17 Productos
Configurar sentido ascendente
Últimas opiniones sobre Inositol

INOSITOL 500mg - 120 veg caps Efectivo - Raisa, 05/08/2017

Tomándolo de forma regular se ven sus efectos en seguida. Piel más tersa en todo el cuerpo y entrenamientos más efectivos. 100% recomendable

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

INOSITOL 500mg - 120 veg caps Pasable - Miguel Ángel , 07/06/2017

Parece que con el tiempo relaja un poco, y no va mal, pero tampoco tanto como me pensaba, pero lo sigo tomando porque algo sí hace.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

INOSITOL 500mg - 120 veg caps Eficaz suplemento - Francisco, 28/05/2017

Un suplemento muy recomendable desde el punto de vista en relación con el uso en el tiempo. A la larga se nota el resultado,muy efectivo y el precio es inmejorable.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

INOSITOL 500mg - 120 veg caps Gran Calidad - Francisco, 17/05/2017

Buen suplemento para perder un poco mas de grasa. Buena efectividad

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

INOSITOL 500mg - 120 veg caps Excelente para la ansiedad. - Sergi, 15/05/2017

Aunque los estudios hablen de dosis realmente altas para el tratamiento efectivo de la ansiedad, TOC o depresión, me han bastado tres capsulas diarias para notar sus efectos (1.5gr) , disminuyendo notablemente la ansiedad y aumentando positivamente el estado de ánimo. Un suplemento muy interesante para varias patologías, y en su forma myo-inositol ideal para la mente.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

Todo sobre el inositol, carbohidrato y vitamina semiesencial

¿Qué es el inositol?

El inositol, que entre otras denominaciones responde también a la de ácido fítico o pítico, es un hidrato de carbono de estructura cíclica y casi ubicuo dentro del organismo humano, pues se halla presente en la inmensa mayoría de sus células. Pero si un elemento orgánico puede entresacarse en cuanto a su riqueza en esta sustancia es la leche materna, lo cual constituye la prueba irrefutable de la necesidad innata del recién nacido de recibir un aporte regular de la misma.

Inositol

Dentro de la catalogación de los diferentes nutrientes que integran los llamados principios inmediatos, el inositol comparte su condición, ya aludida, de hidrato de carbono con la de vitamina del grupo B, identificándose en concreto como B8.

Se le considera una sustancia con actividad nutricional, pues ejerce diferentes efectos biológicos tras su entrada en el torrente circulatorio una vez absorbida en el tracto intestinal; pero, en contraste con el resto de las vitaminas, en los adultos no se le otorga carácter esencial debido a la capacidad del organismo de sintetizarla a partir de la molécula de glucosa.

Muchos compuestos químicos aparecen en la naturaleza bajo formas que se diferencian muy ligeramente en la estructura de su molécula: son los llamados isómeros.

El inositol no se aparta de esa tendencia, siendo en concreto nueve sus posibles presentaciones, que solo difieren en la disposición de alguno de sus átomos (más detalladamente, en las ordenaciones de los grupos de hidrógeno y OH alrededor de los átomos de carbono que configuran su estructura anillar).

De todas ellas, la que abarca una amplia mayoría es el mioinositol, por ser el que se va íntimamente asociado al sistema nervioso de los mamíferos (por supuesto, incluido el ser humano), además de a algunas otras localizaciones.

De todos los demás isómeros isométricos (nombre técnico que reciben), solo cuatro se presentan de forma espontánea en la naturaleza, siendo los demás productos de síntesis de laboratorio; se trata del D-inositol, el L-inositol, el mioinositol y el esciloinositol o esciclitol.

Fuentes naturales en las cuales podemos encontrar inositol

Podemos empezar afirmando que hay una tendencia general entre los productos alimenticios a contener el isómero mioinositol en mayor o menor grado. Y grosso modo, los más abundantes en esta vitamina semiesencial son los cereales de grano entero y los frutos cítricos (entre los cuales el limón es una excepción), que ocuparían la cabecera de la lista, cuyo furgón de cola lo representan los productos lácteos y cárnicos. Pero demos un repaso más exhaustivo a este asunto.

En cuanto a las fuentes de origen animal, el mioinositol tiene como principal reservorio la mayoría de las vísceras, con particular acento en el hígado y el encéfalo.

Por su parte, el inositol originario del reino vegetal suele estar bajo una forma química precursora que responde al nombre de ácido fítico, que inicialmente es una sustancia nutricionalmente inerte que se convierte en sustrato alimenticio de ciertas bacterias del tubo digestivo, las cualese lo transforman en inositol ya biológicamente activo.

Numerosas frutas, verduras, hortalizas, semillas, legumbres, cereales (particularmente avena y salvado de trigo) y frutos secos contienen altos niveles de este compuesto. Por ejemplo, entre estos últimos, en las almendras representa el 9,4 % de su peso, y en las nueces, casi el 7 %.

Dentro de las frutas ricas en inositol destacan sobremanera el melón y el pomelo. Sirva como referencia que 100 gramos de zumo de este cítrico alojan 380 miligramos de inositol.

Quizá sea útil exponer una lista más detallada de un buen número de alimentos en lo que a concentración de inositol se refiere (citados en sentido decreciente y en miligramos por gramo):

Frutas:

  • Uva pasa (4,70)
  • Melón cantalupo (3,55)
  • Naranja (3,07)
  • Mandarina (1,49)
  • Kiwi (1,36)
  • Cereza (1,27)
  • Nectarina (1,18)
  • Mango (1)
  • Pera (0,73)
  • Melocotón (0,53)
  • Albaricoque (0,52)
  • Sandía (0,46)
  • Aguacate (0,46)
  • Piña (0,33)
  • Manzana (0,24)

Hortalizas:

  • Rutabaga o colinabo (2,52)
  • Berenjena (0,84)
  • Col de Bruselas (0,81)
  • Col (0,70)
  • Espárrago (0,68)
  • Espinaca (0,66)
  • Alcachofa (0,6), donde se concentra especialmente en su corazón.
  • Pimiento (0,57)
  • Tomate (0,54)
  • Cebolla (0,27)
  • Lechuga (0,16)
  • Pepino (0,15)
  • Zanahorias (0,12)
  • Setas (0,09)

Cereales:

  • Salvado de trigo (2,74)
  • Trigo entero (1,42) y trigo integral (0,47)
  • Harina de avena (0,40)
  • Pasta (0,31)
  • Arroz marrón (0,30) y arroz blanco (0,17)
  • Pan blanco (0,25)

Carne y derivados:

  • Hígado de vacuno (0,64)
  • Carne picada (0,37)
  • Yema de huevo (0,34)
  • Solomillo (0,30)
  • Pechuga de pollo (0,30)
  • Chuleta de cerdo (0,42)

Pescados y mariscos:

  • Ostras (0,25)
  • Atún (0,15)
  • Sardinas (0,12)
  • Almejas (0,03)

Productos lácteos:

  • Leche entera (0,04)
  • Yogur (0,1)

Legumbres:

  • Frijoles blancos (2,83), rojos (2,49) y verdes (1,93).

Propiedades y beneficios del inositol

Como sustancia pura, su aspecto visual es el de un polvo cristalino de color blanquecino, que se disuelve muy fácilmente en agua y cuyo punto de fusión es 226 ºC, es decir, que por debajo de esa temperatura se encuentra en estado sólido.

Una característica que resulta bastante relevante en el ámbito del metabolismo asociado al inositol es que el organismo humano está programado para llevar a cabo su síntesis. Los principales tejidos donde esa síntesis se lleva a cabo son la mucosa intestinal, el sistema nervioso central, el hígado y el riñón.

Se encuentra en la casi totalidad de las células del organismo, ya que se trata de una sustancia que integra la estructura molecular de los fosfolípidos, compuestos grasos de importancia capital en la arquitectura de la membrana celular, con especial hincapié en las neuronas o células nerviosas. De tal grado de participación en la organización de los tejidos puede concluirse que:

  • Es fundamental su existencia para la transmisión del impulso nervioso y para la síntesis de neurotransmisores (sustancias imprescindibles para la correcta ejecución de este). De esta propiedad arranca un nutrido catálogo de procesos patológicos ligados al sistema nervioso que pueden prevenirse con una adecuada ingestión y síntesis interna de inositol, como la depresión, pues se ha demostrado que los niveles de inositol en el líquido cefalorraquídeo (el que baña interiormente el sistema nervioso central) de las personas depresivas son apreciablemente escasos. Al parecer, es la dependencia entre el inositol y la síntesis del neurotransmisor serotonina lo que repercute en el desencadenamiento de una depresión. Similar escenario puede explicar otros cuadros neurológicos como el trastorno bipolar, el trastorno obsesivo-compulsivo, la anorexia, la bulimia, la agorafobia o temor a los espacios abiertos, la claustrofobia (el fenómeno inverso) e incluso el déficit de atención asociado a la hiperactividad. Asimismo, tiene influencia en la calidad del sueño, el mantenimiento de un elevado estado de ánimo, los estados de ansiedad y el estrés.
  • Combinado con la colina (como se verá más adelante, a propósito de los suplementos), es una sustancia a tener en cuenta cuando hay necesidad de reducir la tasa de colesterol en sangre.
  • Desempeña una función lipotrópica en el hígado, suponiendo un elemento importante en la movilización de las grasas. Para el desarrollo de esta función es importante también su sinergia con la colina, ya que la labor conjunta de ambas impide el depósito de lípidos en el hígado y, por contra, promueve su transporte hacia las células de los tejidos donde es necesaria su presencia.
  • Interviene en la estimulación de la musculatura lisa del tracto gastrointestinal, lo que contribuye a regular el peristaltismo o motilidad intestinal y, en consecuencia, a combatir el estreñimiento.
  • A título genérico, es un colaborador necesario, en virtud de su condición de vitamina, en la actividad enzimática de muchas reacciones bioquímicas del metabolismo. Ello repercute singularmente en:
  • El buen estado de la vista, la piel y el cabello.
  • La buena digestión de los alimentos y el buen estado del aparato digestivo.
  • La normalidad en la formación de las células de la médula ósea indispensables para la circulación sanguínea y el sistema inmunitario.

Hay una gran variedad de efectos fisiológicos producidos por esta sustancia que se desprenden del cometido que tiene reservado a nivel de las membranas celulares, que le faculta para intervenir decisivamente en la modulación de la respuesta celular a los estímulos y en el papel de las enzimas.

El inositol tiene una estructura molecular que le permite transitar con sencillez entre el exterior y el interior de las células, característica que es determinante para entender su relevancia en las funciones vitales. En base a ella, adopta el mecanismo llamado “del segundo mensajero”, cuya esencia es la respuesta intracelular de la molécula de inositol a la presencia de una hormona específica y, como consecuencia de ella, la puesta en marcha de una cascada de reacciones bioquímicas que materializan un efecto fisiológico preciso.

Dentro de esas reacciones entran múltiples tipologías, diferenciación de estirpes celulares, proliferación de otras o incluso las que conducen a la muerte celular.

Propiedades y Beneficios del Inositol

Para la organización y especialización de las células en tejidos y órganos, es imprescindible una red de comunicaciones enormemente sutil bajo cuyo control se encuentran los fenómenos de multiplicación celular y coordinación de todas las actividades llevadas a cabo por aquellas.

En el esquema de trabajo de cualquiera de los múltiples sistemas de comunicación que dan vida al organismo, todo arranca con una primer señal que recibe el nombre de primer mensajero y que puede ser una hormona, un releasing factor del hipotálamo (glándula vital inserta en el encéfalo), un factor de crecimiento, etc. Este primer mensajero es liberado al medio extracelular y movido por los llamados tactismos (estímulos específicos), hasta entrar en contacto químico, ya en la membrana plasmática de la célula, por un receptor de membrana de alta especificidad que lo identifica cual cerradura a su llave. Y a partir de aquí es cuando dan comienzo los fenómenos bioquímicos responsables de la función vital de que se trate en cada caso, tanto a nivel de la membrana como de los orgánulos contenidos en el citoplasma de la célula.

Entre estos receptores, hay uno de gran relevancia que utiliza las llamadas proteínas G, las cuales están unidas a unas bases nitrogenadas llamadas guaninas (de las que integran el ADN). Controlan la liberación de dos nuevos mensajeros intracelulares, los segundos mensajeros, que son el mioinositol y el diacilglicerol y ocupan el último eslabón de la cadena de comunicación inmediatamente anterior a la manifestación del efecto fisiológico.

Quizá el factor más determinante en el éxito de los efectos terapéuticos del inositol sea su capacidad de dar soporte a los neurotransmisores derivada, a su vez, de su aptitud para intervenir indirectamente en el sistema nervioso central, sin verse implicado en interacción alguna con los receptores cerebrales.

¿Cómo lleva a cabo una tarea tan sutil? Uno de sus métodos consiste en la regulación del calcio contenido dentro de las células, cuando el inositol trifosfato se proyecta sobre un orgánulo del citoplasma de la célula llamado retículo endoplasmático, dentro del cual facilita la liberación de las reservas de calcio, que en un efecto dominó activan la de los neurotransmisores. Por otro lado, el inositol actúa como un regulador de la ósmosis (una permeabilidad innata del recubrimiento celular), facilitando el movimiento del agua y los elementos en disolución a través de la membrana.

Otro buen ejemplo de los cambios significativos que el inositol promueve en el organismo es la respuesta a la liberación de la insulina desde los islotes de Langerghans del páncreas, un canal fisiológico en el cual se comporta como agente sensibilizador de dicha hormona.

De hecho, las personas que padecen diabetes de tipo 2 ven alterada la cantidad de eliminación de inositol a través de la orina.

Muy vinculado a los cambios en la resistencia de la insulina es el llamado síndrome metabólico, donde el inositol también asume protagonismo previniendo algunas de las alteraciones que lo integran, como la obesidad o la hiperlipidemia (elevada tasa de grasas en sangre).

En concreto, se ha llegado a determinar una reducción del 20 % en las LDL, ya de por sí indicativa de un buen control de la predisposición al síndrome metabólico, por su condición de un factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

La abundancia de inositol en el sistema nervioso central ha sido puesta de manifiesto en numerosos estudios destinados a identificar detalladamente el papel del inositol en un varios síndromes, de los cuales se ha obtenido el concluyente hallazgo de que un prolongado déficit en el inositol celular puede degenerar en la aparición de desórdenes neurológicos de considerable gravedad, entre los cuales nos extenderemos en dos de ellos.

Enfermedad de Alzheimer

En síntesis, es un fallo neuronal provocado por una degeneración del tejido nervioso.

Este trastorno se significa por una irregular señalización neuronal, sobre la cual hay datos científicos en la línea de afirmar que el inositol puede ayudar a corregirla hasta en casos donde la evolución del proceso degenerativo ha mermado la capacidad fisiológica propia de sus células.

El isómero esciloinositol y su contribución a combatir la patología amiloide

El esciloinositol destaca por su potencial para estabilizar los depósitos de grupos reducidos de moléculas de una sustancia de naturaleza glucoproteica denominada β-amiloide, muy asociada a diferentes procesos de degeneración repartidos por todo el organismo.

En concreto, nos detendremos en la acción que despliega en el hipocampo, una prominencia que se encuentra en el interior del cerebro directamente vinculada a la memoria y la orientación espacial y cuyo deterioro parece ser determinante en la sintomatología de la enfermedad de Alzheimer, como reveló un trabajo de investigación clínica que se prolongó durante un año y medio con pacientes aquejados de Alzheimer en grados leve y moderado.

Debe significarse también que el isómero llamado cyclohexanehexol-inositol parece contribuir asimismo a la reducción de la acumulación de esos depósitos de la sustancia β-amiloide.

Trastorno obsesivo-compulsivo

Es una enfermedad cuya denominación refleja fielmente el perfil de su cuadro clínico: actitudes compulsivas y pensamientos obsesivos.

En la base fisiopatológica de su desarrollo llama la atención la disminución de la concentración de serotonina en el medio cerebral, que como es sabido es el neurotransmisor que más repercute en la sensación de bienestar anímico.

Su papel en la reproducción

Inositol especial para mujeres

Una mención particular merece la relación del inositol con el síndrome de ovario poliquístico.

Se sabe que buena parte de las mujeres que lo padecen se ven afectadas por un significativo grado de ineficacia de la insulina a la hora de ejercer su función en los tejidos, lo que en su día fomentó la realización de ensayos de investigación que estableciesen la existencia o no de relación causa-efecto entre ambos parámetros, inositol y resistencia a la insulina.

Las conclusiones de dichos trabajos apuntaron una sensible recuperación de la sensibilidad a la insulina tras la ingesta de mioinositol durante periodos de tres meses, de lo que colateralmente se desprende una menor incidencia de síndrome de ovario poliquístico en las mujeres suplementadas.

A nivel del óvulo, el mioinositol parece tener un papel en su maduración, identificándose como un eficaz marcador de la buena aptitud de aquel para ser fecundado. De hecho, en mujeres afectadas del síndrome de ovario poliquístico ha quedado probado el incremento del número de ovocitos de alta calidad con la toma de mioinositol.

Otras beneficios y propiedades del inositol

Es tal la versatilidad del inositol en el contexto del organismo que al margen de las funciones de mayor envergadura ya relatadas puede citarse un cajón de sastre de lo que podríamos denominar funciones menores, y en el que cabría citar su aptitud como prebiótico, como protector del sistema circulatorio, hipotensor, anticancerígeno y estimulante de la respuesta inmune.
Al inositol se le asigna capacidad para neutralizar ciertos metales, como el cadmio o el aluminio, lo que puede ser muy positivo cuándo se trata de detoxicar el organismo, lo cual se consigue evitando que pasen a la circulación sanguínea para ser eliminados por heces.

El inositol también se utiliza para tratamientos de belleza buscando básicamente frenar la aparición de arrugas y líneas de expresión, a la par que es considerado un baluarte en la prevención de enfermedades de los tejidos externos, compartiendo con casi todas las vitaminas del grupo B un efecto directo sobre la vitalidad de la piel, las uñas y el cuero cabelludo. Puede señalarse su capacidad de prevenir dermatitis y eccemas, por un lado, y caída de cabello, por otro.

Algunas consecuencias de su carencia

  • Esterilidad masculina, pues dentro de los testículos contribuye a la producción de espermatozoides. 
  • Enfermedades oculares, ya que una de las regiones anatómicas de mayor concentración de inositol son precisamente los ojos. La ausencia de este elemento podría ser responsable de ceguera nocturna y fotofobia, que es un síntoma de dificultad extrema para soportar la luz directa.
  • Otros problemas nerviosos no citados: como vitamina, una de sus funciones es actuar en los mecanismos enzimáticos que regulan el equilibrio entre el cobre y el zinc en las neuronas. Su ausencia o déficit acarrea la ruptura de ese equilibrio con predominio del cobre, lo cual podría ser responsable de numerosos problemas del sistema nervioso: angustia, insomnio, fobias, etc. 
  • Parece ser que su deficiencia exacerba los problemas neurológicos en enfermos de diabetes, ocasionando lo que se conoce como neuropatía diabética.
  • La falta de inositol puede dar lugar a una relajación de las fibras musculares lisas de la pared intestinal responsables de mantener el peristaltismo, convirtiéndose en un factor predisponente de estreñimiento.

Cómo manejar eficazmente y con seguridad los suplementos de inositol

Debemos partir de la base de que una alimentación variada y en cantidad suficiente garantiza que sean satisfechas las exigencias diarias de esta peculiar vitamina. La mayor parte de los especialistas coinciden en que necesitamos, por término medio, alrededor de un gramo diario de inositol. Conseguirlo es sencillo con una dieta equilibrada, pero cuando seguimos una alimentación deficiente o sufrimos algún trastorno es muy probable que nuestro organismo demande una suplementación dietética.
Entre esos factores que aumentan las necesidades de inositol en el organismo, podemos hablar de:

  • Llevar una alimentación deficiente, pobre en alimentos frescos y cargada de alimentos muy procesados y aditivos.
  • Ser adicto al tabaco, el alcohol o las drogas.
  • Afecciones de los órganos en los que se sintetiza el inositol, básicamente mucosa del estómago, hígado, riñón y sistema nervioso central.
  • Situaciones de sobreesfuerzo, estrés o ansiedad.
  • Consumo en altas cantidades de bebidas ricas en cafeína u otros estimulantes (café, té, colas, etc.).
  • Estar siendo tratado con antibióticos, de los que se sabe que dificultan su absorción a nivel intestinal. Hay otros fármacos que merman el inositol porque en general neutralizan las vitaminas, como los anticonceptivos.
  • Emisión excesiva de orina por estar siendo medicado con diuréticos o por ingerir demasiada agua.

En cualquier pauta de suplementación con inositol exenta de grandes exigencias, la dosis estándar oscila entre 0,5 y 2 gramos al día. Pero tratándose de planteamientos terapéuticos más agresivos, como puede ser el caso de una depresión, hasta 12 gramos diarios pueden ser necesarios y normalmente tolerados.

Las dosis para tratar los trastornos psiquiátricos de los que se habló anteriormente oscilan entre 10 y 12 gramos por día, para los cuales, en la mayoría de los casos, se elige la presentación de polvo hidrosoluble, pues en cápsulas es más difícil alcanzar la dosis diaria requerida. De hecho, la presentación en cápsulas generalmente está indicada para aquellas que se bastan con dosis diarias más pequeñas, de no más de dos gramos.

Un consejo que suele darse a los pacientes es que se inicien con dosis más moderadas y sean ellos los que vayan valorando cómo se sienten para ir aumentándolas gradualmente, ya que irrumpir con cantidades demasiado próximas al tope previsto puede conllevar los efectos secundarios propios de la suplementación con inositol (molestias gastrointestinales, diarrea y náuseas).

Pero a mayores (hablamos ya de dosis entre 13 y 16 gramos), el organismo puede experimentar reacciones adversas que normalmente van asociadas con una intensa sudoración que transmite al cuerpo un olor penetrante que recuerda al del pescado, además de vómitos y exceso de salivación. No obstante, se han descrito ya a razón de 7,5 gramos al día algunas manifestaciones anómalas como una ligera caída de la presión sanguínea, con los subsiguientes mareos y pérdidas de consciencia.

Posibles efectos secundarios del Inositol

Si tenemos que referirnos a casos extremos, se ha venido a considerar como dosis letal los 10 gramos por kilo de peso, por lo cual queda claro que las dosis terapéuticas encierran un amplio margen de seguridad. A salvo de las desviaciones todo parece indicar que estamos ante una sustancia, en general, bien tolerada.

Los efectos secundarios que se han descrito a las dosis más convencionales se caracterizan por su moderación y por circunscribirse casi en su totalidad al aparato digestivo, es decir, náuseas, diarrea, flatulencias...

Pero no para todo el mundo es una sustancia de fácil tolerancia, pues para determinadas personas, el uso del inositol está contraindicado. Podemos citar los niños con trastorno de hiperactividad con déficit de atención, para quienes a dosis terapéuticas, no solo carece de beneficios, sino que es previsible que se agraven sus síntomas. También durante el embarazo es una sustancia que ha de mantenerse al margen, por producir una estimulación de las fibras de la musculatura lisa del útero debido a la liberación de calcio, que pueden desencadenar las contracciones que conduzcan a un aborto o parto prematuro. Tampoco es adecuado para personas afectadas del trastorno bipolar, ya que hay serias sospechas de que puede derivar en episodios maníacos.

Por su parte, es interesante saber que durante el embarazo, se desarrolla un estado de resistencia a la insulina que busca una reducción de la captación de la glucosa circulante en sangre para que el feto reciba el aporte sostenido de este azúcar que su desarrollo demanda.

Ello conduce, con frecuencia, a la aparición del cuadro de diabetes tipo 2 gestacional, cuyo tratamiento precisa un buen asesoramiento en cuanto a la dieta y el estilo de vida. En las mujeres embarazadas incapaces de mantener uniformes y correctos los niveles de glucosa en sangre suele optarse por pautar algún medicamento hipoglucémico que, por un lado, resulte atóxico para la madre y el feto, y por otro, mantenga estables los niveles de glucosa en sangre; ese puede ser el mioinositol.

Una precaución importante involucra al consumo de cafeína, que debe reducirse al mínimo si se ingieren suplementos de inositol, pues se sabe que ejerce un poder neutralizador de este.

Suplementos de Inositol, lo que ofrece el mercado

En el mercado hay un nutrido repertorio de suplementos de inositol. Como se indicó en capítulos anteriores, existen nueve isómeros de inositol, pero la mayoría de ellos contienen el llamado mioinositol. Este aspecto ha de tenerse en cuenta cuando se lee la etiqueta, puesto que no es infrecuente que se omita el prefijo mio y se haga alusión simplemente a la palabra inositol; en tales casos debe sobreentenderse que el preparado en cuestión contiene el isómero mioinositol.

Hay otros dos isómeros de inositol que con relativa frecuencia se incorporan en suplementos, pensados para afrontar condiciones específicas de salud.

Uno de ellos se llama inositol hexafosfato, que encaja principalmente por su reputada acción anticancerígena.

El mioinositol tiene reconocido efecto anticancerígeno por sí mismo. Sin embargo, el inositol hexafosfato (IP6) destaca sobre todos los demás derivados como una sustancia a la que hay que tener muy en cuenta para prevenir y tratar el cáncer. No obstante, con frecuencia son prescritos ambos para su consumo simultáneo porque parecen establecer entre ellos una fuerte sinergia que potencia las cualidades de cada uno por separado.

El segundo es el D-chiro inositol. No es habitual encontrarlo aislado en un suplemento, es más, suele entrar en combinación con el mioinositol, combinación que se prescribe comúnmente en el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico.

Las mujeres que padecen este trastorno del aparato reproductor (síndrome de ovario poliquístico), del cual ya se dejó constancia anteriormente, tienen a su alcance dos sustancias: mioinositol y D-chiro inositol.

Algunas basan solamente su tratamiento en pautar mioinositol a razón de 4 gramos diarios (en polvo parece más aconsejable que en cápsulas).

Cuando se recurre a las cápsulas, es frecuente hacerlo en una mezcla con metformina, un fármaco predominantemente usado con fines antidiabéticos. En otros casos, se opta por una combinación de mioinositol y D-chiro inositol sobre la cual hay bastante consenso en que mejora sensiblemente los perfiles clínico y metabólico de las pacientes. Dentro de esta patología puede citarse también que suele existir un aumento de la fertilidad porque mejora la proporción entre las hormonas LH y FSH que fabrica la glándula hipófisis y a su vez suele darse una normalización del ciclo menstrual.

La sinergia de mio y D-chiro inositol protagoniza una gran labor en la normalización de los desequilibrios hormonales en la parcela reproductiva, así como de la ovulación y los ciclos menstruales. Al mismo tiempo, también reduce significativamente los niveles de andrógenos circulantes (como la testosterona), responsables de la aparición de un exceso de vello corporal y de acné y en consonancia con el síndrome de ovario poliquístico.

Puede añadirse, a título de curiosidad, que las mujeres con sobrepeso y obesidad tienen mayor predisposición a arrojar mejores resultados en tratamientos combinados de mio y D-chiro inositol.

Inositol y pérdida de peso

Hay personas que experimentan pérdida de peso cuando toman suplementos de mioinositol. Puede entenderse que, en su mayor parte, este efecto sea consecuencia de una sensibilización de las células a la acción de la insulina. De ello se deduce que cualquier persona en la que se manifieste una resistencia a la insulina pueda perder peso tomando regularmente suplementos de esta sustancia.

Control de peso e Inositol

En esta línea, los expertos han avanzado un poquito hasta el punto de establecer como dosis recomendada los cuatro gramos diarios, cantidad para la que parecen ser muy probables los resultados satisfactorios.

Pero si hacemos alusión a los suplementos para perder peso no podemos olvidar la función de la colina en connivencia con la sustancia que nos ocupa. Ambos contribuyen a regular el metabolismo de las grasas, acelerando los procesos bioquímicos que lo componen y, en consecuencia, favoreciendo su movilización y combustión con la finalidad de obtención de energía para el organismo; esa es la razón de que seles conozca popularmente como quemadores de grasas o, simplemente, quemagrasas.

Un buen momento de tomarlos puede ser previamente al inicio del sueño nocturno, ya que promueven la combustión de aquellas mientras se duerme.

Los efectos de la suplementación en la regulación de la glucosa sanguínea

Es cierto que hay personas que mantienen una pauta de consumo de mioinositol con el objetivo de controlar los niveles de azúcar en la sangre, y al parecer con buenos resultados.

Al respecto de ello, simplemente debe decirse que resulta aconsejable dar comienzo con una pequeña cantidad de sustancia (puede moverse entre medio y un gramo diario) y tener monitorizados los niveles de glucemia durante varios meses hasta dar con la dosis adecuada.

La dosis que en la mayoría de los casos registrados parecer aproximarse más a la ideal consiste en un par de gramos diarios.

El inositol como arma para mejorar la salud mental

Hay evidencias ya consolidadas de la eficacia de la administración conjunta de ácidos grasos omega-3 e inositolpara trastornos del ámbito psicológico como el estado de ánimo, pero hasta fechas recientes no se habían testado las posibilidades terapéuticas, tanto en forma de monoterapia como mixta, en los cada día más habituales trastornos maníaco-depresivos de la infancia (hasta los 12 años), así como en los cuadros de bipolaridad no severos.

Pues bien, parece haberse extraído una prometedora conclusión:

El tratamiento combinado de ácidos grasos omega-3 (particularmente el EPA o ácido eicosapentanoico) e inositol introduce mecanismos de corrección de los síntomas característicos de la maníaco-depresión a estas edades, comparables, en cuanto a eficacia, a los derivados de psicofármacos que llevan aparejado un importante caudal de efectos secundarios y contraindicaciones.

Suplementación previa al embarazo

Cuando una mujer pretenda quedarse embarazada no debe esperar a la consumación de la prueba de embarazo para comenzar a abastecer su organismo de los nutrientes que requiere un óptimo desarrollo fetal, que especialmente son ácido fólico e inositol.

Desde la escuela de Medicina de la Universidad de Washington confirman que este último protege al feto de las temidas malformaciones de un órgano clave en el desarrollo embrionario y fetal, el tubo neural, cuya génesis acontece dentro del primer mes de gestación y afecta a la futura médula espinal, el futuro cerebro y la futura columna vertebral.

Entre las achacables a déficit de inositol, las más comunes son la espina bífida y la anencefalia.

Para evitarlas, es necesario pertrechar al organismo de los aportes necesarios de inositol y ácido fólico, lo que significa comenzar su suplementación, para minimizar el riesgo de malformaciones, antes de la fecundación, siempre, evidentemente, que se trate de un embarazo planificado.

Cómo tomar los suplementos de inositol

Con la finalidad de lograr la mayor amortiguación posible de la resistencia a la insulina en los casos ya comentados de síndrome de ovario poliquístico, la mayoría de los expertos recomiendan concentrar la administración del inositol en una toma antes de desayunar.

En cuanto a las diferencias que las presentaciones físicas conllevan respecto a la dosis necesaria, es importante tener en cuenta que en cápsulas blandas o geles, la biodisponibilidad del mioinositol es mayor, lo que abre la posibilidad de tomar la tercer parte de la dosis manteniendo íntegras las probabilidades de lograr efectos análogos a nivel terapéutico.

En consecuencia, en oposición a las cápsulas duras, los geles pueden ser una alternativa muy válida en los casos de plantearse la suplementación con fines de salud mental.

En la práctica, estamos hablando de transformar los 12 gramos diarios exigidos para producir efectos psicofarmacológicos en 4 gramos de mioinositol.

En forma de polvo blanco cristalino, su consumo requiere simplemente disolverlo mediante una mezcla enérgica en un vaso de agua o zumo de fruta, dando, si es en agua, un sabor suavemente dulce. El polvo a granel resulta bastante más económico que las cápsulas, las cuales vienen a contener, mayoritariamente, entre 500 y 750 mg de inositol, lo que obliga a ingerir un buen número para lograr beneficios apreciables.

Seguridad y calidad, referentes a la hora de elegir suplementos de inositol

El inositol es un suplemento bastante conocido, elaborado por diversos laboratorios sometidos regularmente por los órganos gubernativos del país de procedencia a un riguroso control sanitario y adheridos a las normas de Buenas Prácticas de Fabricación (GMP). Estos fabricantes testan continuamente los suplementos antes de comercializarlos para descartar la presencia de elementos contaminantes como metales pesados o microorganismos. Asimismo los someten a exigentes pruebas de identidad, pureza y potencia.

Cuando nos disponemos a elegir un suplemento, lo aconsejable es velar por que tenga el menor número de ingredientes considerados “superfluos”. Sirva como ejemplo que las cápsulas contienen como lubricante estearato de magnesio, mientras que los polvos hidrosolubles no suelen contener ningún ingrediente adicional.

Para comprar suplementos de inositol, recomendamos comprar Inositol 500mg de HSN Essentials, que ofrece 500mg por cada servicio tomado.

En última instancia, debemos recomendar que la decisión de llevar un consumo regular y pautado de inositol en cualquiera de sus isómeros sea supervisada siempre por un profesional especializado que valore en su justa medida todos los aspectos personales y médicos.

  Cargando...