13 Señales que indican Falta de Vitamina C

13 Señales que indican Falta de Vitamina C

A estas alturas a nadie escapa que la vitamina C es un poderoso antioxidante (click) que reduce el riesgo de sufrir resfriados, infecciones y enfermedades, favoreciendo al mismo tiempo la absorción de hierro y el aprovechamiento del calcio pero, ¿qué ocurre si falta vitamina C en tu dieta?

Lo primero que te interesa saber es que tu organismo no está capacitado para almacenar esta sustancia, aunque sí puedes apostar porque acusa su deficiencia. Hecha la salvedad de que los extremos nunca fueron buenos y de que, en consecuencia, no conviene el abuso de vitamina, tampoco debes permitirte una falta de un nutriente que aporta multitud de factores positivos para que afrontes tu día a día con fuerza y energía.

Lee también el siguiente post sobre su importancia en el rendimiento del deportista.

¿Qué consecuencias tiene la falta de vitamina C?

No en vano, cuando tu organismo no dispone de la suficiente dotación de este ácido, a menudo comienzan a resentirse una serie de puntos críticos, originando los llamados signos de deficiencia de vitamina C en adultos y niños, siendo algunos de los más representativos, por su constancia y gravedad, los siguientes:

1. Escorbuto y carencia de vitamina C

En los siglos XVI y XVII, la falta de esta vitamina soluble en agua, que el organismo humano no está capacitado para producir por sí mismo, fue la responsable de miles de casos registrados entre quienes se embarcaban y otras personas que, a pesar de estar en tierra, tampoco tenían alcance a los alimentos ricos en vitamina C.

El escorbuto es una enfermedad carencial, originada como respuesta a un consumo insuficiente de vitamina C, necesaria para la correcta síntesis de colágeno en los seres humanos.

Esta patología está considerada como la forma más grave y genuina de cursar la deficiencia de vitamina C. Una enfermedad nutricional que afecta principalmente a personas adultas desnutridas, aunque los niños tampoco escapan a su grave acción.

Se manifiesta en forma de debilidad general, anemia, inflamación de encías, irrupción de pequeñas manchas violáceas en la piel, cicatrización irregular, aflojamiento de ciertas piezas dentales y artritis. Si no se le pone remedio a tiempo, puede desencadenar otras enfermedades.

2. Sistema inmunológico bajo

Esta es la más conocida de las patologías con origen en deficiencia de vitamina C. Para contar con un sistema inmunológico sano y fuerte, ¡toma suplementos de vitamina C! En caso contrario, podríamos estar hablando de un sistema inmune deprimido, con enfermedades frecuentes o recurrentes, sobre todo resfriados.

Aquí te comentamos todo lo que debes saber sobre la suplementación con este nutriente.

3. Palidez de mucosas

Este síntoma suele estar acompañado de otro, denominado epistaxis o sangrados nasales frecuentes, propiciados por la rotura de capilares.

4. Inflamación y sangrado de encías

Llamada también gingivitis, la insuficiencia de vitamina C desemboca en ocasiones en problemas en la salud dental. Un riesgo que incluye igualmente la posibilidad de debilitamiento del esmalte dental.

Problemas encías causa falta vitamina C

5. Debilitamiento y caída del cabello

De la misma forma que sucede con la piel, el cabello es uno de los grandes afectados de la falta de la vitamina “reina” o ácido ascórbico en el organismo. Si notas que el tuyo ya no es tan fuerte como antes y que se parte con facilidad, puedes sospechar en este sentido.

El hecho de que la vitamina C sea un nutriente esencial para el pelo, obedece a que mantiene el colágeno y las proteínas que le otorgan fuerza. Así, una dieta pobre en los alimentos que la contienen (clicka y lee), puede provocar sequedad, caída y susceptibilidad a la caspa, inconvenientes todos ellos que afectarán notablemente al aspecto de tu cabello.

6. Dolor de las articulaciones

¿Notas dolor en codos y muñecas? También podrían ser síntomas que apunten en la misma dirección. De hecho, los continuos dolores corporales y las deficiencias nutricionales, suelen guardar una estrecha relación.

En esta línea, el déficit de vitamina C disminuye la adecuada absorción de ciertos minerales, conduciendo al debilitamiento muscular. Asimismo, impide la correcta síntesis de colágeno y provoca un debilitamiento en el cartílago que se encarga de proteger las articulaciones.

7. Aumento de peso

Aunque en principio no encuentres sentido a la relación entre la falta de vitamina C y coger unos kilitos de más, hay una explicación lógica para ello: la ralentización general del metabolismo. En el caso de que notes que la báscula da la voz de alarma, sin haber modificado tu consumo calórico, quizás debas revisar tu ingesta de este importante nutriente.

8. Heridas que no sanan

Si, como venidos de la nada, aparecen moretones en tu piel y, para colmo, cuando te haces una herida compruebas incrédulo que tarda demasiado en sanar, es probable que tengas que tomar más alimentos con vitamina C y complementos dietéticos de este nutriente.

9. Depresión y falta de energía

En ciertas ocasiones, quienes no reciben a través de su dieta el aporte requerido de vitamina C, terminan por verse aquejados por un cuadro neurológico depresivo, una enfermedad a la que se le debe poner freno pronto, antes de que su avance intensifique sus complicadas consecuencias.

¿La falta de vitamina C causa cansancio?

10. Incremento del nivel de estrés

Un estudio realizado en la Vanderbilt University concluyó que la falta de esta vitamina, provocaba en los participantes comportamientos agresivos y apagados, unidos a niveles de glucosa reducidos y a mayor oxidación de las células del organismo.

11. Cambios de humor

¿Sabías que la vitamina C presenta un estrecho vínculo con la salud emocional? Pues esto es cierto hasta el punto de que niveles adecuados de este nutriente brindan estabilidad mental, tranquilidad y control sobre las hormonas, responsables en gran medida de tu estado emocional.

Así, una deficiencia de la misma puede hacer que te encuentres irritable y estresado, circunstancias que repercutirán en tu vida diaria.

12. Sequedad en la piel

Si te acostumbras a consumir vitamina C a diario, podrás presumir de una piel suave, hermosa y libre de enfermedades. Es más, este nutriente impide la prematura pérdida de colágeno y elastina, dos sustancias encargadas de mantener la firmeza y elasticidad de la piel. Por el contrario, una falta de esta vitamina, contribuirá a que tu piel se reseque, algo que no tardarás en advertir.

13. Falta de Vitamina C y salud cardiovascular

Aunque el desarrollo de enfermedades cardiovasculares puede deberse a multitud de factores, su temprana aparición puede tener bastante que ver con un organismo que reciba aportes insuficientes de vitamina D.

Su acción antioxidante disminuye la acumulación de colesterol, favoreciendo la limpieza de la sangre y estimulando la eliminación de las toxinas. Por tanto, hablamos de un nutriente esencial para que tu organismo cuente con unos tejidos y vasos sanguíneos en buen estado.

Por sorprendente que pueda parecer, esta vitamina, que atiende a decenas de funciones biológicas que precisan su presencia en el cuerpo, todavía presenta niveles insuficientes en el organismo de muchas personas.

La carencia de vitamina C es frecuente entre quienes no suelen ingerir habitualmente frutas y verduras, consumen alcohol en exceso o son fumadores. Si es tu caso, puedes encontrar una gran aliada en la vía de los suplementos de vitamina C. ¿Eres deportista o realizas esfuerzos físicos intensos y no consumes este tipo de alimentos? Entonces, corres un riesgo aún mayor, ¡no lo permitas!

Sigue leyendo sobre la temática:

Efectividad - 100%

Síntomas de la Deficiencia - 100%

Escorbuto - 99%

Funciones Vitamina C - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Te puede interesar
¿Qué es y para qué sirve el Inositol?
Inositol: ¿Por qué tu organismo necesita la Vitamina B8?

El inositol es uno de esos suplementos de los que puede decirse que es un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *