6 Formas de Ser Más Resiliente - ¡Forja tu Resiliencia! Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Página Principal / Salud y belleza / Buenos hábitos / 6 Formas de Ser Más Resiliente
6 Formas de Ser Más Resiliente

6 Formas de Ser Más Resiliente

Hoy vamos a analizar varias estrategias que implementar en tu día a día para hacerte más resiliente, para convertirte en una persona antifrágil que sale beneficiada de los incidentes que te aguardan

En el post anterior describimos la resiliencia como esa capacidad para hacer frente, soportar, e incluso beneficiarnos de los reveses que la vida nos tiene preparados a todos.

Desde épocas pretéritas el ser humano ha buscado la forma de hacerse más resiliente.

Contradicción de hoy en día

La contradicción que vivimos a diario es que, cuanto más avanzados somos en cuanto a posibilidades y tecnologías, menos resilientes a los baches de la vida parecemos ser. Nos hemos convertido en una sociedad tan inteligente y avanzada como blanda y frágil, en el terreno psicológico y físico.

Muchas de estas estrategias proceden de la filosofía estoica. Filósofos como Marco Aurelio nos han dejado todo un legado de prescripciones para la vida que, hoy día son tanto o más importantes que en el momento de su creación.

Sabiduría antigua para tiempos nuevos

Sabiduría antigua para tiempos nuevos

Otras son simplemente fruto de las observaciones cotidianas y el ensayo-error. Por eso estoy seguro de que tú, lector, puedes aportar muchas otras formas de incrementar nuestra resiliencia, así que te animo a hacerlo en la sección de comentarios

1. Visualización negativa: ¿qué es lo peor que puede ocurrir?

Una de las prácticas más llamativas y maquiavélicas de los estoicos consistía en visualizar periódicamente una situación catastrófica o que contemple cierta cantidad de estrés, como la pérdida de un ser querido, de una relación sentimental o de una pertenencia muy estimada.

¿Estamos locos?, espera…

El no familiarizado con esta estrategia podría pensar en la inutilidad de «sufrir sin necesidad» imaginando tales situaciones. No obstante, si le das una oportunidad, verás que es una práctica bastante útil.

Esto es así por varios motivos, siendo el más importante el hecho de que, al visualizar y sentir la pérdida en cuestión, inmediatamente comienzas a valorarla más cuando te des cuenta de que sigues teniendo a esa persona o pertenencia al lado.

En la mayoría de ocasiones, los seres humanos cometemos un grave error que llamo «sesgo de la permanencia ilusoria» y que consiste precisamente en dar por hecho que lo que tienes hoy junto a tí, estará siempre junto a tí. Esto lleva a valorar cada vez menos el bien preciado conforme va pasando el tiempo. Conlleva una adaptación hedónica que pasa factura, porque un día ese bien preciado no estará a tu lado.

Así que siéntate, cierra los ojos, y dedícate durante 5 minutos a imaginarte en tu cabeza:

  • Sin esa bonita casa
  • Durmiendo en la acera un 2 de Marzo
  • En el funeral de un ser querido, llorando su pérdida inesperada
  • Sin piernas y en una silla de ruedas
  • En hospital con un diagnóstico terminal

Ofrecer gratitud

Créeme, cuando vuelvas a abrir los ojos, sentirás un sentimiento genuino de gratitud que puede hacerte mucho bien

El segundo de los motivos que justifican esta práctica es que te preparan para la situación en cuestión, considerándola, aunque sea de forma inconsciente, como una posibilidad.

Una posibilidad que de manifestarse, dolerá, pero dolerá muchísimo más si no la habías previamente considerado como posible

2. Abstinencia voluntaria e intermitente

A la segunda de las técnicas a implementar, la llamaremos simplemente «abstinencia voluntaria». Me refiero con ello a, de forma voluntaria y con una periodicidad determinada, abstenerte voluntariamente y rechazar placeres cotidianos a los que de otra forma le hubieras dicho que sí.

Tener lo que quieres cuando quieres solo genera debilidad

Ese trozo de tarta, esa comida deliciosa, esa hora más de sueño o ese capricho material innecesario pueden ser buenos ejemplos de objetos de abstinencia. Este tipo de renuncia voluntaria era también práctica común entre los antiguos estoicos, y sólo trata de añadir un poco de equilibrio al hedonismo desmedido que impera en nuestros días.

A este respecto, la práctica de ayuno intermitente, además de ofrecerte beneficios cardiometabólicos sustanciales, también puede aportarte beneficios psicológicos de este tipo. Renunciar voluntariamente de forma temporal a la comida puede liberarte psicológicamente de ese apego patológico por la misma.

Estas renuncias leves te harán saborear más la vida. Lo que se disfruta a diario se deja de disfrutar pronto. Este es el beneficio más directo de la abstinencia voluntaria en cualquier aspecto de la vida.

Abstinencia voluntaria

Disfrutarás mucho más de ese postre, de esa tarde libre o esa hora de vagueo si es poco frecuente en tu rutina diario que si las disfrutas a diario

Lo escaso es precioso. Lo escaso es deseado. Lo escaso se disfruta más.

Hazte resiliente cultivando el desapego de las cosas materiales y renunciando a ellas por periodos limitados de tiempo

3. Entiende el todo

Los seres humanos tenemos problemas comprendiendo los hechos como una totalidad interconectada y frecuentemente sólo prestamos atención a la limitada historia que nos cuentan nuestros pensamientos.

No ocurren hechos aislados y desconectados. La realidad, lo que es, es una interconexión infinitas de hechos en los que tú, en un momento dado, te ves protagonista:

  • Es entonces cuando tu mente te contará la «mentira de la víctima».
  • Te dirá que por qué tiene que pasarte esto a tí.
  • Te comparará con el vecino, que no es tan desgraciado.
  • Inventará mil historias sobre por qué esto no debería estar pasando y por qué tienes tan mala suerte.
  • Te hará sentir realmente mal.

Pero cuando entiendes que lo que te sucede a tí en este momento dado, forma parte de un todo infinitamente complejo, y en el que sólo eres una diminuta pieza del engranaje, se debilita la resistencia que ofrecemos ante la catástrofe.

Ten muy presente la nimiedad de nuestra existencia. Hasta nombres como Galileo, Marco Aurelio o Da Vinci no significarán nada dentro de 100.000 o 200.000 años, un tiempo que en una escala cósmica no es tan inconmensurable.

Entiende el todo

Tu dolor, tu historia, tu suceso, sólo es importante para tu micromundo y el de los tuyos. Esto no va a cesar el sufrimiento de forma automática, pero puede quitarle inercia a ese torrente de dolor por el que estás pasando.

Relativiza tu pérdida ante aquello que es más grande que tu y sobre todo, piensa que absolutamente todo, lo bueno y lo malo, pasará

4. ¿Cómo puedo salir beneficiado de esta situación?

Sí, en todas, absolutamente todas las situaciones, puedes sacar algo positivo

Si tengo que quedarme con una estrategia concreta, me quedo con esta. Ante cualquier catástrofe vital por la que te toque pasar, pregúntate lo siguiente: ¿qué puedo sacar de esta situación?

  • Muchos reclusos de campos de concentración nazi se convirtieron en activistas de la paz.
  • Personas que han sufrido situaciones de abusos de todo tipo están hoy dando charlas para ayudar a otros que han pasado por lo mismo.
  • Igualmente lo hacen mujeres que han pasado por una situación de violencia de género.
  • O chavales que sufrieron Bullying, como Jesús Vázquez.
  • U otros que sufrieron abusos sexuales, como James Rhodes.

Sacar algo positivo de cualquier situación adversa

Todos tienen en común que han sabido convertirse en alquimistas de su propio sufrimiento y han sabido transformarlo en algo positivo, ayudando a los demás en el camino

Todo proceso traumático, por lo tanto, con todo el rastro de dolor que deja a su paso, contiene la semilla de algo positivo. Pero tienes que buscarlo. Tienes que preguntarte qué puedes sacar de esto

5. Aceptar sin resistencia lo que es

Gran parte del dolor que sientes cuando pasas por una mala racha no radica en el suceso en sí, sino en la resistencia interna que inconscientemente desarrollamos ante la situación

Resistencia y aceptación son opuestos. Aceptar la situación tal y como es puede parecer violento o inaceptable para muchos, pero es una forma directa de reducir la dosis de dolor diaria. De eliminar capas adicionales de martirio creadas por la mente.

Lo que es, es. Esto es un hecho. Aceptarlo no significa que no puedas hacer nada para cambiar la situación, si está en tu mano hacerlo.

Aceptación

Aceptarlo significa no ofrecer más resistencia interna a la situación, porque esa resistencia no cambia la situación, pero si genera más miseria en ti

Por ello, aceptar no es un acto de debilidad, sino de fortaleza. No es un acto de cobardía, sino de resiliencia

6. Desarrollar callos para la vida

«Todo el mundo quiere ir al cielo, pero nadie quiere morir»

El primer paso de la resiliencia es darte cuenta y tener presente que la vida, aún siendo maravillosa, te va a hacer sentir una buena cantidad de dolor, a veces de forma esperada y otras veces, inesperada.

El desarrollar la conciencia de este hecho es el primer paso, pero no es suficiente para convertirte en una persona resiliente.

David Goggins, ultra-atleta para muchos considerado el «hombre más duro del planeta», dice que cuando entrena, no únicamente entrena para ser más rápido, resistente, fuerte o para alcanzar un récord determinado, sino que:

  • Entrena para esa posible llamada a las 2 am que trae la noticia de una madre fallecida
  • Entrena para ese accidente de tráfico
  • Entrena su mente y su cuerpo a diario para que esté listo cuando la tragedia se presente
  • Entrena para la vida

David Goggins

Eso es forjar resiliencia

Hacerte fuerte cuando el sol está arriba, para seguir siendo fuerte cuando la tormenta llegue. Desarrolla callos para la vida, porque los vas a necesitar

¿Te ha gustado el post? Déjame tu feedback en los comentarios. Nos vemos en el siguiente!

Entradas Relacionadas

Valoración Forjar Resiliencia

Visualización negativa - 100%

Abstinencia voluntaria - 100%

Entender el todo - 100%

Sacar positivo de algo malo - 100%

Aceptar sin resistencia - 100%

Desarrollar callos para la vida - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Te puede interesar
Por qué no hace ejercicio la gente
¿Por qué la Gente no hace Ejercicio?

Existen una larga lista de razones y argumentos que podrían contestar a la pregunta ¿Por …

5 comentarios
  1. Personalmente me pasa que siempre me imagino situaciones muy negativas, pero no me ayuda hacerlo, siento que al imaginarlas y sentirlas, las «atraigo» y me da miedo mas que ayuda.

  2. Angel Esteban Olmo Rosales

    Palabras de sabiduría y consejos que fortalecer la coraza y el corazón. El camino será largo y hallarás baches pero también suaves travesías. Bravo por el Post. Me quitó la venda de los ojos leyendo tanta realidad y verdad. Gracias!

  3. Gran post, muchas gracias!

  4. Jesús Rodríguez Alcántara

    Magníficos consejos. En lo personal los seguiré al pie de la letra. Me falta ser resiliente. Estoy pasando por situaciones que me lo exigen para no caer mas en la depresión, ansiedad y miedos.

    • Juan Carlos Boscá Bosch

      Práctica el desapego cotidiano. El apego es una invención de nuestro Ego para mantenernos en el sueño de la separación de todo y de todos. Valora lo que tienes y no lo que quieres. Y recuerda que todo lo que nos pase es porque tiene que pasar en ese momento, sea bueno o malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad