Vitamina K - Qué es, beneficios y cómo tomarla Blog de Fitness, Nutrición, Salud y Deporte | Blog HSN
Página Principal / Nutrición / Vitaminas / Vitamina K – Todo lo que debes saber
Vitamina K – Todo lo que debes saber

Vitamina K – Todo lo que debes saber

Imagina, por un momento, que existe una vitamina que tiene la propiedad de lograr que el calcio que el organismo asimila se utiliza para formar y fortalecer los huesos, sin que se acumule en las arterias. Podría prevenir, simultáneamente, varias patologías, desde un infarto hasta la osteoporosis. Pues bien, por muy increíble que parezca, los estudios clínicos han demostrado que la k 2 tiene exactamente estas propiedades.

¿Qué es la vitamina K?

La vitamina K está formada por un grupo completo de vitaminas liposolubles que son esenciales para la coagulación de la sangre y, por tanto, para mantener los huesos y arterias fuertes y saludables.

El grupo K se divide en K1 (filoquinona) y K2 (menaquinonas).

La K1 juega un papel básico en la sangre. La K2, por otro lado, activa las proteínas GLA (ácido gamma-carboxilglutámico), que son importantes para el control del calcio. Esta función tiene un fuerte impacto en la salud ósea y las arterias.

Estas proteínas GLA ayudan a unir el calcio en el hueso y a reducir los depósitos de calcio en las arterias. Por lo tanto, la falta de la segunda se asocia con un mayor riesgo de padecer arteriosclerosis y osteoporosis.

Vitamina K2 y la osteoporosis

¿Qué hace la vitamina K?

Estas son algunas de las principales funciones que tiene la vitamina K en nuestro organismo:

  • Es liposoluble del grupo K.
  • Contribuye a construir y fortalecer el hueso y diente.
  • Previene y reduce el calcio que se deposita en las arterias.
  • Activa, de forma natural, las proteínas que transportan el calcio (proteínas Gla).
  • Garantiza la coagulación sanguínea

¿Para qué sirve la vitamina K?

Tiene un efecto único entre todas las vitaminas: activa las proteínas GLA (ácido gamma-carboxilglutámico), que son básicas para el control del calcio.

Hasta el momento se han encontrado quince tipos distintos dentro de esta clase de proteínas. Los científicos sospechan que existen alrededor de cien tipos. Es la única que activa estas proteínas.

Las proteínas GLA activan los factores de conglomeración en el hígado, la osteocalcina y la proteína Gla de matriz (MGP) en el torrente sanguíneo.

Por lo tanto, las proteínas GLA garantizan que el calcio pueda almacenarse y previenen y reducen los depósitos de calcio en las arterias.

Si hay un déficit, el calcio no se deposita en la zona ósea, lo que origina la osteoporosis. También aumenta el contenido general de minerales en el tejido óseo. Solo un alto contenido mineral asegura un esqueleto sólido. Cuando el organismo tiene carencia, la densidad de los minerales disminuye y la estructura se vuelve porosa.

Debido a ello, origina depósitos de calcio en las paredes de las arterias, que pueden producir enfermedades cardiovasculares, renales y neurodegenerativas.

Propiedades y beneficios de la vitamina K

¿Cuáles son los beneficios de la vitamina K?

Los estudios clínicos han confirmado que existe un vínculo directo entre la ingesta de K2  y el desarrollo de un esqueleto fuerte y sano en los niños.

Un estudio publicado en 2008 demostró que aumentar la ingesta de K2 en niños mayores de 24 meses daba como resultado que sean fuertes y densos.

El mismo grupo de investigación publicó un año después otro estudio por el que se demostró que una pequeña dosis de suplementos de K2, en forma de MK-7, en niños prepúberes sanos aumentaba la carboxilación de la osteocalcina (activación de la osteocalcina).

Un nuevo estudio llevado a cabo en 2013 sobre 896 muestras de sangre de 110 voluntarios sanos (42 niños y 68 adultos) analizó los biomarcadores que reflejaban el estado de la K2 en los voluntarios. Se midió tanto la MGP inactiva circulante como la osteocalcina inactiva, que son proteínas cruciales para la salud ósea y del corazón.

Los investigadores encontraron que los niños y adultos con niveles bajos respondieron mejor a una ingesta adicional de K2.
Los niños y los adultos mayores de 40 años mostraron una mayor deficiencia de K2. En consecuencia, estas personas son las que necesitan tomar un  suplemento en forma de MK-7, para suplir la carencia.

En base a estas conclusiones, los médicos y expertos en nutrición recomiendan dar a los niños suplementos dietéticos de K2. El suministro de esta vitamina es necesario, incluso, en la fase de crecimiento.

En el estudio clínico Osteo 2003, se demostró que la K2 previene la pérdida ósea. Se evaluó a dos grupos de pacientes: el grupo de control no recibió suplementos y el segundo recibió terapia sintética MK-4. Los resultados mostraron claramente la relación entre la ingesta de K2 y la  estabilidad ósea.

Un estudio pionero que demuestra la correlación entre el consumo de natto y la reducción de la osteoporosis había sido publicado previamente por varios científicos dirigidos por Masao Kaneki. La investigación demostró que un nivel más alto de MK-7, en forma de natto, contribuye a la mejora de la salud ósea.

Beneficios de la Vitamina K

Existe una relación directa entre la vitamina K2 y el aumento de la densidad ósea.

El aumento de la captación de MK-7 en forma de natto dio como resultado un mayor nivel de osteocalcina activada y un menor riesgo de fractura. Estos hallazgos fueron confirmados en 2006 en un estudio clínico realizado por Ikeda. Ikeda se dio cuenta de que consumir natto, que contiene grandes cantidades de menaquinona 7, puede prevenir el desarrollo de la osteoporosis.

El estudio realizado durante tres años, en el que participaron 944 mujeres (entre 20 y 79), demostró la asociación entre la ingesta de MK-7 y la reducción de la pérdida mineral ósea.

Un estudio reciente de Yaegashi, publicado en “European Journal of Epidemiology” . (2008) demostró que un suministro adecuado evita el riesgo de sufrir una fractura de cadera.

El estudio demostró que el magnesio, el zinc y la vitamina D son moderadamente importantes para la salud ósea, mientras que la natural K2 es un factor clave: se demostró que las personas que la tomaban presentaban un menor riesgo de sufrir una fractura de cadera.

Esto indica el clave papel de MK-7 en la prevención de la osteoporosis.

Una revisión sistemática de todos los ensayos aleatorizados y controlados en los que los adultos recibieron suplementos de K1 o K2 durante al menos seis meses, revela las siguientes conclusiones:

Hay un total de 13 estudios con datos sobre pérdida ósea y 7 estudios referente a fracturas óseas.

Todos los estudios han demostrado que la ingesta de suplementos disminuyen la pérdida de minerales óseos.

En los 7 estudios realizados sobre el riesgo de fractura, se encontró que la K2 da mejores resultados. Su ingesta reduce el riesgo de fracturas vertebrales en un 60%, en de las fracturas de cadera en un 77% y el riesgo de todas las fracturas no vertebrales en un asombroso 81%.

Corazón y las arterias

Un estudio realizado con mujeres posmenopáusicas ha demostrado que tomarla durante largos periodo de tiempo puede inhibir el desarrollo y la progresión de la arteriosclerosis relacionada con la edad.
Además, un estudio publicado en la revista “Thrombosis and Haemostasis”.[12] ha demostrado que la ingesta diaria de 180 mcg durante 3 años mejora la elasticidad vascular.

«En las mujeres, la ingesta de suplementos dietéticos de K2 demostró estadísticamente una mejora significativa en la elasticidad vascular». El Dr. Cees Vermeer, líder del estudio realizado en la Universidad de Maastricht (Países Bajos) e investigador reconocido de la K2, declaró:

«Nuestros datos muestran que la ingesta adicional de K2 tiene efectos positivos en el corazón y en los vasos sanguíneos».

El estudio titulado «La suplementación de Menaquinona-7 mejora la rigidez arterial en mujeres posmenopáusicas saludables» es de gran importancia.

El Dr. Vermeer declaró «Este es el primer estudio que demuestra que tomar K2 en forma de MK-7 tiene un efecto beneficioso sobre el sistema cardiovascular a largo plazo. Estudios previos realizados sobre la población han demostrado la relación directa entre el consumo de K2 y un menor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, pero este es el primer estudio práctico enfocado en los beneficios que tiene sobre la salud cardiovascular».

El Dr. Vermeer y su equipo analizaron a 244 mujeres posmenopáusicas sanas de entre 55 y 65 años y les prescribieron al azar, por un período de tres años, o una dosis diaria K2 (180 mcg natural al día) en forma de un suplemento dietético o un placebo.[13]

Amplia información sobre los principales alimentos ricos en vitamina k.

Mujeres Menopáusicas y la Vitamina K

Los efectos sobre el sistema cardiovascular se midieron usando la velocidad del pulso y las técnicas de ultrasonido.

Los datos de las 227 mujeres que completaron el estudio mostraron que la ingesta de MK-7 produjo una disminución significativa en la velocidad del pulso y una reducción de la arteriosclerosis.

También se observó un efecto positivo con respecto a la elasticidad de la arteria carótida en aquellas mujeres que al comienzo del estudio presentaban una mayor rigidez vascular.

Los resultados confirmaron que la K2 no solo inhibe la arteriosclerosis asociada a la edad sino que también produce una mejora considerable de la elasticidad vascular.

Los investigadores examinaron también los valores de la proteína desfosforilado, matriz nichtcarboxyliertem Gla (dp-ucMGP), y encontraron un factor de riesgo para la aterosclerosis.[14]

La ingesta de MK-7 durante tres años produjo una disminución del 50% de la proteína dp-ucMGP, en comparación con el placebo. Este efecto se observó en el primer año del estudio y se mantuvo durante los siguientes dos años.

Salud ósea

En 2013, la revista “Osteoporosis International” publicó un estudio que mostró los efectos positivos de MK-7.

Este estudio, junto con el reseñado en el párrafo anterior, es de gran importancia, ya que se ha realizado en tres años, comprobando los resultados a largo plazo y observando detenidamente el cambio que la ingesta de K2 provoca sobre la salud ósea y del corazón.

Las conclusiones del estudio e información han sido aceptadas por revistas médicas de prestigio, que han reconocido sus beneficios óseos y del corazón.

«Garantiza que el calcio se una a la matriz mineral ósea y no se deposite en los vasos sanguíneos», tal y como ha explicado el  Dr. Dennis Goodman, especialista en cardiología y jefe de medicina interna del Langone Medical Center de Nueva York. Esto es importante porque cuando el calcio se deposita en las arterias produce aterosclerosis y obstrucciones, lo que puede provocar enfermedades cardiovasculares graves, como un infarto o una apoplejía.

De acuerdo con el Dr. Goodman, que actualmente trabaja en un nuevo libro sobre su papel en la salud ósea y cardíaca, hay una relación directa entre la flexibilidad de los vasos sanguíneos y la longevidad del ser humano. Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine (Rosenhek,  2000), la arteriosclerosis disminuye la edad biológica de una persona hasta en 10 años.
Otro estudio, publicado en la revista La aterosclerosis (Shaw, N ° 188, 206), muestra que la edad biológica de una persona puede variar en 10 años, en función del  progreso de la aterosclerosis asociada a la edad.

Este estudio demuestra claramente que la función arterial  puede cambiar drásticamente la forma en la que tratamos la prevención de la salud del corazón.

Vitamina K para la diabetes

La vitamina K reduce el riesgo de sufrir diabetes

Un estudio realizado en los Países Bajos demostró que la vitamina K1 y K2 ayudan a reducir la diabetes tipo 2. El estudio fue publicado online el 27 de abril de 2010 en la revista” Diabetes Care”.

Los investigadores del Centro Médico Universitario de Utrecht analizaron los datos de 38 094 participantes que tenían entre 20 y 70 años de edad al comenzar el estudio.

Las preguntas con respecto a la nutrición se analizaron sobre la ingesta de filoquinina y menaquinona . El resultado fue el siguiente:

Los participantes tomaron una media de 200 mcg de K1 diaria, y una media de 31 mcg de K2 al día.

Durante un período de observación de 10.3 años, se diagnosticaron 918 casos de diabetes tipo 2.

Un análisis detallado de los datos reveló que los hombres y las mujeres que habían consumido un 25% más de K1, experimentaron en un 19%, un riesgo menor de desarrollar diabetes, en comparación con aquellos cuya ingesta de K1 era más baja.

En el caso de la K2, se observó una reducción del riesgo del 7% por cada aumento en 10mcg de ingesta de K2.

El aumento en la ingesta también se asoció con la mejora de los lípidos en sangre y los niveles inferiores de proteína C-reactiva, un indicativo de la inflamacon./p>

Este estudio e información es el primero en el que se examinó la relación entre la diabetes tipo 2 y la ingesta de vitamina K. Sus autores llegaron a la conclusión de que influye en el riesgo de desarrollar diabetes a través del metabolismo del calcio.

Por otra parte, la reducción de la inflamación debida al aumento de la ingesta de vitamina K, tal y como se observado en los resultados de  estudios in vitro también puede producir la mejora en la sensibilidad a la insulina y la reducción en el riesgo de diabetes.

Los investigadores han declarado:

«Los resultados de este estudio han demostrado que la ingesta de ambas vitaminas reducen el riesgo de sufrir diabetes tipo 2”

Coagulación de la sangre

Entre los beneficios de la K2 destaca el hecho de que activa varias proteínas en el hígado. Incluso en el caso en que hubiera un exceso, la activación no aumentaría después de su límite óptimo.

El doctor Cees Vermeer, de la Universidad de Maastricht, compara esto con la ingesta de vitamina C  necesaria para la construcción de colágeno. Si se toma demasiada nunca se produce un exceso de colágeno. Por lo tanto, una ingesta adicional de vitamina K nunca produce un aumento de la coagulación sanguínea, ya que, al ser un nutriente natural, el proceso se regula por sí mismo.

Los estudios recientes han demostrado que la ingesta diaria de 45 mcg no interfiere con los efectos de la medicación anticoagulante. Por lo tanto, la vitamina K2 natural nunca provoca un riesgo en la formación de coágulos en los vasos sanguíneos.

No obstante, en aquellos casos en los que se estén tomando medicamentos anticoagulantes, como la cumarina o la warfarina, hay que consultar con el médico antes de tomar suplementos, para que se revise el tratamiento.

Es necesaria para crear coágulos sanguíneos, y parar procesos hemorrágicos que pudieran desencadenar un fatal desenlace. Meramente, para frenar un simple corte en un dedo. Aun así, el proceso de conglomeración es bastante complejo, y para llevarlo a cabo se requiere del orden de 12 tipos de proteínas para ser utilizadas funcionalmente antes de que se complete la etapa final de este proceso. Cuatro de estos factores de coagulación de proteínas la requieren para su actividad específica.

La capacidad del cuerpo para controlar el flujo de sangre después de un accidente vascular es primordial para la supervivencia. Para solventarlo, se produce lo que se conoce como “Hemostasia”, que constará del proceso y la subsiguiente disolución de dicho coágulo, y la posterior reparación del tejido herido.

Su presencia será crucial para emprender con éxito el proceso de coagulación:

  • Los factores son proteínas en la sangre que controlan el sangrado. Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, sus paredes se contraen para limitar el flujo de sangre al área dañada. A cotinuación, las plaquetas se adhieren al sitio de la lesión y se extienden a lo largo de la superficie del vaso sanguíneo para detener el sangrado.
  • En ese momento, se liberan señales químicas a partir de sacos pequeños dentro de las plaquetas que atraen a otras células a la zona para crear una agrupación, denominado tapón de plaquetas.
  • En la superficie de estas plaquetas activas, diferentes factores trabajan y cooperan en una serie de complejas reacciones químicas (conocidas como cascada de conglomeración) para formar un coágulo de fibrina. Este actúa como una malla para detener el sangrado.
  • Los factores de coagulación circulan en la sangre en una forma inactiva. Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, se inicia la cascada de conglomeración y cada factor se activa en un orden específico para conducir a la formación del coágulo sanguíneo.

Efectos vitamina K2

¿Cómo interviene la vitamina K?

Ya hemos visto algunas de las funciones que realiza la vitamina K en el organismo, pero también es la encargada de facilitar otros efectos de nutrientes.

La vitamina K se encarga de regular el calcio

Es la encargada de provocar la llamada «carboxilación» de las proteínas GLA. Durante la carboxilación, las proteínas GLA forman visualmente una especie de garras con las que pueden adherirse al calcio y moverlo.

Las proteínas que no tienen suficiente no pueden formar estas garras y, por lo tanto, no pueden controlar el mineral. Sin las proteínas GLA activadas, el calcio migra incontrolado hasta las arterias y los tejidos blandos del organismo.

La vitamina K protege los huesos

La proteína GLA también es conocida con el nombre de osteocalcina, relacionada con la densidad ósea. La osteocalcina necesita esta liposoluble para almacenar calcio. La osteocalcina subcarboxilada no puede regular el calcio, el resultado es la reducción de calcio en el diente y hueso, que se vuelven porosos. A la vez, el calcio se acumula en las arterias. La K puede revertir este proceso.

La vitamina K protege las arterias

Esta victamina activa la proteína Gla de la matriz (MGP), que regula el calcio en las paredes arteriales. Si hay una carencia estas proteínas no pueden activarse y se originan depósitos de calcio en forma de placa aterosclerótica.

Esto también explica el hecho de que los pacientes que toman anticoagulantes (por ejemplo, Cumarinas que inhiben sus efectos) sufren de aterosclerosis acelerada.

Vitamina K y salud ósea

¿Dónde se encuentra la vitamina K?

Durante décadas los suplementos dietéticos elegidos para fortalecer la zona ósea han sido el calcio y la D3. El esqueleto contiene la mayor proporción del calcio (alrededor del 99%), en los dientes se encuentra una pequeña cantidad y solo un 1% se dispone en el torrente sanguíneo. Nuestro organismo necesita recibir calcio de forma regular para su regeneración ósea.

La D3 se ha considerado durante mucho tiempo la vitamina ósea necesaria para la formación de osteocalcina. Sin embargo, los últimos estudios clínicos han demostrado que el suministro de calcio y D3 no es suficiente para mantener una estructura ósea sana.

Hoy sabemos que la K2 es positiva para desarrollar la mejora ósea, como el calcio y la D3. Aunque esta última es la encargada de la formación de la osteocalcina, solo la K2 puede activar esta proteína, que es la que almacena el calcio.

Cuando hay bajos niveles, aunque haya una ingesta suficiente de calcio y D3, calcio y se produce la osteoporosis.

Los estudios sobre la osteoporosis han demostrado que la K2 además de la formación y aumento de la densidad ósea, estimula su mineralización (deposición de calcio) y favorece la estructura del colágeno, un tejido de rejilla, fibroso que contribuye a la fuerza y flexibilidad, y los hace resistentes a las fracturas.

Llegados a este punto, surge la siguiente pregunta: ¿dónde va el calcio si no se usa para la formación del hueso?

Cuando el suministro de K2 es bajo, se almacena el calcio en las  paredes arteriales, lo que, a su vez, contribuye al desarrollo de la aterosclerosis.

De hecho, ante un déficit de K2 el organismo responde con una enorme deposición de calcio en las paredes arteriales. Esto explica el hecho de que muchos mayores tengan las arterias endurecidas y calcificadas y, a la vez, los tengan frágiles, con carencia de calcio.

Suplementos vitamina K

¿Cómo funciona la vitamina K?

La relación directa entre la K y las enfermedades cardiovasculares se describió por primera vez en 2004, en un ensayo clínico sobre el corazón realizado a gran escala y bien controlado en Rotterdam.[1]
En estudio se desarrolló durante un período de una década, analizando a 4.807 mujeres y hombres a partir de 55 años de edad.

  • El estudio demostró que aquellos que consumieron, durante ese periodo, alimentos ricos tuvieron una menor calcificación en las arterias.
  • Al mismo tiempo, quienes tenían un menor riesgo, hasta del 50%, de morir por una enfermedad cardiovascular. Esta reducción se observó en quienes consumieron mayor cantidad de 32 mcg de K2 por día, en contraposición con los que consumieron mucha K1.

Una evaluación de siete estudios doble ciego realizada sobre el consumo en adultos de los suplementos, demostró que su ingesta reducía hasta en un 60% el riesgo de sufrir fracturas vertebrales, aproximadamente un 77% el de sufrir fracturas de cadera y hasta un 81% el riesgo de sufrir fracturas que no afectan el aparato de Foucault. Además, también se demostró que la K puede ralentizar la descomposición de la densidad ósea.

La vitamina K está recomendada:

  • Prevención y el tratamiento de la arteriosclerosis
  • De la osteoporosis
  • Para la prevención de los problemas de dientes sensibles

¿Cuántos tipos de vitamina K existen?

Existen 3 tipos:

  • K1 o Filoquinona
  • K2 o Menaquinona
  • K3 o Menadiona
La forma K1 se encuentra en las plantas y vegetales verdes, siendo fuentes muy ricas debido a precisamente a que las plantas requieren de K1 para realizar la fotosíntesis. La K2 es generada a partir de la K1 y K3 mediante un tipo de bacteria y microorganismos. Puede ser sintetizada en nuestro cuerpo mediante el proceso de conversión que involucra a las K1 y K3.

Vitamina K y Vitamina D

En el reino vegetal no encontraremos la preforma K2 en gran parte, a menos que dichas plantas hayan sido fermentadas o transformadas por una bacteria. Por ejemplo: Bacillus natto. Esta bacteria puede convertir la K1 en K2 y es frecuentemente utilizada en la producción de fermentos de soja. La palabra “Natto” es probablemente una fuente muy utilizada en suplementos dietéticos.

  • La K1 representa aproximadamente el 90% de la ingesta de K en la dieta típica occidental.
  • K2 representa aproximadamente el 10% de la ingesta de K occidental.
La menaquinona (En la fórmula MK-n, el indicativo n representan el número de cadenas laterales de prenilo) también se absorbe a través de la dieta. La carne contiene MK-4, los alimentos fermentados como el queso y natto contienen MK-7, MK-8 y MK-9.

¿Cuál es la mejor forma de vitamina K?

La K2 natural, Menaquinone-7 (MK-7), se obtiene por fermentación usando cultivos natto. MK-7 es la forma más eficaz de K2, ya que tienen la mayor biodisponibilidad y bioactividad, por lo que son perfectos como suplementos de K2.

Beneficios de la vitamina K natural:

  • La K2 natural activa todas las proteínas dependientes de la K, permitiendo que el cuerpo use calcio para desarrollar un hueso sano y fuerte, evitando que los depósitos de calcio se alojen en las arterias, formando la arteriosclerosis.
  • Tiene una biodisponibilidad y bioactividad significativamente mayores que otras formas. Los científicos de Viták, de la Universidad de Maastricht, han trabajado durante tres décadas investigando la K y han llegado a la conclusión de que MK7 es muy superior al resto de formas de la K, tanto en absorción como en la duración de sus beneficios.
  • Se absorbe de forma óptima y alcanza rápidamente una elevada concentración en el cuerpo. Necesita dosis menores de menaquinonas (alta biodisponibilidad) para satisfacer sus necesidades. Los expertos recomiendan tomar al menos 45 mcg por día, para prevenir y mantener la salud ósea y el sistema cardiovascular.
  • También activa otros tejidos, además del hígado, como las arterias y los tejidos blandos.
  • Sigue siendo la que permanece mayor tiempo en la sangre. Tiene una bioactividad de 72 horas, por lo que está disponible para todos los tejidos que la necesiten.
  • No tiene efectos secundarios.
  • No causa «engrosamiento» o «hipercoagulación» en cuerpos sanos.

¿Qué pasa cuando hay falta de vitamina K?

Su falta generalmente tarda mucho en notarse. Esto es debido a que está involucrada en procesos del organismo que tardan en producirse. Los primeros signos de la deficiencia son, por ejemplo, los moretones causados por una ligera presión sobre la piel.

Las heridas sangrantes después de una lesión particularmente fuerte o prolongada indican un trastorno sanguíneo y, por lo tanto, una falta.

Los individuos pueden tener una carencia de vitaminas liposolubles si consumen muy poca grasa en su régimen alimenticio, o bien la absorción de la grasa se encuentra comprometida, como consecuencia de la ingesta de ciertos medicamentos, o padecer algún tipo de patología. La fibrosis quística es una enfermadad que provoca un déficit en la síntesis de enzimas que están relacionadas con la absorción de la grasa en el intestino.

Riesgos al no tener niveles vitamina K

Las enfermedades como la osteoporosis y la calcificación de las arterias son distintos síntomas de la deficiencia de K.

Otras enfermedades que guarden relación con patología del sistema intestinal, tal como el síndrome de Crohn o colitis ulcerosa, también van a producir una falta, debido a una pobre absorción nutricional.

Bajos niveles de ingesta están surgiendo como factores de riesgo dietético para la osteoporosis. Ingerir vía suplementación una dosis diaria, puede conducir significativamente hacia un incremento en la densidad mineral ósea, sobre todo para un público de riesgo, como son las mujeres post-menopaúsicas.

Bajos niveles también se han asociado con un mayor riesgo de artritis, donde, posiblemente, una baja actividad de las proteínas dependientes dentro de las articulaciones condiciona como mecanismo probable para el aumento del riesgo.

¿Cómo y cuándo tomar la vitamina K?

Se presenta en una amplia variedad de formas, donde cada una tendrá un uso específico, además de un límite inferior y superior:

  • K1: 50 – 1000mcg diarios
  • K1 (vía tópica): 5%
  • K2 (MK-4): 1,5mg – 45mg diarios
  • K2 (MK-7, MK-8 y MK-9): 90 – 360mcg diarios
Al tratarse de una liposoluble se recomienda que sea ingerida con las comidas.

¿Con qué combinar la vitamina K?

La vitamina K, tal como hemos visto a lo largo del artículo, mejora la capacidad del organismo para la coagulación sanguínea y favorece el óptimo mantenimiento del sistema óseo.

Con el objetivo de potenciar esta última propiedad, la vitamina K es combinada con otros suplementos dietéticos.

Vitamina K y Vitamina D

De este modo, se recomienda realizar el “stack” de suplementos nutricionales para amplificar sus beneficios, referidos en mayor margen, para optimizar el mantenimiento óseo:

  • D3: mejora la absorción del calcio, incremento de la densidad mineral ósea y fortalecimiento de los hueso; la dosis diaria oscilará entre 2000 – 10000 IU.
  • Magnesio: entre sus propiedades se encuentran las de ofrecer soporte óseo; las dosis diaria oscilará entre 200 – 400mg, contando el resto de fuentes
  • Calcio: el mineral en cuestión que presenta las propiedades para el fortalecimiento y dar soporte a todo el sistema óseo; la dosis diaria estaría situada en torno a 500mg, contando el resto de fuentes

¿Para quién es importante la vitamina K?

  • Quienes sufren de un trastorno sanguíneo
  • Ancianos con enfermedad ósea
  • Para aquellos con enfermedades de los vasos sanguíneos (arteriosclerosis)[2]
  • Niños, para construir y fortalecer la calidad ósea
  • Quienes sufren sensibilidad dental
Dado que el organismo no produce suficiente K, su aportación al organismo se realiza a través de la alimentación o los suplementos dietéticos.
Las personas actualmente tienen mayores necesidades. Además, dado que se encuentra principalmente en alimentos de origen animal, su ingesta adicional queda recomendada para los vegetarianos y veganos.
Activa las proteínas GLA (ácido gamma-carboxilglutámico), que son clave para el control del calcio. Hasta el momento, se han encontrado quince clases distintas de este tipo de proteínas.

Es la única que activa estas proteínas. Sin las proteínas GLA activadas, el calcio migra sin control hasta las arterias y otros tipos de tejidos blandos.

Desarrollo de los niños y vitamina K

¿Cómo se absorbe la vitamina K?

Los estudios clínicos han confirmado que existe un vínculo directo entre la ingesta de K2 y el desarrollo óseo efectivo en los niños.

Un estudio publicado en 2008 demostró que aumentar su ingesta en niños mayores 24 meses daba como resultado un hueso fuerte y denso.

El mismo grupo de investigación publicó un año después, otro estudio por el que se demostró que una pequeña dosis de suplementos, en forma de MK-7, en niños prepúberes sanos aumentaba la carboxilación de la osteocalcina (activación de la osteocalcina).

Un nuevo estudio llevado a cabo en 2013 sobre 896 muestras de sangre de 110 voluntarios sanos (42 niños y 68 adultos) analizó los biomarcadores que reflejaban el estado de la K2 en los voluntarios. Se midió tanto la MGP inactiva circulante como la osteocalcina inactiva, que son proteínas cruciales para el corazón.

Los investigadores encontraron que los niños y adultos con una mayor carencia respondieron mejor a una ingesta adicional de K2.

Los niños y los adultos mayores de 40 años mostraron menores índices. En consecuencia, estas personas son las que necesitan tomar un suplemento de K2, en forma de MK-7, para suplir la carencia.

En base a estas conclusiones, los médicos y expertos en nutrición recomiendan dar a los niños suplementos dietéticos de K2. El suministro de esta es necesario, incluso, en la fase de crecimiento.

¿Cuáles son los efectos de la vitamina K?

Durante medio siglo se creyó que sólo era necesaria para la coagulación sanguínea saludable. Sin embargo, se ha descubierto que la vitamina K tiene una variedad de funciones y efectos en el organismo.

Se ha descubierto la proteína GLA de matriz (MGP), responsable de la regulación del calcio en el tejido vascular. La activación de esta proteína depende de la K. Si hay una carencia, la MGP no se puede activar y se produce el endurecimiento de las arterias y los depósitos de calcio en forma de placa arterioesclerótica.[2]

Vitamina K y la salud cardiovascular

Esto aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular y causa la patología conocida como «endurecimiento de las arterias». Tanto es así, que el tejido arterial sano contiene 100 veces más vitamina K que el de las arterias calcificadas.

Esto también explica por qué los pacientes que toman anticoagulantes (como Coumadin, que bloquea sus efectos en el cuerpo) sufren aterosclerosis acelerada.

Un estudio reciente realizado con animales en el Instituto de Investigación Cardiovascular de la Universidad de Maastricht (Países Bajos) ha demostrado que no sólo previene la calcificación sino que incluso puede revertirla.

El estudio se llevó a cabo con ratones de laboratorio que recibieron el anticoagulante de warfarina para inducir la calcificación de las arterias. Seguidamente, algunas ratas recibieron alimentos con un elevado contenido de vitamina K. El resultado fue que los ratones que recibieron esta dieta redujeron, hasta en el 50 por ciento, el contenido de calcio en sus arterias en comparación con el grupo de control que recibía una dieta normal.[3]

Salud de los huesos y la Vitamina K

El líder del estudio, el profesor Leon Schurgers, comentó los resultados de la siguiente manera:

«Los últimos hallazgos encontrados sobre el papel de la ingesta de vitamina K resultan muy interesantes para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares y la enfermedad coronaria. Mediante este estudio se ha demostrado que la ingesta de suplementos puede revertir la arteriosclerosis».

Salud ósea

La proteína GLA reconocida se llama osteocalcina. Esta proteína necesita K para almacenar el calcio.

Si el organismo no tiene esta sustancia, la osteocalcina no puede regular el calcio. Como consecuencia de ello, disminuye el contenido de calcio en los dientes y se vuelven porosos. A la vez, el calcio se acumula en las arterias. Puede revertir este proceso.

Es un nutriente excepcional para el correcto mantenimiento óseo, estando bastante establecido su papel para tratar este condicionante. Las personas que son deficientes han demostrado repetidamente que tienen un mayor riesgo de producirse fracturas.[4] Además, para las mujeres que han pasado por la menopausia y han comenzado a experimentar la pérdida de densidad ósea, la vitamina K puede colaborar para prevenir futuras fracturas.

Según la investigación[5], nuestras células poseen predilección por la forma de la K, K1 y K2, donde cada una ejercerá un papel diferentes sobre el bienestar óseo. Para el caso de la K2[6], existen los dos tipos que mayor nivel de captación van a generar por parte del sistema óseo:

  • MK4
  • MK7
De hecho, la investigación varía hacia la K2, donde se están poniendo todas las miras, en concreto sobre los subtipos existentes: la K2 posee una estructura química compuesta de repetidas unidades denominadas preniles, siendo las formas comunes de K2: 4, 5, 7, 8 o 9 unidades preniles, y de ahí la nomenclatura caracterizada por: MK-4, MK-5, MK-7, MK-8, o MK-9.

La ‘M’ se refiera a “Menaquinona”, el término científico que recibe. Mientras que las dietas estándar en los humanos normalmente constan de en torno al 10-20% de K2, la proporción de los subtipos puede variar ampliamente: las comidas fermentadas a partir de la soja van a contener mayor cantidad de MK-7; el queso MK-8 y MK-9…

La relación entre los beneficios para la salud ósea y la K depende, en principio, de dos mecanismos básicos:

  • Células óseas denominadas “Osteoclastos”
  • Carboxilación

Los osteoclastos se encuentran a cargo de la desmineralización ósea, es decir, se encargan de obtener minerales para llevarlos a otras sistemas del organismo y emplearlos para otras funciones. Mientras que dicha actividad es importante, no es necesario una elevada cifra de estas moléculas, o actividad propiamente de ellas, debido a que puede conducir hacia una desequilibrio mineral óseo. Ayuda el organismo en este proceso, para mantenerlo regulado. En concreto, la MK-4 (denominada menatetrenona) evita la formación de demasiados células de osteoclastos[7], sirviendo además, como inicio de la muerte celular de estas (apoptosis).

El segundo mecanismo la involucra en un proceso conocido como “Carboxilación”.[8] Este proceso queda directamente relacionado con los factores requeridos para la coagulación apropiada. Para el óptimo estado óseo una de las proteínas que se encuentran en ellos, denominada “Osteocalcina”, necesita ser alterada químicamente durante el proceso de carboxilación. Esta proteína queda relacionada con la medición de la Densidad Mineral Ósea (BMD), y por esta razón, los médicos atienden a los análisis sanguíneos para buscar parámetros para comprobar la salud ósea. Cuando un alto índice de proteínas osteocalcinas en nuestro tejido óseo son carboxiladas, existirá un mayor riesgo de fracturas.
Puede reducir drásticamente esta situación[9]: de modo que es requerida para la actividad adecuada de la enzima carboxilasa, que permite la carboxilación de las proteínas de osteocalcina en el tejido óseao, puede reconducir y restructurar estas proteínas óseas al lugar adecuado en la estructura ósea correspondiente, y por ende, fortalecer la composición del hueso.

Ciertos estudios[10] reflejan que su actividad (en especial MK-4) es especialmente útil en la protección ósea postmenopáusica.

No son tejidos muertos, sino que se regeneran constantemente en su interior con una matriz de tejido.

Si se aporta suficiente vitamina D, calcio, minerales y K, el esqueleto se va reemplazando con un hueso denso y estable cada 7 o 10 años.

Este proceso queda regulado por los osteoblastos (células anabólicas) y los osteoclastos (células degradantes). Siempre que la actividad de los osteoblastos sea mayor que la actividad de los osteoclastos, queda garantizado el mantenimiento de esqueleto sanos.

Los osteoblastos producen osteocalcina, una proteína dependiente de la vitamina K que se une al calcio en la matriz ósea y aumenta su contenido en minerales. Su tarea consiste en hacer que el esqueleto sea estable y resistente a las fracturas.

Se vuelven frágiles y delgados, con lo que aumenta el riesgo de fracturas. Incluso en el caso de que desde el exterior la estructura ósea tenga una apariencia normal, en el interior están débiles.

La osteocalcina requiere de ella. El déficit afecta a la densidad. Las células degradantes (osteoclastos) descomponen mayor tejido óseo del que pueden formar las células constituyentes (osteoblastos), y causan una progresiva pérdida del hueso.

Vitamina K contra enfermedades

¿Qué enfermedades se producen por falta de vitamina K?

La deposición normal del calcio tiene lugar en dos órganos: hueso y diente. La deposición anormal de calcio se sitúa en tres lugares: en la capa interna de las arterias (íntima), en la la que se acumula la placa aterosclerótica, en la capa muscular de las arterias («calcificación medial») y en las válvulas del corazón.

La K es el tipo de vitamina que mejor ayuda al organismo a evitar el funcionamiento anormal del calcio.

El calcio siempre ha tenido la consideración de un marcador pasivo en las enfermedades cardiovasculares. En teoría el calcio era solo un pequeño residuo en lo que respecto a la actividad inflamatoria.

De acuerdo con esta teoría, el calcio podría considerarse un indicativo de una mayor estabilidad de la placa, y no desempeñaría un papel activo en el desarrollo de la placa arteriosclerótica.

Las actuales investigaciones han refutado esta conclusión. En el célebre “Estudio sobre el corazón” realizado en 2004, con un total de participantes de 4807 personas, durante siete años[1] se descubrió un vínculo claro entre los niveles de la K y las enfermedades cardiovasculares. Las conclusiones del estudio fueron las siguientes:

  • Se encontró que los participantes que consumieron mayor cantidad de vitamina K redujeron en un 57% la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • La anterior relación no pudo establecerse en los participantes que la consumieron.[2]
  • Se comprobó que su ingesta evitaba los depósitos de calcio en la aorta (lo que reduce, de forma indirecta, la arteriosclerosis).[2]
  • Sin embargo, los participantes que tomaron menor cantidad sufrieron calcificaciones moderadas o severas.
  • El menor riesgo de infarto de miocardio y de calcificación de la aorta se encontró en los participantes que ingirieron, a través de la dieta, mayor a 32,7 mcg de vitamina K.
En vista de la calidad del estudio de Rotterdam sobre el corazón, podemos concluir que ha quedado demostrada la estrecha relación entre su ingesta y la reducción de las enfermedades cardiovasculares. Ello es debido a que tiene un efecto positivo en el corazón y en la circulación e inhibe la aparición de la arteriosclerosis.
Los médicos se están centrando actualmente en detener la acumulación de calcio en el corazón porque saben que los depósitos de calcio provocan la aparición de la  de placa aterosclerótica.

Por lo tanto, la acumulación de calcio es un indicativo del crecimiento de la placa arteriosclerótica, y los niveles bajos de vitamina K puede producir este proceso patogénico.

Vitamina K para niños y adultos

 

¿Por qué necesitamos la vitamina K?

La infancia y adolescencia es la etapa en la que esqueleto crece y se desarrolla. La masa ósea alcanza su cenit aproximadamente a la edad de 30 a 35 años. A partir de entonces, los minerales óseos empiezan a disminuir lentamente con el proceso de envejecimiento.

Por lo tanto, cuanto antes de empiece a actuar más fácil será obtener masa ósea. El objetivo es unir el calcio en la matriz ósea sana y aumentar la concentración de mineral óseo para mantener la masa ósea sana durante el tiempo y conseguir que llegue en mejor estado a la vejez.

Sin embargo, si no hay suficiente vitamina K ni osteocalcio, el calcio no puede generarlos sanos y fuertes.

Los estudios clínicos han demostrado que su mejor estado (es decir, altos niveles de K en el suero sanguíneo) coincide con el desarrollo saludable en los niños.

Los jóvenes permanecen activos y su contenido de osteocalcina es 8-10 veces mayor que en el caso de los adultos. Por lo tanto, tienen mayor necesidad. Sin embargo, las recientes investigaciones han demostrado que la mayoría de los niños sufren una deficiencia de K.

La ingesta media ha disminuido considerablemente en los últimos años y actualmente no se consume la cantidad necesaria para mantener el desarrollo óptimo de la masa ósea.

Esta deficiencia se debe al excesivo consumo de alimentos procesados y a la baja ingesta de verduras y de alimentos ricos.

Los expertos recomiendan que se consuman alimentos ricos en vitamina K o que los niños tomen suplementos.

Salud de nuestros niños

Una dieta en a infancia que carezca de nutrientes vitales puede afectar gravemente al desarrollo óseo y a la salud del corazón.
Una carencia de K2 también produce una nutrición inadecuada. Los estudios clínicos han demostrado que la K2 protege contra la pérdida ósea, estimula la densidad y fortaleza ósea y protege contra la arteriosclerosis.

Desarrollo de los niños y vitamina K

Desarrollo durante la infancia

La dieta de un niño debe ser rica en rica en calcio, por lo que se recomienda un elevado consumo de leche. Pero para que el calcio se incorpore al hueso, el organismo debe tener suficientes reservas de vitamina K.

Especialmente la K2, es, junto con la D, el factor clave para almacenar el calcio. Solo con su aportación puede formarse una matriz ósea sana y una densidad mineral óptima en el hueso.

Después de la infancia, la K2 es la responsable de mantener la densidad mineral ósea y de prevenir su deterioro. Si no tenemos el suficiente suministro se pone en peligro el crecimiento y la densidad ósea.

Además, la K2 garantiza que el calcio absorbido no se acumule en las arterias. Una deficiencia puede provocar que las arterias del corazón comiencen a calcificarse durante la infancia.

La capacidad para evitar que el calcio se instale en las arterias favorece la salud del corazón a largo plazo. Por lo que el cuerpo necesita disponer de una cantidad suficiente.

Vitamina K en recién nacidos

Como se ha mencionado anteriormente, la vitamina K es bien conocida por sus propiedades. En cierto contexto, el término “coagular” puede denotar cierta inquietud, asociándolo con procesos no deseados (coágulo cerebral, arterias obstruidas…) pero que sin embargo distan de lo que verdaderamente es el beneficio de esta vitamina esencial. Tal es su importancia, que a los recién nacidos, se les administra una inyección al nacer, para evitar la “Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido” (HDN). Esta enfermedad conlleva un déficit de los factores de coagulación debido a que el recién nacido posee un bajo nivel de esta vitamina en su organismo. No cruza la placenta durante el desarrollo, y además el intestino carece de la bacteria que la sintetiza después del nacimiento.

Después del nacimiento, hay poca en la leche materna y los bebés amamantados pueden ser carentes durante varias semanas hasta que las bacterias intestinales comienzan a sintetizarla.

Con niveles bajos, algunos bebés pueden sangrar severamente, a veces en el cerebro, causando daño cerebral significativo. Dicha circunstancia se denomina enfermedad hemorrágica del recién nacido (HDN).

La vitamina K es esencial para niños y adolescentes

La función de la vitamina K2 consiste en activar determinadas proteínas del cuerpo. Entre estas se incluyen la osteocalcina, la proteína gla matriz (MGP) en las arterias y la conglomeración en el hígado.

La osteocalcina es la responsable de unir el calcio en la matriz ósea. Sin una ingesta adecuada, la osteocalcina permanece inactiva y, por lo tanto, no puede unirse al calcio.

Al mismo tiempo,  la proteína gla matriz (MGP) evita que el calcio circule libremente y se adhiera a las arterias cuando hay K2 disponible en el cuerpo.

Si el organismo carece de la forma adecuada de Menaquinona-7, MK-7, el calcio no puede procesarse de forma correcta para la construcción ósea.

Los niños necesitan una mayor cantidad para su desarrollo. Desafortunadamente, muchos niños tienen niveles bajos. En estos casos, los suplementos nutricionales pueden compensar  esta deficiencia.

Los efectos secundarios de la vitamina K

No es un medicamento. Es un suplemento natural, por lo que no tiene ningún tipo de efectos secundarios.
No causa excesiva coagulación en la sangre, ya que las proteínas responsables tienen una capacidad limitada para absorberla. Una vez que el organismo queda saturado, ya no puede afectar la conglomeración.

La opinión de los expertos sobre la vitamina K

Los expertos de la Universidad de Maastricht han subrayado la importancia de tomarla. Se recomienda que se opte siempre por vitamina K2 natural, ya que es completamente absorbida y procesada por el cuerpo.

Según su opinión, nuestro organismo necesita recibir una dosis diaria de 45 mcg.

Los que toman vitamina D, necesitan aumentar el aporte de K2. Disponible en formato de complementos nutricionales de alta calidad.

Estudios y referencias sobre la vitamina K

Valoración sobre la Vitamina K

Efectividad de la Vitamina K - 100%

Protege la Salud Ósea - 100%

Vitamina K y Calcio - 100%

Vitamina K2 en suplementos - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Te puede interesar
Alimentos Biotina
Alimentos que contienen Biotina

Existen ocho formas distintas de biotina, pero sólo una de ellas se encuentra, de forma …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?
HSN Newsletter
Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes


Deseo suscribirme y acepto la politica de privacidad