Sucralosa: Edulcorante más Potente que el Azúcar

Sucralosa: Edulcorante más Potente que el Azúcar

La sucralosa es un edulcorante que ha estado en boca de todo el mundo los últimos años.

Esto no es un misterio. Detrás del misticismo que rodea a los edulcorantes ha aparecido un “edulcorante sintético” que procede del azúcar, pero sin calorías, que ha pasado la fase 3 de ensayos clínicos, ha sido comercializada, y sigue pasando con nota los ensayos clínicos de fase 4… ¿O no?

¿Quieres saberlo todo sobre la sucralosa? Sigue leyendo que te voy a contar todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la Sucralosa?

La sucralosa es un edulcorante intenso, acalórico y sintético.

Posee un poder edulcorante ~563 veces más intenso que el azúcar de mesa (que es la referencia cuando medimos el dulzor de algo).

En función de la fuente que consultes encontrarás una horquilla usualmente comprendida entre 500-600 veces más intenso que el azúcar, pero las diferencias funcionales entre 500 y 600 veces, son nimias.

¿Por qué es interesante la sucralosa?

Porque viene del azúcar, que ha sido ligeramente modificada para perder su potencial calórico.

Figura 1

Figura I. Perfil tiempo/intensidad de las muestras de edulcorantes (Rodrigues et al., 2015).

Como procede del azúcar, la sucralosa describe una curva de “dulzor” más parecida a ésta, que otros edulcorantes: sabe parecido y dura un tiempo parecido en la boca.

A nuestro paladar “le gusta” la sucralosa, porque la asemeja al azúcar que ya está acostumbrado, por educación social, y porque ocurre naturalmente en todo tipo de alimentos.

Bueno, bien ¿no? Es un edulcorante, no tiene calorías, se parece al azúcar, molecular y funcionalmente; ¿tiene truco? Pues vamos a verlo…

¿Es mala?

La sucralosa (al igual que todos los edulcorantes) ha sido envuelta en un aire de misticismo terrible.

Puedes leer por todos sitios que la sucralosa se asocia a mutaciones del ADN, desarrollo de cáncer, alteraciones en la producción de hormonas que regulan el hambre y la saciedad; alteraciones a nivel gastrointestinal, en el metabolismo de la glucosa…

Puedes encontrarte incluso paginas web de consultoría técnica de buena calidad que te ponen:

Figura 2

Figura II. Nivel de toxicidad reportado hacia la sucralosa por una página sin validez legal.

¡Para, para; corta el rollo! ¿Qué sustenta estas afirmaciones? Pues de forma consistente… Nada, después de ponernos “ALTA toxicidad” en rojo chillón, la misma página nos indica que…

Figura 3

Figura III. Declaración sobre los aditivos alimentarios reportada por la página anterior. 

¿Qué sorpresa, verdad?

¿Absorbemos la sucralosa?

La sucralosa es muy muy poco biodisponible, se estima que absorbemos en torno a un 9-22% de la sucralosa consumida. Pero son datos calculados en base a trazadores radioactivos que marcan la retención y la expulsión de la sustancia.

Sabemos que eliminamos su mayoría (en torno a un 80%) a través de las heces, y el resto a través de la orina.

Figura 4

Figura IV. Radiocromatografía de un extracto fecal metanólico de rata tras la administración de un isótopo radioactivo 14C-sucralosa a dosis de 100 mg/kg. (Schiffman et al., 2012).

Interpretar los datos así en frío es duro… Porque realmente no tenemos ni idea… Hasta hace unos años se hablaba de que la sucralosa se expulsaba completamente, de forma íntegra, sin absorción.

Cuando se hace un perfil radiocromatográfico de un extracto fecal metanólico podemos ver que el factor de retardo muestra en su base la detección de un elemento (la sucralosa), pero en su punto más alto “dos picos”, ¿qué significa?

Pues… O bien una ligera disminución de la onda de una única sustancia (vamos, nada); o, como dicen los autores del estudio, “dos químicos radioactivos diferentes”. Sea como sea, esa interpretación es muy justita…

¿Qué quiere decir esto? Pues que la sucralosa, se metabolice o no… parece ser que se elimina intacta y, en caso de ser metabolizada, los cambios moleculares que sufriría son mínimos, de hecho, desconocidos.

Por lo que la sucralosa es como una “fibra insoluble”, no se absorbe como tal, y lo poco que se absorbe no es metabolizable; y si sí lo fuera, no parece tener significación clínica de ningún tipo.

Sucralosa y cáncer

La sucralosa se ha propuesto como una sustancia carcinógena.

Sin embargo, para que un elemento sea carcinógeno, una de sus características prioritarias es que sea altamente electrofílico, es decir, muy reactivo; sin embargo… La sucralosa no es electrofílica, tampoco contiene señales estructurales que nos alerten de una posible actividad genotóxica o carcinógena (Berry et al., 2016).

¿Hay estudios que muestren potencial carcinógeno de la sucralosa? Sí, alguno.

Entre ellos, uno de los más nombrados fue el de Van Eyk (2015), que mostró efectos anormales y letales en dos cultivos celulares (de células de colon y riñón).

¿Y eso es representativo? Pues… No lo parece:
  1. El estudio no usó buenas prácticas de laboratorio que aseguren el procedimiento.
  2. Usó un ensayo químico no validado que puede resultar en falsos positivos.

Un falso positivo es sencillo de observar en un modelo in vitro: cuando la célula muere, el ADN se degrada y migra; no tiene por qué ser relevante en un modelo in vivo. Se considera un “positivo no replicable”:

Figura 5

Figura V. Análisis del ensayo de Van Eyk (2015) donde se analizan las limitaciones del procedimiento. (Magnuson et al., 2017).

¿Entonces no es cancerígeno?… ¿Y si te dijera que es anticancerígeno?

El ensayo anterior utilizó un protocolo que se aplica para detectar propiedades preventivas del cáncer, y sus resultados no se interpretarían normalmente como un “daño al ADN”, si no como una “protección al ADN”.

¿Sabéis la conclusión? La dice el propio Van Eyk (2016)

“Estos resultados no pueden ser extrapolados directamente a una situación in vivo ya que el daño en el ADN solamente se pudo observar a concentraciones superiores de 1mM, algo que es inalcanzable in vivo a través de su ingesta oral”.

Además hay una multitud de ensayos clínicos que nos muestran que la sucralosa no expresa efectos mutagénicos de ningún tipo, no genera daño en el ADN, ni lo beneficia…

Volvemos a lo de antes, absorber un 15% de unos pocos mg que podemos tomar al día ¿realmente va a tener algún efecto? Va a ser que NO…

En resumen,

“El peso de la evidencia de los estudios genotóxicos descritos anteriormente muestran que la sucralosa no tiene potencial genotóxico para inducir efectos genéticos o cancerígenos en humanos”

(Magnuson, Roberts y Nestmann, 2017).

Sucralosa y diabetes

Volvemos a lo mismo de siempre… ¿El sabor dulce puede engañar al organismo y producir un pico de insulina que nos afecte negativamente? ¡NO!

Los procesos fisiológicos que regulan el metabolismo de la glucosa son bastante complejos, existen una gran cantidad de proteínas endocrinas que poseen potencial señalizador y regulador; y que nos equilibran todo el organismo.

Al cuerpo “no se le engaña tan fácilmente”.

Figura 6

Figura VI. Curva de concentración en dos horas de las incretinas GLP-1 y GIP, durante un OGTT tras el consumo de agua carbonatada con 68mg de sucralosa y 41mg de acesulfamo potásico (rombo morado), y otros experimentos; en comparación con agua carbonatada (círculo azul). Sylvetsky et al., (2016).

El consumo de sucralosa no incrementó más que agua carbonatada (0 calorías, 0 azúcar, 0 edulcorantes, 0 TODO), las concentraciones de GLP-1 activo (un péptido que estimula la secreción de insulina), ni GIP (un péptido que insulinotrópico dependiente de la glucosa, que aumenta la secreción de insulina).

Y por supuesto, las concentraciones de glucosa en la sangre, insulina, y péptido C (un marcador de la secreción de insulina) se mantuvieron constantes, sin sufrir alteraciones.

Figura 7

Figura VII. Curva de concentración en dos horas de la glucosa, la insulina y el péptido C, durante un OGTT, tras el consumo de agua carbonatada con 68mg de sucralosa y 41mg de acesulfamo potásico (rombo morado), y otros experimentos; en comparación con agua carbonatada (círculo azul). Sylvetsky et al., (2016).

“El consumo de altas dosis de sucralosa no tuvo efectos significativos en el área bajo la curva de la glucosa y el péptido C, medido en las siguientes 4 horas; comparado con el placebo”

Mezitis et al., 1996

La sucralosa tampoco altera el hambre, ni la saciedad; no aumenta la glucosa, ni la insulina, ni el glucagón, ni las concentraciones de triglicéridos, ni la ghrelina acilada (Brown et al., 2011); ni las liberaciones de incretinas (GLP-1, GIP, PYY) (Temizkan et al., 2015). NADA; es un simple edulcorante.

Sucralosa y microbiota

La sucralosa altera la microbiota sí…

¿Ya? ¿Así de directo? Sí.

También la altera:

Dormir 30 minutos más, comer arroz, restringir un alimento y reintroducirlo, hacer ejercicio físico y no hacerlo, comer más o menos cantidad de verduras, de frutas, consumir más o menos variedad de alimentos, usar o no probióticos, el lugar de residencia, el consumo de alcohol, la frecuencia de consumo de productos lácteos, el lugar de recolección de la muestra (en emplazamiento y en colección corporal), la latitud y la longitud de posicionamiento en el mapa, el historial de uso de antibióticos, la frecuencia de tránsito…

¿Y sabéis qué?

Tenemos TAN poca idea de la microbiota intestinal que sabemos la magnitud de ciertos factores, de otros muchos miles no.

Pero es que aunque sepamos la magnitud de los factores, sabemos cuánto cambio produce, pero no si este es bueno o malo; de hecho es híbrido; hay cambios positivos y cambios negativos con todo lo que hacemos en la vida, literalmente; lo que pasa que el resultado neto será bueno o malo.

¿Y bien?… Pues nada, ni idea tenemos…

Figura 8

Figura VIII. Tamaños del efecto cualitativo con sistema UniFrac (McDonald et al., 2018).

Pero vamos, en el estudio “The Gut Project” que tiene más de 10000 científicos investigando por todo el mundo la microbiota intestinal, en diferentes poblaciones; analizando la magnitud de los cambios y su influencia…

El uso de edulcorantes, ni aparece reflejado.

Por lo que es ridículo preocuparse de los efectos sobre la microbiota de los edulcorantes si consumimos menos de 30 variedades de verduras a la semana; que sabemos que sí tiene una gran significación (suponemos que positiva). Para algo que sabemos…

Figura 9

Figura IX. Evaluación de la diversidad filogenética, y el tamaño del efecto cuantitativo y cualitativo del consumo de más de 30 tipos de plantas a la semana y menos de 10. (McDonald et al., 2018).

Estoy seguro de que tú, lector, no comes 30 tipos diferentes de verduras a la semana ni de broma. Pues céntrate, por ejemplo, en eso, y olvídate de los efectos de unos mg de sucralosa…

La microbiota intestinal es cambiante y dinámica, continuamente.

Si, por ejemplo, eliminas un alimento de tu dieta, tu microbiota cambia; si introduces otro, cambia; si estás estresado, cambia… Es imposible, por ahora, saber algo a ciencia cierta de la microbiota. Sabemos 4 cosas contadas.

Suzanne Devkota es una doctora en ciencias biomédicas especializada en el estudio de la influencia de la dieta en la microbiota intestinal, y hace unos meses subió una publicación muy interesante a su Instagram que me gustaría compartirla con vosotros, para que se os vaya yendo la idea generalizada que existe de la microbiota…

View this post on Instagram

Today I want to highlight to you just how diverse and complex your gut microbiome is. ⠀⠀ The image shown here is the whole genome of a very cool gut bacteria we’re studying in the lab. To read this diagram you look at each concentric ring individually. Each ring represents an individual bacteria we isolated from Crohn’s disease patients. And each little line in any circle is a bacterial gene. ⠀⠀ So if you count, there are 10 rings. Thus this picture is showing you the genes of 10 different versions of a bacteria. The crazy thing, is they are all the same bacteria, they just came from different patients. All you have to do is look at how much the colors vary from circle to circle to see how different the genes are even within the same species of bacteria. ⠀⠀ Just like doctors look for genetic mutations in people, we look for genetic mutations in the bacteria. ⠀⠀ Genetic diversity relates to different functions. So this diagram highlights that the same bacteria likely can do very different things depending upon its host (you). Likely what you eat, and your natural body chemistry determines what genes your microbes turn on and off. They are highly responsive and adaptive to your body. ⠀⠀ This makes studying the gut microbiome enormously challenging, but I believe this variability can also can give us important clues about the person in which they reside. So I choose to embrace the challenge. #wholegenomesequencing #microbialdiversity #littlemachines #sciencerocks 🤘🏼#microbesrule

A post shared by suzanne devkota (@suzannedevkota) on

  • ¿Veis este círculo? La figura es el genoma de una bacteria que ha sido aislada de unos pacientes con enfermedad de Crohn;
  • ¿Veis cada anillo que compone el círculo? Representa cada bacteria individual que se ha aislado de los pacientes, bien, 10 “subtipos” de bacteria porque hay 10 anillos.
  • ¿Veis cada pequeña rayita del círculo? Representa un gen diferente de la bacteria…
Cada línea, representa, operativamente un “gen diferente de subtipo expresado” de una misma bacteria. ¡Que además es cambiante! Estamos igual de cerca de conocer la microbiota en profundidad que de rallar un diamante con la uña.

Conclusiones

La sucralosa es:

  • Un edulcorante acalórico;
  • Con un amplio margen de seguridad por su consumo oral;
  • Una biodisponibilidad reducida, que se elimina casi completamente igual que entra;
  • No altera la glucosa, ni la insulina, ni produce mutaciones, ni toxicidad de ningún tipo, ni altera el hambre.

Y, aunque sí altera la microbiota, no tenemos ni idea de si eso es bueno o malo… Total, «Todo altera la microbiota…»

Toma Sucralosa sin preocupaciones, que para eso ha pasado las pruebas previas a su comercialización.

Fuentes Bibliográficas

  1. Berry, C., Brusick, D., Cohen, S. M., Hardisty, J. F., Grotz, V. L., & Williams, G. M. (2016). Sucralose Non-Carcinogenicity: A Review of the Scientific and Regulatory Rationale. Nutrition and Cancer, 68(8), 1247–1261.
  2. Brown, A. W., Bohan Brown, M. M., Onken, K. L., & Beitz, D. C. (2011). Short-term consumption of sucralose, a nonnutritive sweetener, is similar to water with regard to select markers of hunger signaling and short-term glucose homeostasis in women. Nutrition Research (New York, N.Y.), 31(12), 882–888.
  3. Magnuson, B. A., Roberts, A., & Nestmann, E. R. (2017). Critical review of the current literature on the safety of sucralose. Food and Chemical Toxicology: An International Journal Published for the British Industrial Biological Research Association, 106(Pt A), 324–355.
  4. McDonald, D., Hyde, E., Debelius, J. W., Morton, J. T., Gonzalez, A., Ackermann, G., … Knight, R. (2018). American Gut: an Open Platform for Citizen Science Microbiome Research. MSystems, 3(3).
  5. Mezitis, N., Maggio, C. A., Koch, P., Quddoos, A., Allison, D., & Pi-Sunyer, X. (1996). Glycemic Effect of a Single High Oral Dose of the Novel Sweetener Sucralose in Patients With Diabetes. Diabetes Care, 19, 1004–1005.
  6. Rodrigues, J. B., Paixao, J. A., Cruz, A. G., & Bolini, H. M. A. (2015). Chocolate Milk with Chia Oil: Ideal Sweetness, Sweeteners Equivalence, and Dynamic Sensory Evaluation Using a Time-Intensity Methodology. Journal of Food Science, 80(12), S2944-9.
  7. Ruiz-Ojeda, F. J., Plaza-Diaz, J., Saez-Lara, M. J., & Gil, A. (2019). Effects of Sweeteners on the Gut Microbiota: A Review of Experimental Studies and Clinical Trials. Advances in Nutrition (Bethesda, Md.), 10(suppl_1), S31–S48.
  8. Schiffman, S. S., & Abou-Donia, M. B. (2012, August). Sucralose revisited: rebuttal of two papers about Splenda safety. Regulatory Toxicology and Pharmacology: RTP, Vol. 63, pp. 505–513.
  9. Sylvetsky, A. C., Brown, R. J., Blau, J. E., Walter, M., & Rother, K. I. (2016). Hormonal responses to non-nutritive sweeteners in water and diet soda. Nutrition & Metabolism, 13, 71.
  10. Temizkan, S., Deyneli, O., Yasar, M., Arpa, M., Gunes, M., Yazici, D., … Yavuz, D. G. (2015). Sucralose enhances GLP-1 release and lowers blood glucose in the presence of carbohydrate in healthy subjects but not in patients with type 2 diabetes. European Journal of Clinical Nutrition, 69(2), 162–166. https://doi.org/10.1038/ejcn.2014.208
  11. Van Eyk, A. D. (2015). The effect of five artificial sweeteners on Caco-2, HT-29 and HEK-293 cells. Drug and Chemical Toxicology, 38(3), 318–327.

Entradas Relacionadas

  • Comprar Sucralosa.
  • Otro edulcorante muy utilizado es la Stevia. Para más información haz click aquí.
  • El Eritritol es otra gran alternativa al azúcar. Puedes consultar más información en este enlace.
  • El Ayuno Intermitente puede afectar a tu Microbiota. ¿Quieres saber de qué manera? Seguir leyendo...
Valoración Sucralosa

Qué es - 100%

Absorción - 100%

Estudios - 100%

Segura para el consumo - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Errores a la hora de comer sano
Errores a la Hora de Empezar a Estar Sano

Hoy os voy a contar los principales errores a la hora de empezar a estar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad