Suplementos deportivos y cáncer testicular Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Página Principal / Salud y belleza / Buenos hábitos / Suplementos deportivos y cáncer testicular
Suplementos deportivos y cáncer testicular

Suplementos deportivos y cáncer testicular

Un estudio* reciente de investigación sobre suplementos deportivos (incluyendo creatina) y su potencial impacto sobre el cáncer testicular ha causado bastante impacto en los medios de comunicación y redes sociales.

Los autores reclutaron dos grupos de hombres que habían estado en diversos hospitales de Massachusetts o Connecticut (EEUU) durante el período entre 2006 y 2010:

  • Grupo 1 (media edad = 35,42 años): Hombres con cierto grado de células germinales de cáncer testicular (TGCC) histológicamente confirmado.
  • Grupo 2 (Control) (media edad = 38,54 años): Hombres de un mismo rango de edad y zona demográfica de ingreso hospitalario.

El estudio tiene la primera limitación que fue de carácter observacional; es decir, un estudio basado en cuestionarios personales y no en análisis fisiológicos directos.

Limitación nº1: habría que tener especialmente en cuenta las altas probabilidades de que se hayan dado falsas respuestas y/o mentiras deliberadas.

Los cuestionarios abordaban preguntas como:

  • Si se utilizaron “suplementos deportivos para la mejora de la masa muscular”. Se entendió como “uso” el haberlos utilizado “al menos una vez a la semana durante cuatro semanas consecutivas.”
  • En caso afirmativo, ¿a qué edad se utilizaron por primera vez (≤25 años o >25 años de edad).
  • Número de diferentes suplementos utilizados (un suplemento, o más de uno). Sin entrar a valorar si se tomaron simultáneamente o en etapas diferentes.
  • Duración de uso (menos de 1 año; entre 1 y 3 años; o más de 3 años).
  • Consumo de alcohol, tabaquismo y nivel de educación.
  • Otras.

Limitación nº2: Englobar “suplementos para la mejora de la masa muscular”, sin descartar o hacer clasificaciones específicas. Según los investigadores, estos suplementos podrían entrar perfectamente en 30 tipos diferentes de polvos o píldoras entre los que se incluían proteína, creatina y androstenediona (DHT) o sus precursores, sin atender a la posible contaminación de los mismos (esteroides androgénicos, estimulantes, pesticidas…).

Resultados de los cuestionarios y conclusiones de los investigadores

  1. Lesión en la ingle, criptorquidia (alrededor del 10% de los casos TGCC tienen antecedentes de esta patología, lo que se considera un factor de riesgo) y ser caucásico fueron características más frecuentes en el Grupo 1 en comparación con el control.
  2. Los que reportaron haber tomado su primer “suplemento” (entrecomillado porque dado el poco sesgo, es imposible clasificar igual la creatina Creapure, por ejemplo, con un prohormonal) antes de los 25 años no parecían estar en mayor riesgo; mientras que las personas que comienzan a tomarlos después de esa edad, sí tenían un riesgo más alto. creapure
  3. Los participantes que reportaron haber tomado sólo un “suplemento” no tenían un mayor riesgo que el grupo de control. En contraposición, los que reportaron el uso de más de uno, sí tenían un mayor riesgo.
  4. Aquellos que habían utilizado o utilizaban “suplementos” durante menos de tres años no tenían un mayor riesgo que los que no habían tomado nunca; mientras que las personas que lo habían hecho o lo hacían desde hace más de 3 años, sí tenían un mayor riesgo. tabla-comparativa

Literalmente, los autores de la investigación concluyen que “teniendo en cuenta la magnitud de la asociación y las tendencias de dosis-respuesta observadas, el uso de “suplementos para la mejora de la masa muscular” puede ser una importante y modificable exposición de riesgo que podría tener importantes importancia científica y clínica para prevenir el desarrollo del cáncer testicular si esta asociación es confirmado por los estudios futuros” (Li, 2015).

Interpretación objetiva de los resultados

Estudios como estos no prueban una relación causal (tomando X causa Y), aunque sí revelan una conexión potencial que requiere de más investigación para determinar las causas de esta posible relación. Como tal, este estudio no debe ser utilizado como evidencia para probar y afirmar de manera categórica que los suplementos deportivos aumentan el riesgo de sufrir cáncer testicular. En su lugar, actúa como un trampolín para más investigación en profundidad.

Por poner un claro ejemplo, se valora igual el consumo de una proteína en polvo avalada por sellos de certificación de seguridad, calidad y veracidad una vez a la semana durante un periodo de cuatro semanas en cualquier momento de su vida que el uso de un suplemento como el VERSA-1 (con evidencia de contaminación) todos los días durante los 3 últimos años.

Además, es inevitable relacionar este tipo de artículos con la retirada reciente de 43 trabajos de investigación que ha realizado BioMed Central por irregularidades (fraude) en el proceso de revisión antes de su publicación, especialmente con origen chino.

Apoyarse en la ciencia se está convirtiendo en un punto clave para comprender, programar y aplicar en la práctica todo tipo de metodología de intervención, ya sea en cuanto a deporte, ejercicio, nutrición o salud. Por esto, el escepticismo y la objetividad con los que se interpreten fomentaran la base de lo correcto y no sólo de lo deseado.

Conclusión final

Por falta de fiabilidad, este estudio no proporciona evidencia práctica para responder a una pregunta sobre si un suplemento que se esté usando pueda ocasionar cáncer de testículo. En todo caso, en caso de así fuera, el concepto de “potencial riesgo” al que aluden las conclusiones hace referencia a un incremento del 0,5% en comparación con el grupo de control.

Sí es cierto que podría darse un aumento en el riesgo general de cáncer de próstata, problemas hepáticos y cardiacos debido a dosis muy altas de ingesta de algunos de estos suplementos (y más si están contamidos). Siempre se aconseja no exceder las dosis recomendadas por los fabricantes y actualizaciones reales de organizaciones de la salud, así como buscar sellos de certificación en los suplementos deportivos.

certificados-calidad

Fuentes

  • *Estudio: http://sci-hub.bz/17a4697a1e755069f99ba3aedd8305c8/li2015.pdf?hc_location=ufi
  • Li, N., et al. (2015). Muscle-building supplement use and increased risk of testicular germ cell cancer in men from Connecticut and Massachusetts. British Journal of Cancer. 112(7):1247-1250.
  • Moylan, E. (2015). Inappropriate manipulation of peer review. http://blogs.biomedcentral.com. Recuperado el 14 de abril de 2014 de http://blogs.biomedcentral.com/bmcblog/2015/03/26/manipulation-peer-review/.
  • Muñoz López, M. (2014). Contaminación y efectos secundarios en suplementos deportivos: proteínas, aminoácidos, creatina y suplementos para la pérdida de peso. Trabajo Fin de Grado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte. Facultad de Cc. de la Actividad Física y Deporte (INEF) de Madrid. Universidad Politécnica de Madrid.
Te puede interesar
Frecuencia cardíaca en el deporte
Diferencias entre un corazón entrenado y uno sedentario

Índice1 Corazón y deporte2 Frecuencia cardíaca de un corazón entrenado:3 Frecuencia cardíaca de un corazón …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad