Inicio / Salud y belleza / Rotura de fibras en el gemelo: recupérate…¡y bien!

Rotura de fibras en el gemelo: recupérate…¡y bien!

Las lesiones en los gemelos (músculos biarticulares con alta proporción de fibras rápidas) no son bastante comunes en el mundo del deporte, y puede que por ello no sean tan conocidos los posibles protocolos de recuperación. Dentro de ellas, la rotura parcial de la cabeza medial (gemelo interno) en su unión musculotendinosa es la más común, conocida también como “pierna de tenista”. Esta nomenclatura puede resultar importante para diferenciarla, mediante diagnóstico, del “síntoma de la pedrada”, que ocurre en las lesiones musculares en el sóleo (músculo que completa el tríceps sural junto al gemelo).

fibras-gemelo

Posible hematoma interfascial (gemelo-sóleo)

Respecto a la rotura fibrilar del gemelo, hay que ser muy prudente y será muy importante realizar un seguimiento ecográfico periódico para controlar la reparación adecuada con una cicatriz. Si por el contrario, se produce un hematoma miofacial (llamado también mioaponeurótico) entre el músculo gemelo interno y el músculo sóleo, la evolución será más lenta y habrá que alargar los plazos de reincorporación a los entrenamientos a no menos de 8 a 10 semanas.

Para evitar dicho hematoma, en este tipo de lesión se aconseja, aparte del RICE, durante los primeros días un vendaje

Hacemos hincapié en este aspecto porque es común encontrar casos en los que los servicios sanitarios o el propio paciente no abarcan la posibilidad de que ocurra. La presencia de un hematoma interfascial contraindica la hipertermia (aplicación de calor), lo que quiere decir que las medidas con frío deberían aplicarse con mayor frecuencia, y en caso de que la evolución no fuese buena y persistiese este hematoma miofacial, se podría indicar hacer un tratamiento basado en la punción-aspiración del hematoma. Es más, en casos difíciles puede estar indicada esa punción y, en el mismo acto, introducir plasma rico en plaquetas (PRP).

ecografia

A continuación, se indica el protocolo de recuperación aconsejado:

De 0 a 3 días

  • RICE.
  • Electroterapia.
  • Masaje de tipo drenaje.

De 4 a 7 días

  • Ultrasonido diario o hipertermia a días alternos o diatermia diaria.
  • Valoración y trabajo de ejercicios de estabilidad lumbopélvica (bastante obviado, y MUY IMPORTANTE).
  • Inicio de isométricos manuales (volumen de 4 series x 10 reps, en 3 amplitudes empezando con 6 s de contracción y 2 s de reposo).
  • Estiramientos activos (12 s de contracción y 12 s de relajamiento).

estiramientos-gemelo

  • Inicio de trabajo de fisioterapia en la piscina.
  • Comenzar trabajo activo en el gimnasio del resto del cuerpo (no pierna lesionada).

De 7 a 14 días

  • Ultrasonido con estiramiento o diatermia diaria.
  • Seguir con el trabajo en la piscina.
  • Seguir con el refuerzo progresivo de ejercicios isométricos.
  • Seguir pauta de ejercicios propioceptivos, estiramientos activos y ejercicios de estabilización lumbopélvica.
  • Iniciar: caminar 30 min, bicicleta y elíptica (en este último caso, no más de 12-15 minutos).

De 14 a 21 días

  • Ultrasonido con estiramiento o diatermia diaria.
  • Inicio del trabajo manual de la fuerza mediante método concéntrico submáximo.
    • 6-8 series de 12-15 repeticiones sin alcanzar el fallo.

    estiramientos

    • Inicio de carrera continua a partir de 7-8 km/h.
    • Seguir pauta de ejercicios propioceptivos, estiramientos activos y ejercicios de estabilización lumbopélvica.

    De 21 a 30 días

    • Seguir con el refuerzo combinado isométrico/concéntrico.
    • Inicio del trabajo manual de la fuerza mediante método excéntrico submáximo (4-6 series de 8-10 repeticiones).
    • Incremento de la intensidad de la carrera continúa a diferentes ritmos.
    • En caso de realizar un deporte en concreto, comenzar transferencia (con readaptadores, preferiblemente) para adecuar las necesidades del gesto deportivo. Asimismo, se incorporan ejercicios para la mejora de capacidades condicionales y coordinativas.
    • Seguir pauta de ejercicios propioceptivos, estiramientos activos y ejercicios de estabilización lumbopélvica.

    De 30 a 45 días

    • Intensificar trabajo excéntrico.
    • Intensificar trabajo para mejora de capacidades condicionales y coordinativas.
    • Masajes de descarga cuando sea necesario.
    • Trabajo completo con el grupo.

    45 días

    • Alta médica.
    • Se pasa a trabajo de prevención de lesiones.

    Fuentes

    • Pfeiffer, R. P., & Mangus, B. C. (2007). Las lesiones deportivas. Barcelona. Ed. Paidotribo.
    • Rodas, G.; Pruna, R.; Til, L., & Martín, C. (2009). Guía de Práctica Clínica de las lesiones musculares. Epidemiología, diagnóstico, tratamiento y prevención. Apunts med esport; 164: 179-203.

Sobre Mario Muñoz

Máster en Fisiología del Ejercicio (Universidad de Barcelona) Estudiante MSc Entrenamiento Personal (UPM) Graduado en Cc. Actividad Física y Deporte en la UPM. NSCA-CSCS. NSCA-CPT. Entrenador Superior de Culturismo, Fitness y Musculación por la FEH. Diploma in Outdoor activities and Physical Education by ALISON Studies. Diploma in Health Studies by ALISON Studies. Además, cuento con experiencia como entrenador en equipos de fútbol sala femeninos, monitor en algunos gimnasios de Madrid y preparador personal de atletas amateurs. Me gusta leer, reciclarme y aprender continuamente sobre todo lo relacionado con este mundo: es mi vida y mi pasión, y así intento transmitíroslo.

Prueba también

Obesógenos: Qué son, Por Qué Nos Hacen Engordar, Cómo Evitarlos

Obesógenos: Qué son, Por Qué Nos Hacen Engordar, Cómo Evitarlos

Índice1 Causa de Obesidad ¿sólo por comer en exceso?2 Clasificación de la Obesidad3 ¿Qué son …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?

Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes

Acepto la politica de privacidad


No gracias, no quiero aprovechar las promociones