamente resultados similares con un estudio similar. Después de solo 21 días, el 84% de niños los que habían recibido Lacobacillus reuteri ya no tenían cólicos.

Para prevenir problemas de los niños desde el principio, la futura madre debe a tomar probióticos durante el embarazo. De igual modo, seguir con la ingesta de los mismos durante la lactancia de los niños para dar a su bebé los microorganismos importantes que necesita para para su bienestar, en embarazo y lactancia.

Te recomendamos que visites nuestra tienda online y compres probióticos de máxima calidad.

Función de los probióticos

Al cabo de pocos minutos

El neurofisiólogo Wolfgang Kunze, Ph. D. del Instituto Brain-Body de Ontario, Canadá, estudió con su equipo de investigación los efectos de Lactobacillus reuteri sobre los intestinos de los ratones. Dicho estudio demostró que el dolor muscular en el tejido intestinal disminuye a los pocos minutos después de que la administración de la solución probiótica.

Este descubrimiento explica por qué la ingesta de los probióticos calma en poco tiempo los síntomas de muchos problemas intestinales (tanto en bebé como en adulto). Se trata del síndrome del intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal y el estreñimiento.

Probióticos en alimentación

Sólo en combinación con una dieta saludable

Las investigaciones científicas recientes han confirmado lo que muchos defensores de la medicina natural han venido predicando durante décadas.

  • Los probióticos ayudan a mantener la salud. Protegen más contra las enfermedades, ya sea bebé, niños (edad infantil) o adultos.
  • Pueden tomarse en forma de suplementos dietéticos o mediante la alimentación. Éstas últimas son las verduras fermentadas con lactosa o productos de soja fermentados (miso y tempeh), típicos de países asiáticos.

Cuidado con el yogurt y el kéfir

Aunque el El yogurt, un gran apoyo para el sistema inmunek, el kéfir (entre otros alimentos) contienen probióticos, los productos lácteos pueden agravar los problemas intestinales tu salud.

Esto sucede especialmente en el caso de alimentos lácteos procedentes del supermercado. En la mayoría de los casos son productos tratados y procesados. Es decir, ya no son un alimento natural.

Un cambio de dieta basado en una alimentación saludable es un requisito previo. También como manera preventiva de cara a los niños. El objetivo es que los microorganismos intestinales beneficiosos de los probióticos ingeridos se asienten en el estómago. Para que los probióticos tengan los máximos efectos en la salud, hay que acompañar su ingesta con una dieta saludable. Más en caso de embarazo (antes del parto), pensando en el bebé, para su buen crecimiento con los años.

Enlaces Relacionados con la temática:

Valoración Probióticos y bebé

Forma de vida como destructor - 99%

Cólicos y alergias - 100%

Durante embarazo y lactancia - 100%

Función de los probióticos - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Espirulina y Colesterol
Espirulina – Remedio Natural contra el Colesterol

Hoy veremos el potencial de la Espirulina como alternativa natural para controlar el colesterol La …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad