Alternativas a la leche

La leche es un alimento tan sano como controvertido. Todos sabemos de la dificultad que algunas personas tienen para tener una digestión adecuada con la leche, pero también a eso se le añade la intolerancia al azúcar de la leche, la lactosa, que otras también tienen. Todo ello se une para que las personas afectadas verdaderamente quieran buscar una alternativa a la leche, y evitar estas situaciones desagradables.

¿Qué es la intolerancia y a qué se debe?

La intolerancia a la lactosa es difícil de detectar, puesto que se suele confundir con malas digestiones y atracones  puesto que los síntomas son similares. Es el caso del hinchazón estomacal, gases, acidez, etc. Por ello, es importante tener una alternativa a la leche para prevenir este tipo de problemas que podemos tener al tomar este alimento.

La intolerancia a la lactosa se debe principal a la falta de una enzima, lactasa, encargada de procesar la leche. Es por ello que no podemos consumir un producto tan sano como la leche, y nuestra salud se pueda ver debilitada en cierta medida. Debemos tener a disposición algunos alimentos sustitutivos, libres de lactosa, para impedir este proceso de mala digestión.

Los fabricantes han puesto solución a este problema de la intolerancia a la lactosa sacando productos bajos en lactosa. La leche de soja es otro de los productos clásicos que nos brinda los beneficios de la leche y sus derivados es la mejor manera de dejar de lado la lactosa y tener los beneficios íntegros de la leche en cada toma.

Por otro lado, también podemos contar con la leche de arroz. Esta variedad tiene más hidratos que la leche normal, además de que se enriquece con vitaminas y minerales como el calcio para mejorar su valor nutritivo. No tiene un valor proteico ni de calcio, pero además tampoco incorpora colesterol y, su sabor, es francamente agradable al paladar.

La leche de almendras también es una de las alternativas a tener en cuenta, rica en vitamina E y D, además de tener una dosificación importante de sodio, potasio y energía.
La leche de avellanas podría ser otra de las alternativas que existen, con mucho hierro y calcio, además de vitaminas importantes e imprescindibles para el funcionamiento óptimo de nuestro cuerpo.

Finalmente, la leche de avena es una alternativa que no contiene apenas colesterol, grasas y azúcar, pero cuenta con un sabor dulce que lo convierte en un producto perfecto para tomarlo con bebidas o simplemente solo.

Content Protection by DMCA.com
Sobre Melanie Ramos
Melanie Ramos
A través del Blog HSN, Melanie Ramos expone los conocimientos y los contenidos más actuales, al alcance de los lectores que buscan aprender.
Te puede interesar
¿Cómo interpretar una analítica de sangre?
¿Cómo Interpretar una Analítica de Sangre?

¿Cómo interpretar una Analítica de Sangre? ¿Qué significan los valores principales y cómo descifrarlos? Os …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *