Ensalada puede engordar más que hamburguesa

Ensalada puede engordar más que hamburguesa

Es cierto que el título es sensacionalista a más no poder, pero es la única forma de conseguir captar vuestra atención. Como he comentado en otras veces, la dieta ideal es aquella que te permita perder grasa casi sin dificultad (obviamente todas las dietas presentan su dificultad a la hora de cumplir).

Una vez comenzamos con la dieta, observamos como al quitar refrescos, bollería y reduciendo el consumo de cereales, conseguimos bajar de peso sin dificultad alguna. Este hecho sólo funciona a corto plazo, ya que como he comentado en anteriores artículos, nuestro cuerpo responde a esta pérdida de grasa reduciendo las calorías que quemamos durante el entrenamiento y en reposo, además de aumentar nuestra sensación de hambre. Como podremos imaginar, estas adaptaciones hacen que nuestra pérdida de grasa se detenga y que incluso en algunos casos, recuperemos parte de la grasa perdida.

Este hecho, hace que la mayoría reduzcan aún más el consumo de calorías, disparándose la sensación de hambre. Para combatir este mayor antojo, muchos utilizan sustitutivos de comida, barritas, galletas y otros productos al tener etiquetas como «light» o «fit». Que un producto sea light, únicamente nos dice que su contenido en grasa es más bajo, no que este exento de calorías o que consumirlo nos va a ayudar a la pérdida de grasa, de hecho, la mayoría de productos «light» tienen un alto contenido en azúcar para poder mejorar su sabor.

Ejemplo de esto, es la imagen inferior, donde vemos como un yogurt, usado por la mayoría de personas para calmar la ansiedad por dulce, tiene la misma cantidad de azúcar que las galletas Oreo.

yogur-vs-oreo

Imagen sacada de @NutricionPalma

Cuando observamos que alimentos son elegidos por la persona obesa, vemos que hay 3 parámetros que siempre se repiten:

  1. Sabor. El principal factor a la hora de seleccionar el producto. Como comenté antes, aquellos productos que se venden como «fit» suelen tener un mayor contenido en azúcar y sal, lo que facilita el vínculo de la persona con el alimento.
  2. Precio. Como es obvio, a mayor precio del producto, menor será el consumo por parte de la población. Este hecho lo saben las empresas, por lo que es raro que un alimento que se anuncie como como «saludable» tenga un precio elevado. No obstante, es curioso como algunos estudios muestran que la persona es capaz de pagar hasta un 15% más por el envase, lo que nos lleva al siguiente punto.
  3. Envase. Este parámetro influye de dos formas. Por un lado la presentación, donde la mayoría de productos «fit» suelen presentar colores azul pastel, con poca sombra, que se asocian a un estado emocional de tranquilidad. Por otro lado, tenemos el tamaño del servicio. La mayoría de personas asocian la cantidad de comida que presenta el envase con la cantidad de comida «ideal» para consumir, en otras palabras, si nosotros sacamos a la venta un paquete de galletas «fit» o «light» en el que contengan 8 galletas, la persona pensará que la ingesta ideal son 8 galletas.

productos-fit-light

El problema que nos encontramos, es que las personas que consumen este tipo de alimentos, creen que son productos bajos en calorías, por lo que tienden a abusar de ellos disparando el consumo calórico. Muestra de ello es la población norteamericana (uno de los países con más obesidad a nivel mundial), donde se ha observado que este tipo de productos abarca el 65% de los «snacks» que consumen.

De manera general, la persona que cree que está consumiendo alimentos bajos en calorías, suele compensarlo consumiendo más calorías a lo largo del día, me explico:

Imaginemos un sujeto A que está a dieta y va a cierto sitio de comida rápida (no diré el nombre porque McDonalds no nos paga) que se pide una ensalada. Esta ensalada llevará picatostes, pollo empanado, tomate, algo de zanahoria y una salsa cesar con un contenido en azúcar y grasas saturadas elevado.

Por otro lado, el sujeto B, que también está a dieta, se pide una hamburguesa doble con queso y salsas.

hamburguesa-vs-ensalada

Lo que se observa después en la mayoría de casos, es que el sujeto A, que ha consumido las mismas calorías que el sujeto B, tiende a infravalorar las calorías que ha consumido durante el día, por lo que aumenta su consumo en las horas posteriores. Mientras, el sujeto B, suele tener remordimiento y corta la ingesta de forma brusca, reduciendo su ingesta calórica. De ahí, que se escuche «Me lo puedo permitir, ya que he almorzado una ensalada» o «Me he comido una hamburguesa, esta noche no ceno».

Muchos lectores pueden pensar que exagero y que este hecho no se produce o que incluso se puede evitar poniendo las calorías que tiene cada producto. No obstante, debemos tener en cuenta que la mayor parte de la población no está relacionado con el tema de calorías como lo puede estar un lector asiduo de nuestro blog. La industria alimentaria se aprovecha de este desconocimiento, señalando el valor nutricional por «porciones». De esta forma, conseguimos que la persona asocie el producto con un aporte de calorías mucho más bajo de lo que realmente tiene el envase. Tal como muestran algunos estudios, la gente pierde la capacidad de valorar el aporte de calorías de un alimento cuando el valor nutricional viene por servicios o cuando se trata de alimentos «light».

Como observamos, tanto las personas delgadas, como las personas obesas, tendemos a infavalorar las calorías que consumimos cuando hablamos de productos light.

Ahora mirad el siguiente gráfico, vemos como el consumo de calorías es mucho mayor cuando no nos da información o el valor nutricional viene «por servicio». Cuando nos dice «por 2 servicios», solemos reducir nuestra ingesta ya que asociamos ese valor nutricional con lo que debe consumir «2 personas». Sin embargo, lo que nos encontramos en la mayoría de valores nutricionales de «snacks» es por servicio, y nunca nos dice cuantos servicios tiene ese producto, de esta forma, conseguimos que la persona aumente el consumo.

infraestimacion-calorias

Conclusión

En resumen, podemos ver como en muchas ocasiones, el guiarnos por etiquetas como «fit» ó «light», puede hacer que un alimento que a priori parece saludable, tenga tantas calorías como un «alimento» que proviene de la comida rápida. Las empresas aprovechan el desconocimiento de la persona, para poder introducir productos con un alto contenido en azúcar, algo que sale realmente barato, para poder aumentar sus ventas. La pregunta ahora es ¿Y cómo consiguen que la persona no se de cuenta? La respuesta es muy sencilla: Echando la culpa a la baja actividad física.

Las empresas saben que culpando a la inactividad física, la gente dejará de centrarse en el consumo de calorías. Es cierto que vivimos en una sociedad donde el sedentarismo se ha instalado en la mayoría de personas, no obstante, no quiere decir que sea el único responsable de la actual pandemia de obesidad. Por esta razón, vigila lo que comes, porque una ensalada puede engordar más que una hamburguesa 🙂

Un saludo

Fuentes

  • 1.Can “Low-Fat” Nutrition Labels Lead to Obesity? BRIAN WANSINK
  • 2.Consumer Generalization of Nutrient Content Claims in Advertising. Andrews, J. Craig, Richard. G. Netemeyer, and Scot Burton
  • 3.Replacing fats and sweets with vegetables and fruits – A question of cost. Drewnowski, Adam, N. Darmon, A. Briend (2004)
  • 4.“Environmental contributions to the obesity epidemic» Hill James O. and John C. Peters.
  • 5.Consumer preferences for front-of-pack calories labelling Ellen van Kleef1, Hans van Trijp1, Frederic Paeps2 and Laura Ferna´ndez-Celemı
Valoración Ensalada puede engordar más que una hamburguesa

Reducir las calorías - 100%

Alimentos para paliar el hambre - 100%

Productos ligth - 100%

Conclusión - 100%

100%

Evaluación HSN: Sin Puntuación Todavía !
Content Protection by DMCA.com
Sobre Sergio Espinar
Sergio Espinar
Sergio Espinar es nutricionista deportivo, especializado en la pérdida de grasa y salud en la mujer. Coach , profesor y ponente de la Escuela Fitness HSN.
Te puede interesar
Nutrición en Adultos Mayores
¿Cómo se deben Alimentar los Adultos Mayores?

¿Eres mayor? Esto es lo que deberías saber respecto a tu dieta: Nutrición en Adultos …

3 comentarios
  1. deseoestarsana

    Pero me da a mi que comerse 300 calorias de chuches, bizcochos, panes, etc…. no es lo mismo que comer 300 calorias de brocoli, tomate, coliflor, zanahoria,….. oh si? Creo que este articulo podría aleccionar a comerse la hamburguesa en el chiringuito de turno, minusvalorando los nutrientes (fito), vitaminas y fibra que los vegetales tienen y el menú burguer no.

    • Buenas, aunque tu dieta se base en comer solo hamburguesas y chuches, si al final quemas más calorías de las que consumes, pierdes peso, aunque obviamente tu dieta tendrá 1000 carencias. Saludos

  2. Nicolas Flamel

    «Imaginemos un sujeto A que está a dieta y va a cierto sitio de comida rápida (no diré el nombre porque McDonalds no nos paga)»
    Lástima que no les paga, pero si nos estáis diciendo que una comida en ese establecimiento cubre casi el 50% de las recomendaciones calóricas diarias! mejor no doy malas ideas, xD! 😛

    Por cierto, no lo mencionas directamente, pero me parece también importante decir que comer en casa a veces también puede tener el mismo problema que mencionas de infravalorar las calorías consumidas en una comida con vegetales (y encima a veces en muy pequeña cantidad) o sobrevalorar comidas generalmente con raciones de carne.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *