Inicio / Nutrición / Semillas de amaranto, toda la información

Semillas de amaranto, toda la información

El amaranto, también conocido como “huautli”, se trata de una planta perteneciente a la familia de los amaranthacea. Esta especie comenzó a cultivarse en América hace más de 7.000 años por el pueblo aborigen maya, quienes la consideraban una planta sagrada por sus múltiples propiedades. Hoy día, se la cultiva no sólo en países de América como México, Perú, Bolivia e incluso EEUU, sino también en China o India mismo.

De la planta de amaranto pueden aprovecharse tanto el grano como las hojas. Las hojas, además de ser una excelente fuente de proteína, contienen también buena cantidad de provitamina A y vitamina C, entre otros minerales como calcio, hierro y magnesio.

Por su parte, la semilla (considerada un pseudocereal por sus características similares a la de los cereales) también presenta un alto contenido de proteínas, capaz de satisfacer gran parte de la ración diaria recomendada. De hecho, el valor proteico del grano de amaranto es incluso más importante que el de otros cereales convencionales como el trigo o el arroz, y además -a diferencia de éstos – presenta también lisina, aminoácido esencial para la vida.

receta-amaranto

Beneficios del amaranto

Además de ser una fuente fundamental de proteína vegetal, muy importante entre deportistas veganos, el grano del amaranto también contiene calcio, ácido fólico, hierro, fósforo, vitaminas A, B, C, B1, B2 y B3. Por sus propiedades nutritivas, esta especie vegetal es utilizada para prevenir y ayudar a curar afecciones muy diversas como ser la osteoporosis, la diabetes, obesidad, hipertensión y estreñimiento. El amaranto es también muy recomendado en dietas celíacas por su importante aporte de aminoácidos y proteína vegetal, nutrientes que pueden escasear en personas con esta enfermedad a causa de los alimentos restringidos.

Por otra parte, cada vez son más los estudios que coinciden en señalar que la semilla de amaranto presenta varios componentes (entre ellos, el escualeno) que podrían ayudar a prevenir el cáncer. Asimismo, este grano tiene un porcentaje muy alto de ácido oleico y ácido linoleico, grasas capaces de reducir el colesterol y por tanto, fundamentales en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

Cómo consumirlo

Recuerda que para aprovechar al máximo los nutrientes de cualquier semilla, primero debes molerlas con un mortero o un molinillo (el de café puede servir). Siempre es preferible agregarlas crudas a nuestros alimentos, no cocidas y mucho menos fritas, en tanto pueden perder sus propiedades nutritivas en el proceso de cocción.

Las semillas de amaranto –como cualquier otra semilla- se pueden consumir a diario sin ningún problema. Salvo en aquellas personas con predisposición a formar cálculos, el grano de amaranto es un alimento esencial capaz de regularizar nuestro cuerpo y aportarle energía.

Para conservarlo en perfectas condiciones, es conveniente separarlo del resto de semillas, para evitar que se arruinen si alguna se echa a perder. Preferentemente, debe estar dentro de la heladera, ya que el calor activa su aceite acelerando el proceso de putrefacción

Recetas con Amaranto

Pasta con amaranto

Ingredientes:

  • Un paquete de fideos pasta al gusto
  • Una taza de salsa de tomate natural de preferencia
  • 100 gramos de semillas de amaranto
  • 100 gramos de semillas de sésamo

Preparación:

Cuece la pasta como acostumbras y sazona con el tomate. Al servir la pasta, espolvorea las semillitas de amaranto y sésamo encima.

Rollitos de tomate con semillas de amaranto

Ingredientes:

  • 18 tortillas de maíz
  • ½ kg. de carne maciza de cerdo o pechuga de pollo
  • ½ cebolla
  • 4 tomates maduros
  • 1 diente de ajo
  • 1 taza de yogurt natural sin azúcar
  • 1 taza de leche de arroz caliente
  • 1 taza de semillas de amaranto
  • Queso fresco, aceite y sal de mar

Preparación:

Junto con la cebolla, licúa el tomate y el diente de ajo previamente asados. Añade sal a gusto. En un sartén caliente con un poco de aceite, sofríe un poco las tortillas (una por una) y agrégales un poco de la salsa de tomate. Agrega el queso en medio y semillitas de amaranto. Enrolla la tortilla y deja cocinar hasta que reseque el tomate. Cuando tengas tres rollitos listos, ponlos en un plato, baña con un poco mas de salsa y algo de yogurt natural sin azúcar. Espolvorea el amaranto encima abundantemente.

Puedes añadir amaranto molido a los licuados para elevar su valor nutricional, además de darle una textura más espesa y un peculiar sabor a nuez. También puedes probar rebozando las galletitas con granos de amaranto, para darles una consistencia crujiente. Asimismo, puedes añadirlo a sopas y caldos, ensaladas de vegetales varios o incluso ensaladas de fruta.

Sobre Violetta

Apasionada del deporte, del estilo de vida saludable y de mi trabajo..

Prueba también

Recetas Cena Saludable

Cenas Saludables – Sanas, Deliciosas y Fáciles de Hacer

Índice1 Cena Saludable Fitness2 Cena Sin Hidratos3 ¿Cuál sería una Buena Cena Saludable?4 Alternativas para …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?

Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes

Acepto la politica de privacidad


No gracias, no quiero aprovechar las promociones