Triatlón: las transiciones (III)

Triatlón: las transiciones (III)

Hoy nos toca hablar de las transiciones en el triatlón, es decir, esos momentos en los que se pasa de una disciplina deportiva a otra.

Existen simplemente dos tipos genéricos de transiciones, las cuales son:

  1. Del agua a la bici (Transición T1): esta primera transición se realiza del paso de la natación al ciclismo. En las clasificaciones suele indicarse como T1 (y en ocasiones se medirá el tiempo que se ha tardado en realizarla).
  2. De la bici al asfalto (Transición T2) : esta es la transición clave, y se realiza del paso de la bici a la carrera. En este caso en las clasificaciones vendrá referenciada como T2 (y también se suele medir el tiempo que se tarda en realizar)

Preparación de las transiciones

Antes de empezar a tratar concretamente las transiciones vamos a explicar algunos conceptos claves que hay que realizar antes de iniciar la competición con el fin de preparar no sólo el comienzo del triatlón, sino dejar preparado todo correctamente para cada transición, equipamiento y comida, en el punto o puntos que la organización cree explícitamente para dicha función.

Podemos decir que existe una pre-transición que realmente no cuenta para la competición, ni sumará tiempo a la prueba, pero en la que debemos poner tanto énfasis, o incluso más, que en el resto de transiciones, para que cuando lleguemos a éstas tengamos preparado todo el material y los alimentos que vayamos a ingerir.

pre-transicion

El primer aspecto a tener en cuenta es la llegada a la zona de la carrera. Hay que llegar con suficiente antelación, pues ya sabemos que las prisas no son buenas y en esta ocasión no iba a ser diferente, así que lo ideal es acudir dos horas antes al punto de información (si no lo has hecho el día anterior) y enterarte de todo: situación de las zonas, horarios, recogida de dorsales…

Hay que dejar el material en orden para que sea fácilmente accesible: casco, gafas y zapatillas de la bici (sueltas y sin atar), botellines en su sitio, barritas colocadas estratégicamente, en bolsillos o bici, posible comida para las transiciones (muy útil para las largas distancias), calcetines de recambio para evitar rozaduras y ampollas o aplicación de crema solar.

Visibilidad del dorsal

En cada disciplina es muy importante tener siempre visible el dorsal que la organización de la prueba te haya asignado. En la natación se lleva en el gorro, y normalmente vendrá preinscrito por la organización, pero debes comprobar que es el tuyo y que está visible y correcto.

En la parte del ciclismo se debe llevar en tres lugares visibles: en el casco, en la bici y en el cuerpo. Para la bici y el casco la organización suele dar unas pegatinas que colocaremos correctamente. Normalmente dos en el casco (lateral y frontal) y una en la bici (se suele poner en la tija del sillín). La del cuerpo varía, ya que en la disciplina ciclista se debe llevar en la parte baja de la espalda, y en la carrera a pie se debe llevar en la parte delantera del cuerpo, de ahí que sea recomendable el uso de un porta dorsal.

El porta dorsal no es más que una especie de cinto en el que se cuelga el dorsal (con imperdibles o enganches que lleva él mismo), y lo único que hay que hacer al llegar a la transición de la bici a la carrera es girarlo de atrás a delante, sin perder nada de tiempo (imaginaos si lo engancháis con imperdibles).

visibilidad-dorsal

Las transiciones T1

Decimos que es el primer tipo porque es la primera transición que se realiza en el triatlón común, que es cuando acabamos de nadar y cogemos la bicicleta, algo así como del agua al pedal. En esta transición lo más lo más importante es desprenderse con rapidez del neopreno, por tanto una recomendación un tanto obvia es realizar varias pruebas en casa la semana antes de la competición, o incluso en las sesiones de entrenamiento que hagas de natación (es mejor que lo hagas cuando entrenes en mar ya que en la piscina no es habitual ver a nadie con el neopreno).

No es lo mismo quitarse el neopreno mojado que seco, así que prueba de las dos formas para aprender la diferencia y como pisarlo para sacarlo antes. Un consejo es usar aceite corporal antes de ponérselo, nos ayudará a sacarlo y además evitará posibles rozaduras en zonas de fricción como axilas, cuello o ingles (también se suele usar vaselina).

Lo ideal es que nada más salir del agua, según nos vamos acercándonos a la zona de boxes donde se encuentra la bicicleta para realizar la transición, ir despojándonos de la parte superior del neopreno. Importante no quitarse las gafas y el gorro hasta la zona permitida para ello (se debe preguntar todo bien antes como ya dijimos en el post anterior) para no ser sancionados.

La parte superior del neopreno se desabrocha fácilmente gracias a un cordón largo enganchado a la cremallera que podemos agarrar fácilmente, y que debemos comprobar que funciona correctamente, y lubricar en caso contrario para un correcto funcionamiento.

El problema es que en algunas ocasiones se atasca por el velcro que existen en la zona del cuello del neopreno o por no poder bajarla correctamente por el frío u otras causas, incluso si lo habíamos probado antes en casa. Lo importante es no perder la calma y no decir a alguien (público o compañeros) que te ayude a bajarla, ya que si te ven realizarlo puedes ser sancionado.

Una vez hayamos llegado a la zona de transición, donde está la bicicleta y el resto de equipo y alimentos, debemos apresurarnos a quitarnos el neopreno de la forma más rápida que hayamos entrenado, y ponernos tanto el casco como las gafas de la bici. Si la competición va a ser larga es importante secarse los pies y ponerse unos calcetines para evitar rozadoras o ampollas que nos puedan incluso hacer peligrar la terminación de la misma.

Se aconseja el uso de un bañador o mallot específico para el triatlón que se lleva debajo del neopreno, en caso de usarse el mismo, y que nos servirá como vestimenta única tanto para la parte de la bici como para la parte de la carrera, con lo que evitaremos las pérdidas de tiempo innecesario al tener que cambiar de ropa para cada disciplina.

transicion-1

Al igual que ya hemos dicho que existe una zona en la que hay que llevar aún el gorro y las gafas de natación, existe una zona en la que antes de salir con la bicicleta debes llevar puesto el casco y la gafas (si es que usas) para la parte de ciclismo. Por tanto antes de salir con la bici corriendo hasta la salida de la parte ciclismo ponte el casco abrochado y las gafas para ni ser sancionado ni perder tiempo.

La importancia de la colocación de las zapatillas
Existe una forma óptima para perder el menos tiempo posible a la hora de ponerse las zapatillas de ciclismo que es dejarlas puestas en los pedales de la bicicleta y según se sale con la bicicleta, subirse a ella en la zona marcada, pisando las zapatillas y luego cuando ya se ha cogido velocidad ponérselas en marcha.

Esta técnica no es muy sencilla realizar así que la debes practicar muchas veces hasta que veas que la dominas ya que si no es así puede que te haga perder más tiempo del que puedas ganar usando esta técnica.

La técnica tradicional es ponerse las zapatillas en el box e ir corriendo con ellas puestas hasta la línea de salida con la bici, pero también hay que ir con precaución ya que las zapatillas, por llevar el taco en la suela patinan mucho.

Uses la técnica que uses, busca unas zapatillas que se aten muy rápido, con una única tira de velcro si es posible, así si lo haces encima de la bici sólo tendrás que agacharte una vez a cada lado ganando mucho tiempo. No uses broches muy técnicos como llevan las zapatillas específicas de ciclismo actuales ya que pueden ser más complejos de atar y te penalizarían en el tiempo de la transición.

Las Transiciones T2

Es la que se realiza en el cambio de disciplina del ciclismo al inicio de la carrera, o como la hemos bautizado coloquialmente del pedal al asfalto, que aunque parece que es de asfalto a asfalto las piernas notan este brutal cambio.

Esta transición es la más importante de las dos, ya que el cambio de disciplina deportiva hace que las piernas tengas que soportar un potente contraste en el movimiento, el impacto y la fuerza a realizar, con lo que debemos de acostumbrar a nuestro cuerpo al mismo progresivamente.

Al realizar el ciclismo las piernas generan una fuerza “rotatoria” necesaria para realizar el pedaleo y al cambiar a la carrera deben de realizar una fuerza de translación diferente, con lo que los primeros kilómetros de la carrera se suelen notar las piernas pesadas y excesivamente lentas.

En los entrenamientos, el cambio de una disciplina a otra se deber realizar en menos de 10 minutos de separación, ya que si excedemos este tiempo, el entrenamiento no se va a asemejar a la competición ya que las fibras musculares habrán descansado lo suficiente como para adaptarse de la bici a la carrera.

transicion-2

En lo que a la zona de transición se refiere tenemos que realizar la entrada a pie a partir de la zona señalada por la organización, que por norma general es la misma en la que se realiza la salida. En este puede se puede quitar el casco de la bici pero no antes ya que puedes ser penalizado (en ocasiones hay que meterlo en una caja).

Al igual que para coger la bicicleta y ponernos a pedalear, también existen dos formas de bajar de la bicicleta, con las zapatillas específicas para la parte de la bici puestas, con lo que con lleva el peligro de caídas, y la de bajar descalzo dejando las zapatillas enganchadas en los pedales.

Para realizar la bajada dejando las zapatillas en los pedales y correr descalzo hay que entrenarla muchas veces durante las sesiones de entrenamiento con el fin de aprender a soltarse los velcros de las zapatillas en marcha. Es mejor que no se usen zapatillas con broches complejos de soltar que nos penalicen en el tiempo.

La equipacion
Si estamos realizando un triatlón de larga distancia es conveniente usar otro par de calcetines, ya que seguramente los que has usado en el ciclismo los habrás sudado en exceso, y puede que se produzcan incómodas rozaduras o ampollas que nos molesten a la hora de correr.

En cuanto a las zapatillas de correr, lo ideal es usar unas zapatillas lo más sencillas de atar, bien con velcro o mejor aún usando cordones elásticos que nos permitan ponernos a presión, sin tener que soltar o atar los cordones, lo más rápido posible. Los cordones elásticos se pueden adquirir por separado y colocárselos a las zapatillas.

Todos estos conceptos que hemos explicado para perder el mínimo tiempo posible no son del todo necesarios si simplemente queremos competir sin buscar realizar un tiempo lo más bajo posible, aunque al final si competimos regularmente, aunque no quedemos en los primeros lugares, nos gustará limar al tiempo total la máxima cantidad de segundos posible.
Triatlón: Los 3 suplementos indispensables Triatlón: Entrenamiento en el gimnasio

Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Rutinas en gym para triatlon
Triatlón: rutinas para el gimnasio (V)

En la última entrada de triatlón os mostramos cómo se debía entrenar en el gimnasio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *