Síndrome del piramidal, Síntomas, Causas, Tratamiento y Ejercicios
Página Principal / Salud y belleza / Lesiones / Síndrome del piramidal, Síntomas, Causas, Tratamiento y Ejercicios
Síndrome del piramidal, Síntomas, Causas, Tratamiento y Ejercicios

Síndrome del piramidal, Síntomas, Causas, Tratamiento y Ejercicios

El Síndrome del Piramidal es posiblemente unas de las patologías mas comunes a día de hoy. Vamos a conocer qué es, cómo se produce y los ejercicios para poder tratarlo

Anatomía del músculo piramidal

El piramidal o piriforme forma parte del grupo conocido como músculos pelvitrocantéricos y, como tal, se encuentran ubicados en la pelvis.

Tiene su origen en la cara anterior del sacro y se inserta en el borde superior del trocánter mayor del fémur

Su principal función es la de aportar estabilidad a la pelvis, es decir, realmente no tiene un movimiento definido, sino que realiza ajustes continuamente para adaptarse a los movimientos mas grandes que realizan las estructuras asociadas a la cadera y a ella misma.

La situación de este músculo es un tanto peculiar y comprometida ya que el nervio ciático pasa justamente por detrás de él, o en muy pocos casos, por mitad del vientre muscular.

¿Qué es el Síndrome del Piramidal?

En prácticamente todos los casos, la causa de ésta patología es una cuestión mecánica.

Y la razón de dicha afectación es principalmente la de tener una mala higiene postural generada en mayor medida por pasar excesivo tiempo sentados.

Por otro lado, la práctica de ejercicio inadecuado respecto a la disposición y función musculoesquelética y sobretodo fascial, es la que propicia que se agudice y cronifique el dolor tan limitante que genera esta disfunción, ya que, al comprometerse la mecánica funcional, se genera un mal patrón neuromotor que se hace mas fuerte cuanto mas tiempo estemos sin devolver a su normalidad el patrón biomecánico correcto de toda la estructura, sobretodo en contextos dinámicos.

Los síntomas también empeorarán, si no existe ningún tipo de ejercicio físico, pues si continuamos con los mismos malos hábitos posturales, de igual manera se instaura una mala conexión neural

Al fin y al cabo, la inactividad siempre causará disfunción.

El problema de pasar mucho rato sentados

Los isquiotibiales se acortan y con mucha mas restricción fascial a nivel de la rodilla, sobretodo bíceps femoral que también rota externamente la pierna, ya que cuando estamos sentados, normalmente dejamos colgando las piernas hacia los lados.

Lo que ocurre cuando pasamos mucho tiempo sentados es que, entre otras cuestiones, se producen acortamientos musculares

Los flexores de cadera, tan potentes como psoas (que también asiste a la rotación externa) y recto anterior del cuádriceps, también sufren acortamiento.

Con ello, el tensor de la fascia lata tensa en exceso toda la banda iliotibial, produciendo un engrosamiento paulatino de la misma que genera mucha tracción descompensando las tensiones lumbo-pélvicas.

Tanto el glúteo medio como el menor también se acortan y pierden su capacidad sinergista estabilizadora

Todos estos acortamientos se manifiestan posteriormente a la hora de poneros erguidos y movernos. La cadera se desplaza hacia el frente, desviando el centro de gravedad de su eje principal y aumentando la compresión lumbar.

En la mayoría de los casos también se produce hiperlordósis.

Esto a su vez produce sobreactivación de la musculatura pelvitrocantérica, que pasa a jugar un papel distinto para el que está diseñada y/o sufre un comportamiento biomecánico disfuncional.

A su vez, éste desalineamiento hace que los fémures se roten externamente, dejando en contracción constante al piramidal que llega a contracturarse y aumentar su tamaño, lo que presiona directamente al nervio ciático, irritándolo y produciendo dolor

Normalmente el dolor de una pseudo-ciática solo irradia hasta la zona del hueco poplíteo, en la parte posterior de la rodilla, en lugar de irradiar hasta el pié como lo haría si padeciésemos una pura ciática

Éste síndrome también se le conoce como pseudo-ciática o falsa ciática, porque aunque no se vea afectada la raíz del nervio en su origen en L4, L5, S1 y S2, si presenta una sintomatología parecida.

¿Cómo podemos aliviar el Síndrome del Piramidal?

La liberación miofascial es, probablemente, la manera directa más eficaz para mitigar el dolor que produce esta disfunción.

La acción de la fascia sobre el músculo es de total dominancia por eso es importante la información de relajación que le damos a través del masaje

La liberación miofascial es la técnica que podemos emplear para mitigar y en la mayoría de los casos producir la «curación» de este dolor.

No solo tenemos que incidir directamente sobre el piramidal, que seguramente presentará un exceso de tensión, sino que todo tejido que limite el correcto posicionamiento de las estructuras en su lugar para una buena función mecánica, también debemos tenerlo en cuenta y trabajar sobre él.

¿Por qué ocurre el Síndrome Piramidal?

Éste fenómeno no es algo fortuito, genético o casual como la mayoría de las personas piensan. Si todo funcionara correctamente y cada estructura de nuestro cuerpo se encargara de realizar naturalmente su función, sin duda viviríamos libre de patologías.

Dicho ésto, con toda probabilidad, todo comienza a partir de una serie de disfunciones mecánicas adquiridas a raíz de una mala higiene postural sumado también en muchos casos a ejercicio físico inadecuado, como antes he comentado.

Tras sobrecargar nuestro sistema neuromuscular a malos patrones posturales, la musculatura empieza a comportarse de forma incorrecta, queda inhibida y/o pierde la capacidad de trabajar en sus funciones primarias haciendo que, músculos especializados en moverse dejen de hacerlo y otros encargados de estabilizar tengan trabajo en exceso.

En éste caso habría que realizar ejercicios que devuelvan las funciones principales de la musculatura teniendo en cuenta siempre, contextos, dinamismo y finalidad a la hora de aplicar dichos ejercicios.

Sería así como desconectar un cable mal enchufado y volver a conectar el cable correcto…

Ni que decir tiene que si los malos hábitos posturales conducen a malas posturas (valga la redundancia) y ésto a su vez a una mala mecánica, debemos hacer el esfuerzo de cambiarlos, pues de lo contrario volverán a generarnos disfunciones

Utilizar Foam Roller

Si es cierto que, para quien padece este problema y más aún si lo arrastra de algún tiempo, puede resultarle bastante complicado realizarse a si mismo el masaje, por el dolor continuo que pueda tener incluso por la falta de precisión anatómica si desconoce del tema.

Para aplicarnos el masaje podremos utilizar el foam roller o una pelota de tenis o de Lacrosse, ésta ultima si ya aguantamos bastante bien la presión.

Por lo que en estos casos lo mejor es acudir a un profesional, que sabrá con mucha mejor exactitud las zonas a trabajar y aplicará las técnicas con mayor efectividad.

No obstante, es muy probable que haya un punto en concreto que nos duela bastante mas y este será sobre el que debamos incidir mas con el masaje

Si no sabemos exactamente el punto dónde colocar la pelota o por qué zona pasarnos el foam roller, simplemente vamos a aplicarnos el masaje cubriendo todo el área donde se encuentre dicho musculo afectado o sobre el que queremos trabajar

Pero siempre se puede hacer algo… La presión va a llegar sin duda hasta donde está el problema y va a aliviar mucha tensión.

Sobre el Glúteo

Podemos aplicar el masaje directamente sobre el musculo piramidal, que lo ubicaremos mas o menos en la zona medial glútea y de manera transversal. En este caso nos posicionamos tumbados boca arriba con las piernas flexionadas y colocamos la pelota debajo del glúteo sobre el que vamos a trabajar. Será fácil localizarlo, pues si está afectado, notaremos mas dolor en ese punto en concreto.

No tenemos que tener miedo al presionar, simplemente medir la presión que ejercemos sobre dicho punto y aguantar un tiempo. También podremos realizar un movimiento de abducción/adducción de la pierna mientras liberamos.

Para aplicar un masaje mas general, nos sentamos sobre el foam roller con las piernas flexionadas y hacia el lado afectado, apoyando la zona media-externa del glúteo y aguantamos unos minutos.

Cuando notemos que el dolor se va disipando un poco, entonces comenzamos a rodar sobre toda la superficie, hacia la parte alta del glúteo mayor y medio, en la inserción, pegando al borde de la pala ilíaca, hasta la zona mas inferior, llegando a sus inserciones en el fémur.

Para incidir mas aún sobre el glúteo medio y menor, que serán los mas afectados y los que mas tensión tengan, habrá que buscar una posición mas lateralizada y colocar la pelota justo en el lateral de la cadera, entre la cabeza del fémur y el borde del ilíaco. Para esta liberación es mas cómodo colocarse tumbado de lado.

Sobre isquiotibiales

Ésta liberación lo mejor es realizarla sentado y con la pelota, por simple comodidad. En cualquier silla o cajón o superficie dura donde poder sentarnos. Manteniendo una posición neutral de la columna, colocamos la pelota debajo de la pierna y echamos todo el peso de la misma sobre ella.

En este caso, las zonas importantes a trabajar, serán las mas cercanas a la rodilla y las cercanas al isquion o como todos conocemos el famoso‘’hueso del culo’’:

  • Zona de la rodilla: posicionamos la pelota en un punto doloroso, presionamos y realizamos extensión de la rodilla lentamente hasta donde podamos sin modificar nuestra posición del torso y volvemos a flexionarla. Realizaremos las repeticiones que consideremos. También podemos mantener unos segundo la rodilla en extensión y aguantar.
  • Zona del isquión: localizamos el hueso y posicionamos la pelota en la cara anterior del mismo (cara cercana a la rodilla), a un par de centímetros de él. Ésta área esta bastante inervada por lo que vamos a evitar mantener una posición estática sobre la pelota y procederemos a realizar un movimiento lateral, pases transversales respecto a la dirección de las fibras isquiotibiales que llegan desde la tibia y se insertan en el mismo isquion.

Sobre cuádriceps

Para esta liberación adoptaremos una posición en decúbito prono y podremos utilizar tanto el foam roller como la pelota. Simplemente posicionamos cualquiera de las dos herramientas debajo del muslo y procedemos a realizar pasadas longitudinalmente y lentas.

La musculatura mas importante a liberar en este caso por su implicación negativa en el desarrollo de ésta disfunción, son el recto del cuádriceps, que se sitúa en la zona mas central del muslo y discurre desde la cadera hasta la rodilla y el basto externo del cuádriceps que se situará en la cara mas externa del mismo, también de manera longitudinal.

La liberación de los tejidos de esta zona va a aliviar mucho la sintomatología de este síndrome.

Sobre aductores

Podemos elegir diferentes formas de aplicar liberación miofascial sobre los aductores, pero quizás la más cómoda y sencilla sería tumbarnos de lado sobre una colchoneta, colocar el foam roller o incluso una kettlebel de pié, si disponemos de ella, enfrente de nosotros, flexionar la cadera que nos quede arriba llevando la pierna hacia adelante y dejarla caer sobre la herramienta que usemos incidiendo en toda la inserción de los aductores a lo largo del fémur, sobre todo en la segunda mitad cercana a la rodilla.

Podemos realizar ligeros pases con el rodillo o simplemente ejercer presión sobre los puntos más molestos que encontremos.

Sobre el abdomen y Psoas

De nuevo tumbados boca abajo y con los brazos apoyados delante de nosotros igual que si hiciésemos el ejercicio de plancha abdominal, colocamos la pelota en la zona superior del recto del abdomen junto al reborde costal, pero buscando la inserción de cada vientre al lado del apéndice xifoides, el cual evitaremos presionar. Simplemente mantenemos la pelota en dicho lugar e intentamos relajarnos y respirar abriendo la caja torácica.

Notaremos como la pelota quiere introducirse debajo de nuestras costillas. No os preocupéis. Es importante hacerlo de manera progresiva e ir modificando el peso que echamos sobre la pelota según se va disipando el dolor. Y digo dolor porque al principio, y si nunca se ha realizado ésta liberación, se puede notar una especie de molestia parecida a un pellizco o pinchazo, pero la cual irá desapareciendo conforme trabajamos en este punto.

Detallar que esta liberación también incide de forma muy positiva sobre el diafragma torácico, lo que se traduce en una mejor respuesta del diafragma pélvico y una mejor repartición de las tensiones pélvicas

Si posicionamos la pelota lateralmente a unos 4-5 cms del ombligo, podremos incidir sobre el psoas, el cual también es un gran implicado en este problema. Eliminaremos mucha compresión lumbar y cierto componente de rotación que compromete al piramidal.

Sobre el pubis

También es interesante trabajar sobre la inserción del recto abdominal en la zona púbica, por lo que en la misma posición, colocaremos la pelota justo antes de llegar al hueso del púbis y realizaremos pases transversales por toda la zona.

Como el anterior, es un punto que molesta bastante ya que tiene gran cantidad de tejido aponeurótico e inervación así que progresividad con la presión.

Tips a Considerar al Automasajearnos

  • Es importante no bloquear la respiración mientras masajeamos el tejido, de lo contrario no conseguiremos los efectos deseados de la liberación miofascial. Por ello, intentaremos relajarnos y mantener una respiración constante.
  • Buscaremos siempre una posición cómoda, sobre todo al tumbarnos en el suelo. Si es buscaremos la ayuda de un cojín para apoyar nuestra cabeza y mantenerla alineada con la columna.
  • No vale con aguantar un poco de tiempo y ya. Hay que ser pacientes y para un trabajo efectivo rondaremos los 5 – 10 min por zona. Tampoco es necesario realizar todas las zonas el mismo día.

Puede resultar un trabajo tedioso, pero desde luego es efectivo y os aseguro que se le acaba cogiendo el gustillo, y poco a poco os iréis sintiendo cada vez mejor

Conclusiones

Por desgracia vivimos en un ambiente que ha evolucionado de manera negativa en relación al entorno que, biológicamente, nos proporcionaba un equilibrio entre estrés y funcionalidad (actividad física)

Antes, en nuestra naturaleza, cualquier situación de estrés la afrontábamos de manera activa, mediante ejercicio físico, corríamos, cazabamos, etc, un estímulo capaz de regular nuestro sistema hormonal y neuromuscular sin provocar alteraciones en nuestra biología como seres humanos.

Sin embargo, hoy por hoy, nuestra adaptación está sometida a un ambiente de trabajo, estudio, comodidades, marketing, y ciertos avances tecnológicos que nos hacen perder la noción de lo que realmente somos y necesitamos hacer para seguir manteniendo ese equilibrio cuerpo/mente.

Nuestro entorno ha ido evolucionando hasta conseguir que el ejercicio físico sea una opción y quede en un segundo plano…

Nosotros seguimos siendo las mismas máquinas y, aunque tenemos la capacidad de adaptarnos a cualquier ambiente, éste, no hace mas que llenar nuestro cuerpo de tensiones en lugares donde biomecánicamente no deben de estar, y para colmo, no les prestamos la suficiente atención ni ponemos los medios necesarios para solucionar y contrarrestar los efectos que ellas tienen sobre nosotros.

Al liberar estas tensiones conseguimos que se repartan obteniendo un buen comportamiento tenségrico de las estructuras, y no sólo de la zona media, que suele ser una de las que mas sufren, sino de cualquiera mas distal que nos implique un dolor.

  • Debemos prestar buena atención a las malas posturas que adoptamos en el día a día y a los ejercicios que realicemos y que puedan resultar nocivos para nuestra mecánica funcional y que en la mayoría de los casos repercuten de manera negativa sobre ésta, pues ya los realizamos bajo disfunciones.
  • Debería estar presente en nuestra propia educación la curiosidad o inquietud de buscar la manera para mejorar constantemente nuestra salud ante cualquier enfermedad, ya sea por medios propios o los de un profesional y poder tener una buena calidad de vida el máximo tiempo posible, pues pienso que debe ser uno de nuestros propósitos en la vida, por simple biología.

Entradas Relacionadas

Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Lesión ligamento rodilla
Lesiones de los ligamentos de la rodilla

Vamos a tratar sobre conceptos básicos de lesiones de ligamentos de rodilla: colaterales, cruzado anterior …

10 comentarios
  1. Hola, buena tarde, encontré por casualidad su artículo, muy interesante, la semana pasada realicé un movimiento inadecuado y me lastimé la cintura, esto en la zona lumbar. Me recomendaron cortisona y un analgésico fuerte, lo estoy complementando con terapia física. Sin embargo, me está desesperando porque me duele mucho. Mi duda es cuánto tiempo tardaré en mejorar y si puedo dejar los medicamentos recetados, ya que tienen efectos secundarios a largo plazo.

  2. Hola, he empezado a sentir dolor lumbar y el fisio me ha dicho que es por la piramidal. Aparte de los estiramientos y masajes me ha aconsejado hacer abdominales para reforzar la parte baja del abdomen. ¿Tener esta parte más débil que el resto del cuerpo puede ser la razón del dolor? Gracias

  3. Juan Orts Llopis

    Hola, muchas gracias por el artículo. Llevo tres años sufriendo este problema y me ha ayudado a comprenderlo mejor y aprender cómo mejorar. Ha hablado al principio del artículo de «ejercicio físico inadecuado». ¿Se puede saber a qué se refiere¿ ¿Que ejercicios o deportes estarían contraindicados para este síndrome?. Muchas gracias.

    • Hola, una disfunción es un patrón de movimiento erróneo que tenemos almacenado o también lo puedes ver como una limitación muscular adquirida (falta de flexibilidad, dorsiflexión…). Si añades esto a un ejercicio con cargas, como por ejemplo, una sentadilla, el problema se va a agravar (según el tipo de disfunción). En todo caso, el primer paso sería corregir dicho patrón de movimiento, es decir, «entrenar» para recuperar tu movilidad óptima en todos los planos, donde todas las cadenas musculares conectadas trabajen según su función, la cual en la mayoría de los casos se ha perdido. Esto daría para otro tipo de artículos.
      Un saludo.

  4. Buenos días, después de leer este magnífico artículo me planteo una duda, vivo en Valencia y me gustaría saber dónde acudir para resolver estos dolores, que gracias a ti he podido identificar. No sé si un fisioterapeuta o gimnasio especializado, agradecería una orientación. Hoy en día hay muchos gimnasios y personas que se dedican a esto, yo no me veo cualificada para acertar a la hora de elegir, por eso me gustaría una pequeña guía. Muchas gracias por el excepcional artículo. Adda Live

  5. Chus Arnal longares

    ¿Son buenos y recomendables masajes profesionales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad