▷ Vitamina C: Conoce todos sus Beneficios【2019】 Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Página Principal / Nutrición / Vitaminas / Vitamina C: Qué es, Propiedades ¡y mucho más!
Vitamina C: Qué es, Propiedades ¡y mucho más!

Vitamina C: Qué es, Propiedades ¡y mucho más!

Es inevitable. Escuchas hablar de vitamina C e inmediatamente la relacionas con una naranja y con la prevención de resfriados. Aunque no te falte razón, con este “súper ventas” de la nutrición pasa un poco aquello de que “ni son todos los que están, ni están todos los que son”. Simple y llanamente, porque la vitamina C es mucho más que eso. En cuanto a sus fuentes, ¡hay otras frutas que contienen más!

La fama de la vitamina C no entiende de fronteras. De lo más conocida y nombrada en la sabiduría popular, a ella se asocia una lista interminable de bondades para la salud. Suele ocurrir que cuanto más te interesa una sustancia, sobre todo de la entidad de la que traemos entre manos, más dudas te asaltan respecto a ella.

Qué es la Vitamina C

Tienes claro que tomar una buena naranja en gajos no solo es un placer para el paladar sino una aportación extraordinaria para tu organismo pero… ¿Sabes exactamente cuanta vitamina C necesitas? ¿Piensas que tienes que tomar mucha para no resfriarte nunca?, ¿Conoces sus beneficios más allá del catarro? ¿En qué otros alimentos puedes encontrarla? Te contamos todo esto, ¡y mucho más!

¿Qué es la Vitamina C?

Es probable que en más de una ocasión hayas escuchado hablar de la vitamina C como ácido L-ascórbico. Ello es debido a que se trata de su nomenclatura química. Ciertamente, la que nos ocupa no es una vitamina cualquiera. Popular donde las haya, se trata de uno de los principales exponentes de un género de micronutrientes, las vitaminas, de lo más disperso a lo largo y ancho del reino animal y vegetal.

¿Te has preguntado alguna vez por qué se llaman vitaminas? Sí, justo por lo que estás pensando: porque son elementos vitales para la viabilidad de la existencia humana.

Respecto al ácido ascórbico, cabe hacer una matización: existe una forma química del mismo, el isómero R. Su diferencia con el L es que carece de actividad vitamínica.

En tu cuerpo, la vitamina C va a actuar básicamente como un antioxidante. Su función es la de catalizar reacciones químicas de las que se desprende una acción protectora sobre las membranas celulares, que despliega sus efectos frente al continuo peligro de los radicales libres para tu salud.

Por encima del resto de los mencionados peligros, sobresale la agresión sufrida por el ADN del núcleo celular. Estos son grupos de átomos especialmente capaces de ser muy reactivos, debido a que les queda un electrón impar en su corteza, que busca aparearse con otro idéntico para estabilizarse. ¿La razón? Así es como se encuentran los electrones en la corteza de los átomos neutros.

Su formación se debe a la metabolización de los distintos principios inmediatos (glucosa, lípidos), contenidos en los alimentos y mediante los cuales se produce su transformación en energía.

Sin embargo, el peligro de los radicales libres transciende el ámbito de la nutrición para encontrar encaje en un gran número de acciones circundantes en el entorno diario como el humo del tabaco, la radiación ultravioleta o la contaminación atmosférica.

¿Para qué sirve? Funciones que ejerce en tu organismo

El tipo de funciones desarrolladas por la vitamina C tienen que ver con su actuación como cofactor enzimática (o coenzima), moléculas pequeñas no proteicas que colaboran, junto con otras moléculas y átomos, en la formación de la composición estructural de las enzimas, proteínas encargadas de acelerar, incluso de iniciar, las reacciones bioquímicas del metabolismo.

En el caso particular de la vitamina C, interviene principalmente en un grupo de reacciones que se conocen como hidroxilación, consistentes en introducir en un compuesto un radical OH, sustituyendo a un átomo de hidrógeno, lo que tiene como consecuencia la oxidación del compuesto original.

Las coenzimas son las encargadas de intercambiar grupos químicos entre enzimas sin integrarse permanentemente en su estructura. Ahí radica su diferencia con los conocidos como grupos prostéticos, estructuras no proteicas unidas íntimamente a las enzimas, entre las que cabe destacar la dupla hierro-azufre o el grupo hemo, propio de la hemoglobina.

Propiedades de la vitamina C

La doctrina científica califica igualmente a las vitaminas, y a la C entre ellas, como biocatalizadores alógenos, una denominación que deriva de dos características:

  • Una funcional, cuya misión es la de catalizar o conducir reacciones bioquímicos
  • Otra relacionada con su origen, al deber ser ingresadas en el organismo a través de fuentes alimenticias

¿Sabes de dónde procede esta última característica? Si nos remontamos a hace 2,5 millones de años, el organismo de los primeros homínidos bípedos, nuestros antepasados más remotos, perdió su capacidad de sintetizar la vitamina C, de modo que su consumo alimenticio pasó a ser inevitable. ¿La razón? Llevar una dieta basada en vegetal y vísceras animales.

Muchos siglos más tarde, la estricta dependencia exterior de este nutriente dio lugar a la aparición de una enfermedad, de nombre escorbuto, cuya única causa es falta de vitamina C. Sin duda, la población pagó un alto precio por ello.

Falta de vitamina C, ¿es preocupante?

SÍ. De la misma forma que un exceso de vitamina C no es aconsejable para el organismo, tampoco lo es un déficit de este nutriente.

Dada la gran cantidad de reacciones bioquímicas en las que la vitamina C interviene, su carencia puede estar estrechamente ligada con la aparición de un buen número de trastornos.

¡Toma nota de los principales!

  • Procesos inflamatorios, como artritis, hepatitis y pancreatitis
  • Infecciones, como neumonía, herpes, mononucleosis, infecciones de vejiga y, como no podría ser de otra manera, ¡resfriados y gripes!
  • Procesos degenerativos, como arteriosclerosis, esclerosis múltiple, úlcera corneal y glaucoma
  • Enfermedades de diversa consideración, como cáncer, fatiga crónica o astenia, diabetes, efectos del alcoholismo, alteraciones cardíacas, complicaciones quirúrgicas y estrías cutáneas

Propiedades del Ácido Ascórbico, ¡sorprendentes!

Como datos curiosos sobre esta sustancia, cabe destacar su elevado punto de ebullición (553 °C) y que resultaría letal a dosis aproximadas de  12 g por kg de peso, según lo que se ha podido deducir de la experimentación llevada a cabo con ratas.

Es un nutriente insípido e inoloro, que presenta una notable capacidad para disolverse en agua (hidrosoluble). Este hecho es el que propicia que pueda excretarse a través de la orina, tras su ingesta en dosis terapéuticas.

La vitamina C contiene en su composición molecular calcio, potasio y sodio, que funcionan como átomos antioxidantes.

En conjunto y en medio acuoso, es proclive a actuar como un bloque promotor de la oxidación de las grasas. Y, en el caso de que no se encuentre en la forma oxidada, puede atravesar la barrera hematoencefálica que actúa como un “muro” para separar el torrente circulatorio de la masa encefálica, distribuyéndose por el cerebro.

Vitamina C Beneficios

Mil y una aplicaciones

Son tantas las aplicaciones de la vitamina C tanto en el sector médico como en el cosmético, que se considera una extraordinaria herramienta a la hora de intervenir en variados espectros de la salud y de la estética.

¿Conoces el principal hándicap que cabe achacar a vitamina C? Su extrema debilidad, que le hace ser demasiado sensible a factores físicos y químicos. Por ello, resulta determinante su contacto con el oxígeno, los metales, la luz y el calor, que suponen una agresión tal, que priva a este nutriente en gran parte de su potencial biológico.

Pero, ¿cuáles son las funciones primordiales con las que se relaciona a la vitamina C en el organismo?

  • La formación de colágeno
  • El mantenimiento de las paredes de vasos y capilares sanguíneos
  • El metabolismo de algunos aminoácidos
  • La síntesis de las hormonas de las glándulas adrenales

De tales vinculaciones y de otras más, se derivan los cuantiosos beneficios atribuidos a la vitamina C para la salud, la mayoría de los cuales cuentan con el respaldo unánime de la comunidad científica.

¿Para quién está especialmente indicada?

¡Todos necesitamos vitamina C! De eso no hay ninguna duda. Ahora bien, determinados colectivos precisan especialmente de este nutriente.

Así, podemos hablar de la conveniencia de la vitamina C para casos de:

  • Enfermedades infecciosas
  • Cánceres
  • Lesiones o consecuencias de operaciones graves
  • Diabetes mellitus
  • Quemaduras
  • Práctica de deportes
  • Estrés
  • Anemia por carencia de hierro
  • Consumo de nicotina, alcohol o medicamentos (antibióticos, aspirina o anticonceptivos)
  • Prevenir arteriosclerosis, osteoporosis o enfermedades cardiovasculares
  • Embarazo y lactancia
  • Déficit de vitamina C como consecuencia de desnutrición o diálisis

Beneficios y Propiedades de la Vitamina C

Beneficios del «must have» de las vitaminas

Son muy variadas las parcelas de tu organismo que requieren la presencia de vitamina C para que sus funciones den como resultado un saldo positivo. En nuestro blog encontrarás más contenidos con los que seguir ampliando tus conocimientos sobre la temática.

Un clásico en el catarro que previene y trata otras enfermedades

Pese a que todos nos gusta que nos mimen con un buen vaso de zumo de naranja cuando estamos resfriados, lo cierto es que la vitamina C no es esa píldora mágica que todo lo puede a la hora de evitar resfriarse. Por tanto, no caigas el error de pretender pertrecharte en demasía con vistas a librarte de todos los posibles catarros de este invierno.

Cierto es que, si tu cuerpo cuenta con niveles adecuados de este nutriente, puede que te libres de algún resfriado, pero la verdadera valía de este nutriente en ese escenario es la de aliviar y prevenir sus síntomas, haciendo que los superes antes y con menos molestias.

Pero, así como existe vitamina C más allá de la naranja, existen efectos de este nutriente más allá del catarro.

En esta línea, se considera que las personas que reciben cantidades elevadas de vitamina C vía alimenticia, pueden ver reducido su riesgo de contraer ciertos tipos de cánceres, entre los que sobresalen el de pulmón, mama y colon.

Su forma de administración, clave para otras enfermedades

Pese a que esta creencia cuenta con respaldo científico, conviene ser realistas. Y es que la interacción de esta sustancia con los mecanismos de génesis y de control de los tumores cancerígenos puede tener diversas lecturas, no todas ellas equilibrando la balanza a favor de la vitamina C.

Como punto de partida, sus efectos parecen depender de la forma en la que es administrada, debido a que existen evidencias de la escasa eficiencia de la suplementación dietética oral de vitamina C a la hora de prevenir el cáncer, con independencia de que se administre de manera aislada o en combinación con otros antioxidantes.

¿Qué dicen los estudios?

La comunidad científica encuentra apreciables indicios reveladores de que la vitamina C, administrada a dosis elevadas por vía intravenosa, podría constituir un rayo de esperanza en el avance del cáncer.

En este sentido, existen ensayos realizados en animales de experimentación indicativos de que mantener niveles muy elevados de vitamina C podría constituir un factor de reducción de tumores malignos. Ahora bien, las dosis asimilables por vía oral no son suficientes para generar los niveles circundantes en sangre alcanzados a través de la administración intravenosa.

No obstante, tal ruta investigadora requiere de la debida profundización para convertir en certeza lo que hay por hoy se sitúa en el ámbito de lo meramente especulativo.

El reputado oncólogo Bert Vogelstein, adscrito a la Universidad Johns Hopkins, probó hace unos años cómo la molécula de ácido L-ascórbico, en su condición de poderoso antioxidante, bloquea una proteína llamada HIF-1, identificada como verdadera artífice de que, en ausencia de oxígeno, las células tumorales puedan seguir obteniendo energía que proceda de la glucosa.

En coherencia con este dato, su bloqueo obstaculizaría la multiplicación de las células de los tumores, mermando paulatinamente su vitalidad.

Por otra parte, conviene alertar sobre la posibilidad fehaciente de que los suplementos dietéticos de vitamina C entren en colisión con los mecanismos terapéuticos de la quimioterapia y la radioterapia.

Por ende, los pacientes sometidos a este tipo de tratamiento deben abstenerse de adoptar pautas arbitrarias en torno a la administración de esta sustancia, debiendo consultar con su oncólogo la conveniencia o no de llevar a cabo una suplementación.

Mitos sobre la naranja

¿Frena la degeneración macular y las cataratas?

La salud ocular podría estar también en íntima conexión con la vitamina C, lo que tiene importancia debido a que la degeneración macular y la opacidad del cristalino quizá sean las principales causas de pérdida de visión entre las personas de la tercera edad.

En relación con ello, los especialistas indican que abriría una puerta a que la vitamina C, en sinergia con otros nutrientes, mostrase eficacia para frenar el avance de la degeneración macular, vinculada con la vejez y el daño en la lente.

Se tiene la certeza de que la consistencia fluida y la transparencia del cristalino del ojo son debidas en parte a la presencia de generosas cantidades de vitamina C, una sustancia que ha demostrado escasear en pacientes con cataratas.

¿Cuál es el rol en las enfermedades cardiovasculares?

Hablando de sospechas, parece que hay una con altas probabilidades de convertirse en certeza: los alimentos ricos en vitamina C disminuyen el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, circunstancia que podría explicarse en parte por el hecho de que los principales detonantes de las alteraciones cardiovasculares parten del daño oxidativo a nivel celular.

Alimentos con vitamina C: Fuente de salud

A la hora de derribar mitos sobre la vitamina C hemos de aludir a la versión, por todos conocida, de que la naranja es la fruta con mayor concentración de vitamina C que existe. Ya te adelantamos al comienzo de este post que esto no se corresponde con la realidad.

¿Conoces la dosis diaria recomendada? Consúltala aquí

Llega el momento de conocer cuál es la dosis necesaria de vitamina C y para ello nada como observar las recomendaciones de las voces autorizadas en la materia:

En virtud de lo establecido en el Reglamento (UE) 1169/2011 de 25 de octubre de 2011, el VRN (Valor de Referencia de Nutrientes) de la Vitamina C en adultos es de 80mg al día.

No obstante, habida cuenta de que la vitamina C y el rendimiento deportivo van  de la mano, esta cantidad podría quedarse corta en este ámbito, toda vez que los deportistas y/o atletas cuentan con mayores demandas energéticas, derivadas del desgaste propio de su actividad física.

Por esta razón, puede que necesiten un aporte superior al establecido en las recomendaciones generales para la mejora de patologías esenciales como el riesgo de infarto o la prevención de ciertos tipos de cánceres.

No faltan estudios en los que se demuestra que el aporte de la vitamina C en el pre- y post-entreno de ejercicio físico intenso, llevaría a una reducción de las molestias tras el ejercicio (las famosas agujetas). Asimismo, verían reducidos los marcadores de daño muscular.

Aparte de los deportistas, determinados colectivos como vegetarianos y fumadores precisarían igualmente incrementar su ingesta diaria de vitamina C.

Por otra parte, está más que comprobado el rol protector que juega la vitamina C en el ámbito para reducir el estrés oxidativo del deportista.

En la siguiente tabla vas a poder comprobar cuál es tu dosis ideal de vitamina C, siempre en función de tu edad y partiendo de un estado de salud favorable

Bebés

  • 0 a 6 meses: 40 mg/día
  • 7 a 12 meses: 50 mg/día

Niños

  • 1 a 3 años: 15 mg/día
  • 4 a 8 años: 25 mg/día
  • 9 a 13 años: 45 mg/día

Adolescentes

  • Chicas de 14 a 18 años: 65 mg/día
  • Chicos de 14 a 18 años: 75 mg/día
  • Adolescentes embarazadas: 80 mg/día
  • Adolescentes lactantes: 115 mg/día

Adultos

  • Hombres: 90 mg/día
  • Mujeres: 75 mg/día
  • Embarazadas: 85 mg/día
  • Lactantes: 120 mg/día
Compra los mejores suplementos de vitamina C accediendo a la tienda online de HSN.

¿Sabías que hay personas que cuentan con especiales dificultades para recibir el aporte adecuado de vitamina C?  ¡Son las siguientes!

  • Fumadores (tanto activos como pasivos). El humo del tabaco eleva los requerimientos de vitamina C del organismo, con el fin de contrarrestar el daño oxidativo relacionado con el exceso de radicales libres. Una circunstancia que hace que los fumadores precisen 35 mg más de este nutriente cada día
  • Personas con dietas poco variadas sin apenas presencia de frutas y verduras
  • Lactantes alimentados con leche de vaca evaporada o hervida. La pobreza de la leche de vaca en vitamina C se ve agravada con el tratamiento térmico al que se somete. Esta es la razón por la que la leche de vaca no se recomienda para alimentar a los niños hasta el año de edad. Por si te lo estás preguntando, las fórmulas de leches maternizadas sí cuentan con cantidades suficientes de vitamina C
  • Personas que presentan trastornos como síndrome de mala absorción grave, ciertas variedades de cáncer y patologías que dependen de hemodiálisis

Vitamina C para el resfriado común

Para todas ellas, la suplementación con vitamina C puede ser la solución perfecta para obtener la dosis diarias recomendadas.

Mención aparte merece la llamada “medicina ortomolecular”, cuyos seguidores propugnan un consumo de entre 3 y 18 g diarios de vitamina C, repartidos en cinco o seis tomas diarias, en previsión de la posible limitación del organismo para absorberla.

Sin embargo, dicha tesis, liderada por el Noble Linus Pauling, apenas ha tenido aceptación entre la comunidad científica.

No dejes de leer las conclusiones

¡Lleva una dieta lo más equilibrada posible y no priorices ciertos alimentos en particular! Lograrás mejores resultados abarcando mayor cantidad y variedad.

No subestimes el poder de la vitamina C en tu vida, al tratarse de una de las vitaminas más importantes para el organismo. Fuente de salud inagotable y aporte indispensable en la estética, dadas sus propiedades para la piel, corrigiendo los signos del envejecimiento, este nutriente no tiene rival.

En forma de alimentos o suplementos, ¡la vitamina C te cuida! Llena tu vida de color, gracias a frutas y verduras que eleven la salud de tu sistema inmunológico a lo más alto.

Fuentes Bibliográficas:

    Valoración Vitamina C

    Alimentos con Vitamina C - 100%

    Resfriado común y Vitamina C - 98%

    Vitamina C para deportistas - 100%

    Efectividad - 100%

    100%

    Evaluación HSN: 5 /5
    Content Protection by DMCA.com
    Te puede interesar
    ¿Qué aporta la vitamina C al deportista?
    ¿Cuál es el Rol de la Vitamina C en el Rendimiento Deportivo?

    ¿Eres de los que utiliza la vitamina C como estrategia de suplementación para mejorar el …

    Un comentario
    1. Excelente artículo!! Muy claro. Gracias.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Te gusta nuestro HSNBlog?
    HSN Newsletter
    Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

    Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


    Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad