▷ Vitamina A: ¿Qué es? Todo lo que debes saber【2019】
Página Principal / Nutrición / Vitaminas / ¿Qué es la Vitamina A? ¿Por qué consumirla?
¿Qué es la Vitamina A? ¿Por qué consumirla?

¿Qué es la Vitamina A? ¿Por qué consumirla?

Si eres de los que solo con escuchar vitamina A la relacionas con una zanahoria, no vas mal encaminado. Presente en los animales de origen vegetal (caroteno) y de origen animal (retinol), una vez ingerida, contribuye a la formación de púrpura visual en la retina, proteína que nos permite ver con poca luz. Pero, lejos de limitarse a la vista, estamos ante un nutriente favorecedor de otras muchas funciones para el organismo. Te lo contamos todo sobre él.

¿Qué beneficios tiene la vitamina A para la visión?

¿Qué es?

Antes de entrar en materia, consideramos interesante aclarar que la vitamina A es también conocida como retinol, denominación que debe su origen al descubrimiento de su capacidad en pos de generar pigmentos necesarios para el funcionamiento de la retina y, por ende, de la vista.

En el marco general de la nutrición, las vitaminas pertenecen al área de los micronutrientes, un abigarrado conjunto de sustancias demandas por el organismo humano en bajas cantidades. Sin su concurso, el metabolismo humano se vería privado de los elementos esenciales para realizar las reacciones químicas sustentadoras de la totalidad de las funciones orgánicas.

Dos puntos son comunes a todas las vitaminas: la dependencia desarrollada por el organismo de recibir su aporte de modo externo, al carecer de vías metabólicas para sintetizarlas y, desarrollar una función, integradas en las enzimas, de catalización (que son sinónimo de impulso y aceleración conjuntas) de las citadas reacciones bioquímicas.

De forma simultánea, se segregan en dos grandes bloques, al clasificarse en función del criterio de su mayor solubilidad en agua (hidrosolubles) o en grasas (liposolubles), de suerte que pertenecen al primero grupo todas las vitaminas del complejo B y la vitamina C y al segundo grupo las del tipo A.

Conoce los primeros vestigios de su existencia y posterior evolución

Como ha ocurrido con otras tantas sustancias, su descubrimiento tuvo lugar en base a una serie de experimentos llevados a cabo con animales, sin rumbo demasiado definido.

Un hallazgo que aconteció en la segunda década del siglo pasado, de manos de un equipo de investigadores británicos, al mando de Gowland Hopkins, quien observó que ciertas especies animales detenían su desarrollo cuando la fuente grasa presente en la dieta se limitaba a la manteca de cerdo. En contraposición, cuando esta era sustituida por la mantequilla de leche de vaca, sin interferir en el resto de los alimentos de la dieta, el desarrollo de los animales se producía al ritmo que era de esperar.

Tan relevante descubrimiento propició que la sustancia fuera bautizada inicialmente como “factor de leche”. Serían posteriores trabajos con animales los que ampliaran la información relativa a las fuentes alimenticias que manifestaban virtudes similares, entre las que sobresalían el aceite de hígado de bacalao y la yema de huevo. Así, se llegó al convencimiento de que compartían un nutriente denominado retinol.

Sin embargo, interesa hacer notar que ya en la época de esplendor de la civilización egipcia se conocía el poder terapéutico relacionado con ciertos alimentos, como el hígado, con vistas a la prevención de ciertas enfermedades. Es más, la ceguera nocturna era tratada con una alimentación rica en esta víscera.

¿Qué efectos produce la vitamina A?

Es tanto lo que en este sentido podemos decir sobre la vitamina A en relación con la salud, que conviene ir haciéndolo por apartados.

Composición química

A efectos de estructura química, tenemos que contemplar la existencia de dos variantes de vitamina A:

  • Preformada: se encuentra en carne y leche de animales mamíferos, carne de ave y en los pescados azules
  • Provitamina A: se encuentra en las frutas, verduras y hortalizas. En este grupo destacan por méritos propios los carotenoides. El betacaroteno tiene un número mayor.

Quédate con la idea de que la estructura del retinol es terpénica. Esto significa que se trata de un hidrocarburo formado por cinco átomos de carbono, varios de hidrógeno y uno de oxígeno. Cuenta con un anillo betaionona con una ramificación lateral y con cinco dobles enlaces orientados en configuración trans.

Este último dato, que quizás en principio no te resulte relevante, sí tiene una enorme trascendencia en las propiedades físicas y químicas de las sustancias.

De su estructura molecular se desprende que, tanto la vitamina A como los carotenoides sean compuestos polares y, por tanto, su solubilidad en grasas sea óptima. Esta es la razón por la que pueden almacenarse en el organismo en las células adiposas, cuyo citoplasma está repleto de materia grasa, en disposición de ser liberadas conforme el organismo lo vaya demandando vaya cubrir sus necesidades.

Una capacidad de depósito de lo más interesante

La aludida capacidad de depósito justifica que no sea necesario un consumo diario. Así, basta una ingesta periódica para asegurar el stock preciso. Debe decirse en este aspecto que la mayor parte es almacenada en el hígado, yendo finalmente a parar algunos restos a los pulmones, los riñones y el tejido adiposo de reserva.

La naturaleza nos ofrece el retinol, dentro de la composición química de los alimentos bajo dos modalidades: en forma de alcohol libre y de ésteres de ácidos grasos, sobremanera el ácido palmítico, además de las moléculas precursores, los carotenoides.

Aunque su denominación específica corresponde en exclusiva al retinol, a efectos biológicos, existen una serie de sustancias como retinal, 13-cis retinol y dehidrorretinol, a las que se les adjudica, en mayor o menor grado, la capacidad de ejercer las funciones propias desarrolladas por el retinol en su condición de coenzima. De entre las mencionadas, las dos primeras concentran un poder vitamínico que equivale al 90 y 75%, respectivamente, del retinol. Solo en el caso del dehidrorretinol se reduce a un 40%.

¿Cuáles son las propiedades de la vitamina A para tu organismo?

La relevancia de los carotenoides

Más importante que estos son los carotenoides y, en especial, el betacaroteno. Con un valor vitamínico que puede cifrarse en un sexto del adjudicado al retinol, su presencia en los vegetales es tan dispersa (y en alguna de ellos tan abundante) que se le cataloga como fuente alimentaria fundamental de A. De hecho, existen países, como los Estados Unidos, en cuya dieta escasean los vegetales, cuya población canaliza a través de los carotenoides un tercio de los aportes de la vitamina A.

El retinol es una sustancia caracterizada por su alta biodisponibilidad, incluso contenido en alimentos complejos, en cualquiera de sus formas alcohol y éster. Es su marcada liposobulidad la que hace que normalmente se encuentre disuelto en materia grasa, si bien aa veces va unido a las proteínas de estructura intracelular o a las que se ocupan del transporte sanguíneo de sustancias.

En la otra cara de la moneda, los carotenoides pueden encontrarse como constituyente de ciertos aceites vegetales e incluso de algunos alimentos de origen animal (como la yema de huevo o la leche), que principalmente están disueltos en el interior de las células vegetales especializadas en almacenar pigmentos, denominados cromoplastos, ligados con firmeza a unas proteínas específicas.

Tal unión, por un lado les otorga la ventaja de preservarlos de los fenómenos de oxidación, pero por otro lado, les merma biodisponibilidad, por lo que se hace necesario para que puedan aprovecharse a nivel orgánico, que las proteínas de soporte sean desnaturalizadas a través del calor, lo que supone un inconveniente.

¿Entiendes ahora por qué una zanahoria que haya sido cocinada supera holgadamente a una cruda en lo que a su aptitud como fuente de retinol se refiere?

Las moléculas de carotenoides son bastante lábiles a la acción de la luz solar, en la medida que una considerable cantidad de ellos se inutiliza cuando las hojas verdes y los alimentos que los contienen se desecan al sol. Ahí tienes la razón de que la deficiencia de vitamina A, sea tan frecuente en regiones áridas, donde se acostumbra a secar el sol las hojas comestibles y las hortalizas, para conservarlas y preservarlas mejor de la podredumbre.

Por último, cabe mencionar que, en el caso de la leche, el tratamiento térmico de pasterización hace que una pequeña parte del retinol, entre el 3 y el 7%, se isomerice. Este porcentaje se eleva al 16 % en el caso del famoso tratamiento UHT, al que se somete a la leche envasada en tetrabrik. Ahora bien, cuando se trate de una botella de vidrio o de ciertos tipos de queso, el porcentaje puede alcanzar el 35%.

¿Para qué sirve el Retinol?

Las funciones de la vitamina A, van mucho más allá de lo que pudieras pensar en un primer momento, asociándola con sus beneficios para la visión. Y es que no solo va a cuidar de tu vista, sino también de tu sistema inmunitario y de tu capacidad de reproducción, entre otros.

Para poder profundizar en el tema como es debido, hemos elaborado un completo post a cuya lectura te invitamos a través de este enlace. En él te contamos las funciones imprescindibles de la vitamina A en el organismo.

¿Afecta a la salud su exceso?

A estas alturas, es probable que no te queda ninguna duda de que la vitamina A es un extraordinario nutriente, indispensable para la salud, pero no caigas en el error de pensar que la toma de cantidades demasiada elevadas va a multiplicar sus efectos beneficiosos.

De hecho y, por aquello de que la naturaleza establece topes, cabe advertir de los peligros que entraña superar los umbrales a partir de los cuales el retinol deja de ser beneficioso para pasar a ser nocivo.

Los investigadores llaman a la intoxicación por exceso de consumo de esta vitamina hipervitaminosis A, una especie de sobredosis de retinol que hace referencia a un amplio depósito de esta vitamina en el organismo, lo que suele ocurrir por una descontrolada ingesta de suplementos.

Una vez producida esta situación, sus síntomas pueden alertarte, por lo que conviene estar atento a ellos.

¡Apunta los principales síntomas de hipervitaminosis A!

  • Anorexia
  • Vómitos y náuseas
  • Visión borrosa
  • Hiperexcitabilidad
  • Desórdenes nerviosos
  • Caída del pelo
  • Hepatomegalia
  • Astenia o debilidad muscular
  • Amenorrea o interrupción del ciclo menstrual
  • Migrañas e insomnio
  • Hidrocefalia e hipertensión craneal (en niños)

Un exceso de retinol en el organismo puede incluso ser detectado en una prueba de densitometría, en la que se perciba disminución de la densidad mineral ósea. En casos extremos, podría llegar a desencadenar un cuadro de coma y la muerte.

En el caso de las embarazadas, se recomienda también huir de dosis elevadas de suplementos de tipo preformada, ya que pueden convertirse en un factor causal de anomalías congénitas en sus bebés.

Evita el riesgo de hipervitaminosis ciñéndote a los niveles máximos de ingesta tolerables, consolidados como datos de referencia en pos de la prevención del riesgo de toxicidad de la vitamina A.

¿Qué cantidad de vitamina A debes tomar?

¿Cuánta Vitamina A debes tomar?

Es normal que te preguntes cuánta vitamina A es necesario tomar. Pues bien, no existe una respuesta única a esta pregunta, puesto que la cantidad de retinol que cada persona precisa va a depender de su edad y de la etapa reproductiva en la que se halle.

En líneas generales, puede decirse que las dosis recomendadas se mueven en las siguientes horquillas, indicadas en una unidad de medida que se conoce como equivalentes de retinol (ER):

  • Para mayores de 14 años: entre 700 y 900 mcg diarios de ER
  • Mujeres en período de lactancia: entre 1200-1300 mcg diarios de ER
  • Menores de 14 años: las cifras descienden sensiblemente

El problema reside en que no es sencillo efectuar la conversión de Unidades Internacionales (medida que figura en las etiquetas de los productos) en mcg ER.

A modo de ejemplo, indicaremos que una dieta variada que incluya 900 mcg ER de vitamina A aporta entre 3.000 y 36.000 UI de ella, dependiendo de cuáles sean los alimentos de los que procede.

En cuanto a los mayores de 14 años, la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos), ha fijado el parámetro que recibe el nombre de valor diario (VD), en 5.000 UI, recibida a partir de una alimentación mixta de origen vegetal y animal.

Aunque los VD no son coincidentes con las dosis recomendadas, puede resultar práctico guiarse por el objetivo de alcanzar cada día el 100% del VD, con vistas a asegurarse el aporte suficiente de vitamina A.

A pesar de ello, se observan ciertas discrepancias en las cifras indicadas por las diferentes instituciones. Así, para la Fundación Española del Corazón, fuente solvente donde las haya, las cantidades diarias recomendadas deberían escalonarse conforme al siguiente criterio:

  • De 6 a 11 meses: 350mcg
  • Uno a 6 años: 400mcg
  • 7 a 10 años: 500mcg
  • 11 a 14 años: 600mcg
  • Mujeres mayores de 14 años: 600mcg
  • Hombres mayores de 14 años: 700mcg
  • Mujeres embarazadas y en período de lactancia: 700mcg

Al mismo tiempo, otras de las fuentes emblemáticas en lo que al sector de la nutrición se refieren, como la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomiendan a los adultos el consumo de 750 mcg al día de retinol. Esta cantidad debería incrementarse en su 50% en el caso de las madres lactantes y reducirse sensiblemente en bebés y niños, siempre según la recomendación de ambos organismos.

Ten presente que, a esto hay que añadir los requerimientos especiales de ciertas personas, en función de sus condiciones especiales.

Demandan suplementación adicional de vitamina A:

  • Los bebés prematuros durante su primer año de vida
  • Las personas que padecen fibrosis quística para recuperarse de sus trastornos intestinales
  • Los celíacos, pues las dificultades añadidas en su nivel de absorción grasas, les impide asimilar la cantidad precisa de retinol

¡Ojo! Estos datos deben ser interpretados sobre dietas que contemplan la presencia de retinol y caroteno en base a su variedad alimenticia. Otra cosa sería el caso de las dietas veganas y vegetarianas, en las que la transformación metabólica del caroteno en retinol es eficaz solo a nivel relativo.

¿Son necesarios los suplementos de esta vitamina?

Como sucede con infinidad de otras sustancias, la vitamina A se comercializa en forma de suplementos dietéticos que en este caso pueden tratarse de acetato palmitato de retinilo (lo que se considera preformada), como betacaroteno o provitamina A o como un sinérgico combinado de ambos.

Además, la práctica totalidad de los suplementos multivitamínicos integran esta vitamina en su formulación y, por supuesto, se vende preparados con un contenido exclusivo en vitamina A. En la tienda online de HSN puedes encontrarla en todas sus modalidades.

No obstante y, en lo relativo al capítulo de la suplementación, huelga decir que si llevas una dieta equilibrada y variada, con gran abundancia de alimentos ricos en vitamina A como frutas y verduras, salpicadas con ciertos alimentos de origen animal, como huevos, productos lácteos o pescados alargados, es probable que no necesites tomar suplementos de retinol, salvo que cuentes con alguna patología que modifique la necesidad de tu organismo.

Pese a todo, en caso de duda, su toma no supondría un problema pues, siempre que la consumas conforme a las indicaciones expresadas por los laboratorios fabricantes, la vitamina A es una sustancia capaz de ofrecer un amplio margen de seguridad.

¿Qué otros beneficios para la piel puede presentar?

¿Puede ayudar contra el acné y otras patologías?

En este sentido, existen sobradas evidencias que avalan el empleo del retinol y de sus derivados para plantar cara al acné.

Así, los jóvenes que sufren este antiestético problema, aparte de asegurarse de ingerir suficiente vitamina A por la vía de la alimentación, deben optar por un suplemento que incluya retinol y que puedan aplicar directamente sobre la piel, ayudando a regular la película grasa que segregan las glándulas sebáceas, obteniendo resultados visibles en poco tiempo.

¿Estás embarazada y el acné ha aparecido en tu rostro? Entonces debes tener muy presente una recomendación: en ningún caso puedes aplicar como pauta para tratarlo la variante de la vitamina A denominada ácido-all-trans-retinoico o tretinoína. ¿La razón? Esta fórmula se ha revelado como muy eficaz para combatirlo, pero puede provocar malformaciones congénitas en el feto.

Respecto a esta sustancia, cabe advertir también que ha demostrado su efectividad en el tratamiento de una grave enfermedad, la leucemia promielocítica, respecto a la que existen registros de una mejora significativa a nivel estadístico en el promedio de supervivencia durante su empleo.

Con mayor o menor fortuna, esta suplementación parece servir de digno apoyo en el tratamiento de la malaria, del VIH, de distintos cánceres (piel, páncreas, pulmón, mama y estómago), de la artritis, del eczema cutáneo, de la retinitis pigmentosa o pigmentaria y de la prevención de la diabetes.

Posibles contraindicaciones o interacciones con otras sustancias

La toma de anticonceptivos orales exige precaución a la hora de consumir vitamina A, dado que puede llegar a incrementar de manera alarmante sus niveles, algo que seria nocivo para la salud.

Con ciertos antibióticos debe también evitarse su combinación, pero especialmente con las tetraciclinas, pues la mezcla de ambas sustancias dispara el riesgo de toxicidad. Esto es así porque interactúa con esto fármacos metabolizados en el organismo mediante el sistema enzimático del citocromo P450.

Asimismo, hay que prestar especial atención a los posibles episodios de hemorragia producidos cuando se simultanea el uso de retinol con el del ácido acetilsalicílico u otros anticoagulantes, con antiinflamatorios no esteroideos del tipo del ibuprofeno  o con o el ginkgo biloba (extracto cuyas hojas se usan como remedio natural para luchar contra los trastornos circulatorios).

Tal cantidad de información puede servir para evitar enfermedades, promoviendo una salud idónea.

¡Toma nota de las siguientes recomendaciones relacionadas con la vitamina A!

  • Es estable a temperaturas normales de conservación e incluso relativamente estable a la luz y al calor, pero se destruye por la oxidación
  • No es aconsejable freír los alimentos que contienen vitamina A, debido a que los carotenos como el retinol se quedan en el aceite, por su condición de liposolubles
  • Su biodisponibilidad se acrecienta en presencia de vitamina E y de otros antioxidantes naturales
  • Es preferible consumir verduras frescas, pues su desecación tiene como consecuencia que disminuya la concentración de carotenos
  • No deben usarse simultáneamente diferentes suplementos, dado el riesgo de toxicidad que ello supone
  • Los veganos, al no consumir huevos ni productos lácteos, precisan betacaroteno para satisfacer su necesidad de retinol. Para ello, deben introducir en su dieta diaria un mínimo de cinco piezas de frutas y vegetales, de los que se consideran ricos en carotenoides. De no ser así, deben optar por el consumo de suplementos
  • Es conveniente poner en conocimiento de un facultativo la intención de iniciar una pauta de suplementación. Y, siempre que el mismo la avale, concretar la dosis adecuada. Y ello pese a que, como en el caso de los complementos dietéticos de vitamina A, no sean medicamentos ni precisen receta médica.

¿Consideras que ya tienes suficiente información sobre la vitamina A para valorar hasta qué punto es beneficiosa para tu salud? Esperamos que así sea y, si te asalta alguna duda, ¡consúltanos!

Valoración de la Vitamina A

Salud Ocular - 100%

Protección del Sistema Inmune - 99%

Vitamina Esencial - 100%

Protección sobre el Antienvejecimiento - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
Consecuencias falta de vitamina A en el organismo
¿Qué es la falta de Vitamina A? Síntomas de la deficiencia

¿Sabías que ya en civilizaciones tan antiguas como Egipto o la Grecia Clásica existían referencias …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad