Protectores Hepáticos

El hígado es el segundo órgano más grande de nuestro organismo y uno de los más importantes ya que trabaja sin descanso para eliminar las toxinas de la sangre humana. Además, también produce enzimas y hormonas esenciales y es el órgano más importante en la digestión de las grasas.

57 Productos
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. »
Configurar sentido ascendente
57 Productos
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. »
Configurar sentido ascendente
Últimas opiniones sobre Protectores Hepáticos

LECITHIN 1200mg - 100 caps Bueno - Maria Elena, 27/11/2016

Gran producto para el colesterol. Con una sola cápsula al día. Precio inmejorable.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

ÁCIDO ALFA LIPOICO (ALA) 500mg - 120 veg caps Producto eficaz - Manuel, 03/10/2016

Gran producto para mejorar la sensibilidad a la insulina en el día a día a un precio y presentación óptimos.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

VERDE DE ALCACHOFA - 100 comp Buen producto relación calidad-precio. - Nerea, 02/10/2016

Formato cómodo de ingerir. Ayuda a eliminar líquidos y en digestiones pesadas. Buen producto.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

LIV.52 - 100 tabs El mejor con mucha suple encima - Cristian, 26/09/2016

2 comprimidos en ayunas (son diminutas) cuando hay mucha suple de por medio para cuidarse y limpiarse. De los más antiguos y el que mejor funciona.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

GOLD STANDARD CURCUMINOIDS - 60 caps Es realmente eficaz para regular el funcionamiento del intestino. - Matias, 19/09/2016

Tomado con regularidad, es de momento el producto que ha conseguido que mi digestión acabe correctamente, puesto que tengo con mucha facilidad "colón irritable", desde que tomo curcuminoides se ha aliviado el problema, seguramente debido a su efecto anti-inflamatorio y no irritable.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

En la actualidad, en pleno año 2016, seguimos con una alimentación excesiva, consumiendo alimentos procesados y consumiendo alcohol. Estos factores suponen un riesgo para el buen funcionamiento del hígado.

Hay programas específicos para desintoxicar el hígado que normalmente son recetados por un médico, no obstante, cuando se trata de prevenir o mejorar ciertos problemas leves del hígado, puedes probar varios métodos naturales y cambiar ciertos hábitos de vida para purificar este importante órgano y mejorar tu salud general.

Una dieta adecuada y el consumo de determinadas hierbas y protectores hepáticos, como la curcumina y el cardo mariano te ayudan a promover la correcta función hepática.

¿Cómo funciona el hígado?

Aproximadamente cada individuo tiene unos 300 mil millones de células en la sangre. Alrededor de 1,5 litros de sangre por minuto fluyen cada día a través del hígado, suministrando a la sangre, desde los intestinos todos los nutrientes que el cuerpo necesita: proteínas, grasas e hidratos de carbono. Y también oxigena la sangre de las arterias.

Gracias a ello, el cuerpo puede llevar a cabo diversos procesos de eliminación de las toxinas y renovación que las proteínas, enzimas, vitaminas y elementos traza, y puede transformar todos los hidratos de carbono en energía, para que se almacenen en los músculos, y el cuerpo haga uso de ellos cuando sea necesario.

El hígado también juega un papel decisivo en el metabolismo de las grasas y el colesterol y en la producción de la bilis.

Las sustancias nocivas que se incorporan al organismo a través de la alimentación, las drogas o el medio ambiente, son destruidas por el hígado y también es este órgano el que descompone el alcohol, y otras sustancias extraña, para que no perjudiquen al organismo y sean excretadas por el cuerpo a través de la urea y la bilis.

Además, las células del hígado tienen la capacidad de identificar los elemento patógenos y protegerse de ellos. Es muy importante la capacidad de este órgano para regenerarse.

Los suplementos dietéticos protectores son una ayuda esencial para que el órgano se cure y regenere con mayor rapidez.

¿Cómo sabemos que el hígado no funciona o está sobrecargado? ¿Cuáles son los síntomas?

Dado que este órgano carece de nervios, aunque esté congestionado o enfermo no se experimenta ningún tipo de dolor. A menudo los síntomas de un mal funcionamiento sólo los percibe el afectado, aunque, en muchas ocasiones, no se les presta demasiada atención.

Los signos de la inflamación del hígado se manifiestan por el color amarillento de la piel y los ojos. Cuando la inflamación del hígado está causada por un virus, los síntomas son la fiebre leve, la fatiga y el malestar general.

¿Cómo se hace el diagnóstico médico?

Las infecciones del hígado, en su inicio, pueden diagnosticarse por el médico mediante la realización de un análisis de sangre. Si las causas del daño hepático afecta a otros factores, como una mala alimentación o el excesivo consumo de alcohol, además de la realización de más pruebas de la función hepática, es necesario el estudio y seguimiento del paciente.

Cómo depurar el higado y prevenir los problemas hepáticos

1. Reduce al mínimo tu consumo de alcohol y cafeína 

Ambas sustancias provocan la acumulación de toxinas en órgano hepático haciendo que éste no funcione debidamente. Limpiar tu hígado disminuyendo las bebidas con alcohol o con cafeína. Mejor sustutuirlas por bebidas libres de alcohol o refrescos sin caféina para favorecer la regeneración y purificación de hígado y que funcione de forma correcta.

2. Bebe dos litros de agua al día

Seguro que no es la primera vez que te recomiendan que bebas dos litros de agua al día, pero ¿seguro que lo haces?. Beber dos litros de agua diarios es la mejor forma de desintoxicar el hígado y elimina toxinas.

3. Incluye jugo de limón en tu dieta

Toma zumo de limón diluido en agua una vez al día, mejor en ayunas antes del desayuno. El jugo de limón incrementa la producción de bilis, lo que favorece la eliminación de toxinas. el jugo de limón en ayunas es además un gran remedio para prevenir las piedras o cálculos biliares, promueve la correcta digestión y el funcionamiento del hígado durante el movimiento de los jugos gástricos.

4. Bebe dos infusiones al día 

Las infusiones como el té verde, el té rojo, el boldo, la salvia, el cardo mariano, el diente de león o la bardana son muy saludables para favorecer la salud hepática.

5. Aumenta el consumo de fruta

Las frutas como las moras, los arándanos, las frambuesas o las fresas favorecen la salud hepática. Los frutos rojos son ricos en sustancias que reducen la glucosa en sangre y favorecen la eliminación de grasas, disminuyendo la posibilidad de que aparezca enfermedades relacionadas con la acumulación de grasas en el hígado (hígado graso).

6. Evita los alimentos procesados

Los alimentos que han sido procesados contiene multitud de conservantes y grasas dañinas que elevan los niveles de colesterol en sangre y pueden congestionar el hígado y saturarlo con residuos grasos. Reduce tu consumo de fritos, embutidos y conservas de carnes. Evita la bollería industrial, los snacks, las mantequillas y margarinas y todo lo que pueda contener aceites hidrogenados. Evita también los alimentos que puedan contener edulcorantes, colorantes o conservantes. Opta por los alimentos naturales.

7. Aumenta tu consumo de verduras

Las verduras son tu mejor aliado para promover la salud del hígado. Las verduras ricas en beta caroteno, estimulan la producción celular del hígado y lo protegen de sustancias nocivas. Las verduras de hoja verde, como las espinacas o la rúcula, promueven el crecimiento celular y el correcto funcionamiento hepático, mientras que la remolacha, por ejemplo, ofrece protección protege las vías biliares del daño que pueden causar las toxinas.

8. Reduce tus niveles de estrés

Cuando nos encontramos estresados, liberamos hormonas y endorfinas en el torrente sanguíneo que, a su vez, depositan toxinas en el hígado y ralentizan su actividad. La meditación o el yoga son actividades que ayudan a reducir el estrés de tu vida.

9. Usa productos de limpieza del hogar naturales

Los productos que normalmente se usan para limpiar la vivienda, contienen mucha cantidad de sustancias químicas y el hígado deberá de realizar un doble esfuerzo para mantener su estado de salud. Disminuye tu exposición a sustancias químicas usando productos de limpieza para el hogar a base de ingredientes naturales. El vinagre, el limón, el aceite del árbol de té o el bicarbonato de sodio pueden servir para limpiar tu hogar.

10. Intenta conseguir un purificador de aire para tu hogar

A mayor cantidad de toxinas circulando por el aire, mayor cantidad de toxinas que tu hígado deberá de expulsar de tu cuerpo. Un purificador de aire es un gran aliado para promover tu salud, sobre todo si vives en la ciudad o carreteras muy transitadas por coches. 

11. Haz deporte

El deporte te ayuda a mantener un peso adecuado, lo cual disminuirá el riesgo de sufrir enfermedades vinculadas con la acumulación de grasa en el hígado. Además, el deporte también mejora el funcionamiento de las enzimas del hígado.

12. Añade suplementos alimenticios

Existen muchos suplementos alimenticios que favorecen la salud hepática como el cardo mariano, el boldo, el glutatión o la curcumina.

¿Qué suplementos pueden ser utilizados como protectores hepáticos?

  • Diente de León: La raíz del diente de león puede ayudar a desintoxicar el hígado, reduce los efectos negativos de los medicamentos y reduce la inflamación.
  • Glutatión: El glutatión es un poderoso antioxidante que actúa como protector del hígado. El glutatión favorece la eliminación de metales pesados y sustancias nocivas.
  • NAC: N-acetilcisteína es un derivado del aminoácido L-cisteína. Ayuda a compensar el estrés oxidativo, reduce la inflamación y mejorar la capacidad del hígado para la desintoxicación.
  • Ácido Alfa Lipóico: Conocido también como ácido tióctico, se una sustancia con un poderoso efecto antioxidante que potencia la capacidad del hígado para desintoxicar el cuerpo
  • Cardo Mariano: El cardo mariano es rico en sustancias antioxidantes, entre los que destacan la silimarina, que ayuda a proteger el hígado de las toxinas y contaminantes y favorece su regeneración.
  • Vitaminas del grupo B: Las vitaminas B1 o tiamina, la B6 o piridoxina y la B 12 o cianocobalamina son fundamentales para mantener la salud hepática.
  • Lecitina de Soja: Moviliza las grasas acumuladas en el hígado y reduce los niveles de colesterol. Previene la producción de piedras o cálculos biliares.
  • Curcumina: La cúrcuma es un poderoso protector hepático, usado como remedio natural desde hace siglos en Asia. Es un tónico biliar y favorece la eliminación de piedras de la vesícula biliar. Tiene además efecto antiinflamatorio.
  • Alcachofa: Ayuda a mejorar el metabolismo de las grasas.

Alimentos que favorecen la salud del hígado

  • Ajo
  • Pomelo
  • Uvas
  • Espinacas
  • Hojas de mostaza
  • Zanahoria
  • Remolacha
  • Acelgas
  • Aguacate
  • Manzana
  • Granos
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Aceite de oliva (en crudo)
  • Nueces

Curcumina como protector hepático

Curcumina como protector hepático

La curcumina previene la inflamación a nivel celular y puede ayudar a prevenir muchas enfermedades crónicas.En los últimos años ha atraído cada vez más la atención de los expertos médicos, debido a sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias es un gran aliado para mantener la salud hepática.

La cúrcuma además ayuda a reducir el colesterol. La curcumina proporciona una fuerte protección cardiovascular y puede actuar para combatir otras enfermedades como el cáncer y enfermedades neurodegenerativas, como Alzheimer y Parkinson. 

Todo sobre la vitamina b

Las funciones de la vitamina b

Las vitaminas que pertenecen a las vitaminas del grupo B son hidrosolubles, lo que significa son solubles en agua agua, por lo que su asimilación es rápida, pero el exceso se expulsa en la orina y por ello debemos ingerir una cantidad mínima diaria para evitar una deficiencia de la vitamina B.

La vitamina B aumenta la energía, ayuda a la función muscular, favorece que nuestro sistema inmunitario y cardiovascular se mantengan sanos, y es indispensable para tener un cabello fuerte y una piel saludable y bella.

Las vitaminas B se encuentran en casi todos los alimentos animales y vegetales, especialmente en los cereales integrales.

Todo sobre el cardo mariano

Cardo mariano y el hígado

El hígado es un órgano muy resistente y tiene la extraordinaria capacidad de regenerarse a sí mismo y de funcionar incluso cuando está dañado.

Sin embargo, cuando el hígado se sobrecarga y se ve forzado a eliminar demasiadas toxinas, como las que ingerimos a través de los alimentos, el agua, las drogas, el alcohol, o las que están en el aire, puede llegar a sufrir un daño permanente.

Las semillas de cardo mariano se utiliza desde hace más de dos mil años por la medicina tradicional para tratar la enfermedad hepática, ya que tiene propiedades que ayudan al funcionamiento del hígado y a su regeneración.

Todo sobre el glutatión

Glutatión y sus propiedades para la salud

El glutatión es un péptido formado a partir de tres aminoácidos: Glicina, Cisteina y ácido glutámico.

Se considera el antioxidante por excelencia en nuestro organismo, reduciendo la cantidad de radicales libres que circulan por nuestro organismo.

Es por ello, que se le asocian propiedades anticancerígenas, protector hepático, e incluso favorece un mejor sistema inmune al aumentar la cantidad de linfocitos y natural killers (células NK).

El ácido alfa lipoico y sus beneficios

El ácido alfa lipoico y sus beneficios

El ácido lipoico es un ácido graso que contiene azufre. Se encuentra en muchos alimentos, como las espinacas, el brócoli o el extracto de levadura. En el cuerpo humano está presente especialmente en el riñón, el corazón y el hígado.

A pesar de que esta sustancia está presente de forma natural en la alimentación que tomamos normalmente, a través de las verduras y la carne, su contenido es muy pequeño. El ácido lipoico es esencial para el correcto funcionamiento de los órganos, ya que ayuda a las mitocondrias del metabolismo celular, y, además, tiene un efecto antioxidante.

Todo sobre el NAC

Todo sobre el NAC

La NAC también neutraliza las toxinas y los contaminantes ambientales, incluyendo los metales pesados que se acumulan en el hígado, los riñones y el cerebro. Otra de las propiedades de la NAC consiste en que favorece la salud respiratoria, ya que hace que las mucosidades se vuelvan más diluidas.

La acetilcisteína puede usarse para tratar las enfermedades pulmonares ya que, debido a sus propiedades mucolíticas, diluye la mucosidad favoreciendo el funcionamiento de los pulmones. Al diluirse la mucosidad, esta se puede disolver y excretar más fácilmente.

  Cargando...