La utilidad del análisis de sangre en deportistas

La utilidad del análisis de sangre en deportistas

Prácticamente todas las personas que hacen deporte tienen claro que hacerse un análisis de sangre es algo muy positivo ya que una analítica esconde información muy importante sobre su salud y rendimiento físico, pero pocas veces sabemos cómo interpretar esos datos.

Con estas sencillas claves, te resultará mucho más sencillo sacar todo el partido a lo que te dice tu analítica de tu estado físico.

Cuando practicamos ejercicio físico con el propósito de adelgazar, mejorar la salud o mejorar nuestro rendimiento, en la gran mayoría de los casos, los resultados externos pueden tardar en aparecer como por ejemplos las adaptaciones musculares o la composición corporal.

Sin embargo, nuestro cuerpo produce adaptaciones y cambios a nivel fisiológico en su interior prácticamente a partir del primer día.

Estos cambios en los parámetros bioquímicos, pueden verse a corto plazo a través de un análisis de sangre, de esta manera podemos comprobar si estamos haciendo lo correcto.

Existen algunos marcadores que son un fiel reflejo de las adaptaciones y respuestas de nuestro cuerpo al ejercicio físico. Estos marcadores pueden evolucionar rápidamente y pueden ser una referencia fiable de cómo se está adaptando nuestro organismo.

En un análisis de sangre convencional, podemos saber si nuestro cuerpo está respondiendo favorablemente tanto al entrenamiento como al plan dietético.

Vamos a ver algunos de estos parámetros fáciles de valorar y que nos darán bastante información desde el punto de vista del rendimiento y de salud.

Glóbulos rojos, hematíes o eritrocitos

Son de suma importancia para los deportistas ya que son los responsables de transportar el oxígeno a las células del cuerpo. Los valores normales deben situarse entre 3,9 y 5,3 millones/mm3. En su estructura se destaca la hemoglobina, una proteína que ocupa casi todo el plasma del eritrocito y que contiene hierro, lo que confiere el característico color rojo a la sangre. En ella tiene lugar la fijación del oxígeno para ser transportado a las células a través de la sangre. Para asegurar un óptimo  rendimiento cardiovascular, es esencial tener unos niveles apropiados.

Niveles de hemoglobina en sangre:

  • Hombre adulto: 13 a 16 g/dl
  • Mujer adulta: 11,5 a 14,5 g/dl

Si en una analítica, el nivel de hemoglobina aparece por debajo de los niveles establecidos, se está describiendo una anemia que puede darse por diversos motivos: anemias primarias, embarazo, enfermedades renales, hemorragias, desórdenes en la alimentación, etc.

En estos casos, el transporte de oxígeno se ve reducido y por consiguiente también lo hace el rendimiento en actividades cardiovasculares de carácter aeróbico. La anemia suele corregirse en la mayoría de los casos con una alimentación adecuada y eludiendo hábitos poco saludables como el tabaco.

Se recomienda sobre todo alimentos ricos en vitamina B12, necesaria para la síntesis y la multiplicación de las células, ácido fólico y, por supuesto, hierro, imprescindible  para la producción de hemoglobina. En nuestro cuerpo tenemos aproximadamente entre 4 y 5 gramos de hierro y la gran mayoría está en la hemoglobina.

Leucocitos

También denominados globulos balncos, son un conjunto heterogéneo de células sanguíneas que son los efectores celulares de la respuesta inmunitaria, así intervienen en la defensa del organismo contra sustancias extrañas o agentes infecciosos. Existen cinco grandes tipos de estos glóbulos: Basófilos, Eosinófilos, Linfocitos (células T y células B), Monocitos y Neutrófilos.

Los niveles normales están entre los 4,500 a 10,000 glóbulos blancos por microlitro (mcL).

Los valores de glóbulos pueden descender al realizar periodos intensos de entrenamiento, con una recuperación insuficiente.

Si llegamos a este punto, lo más indicados es descansar, o hacer entrenamientos muy ligeros. Además del descanso, es imprescindible que revisemos nuestra alimentación y que a esta no le falten vitaminas y minerales.

Transaminasas

Transaminasas GOT y GPT, enzimas. Están vinculadas con la transaminación (transformación de aminoácidos a glucosa) debido al catabolismo muscular cuando la actividad física es muy intensa y la dieta no cubre las necesidades nutricionales.

Suele aparecer en deportistas con entrenamientos desmesurados, como ciclistas, corredores de larga distancia, etc. Altos niveles  de transaminasas están relacionados con situaciones de sobreentrenamiento.

Normalmente no debe superar 40 U/l. Las transaminasas altas suelen darse en entrenamientos de fuerza muy intensos o en deportistas de grandes distancias como maratonianos y triatletas. Cuando esto sucede, el cuerpo empieza a descomponer el tejido muscular para usar los aminoácidos como fuente de energía. En esta situación, los niveles de GOT son más altos que los de GPT. Cuando esto sucede,  se debe aumentar la ingesta de alimentos, el descanso y la hidratación.

Glucosa sanguínea

Este marcador nos indica los niveles de glucemia en sangre. El análisis de la glucosa se hace, sobre todo, para descartar una posible diabetes mellitus.

Los niveles de glucosa tienden a aumentar con el sedentarismo y dietas con una elevada cantidad de azúcares refinados. Tener niveles progresivamente elevados pueden asociarse con sobrepeso, colesterol elevado y, a largo plazo, aparición de diabetes tipo II.

Hace algún tiempo los valores de100 mg/dl y las cifras entre 100-126 mg/dl comenzaban a ser algo alarmantes, pero hace poco tiempo se demostró que marcadores de glucemia entre 91-99 mg/dl pueden ser un factor de riesgo de padecer en el futuro diabetes tipo II.

Hacer ejercicio cardiovascular con  a una alimentación adecuada con carbohidratos de bajo índice glucémico, puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en sangre a medio y largo plazo.

Triglicéridos

Las personas propensas a acumular grasa en la zona abdominal deben vigilar este parámetro. Una vez digeridos los alimentos, los ácidos grasos de cadena corta y media se movilizan ligados a la albúmina en la circulación, y si no son usados como fuente de energía, se almacenan como grasa.

Los valores de referencia se sitúan entre 60-185 mg/dl. Los triglicéridos altos están muy vinculados con el sobrepeso por exceso de calorías procedentes de hidratos de carbono y grasas hidrogenadas que incrementan la producción de triglicéridos en el hígado.

En estos casos, se recomienda reducir la cantidad de alimentos fritos y carbohidratos consumidos (pan, arroz, pastas, cereales); y preferiblemente optar por las variantes integrales. Es muy recomedanle ingerir menos cantidad de hidratos de carbono de alto índice glucémico: azúcares refinados, bollería, dulces, etc.

Albúmina sérica

Desde el punto de vista del entrenamiento físico, la albúmina se reduce ante estados de catabolismo muscular posiblemente provocadas por el sobreentrenamiento. Las caídas del sistema inmunitario son habituales en periodos de alta carga de trabajo. Es un marcador que deben vigilar deportistas con entrenamientos exigentes cuya alimentación a veces no llega a cubrir sus requerimientos nutricionales debido al intenso esfuerzo.

Niveles de malnutrición según las concentraciones de albúmina

  • Ligera : 2,8 – 3,5 g/dl
  • Moderada: 2,1 – 2,7 g/dl
  • Severa: menor a 2,1 g/dl
  • Normal: 3,5 – 5,5 g/dl
Para corregir estos parámetros, lo mejor es tener periodos de  descanso o de recuperación activa, o bien aumentar la cantidad de calorías.

Ácido úrico

Es un químico creado cuando el cuerpo descompone sustancias llamadas purinas, las cuales se encuentran en algunos alimentos y bebidas. La mayor parte del ácido úrico se disuelve en la sangre y viaja a los riñones, donde sale a través de la orina.

Si el cuerpo produce demasiado ácido úrico o no lo elimina lo suficiente, el ácido úrico se puede acumular en los tejidos y formar cristales ocasionando lo que conocemos como gota. También puede ocasionar formación de piedras o cálculos a nivel de las vías urinarias. Los altos niveles de ácido úrico en el cuerpo se denominan hiperuricemia.

Valores altos en deportistas se pueden relacionar con una excesiva intensidad de la carga suministrada que causa una destrucción de los tejidos (catabolismo muscular). Las dietas hiperproteica típicas de muchos deportistas de fuerza también pueden ocasionar una elevación en los niveles de purinas.

Niveles normales de ácido úrico

  • Mujeres: 2,5 – 7,5 mg/dl (142 -339 mmol/L)
  • Hombres: 3,5 – 8,5 mg/dl (202 – 416 mmol/L)
Es importante que tengamos esto en cuenta a la hora de alimentarnos, ya que la dieta es esencial a la hora de determinar nuestra salud, pues los resultados sobre el organismo pueden ser nefastos.
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Desescalada para Conocer la Vida Deportiva

Cualquier momento es propicio para iniciar la práctica de un deporte, por ello, la desescalada …

4 comentarios
  1. Puede ser que, siendo un atleta de alto rendimiento, ¿esto cause que suban un poco las plaquetas?

    • Hola, habría que analizar al sujeto en cuestión, aunque no obstante, esto podría deberse a las exigencias físicas del programa de entrenamiento; en todo caso, lo más sensato es consultar con su médico. Un saludo.

  2. Hola me he hecho un análisis de sangre rutinario y tenía los valores de creatinina y acido urico un pelín elevados cretinina 1.36 (normal 1.3) acido urico 7.3 «normal» 7.2 aqui hablais de 8.5 este valor es para deportistas?, ya que actualmente llevo 3 meses de definición realizando entrenamientos muy intensos que quizá haya provocado la subida, bebo mucha agua la cuestión es ¿debo preocurme? gracias de antemano, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *