Quercetina
3 Productos
  • (1)
    Antioxidante, antiinflamatorio y antialergénico. Refuerza el sistema inmune. 
    V VG
    Desde
    27,90 €
    En stock
  • 20,50 €
    En stock
  • (1)
    Quercetina para ayudar a fortalecer el sistema inmunitario y aportar protección antioxidante.
    9,90 €
    Sin stock

Quercetina

Qué es la Quercetina?

Ingrediente Quercetina

La quercetina es una sustancia de elevadísimo poder antioxidante a la que se le adjudican notables propiedades medicinales, que en esencia se traducen en dilatar la aparición de los síntomas del envejecimiento a base de amortiguar el deterioro de las estructuras celulares. En consecuencia, podemos decir que se trata de un nutriente vital para mantener la salud.

Pertenece a la familia de los flavonoides, que químicamente son una variante de los polifenoles, atendiendo a algunas otras denominaciones como quercitina o quercetol. Hablar de los flavonoides es aludir a una extensísima familia de sustancias catalogadas como fitonutrientes (dado su origen estrictamente vegetal), de las cuales se han catalogado ya más de 600, pertenecientes a una de estos subfamilias: flavonoles, isoflavonoides, neoflavonoides y antocianos, entre los que brillan con luz propia el kaempferol, las catequinas y las antocianinas.

Uno de sus más singulares rasgos es la abigarrada variedad de pigmentos que se reparten entre las diferentes moléculas, de suerte que podemos encontrar desde tonalidades intensamente azules en los arándanos hasta el característico rojo de las frambuesas pasando por el amarillo verdoso de las manzanas o las cebollas.

Como grupo, los flavonoides en general y la quercitina en particular despliegan una gran actividad biológica, primariamente en los tejidos de las plantas y, una vez en la cadena trófica, en animales y personas tras ser consumidas por estos.

Dentro de los vegetales, controlan los niveles de unas sustancias específicas que regulan el crecimiento y la especialización de las células. Además tienen acción antifúngica y antibacteriana, y está comprobado que su poder pigmentante genera un poder de atracción para las abejas, lo que resulta estimulante para el desarrollo de la polinización.

Pero si un atributo es consustancial a las características de los flavonoides es formar parte del selecto mundo de los antioxidantes, cuyo papel en el entorno de la unidad más pequeña dotada de vida propia, la célula, se centra en evitar el desencadenamiento de la cascada de formación de radicales libres de oxígeno, elementos altamente nocivos para la integridad de las membranas celulares y precursores de la degeneración de los tejidos e incluso de la aparición de neoplasias o cánceres.

Índice

    1. Qué es la Quercetina?
    2. Alimentos ricos en quercetina
      1. Cebolla
      2. Manzana
      3. Avena
      4. Ajo
      5. Espinacas
      6. Alcaparras
      7. Frutas rojas y moradas
    3. Funciones biológicas de la quercetina y su contribución al mantenimiento de la salud
    4. Beneficios y Propiedades de la Quercetina
    5. La otra vertiente de la quercetina: sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones
      1. Contraindicaciones e interacciones con otras sustancias
    6. Suplementos de Quercetina y sus aspectos más notables
    7. Un tándem de excelencia: quercetina y vitamina C
    8. Sinergia entre resveratrol y quercetina
    9. Quercetina y probióticos

Alimentos ricos en quercetina

Tratándose de uno de los pigmentos que confieren color a las distintas partes de la anatomía vegetal, es fácil comprender que la presencia de la quercetina sea muy habitual entre alimentos que destacan por alguna de las variadas tonalidades que puede aportar, tales como vino tinto, cebollas, manzanas, té verde, bayas, ginkgo biloba o hierba de San Juan. Pero seleccionemos algunos de los que pueden repercutir en la dieta diaria con mayores aportes.

Tanto el té verde como el negro son portadores de cantidades relativamente apreciables de quercetina, incluso podríamos citar una modalidad de té rojo conocida como rooibos, aunque sus niveles queden en cifras más modestas. De todos ellos, sería el té negro en su versión descafeinada el que encabezaría el ranking, seguido por el té verde y el negro común. Una peculiaridad acerca del verde es su riqueza en otro antioxidante, la catequina, también perteneciente a la familia de los flavonoides y reputado anticancerígeno, triplicando el contenido en esta respecto el del té negro seco.

Cebolla

Quizá sea la más familiar entre las fuentes alimentarias de quercetina, a la par que lidera el listado de estas. Y quizá sea en parte achacable a su abundancia en quercetina la popularidad de la cebolla como alimento emblemáticamente saludable, adjudicándosele tradicionalmente bondades relacionadas con la circulación sanguínea y el mantenimiento de la vitalidad celular, el gran enemigo del envejecimiento. No acaban ahí sus propiedades nutritivas, completadas con vitamina C, potasio, fibra soluble, hierro y calcio, este último importante para aumentar la densidad mineral del tejido óseo, clave en el desarrollo de la osteoporosis.

Hay que tener en consideración que la calidad biológica de este bulbo en relación con la quercetina no solo se debe a la cantidad de flavonoide contenida en su seno, sino a su intrínseca biodisponibilidad, ya que según datos extraídos de un estudio elaborado en la Universidad Agrícola de Wageningen (Países Bajos), es absorbida por el organismo con una eficacia triple que la contenida con otra de las fuentes importantes, la manzana.

Puede estimarse que una cebolla de unos cien gramos alberga entre de 25 y 50 miligramos de quercetina, oscilación que está en función de la acidez del terreno, entre otros factores de menor importancia.

Solo un obstáculo separa a la cebolla de la excelencia como fuente alimentaria de quercetina: una vez cosechada, durante su almacenamiento se produce una merma del 25 % de su contenido de quercetina si este se prolonga más de una semana antes de su consumo.

Manzana

No son pocas las frutas que merecen la consideración de ser tenidas en cuenta a la hora de hablar de alimentos ricos en quercetina, pero entre todas ellas, sin duda, sobresale la manzana, cuyo consumo siempre es más interesante a estros efectos realizarlo en crudo.

Su piel es la parte que atesora mayoritariamente su riqueza en antioxidantes, difiriendo el contenido entre variedades con clara ventaja para las denominadas Red Delicious, Red Ida y Northern Spy.

Un reputado médico, conocido como Dr. Weil, perteneciente al Grupo de Trabajo Ambiental, apela al consumo regular de manzanas como medida nutricional para prevenir la enfermedad de Alzheimer gracias a la quercetina.

Avena

A título general está considerada uno de los cereales de mayor calidad nutricional, y uno de los motivos radica en su abundancia en quercetina. Es cada vez más frecuente verla integrando dietas destinadas a reducir el nivel calórico, frenar el apetito desmedido por la condición saciante que le confiere su alto componente fibroso y promover el rejuvenecimiento.

Ajo

El prestigio adquirido por esta liliácea como uno de los más potentes antibióticos naturales es, en buena parte, debido a las virtudes terapéuticas de la quercetina.

Alimentos ricos en quercetina

En tal medida, se insiste en la excelencia nutricional que representa ingerir al menos un ajo crudo al día.

Espinacas

Son una de las verduras que con mayor regularidad aparece en los listados de alimentos ricos en alguna sustancia de alto valor biológico, siendo la quercetina un nombre propio entre ellas. Combinadas con cebolla y ajo confeccionan una maravillosa receta a la hora de promover cualquiera de las funciones saludables de sendos ingredientes.

Alcaparras

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), uno de los organismos de referencia mundial en materia alimentaria, las alcaparras poseen una de las concentraciones naturales de este antioxidante más elevadas. Como sugerencia interesante para su consumo, decir que la conserva de sus yemas florales en salmuera contiene 173 miligramos de quercetina cada cien gramos.

Frutas rojas y moradas

Las frutas teñidas de una tonalidad roja, morada y azul oscura contienen significativos niveles de quercetina. Entre ellas destacan especialmente los arándanos, cien gramos de los cuales contienen 15 miligramos, seguidas por las ciruelas negras, con 12,5 miligramos en idéntica cantidad.

Las chokeberries, las grosellas y las cerezas, entre otras, son asimismo fuentes muy aceptables de quercetina.

Es preferible comer estas frutas en crudo, pues, como se verá más adelante, el contacto con el calor y el agua es muy agresivo sobre este principio activo.

Funciones biológicas de la quercetina y su contribución al mantenimiento de la salud

Una nutrición equilibrada y enriquecida selectivamente es una de las mejores armas de las que disponemos para proteger la salud. Numerosos estudios de investigación vienen a constatar sobradamente que un consumo regular y abundante de frutas y verduras destacadas por su contenido en quercetina disminuye el riesgo de verse afectado por algunas enfermedades y, en consecuencia, aumenta la esperanza de vida.

La bibliografía científica está plagada de referencias a la quercetina que la posicionan como una de las sustancias naturales de mayor valor biológico que se conocen. Sin embargo, la aptitud del organismo para asimilar este compuesto reduce un tanto su biodisponibilidad dentro de él.

Beneficios y Propiedades de la Quercetina

Antes de abordar en profundidad sus implicaciones dentro del organismo, podemos adelantar una reseña de las principales aptitudes de este flavonoide:

    • Tiene como uno de sus principales objetivos el control de las desviaciones en el funcionamiento del corazón y el sistema circulatorio: arteriosclerosis, hipercolesterolemia, tromboembolias e hipertensión, fundamentalmente. Un aporte regular de quercetina se comporta como factor de equilibrio de la presión arterial de forma natural, contribuyendo a la estabilización de las presiones sistólica, diastólica y arterial media. En relación con esta función, reduce el riesgo de accidentes cerebrovasculares como el ictus o infarto cerebral.
    • Antiinflamatorio en cuadros clínicos vinculados al sistema urinario, como la inflamación de la próstata y la cistitis intersticial (que afecta a la vejiga), actuando a su vez como paliativo de los síntomas causados por el virus del herpes. Adicionalmente, podemos indicar que, a título de indicios sin contrastar, podría ser eficaz en el tratamiento del conocido como síndrome crónico de dolor pélvico.
Beneficios y Propiedades de la Quercetina
  • Sus propiedades antiespasmódicas y antiinflamatorias no se agotan en el aparato excretor, sino que se manifiestan también, si bien con menor intensidad, en articulaciones (artritis) e intestinos (colitis y enfermedad de Crohn)
  • En cuanto a sus efectos en el árbol respiratorio, un estudio de laboratorio culminado en 2013 le ha atribuido efecto broncodilatador al comprobar su poder de inhibición de la enzima que cataliza los mecanismos de la inflamación y el estrechamiento de los bronquios; esto, en última instancia, se traduce en la relajación de las fibras musculares liso de la pared bronquial.
  • Acción antidiabética: se caracteriza básicamente por amortiguar el típico daño renal provocado por la hiperglucemia. Por otro lado, recientes investigaciones realizadas en animales de experimentación han revelado que la quercetina coadyuva a reducir los niveles de glucosa en sangre.
  • Supone una barrera natural contra las enfermedades infecciosas: a todos los alimentos ricos en quercetina se les atribuye el carácter de antibióticos naturales, pues constituyen un estímulo muy notable del sistema inmunitario.
  • Poder antioxidante: es el responsable de la que quizá sea la característica que más funciones abarque, pues supone un freno al envejecimiento celular y, en consecuencia, al deterioro progresivo del organismo. Dentro de este conglomerado brilla con luz propia su acción anticancerígena, ya que estimula el proceso conocido como apoptosis, que es la muerte de las células tumorales. No olvidemos que la raíz de la génesis de los tumores malignos la constituye la reacción en cascada de formación de radicales libres en las membranas celulares, por lo que su potencia antioxidante que ayuda en la prevención de los cánceres, especialmente los de próstata, mama, colon y piel.
  • Ayuda a combatir los molestos síntomas de las reacciones alérgicas, es decir, los estornudos, el lagrimeo, la urticaria o el eczema. Además, supone una buena alternativa para los asmáticos a la hora de afrontar los episodios agudos de asma, así como a quienes padecen la fiebre del heno. La explicación científica se basa en que a la quercetina se le adjudica un considerable efecto antihistamínico. Diversos ensayos de laboratorio han demostrado cuál es su mecanismo de acción: actúa sobre los mastocitos, que son las células responsables de la liberación de la histamina, sustancia causante de los síntomas más característicos de las reacciones alérgicas. Dentro de esas células neutraliza las enzimas que catalizan su síntesis y la consecuencia es que inhibe su liberación. Por esta razón, es ampliamente recomendada en tratamientos naturales contra estas afecciones.  Dentro de este terreno también ha sido objeto de estudio la efectividad de la quercetina contra la dermatitis de contacto y la fotosensibilidad, ambas caracterizadas por un enrojecimiento y bastante rebeldes a los tratamientos medicamentosos. Y los resultados parecen ser bastante esperanzadores.
  • Fortalecimiento del cabello: este flavonoide estimula la nutrición del cuero cabelludo y el cabello desde el interior del organismo, densificando este y previniendo la descamación cutánea que se ve manifestada en forma de caspa.
  • Y si hablamos del estrés, el principal cambio metabólico relacionado directamente con él es el aumento de la producción de cortisol por parte de las glándulas suprarrenales. Este es la hormona que desencadena el mecanismo de defensa que por parte del psiquiatra austriaco H. Selye recibió el nombre de síndrome de lucha o huida. Aunque se trate de una reacción considerada fisiológica, un estrés sostenido puede generar una meseta en la gráfica de nivel sanguíneo de cortisol con dañinas consecuencias, como por ejemplo la degradación de proteínas originada en los músculos. Pues bien, este flavonoide combate estos efectos participando en la neutralización de la enzima clave para que se produzca esa liberación de cortisol.
  • La quercetina está incluida entre las sustancias recomendadas para llevar un control del sueño. Una buena iniciativa para quienes no logran conciliar el sueño puede ser enriquecer su dieta con productos vegetales bien provistos de este flavonoide, como los señalados anteriormente, ya que se sabe que contribuye a optimizar los patrones del sueño y prevenir el insomnio. Esto ofrece un interesante efecto colateral en la reducción de peso si tal objetivo es deseado, puesto que no dormir adecuadamente hace a la persona más susceptible a incrementos de peso.
  • Señaladas también son sus propiedades en relación con la menstruación: entre los problemas más asiduos que acarrea el ciclo menstrual están los dolores de tipo cólico y los espasmos. Estos síntomas pueden mitigarse a base de una alimentación bien provista de quercetina, no solamente durante los días de la regla sino de manera continuada.
  • En los deportistas sometidos a grandes cargas de esfuerzo se produce un aumento del estrés oxidativo y de los fenómenos inflamatorios. La ingestión de quercetina compensa estos efectos negativos minimizando los marcadores químicos de la inflamación y la generación de radicales libres (función, esta, estrechamente emparentada con la acción antioxidante). Además, ofrece un plus defensivo en este tipo de personas contra las infecciones respiratorias (catarro común y gripe, por ejemplo), a las que son especialmente vulnerables tras un trabajo físico potente.
  • Efecto antiaging o antienvejecimiento del organismo. En este aspecto debemos resaltar por ejemplo que en Rusia se le eleva a la categoría de sustancia antiedad per se, hasta el punto de ser conocida como russian rejuvenator. Este sugerente efecto viene derivado de la convergencia de dos vías: por una parte, reducir la susceptibilidad a un buen catálogo de enfermedades crónicas y degenrativas (entre las que cabe citar el Alzheimer); por otra, por su efecto directo, demostrado experimentalmente, sobre la esperanza de vida como consecuencia de producir la activación de unos pocos genes muy ligados a esta característica vital (desconociéndose con certeza si los resultados obtenidos con organismos inferiores pueden ser, tal cuales, extrapolados al ser humano).
  • La quercetina puede emplearse como apoyo a la terapia contra la sarcoidosis, una enfermedad grave que habitualmente cursa con inflamación del tejido pulmonar, piel y ganglios linfáticos. Y como cajón de sastre podemos enumerar alguna otra indicación, como la gota, la pancreatitis, las cataratas, las úlceras de duodeno, algunas infecciones víricas como el herpes Zoster y el síndrome de fatiga crónica.

La otra vertiente de la quercetina: sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones

Entre la variopinta nómina de antioxidantes existente, cabe destacar como denominador común a casi todos ellos que sus potenciales riesgos sobre la salud son muy escasos, pero también que, a la par, exigen cierta cautela en su consumo como suplementos (de los que seguidamente hablaremos).

En ocasiones se han referido por parte de algunos pacientes molestias gástricas, dolor de cabeza, hormigueos y cierta sensación de mareo.

De esta manera, puede afirmarse sin reparos que la quercetina es una sustancia potencialmente segura consumida por vía oral y por breves periodos de tiempo (pongamos por caso dosis de un gramo repartida en dos tomas diarias durante tres meses.

No obstante, ante la presentación de una reacción adversa, por moderada que sea, lo prudente es suspender la ingesta de inmediato y ponerlo el asunto en conocimiento de un facultativo.

Pero no puede hablarse en los mismos términos si se da la circunstancia de una ingestión a dosis significativamente excesivas, en cuyo caso se ha revelado, en ensayos laboratoriales, la inducción de cambios en el material genético (ADN) de organismos inferiores durante las observaciones de laboratorio, según un artículo publicado en la revista "Internet Journal of Medical Update" hace una década. Y en el campo de la clínica diaria, sobredosis de quercetina han sido identificadas como causa de un fallo renal crónico.

Contraindicaciones e interacciones con otras sustancias

Bajo la forma de aportes alimenticios, la quercetina no tiene asociados perfiles de individuos de ningún tipo en los que se desaconseje su consumo.

Pero tratándose de suplementaciones dietéticas, la prudencia debe imponerse en caso de mujeres embarazadas y lactantes y de estar siendo tratado con algunos antibióticos (especialmente ciprofloxacina y eritromicina) o sustancias relacionadas con la función hepática (por ejemplo, nifedipina o productos de herbolario pautados para mejorar la funcionalidad del hígado).

A título más específico, se sabe que la agregación plaquetaria puede llegar a dificultarse, alterándose el tiempo de coagulación sanguínea. Puede intensificar los efectos secundarios de algunos medicamentos utilizados en quimioterapia, como bisulfán o cisplatín. Y también puede interferir en la acción de la ciclosporina empleada para mitigar los efectos del sistema inmune en los trasplantes y así evitar rechazos.

Finalmente, decir que la papaína y la bromelina, sustancias proteínicas contenidas en la papaya y la piña, respectivamente, pueden incrementar su absorción intestinal.

Suplementos de Quercetina y sus aspectos más notables

La quercetina constituye en la industria farmacéutica de muchos países una materia prima destinada a la elaboración de complementos de acción protectora de los vasos sanguíneos contra la arteriosclerosis, impidiendo la oxidación de la molécula de colesterol LDL, su principal precursor, y que esta vaya adhiriéndose a las paredes arteriales. Asimismo, entra a formar parte de múltiples formulaciones multivitamínicas y variopintos remedios naturales.

Según Vitamin Retailer, prestigiosa publicación de la industria de la suplementación dietética, inconscientemente la mayoría de la población consume entre 5 y 70 mg diarios de quercetina a través de los alimentos. Sobre esa base, los especialistas de esa revista han argumentado a favor de una ingesta adicional de 400 mg dos o tres veces al día.

Los expertos sugieren que la toma de quercetina se lleve a cabo con una antelación previa a las comidas de un cuarto de hora o veinte minutos. El mercado abastece de diversas presentaciones físicas, como tabletas, cápsulas y geles, con la simbólica excepción de preparados inyectables para su administración por vía intravenosa o intramuscular.

Además de estas cuestiones genéricas acerca de su posología, conviene discernir entre los objetivos que pueden alcanzarse en función de la dosis decidida. A razón de un gramo diario, en varias tomas, está dotada de jugosas dotes antiinflamatorias por impedir la síntesis de la llamada NF-kappaB, una proteína interviniente de forma decisiva en la codificación que realizan determinados genes sobre unas sustancias específicas, las citoquinas, que son los principales motores de los fenómenos de la inflamación en los tejidos.

Sin embargo, todas las fuentes de quercetina no son equivalentes. Existe un tipo especial, la llamada quercetina chalcone, que tiene firmes defensores a favor de una posiblemente más eficaz absorción en el tramo intestinal. Por otro lado, la única fuente reconocida como GRAS (siglas Generally Recognized As Safe – generalmente reconocidas como seguras) por la FDA norteamericana es la que se obtiene de las semillas y vainas de un arbusto autóctono de Brasil catalogado entre las leguminosas. Esta forma contiene un 99,5 % de anhidro de quercetina carente de metales (el principal peligro contaminante) y una biodisponibilidad en los tejidos muy superior a la media. Por lo general, su asimilación se produce en duodeno y colon, dando lugar a picos de niveles en sangre una vez transcurridas de cinco a ocho horas tras la absorción y manteniéndose en cifras significativas un día o día y medio.

Un tándem de excelencia: quercetina y vitamina C

La clave de los poderosos beneficios de una combinación de quercetina y vitamina C estriba, por un lado, en la potenciación en la regeneración de la quercetina y el incremento de la biodisponibilidad de esta, y por otro, en aumentar la absorción de la vitamina C y ralentizar su eliminación.

Esta combinación tiene ampliamente reconocidos efectos reductores de la lesión celular y de la inflamación. En cuanto a esta última, diferentes ensayos de investigación han constatado:

  • Una disminución cercana al 50 % de un parámetro que se comporta como un marcador de la reacción inflamatoria, la proteína C reactiva.
  • Una disminución del 60 % de otro marcador inflamatorio, la interleucina 6.

De hecho, los niveles elevados de esta última y de otras citoquinas pueden acarrear serios trastornos de salud, del calibre de las enfermedades cerebrovasculares, cardiacas y la enfermedad de Alzheimer. No en vano, se tiene conocimiento de un dato muy revelador: la capacidad predictiva de mortalidad inespecífica que tienen los niveles sanguíneos de interleucina-6 y proteína C reactiva. Una mezcla de cifras elevadas en ambos parámetros debería tomarse en consideración como alerta sobre la existencia de una situación de sensible riesgo de muerte.

De todo ello puede extraerse como conclusión el interés de un régimen de la suplementación conjugada de quercetina y vitamina C.

Puede destacarse por las bondades de la línea HSN de suplementos y la marca Vitaminalia con sus excelentes preparaciones.

Sinergia entre resveratrol y quercetina

Ambos antioxidantes naturales integran con nombre propio el conjunto de lo que podríamos llamar nutrientes esenciales. Utilizados en combinación pueden convertirse en un eficaz procedimiento para, mediante el bloqueo de la cascada de radicales libres de oxígeno, prevenir enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares y reforzar el organismo frente al cáncer en una buena parte de sus modalidades. El resveratrol puede obtenerse en forma de cápsulas y tabletas.

Quercetina y probióticos

No podemos zanjar esta exposición sin una mención a otra de las interesantes sinergias que el mercado ofrece sobre la base de la quercetina.

Hablamos en concreto de su combinación con los probióticos B. bifidum y L. gasseri (un par de cepas bacterianas del estilo de las presentes en alimentos fermentados como el yogur o el kéfir) que aúnan con el de la quercetina su poder de inducir la muerte celular en cultivos de células de cáncer de colon. De ello se desprende la posibilidad de introducir este tándem en los planteamientos terapéuticos del cáncer colorrectal; compaginar alimentos de origen vegetal ricos en quercetina con suplementos de este antioxidante y probióticos parece ser una buena opción en este sentido.

Mail newsletter
Suscríbete al newsletter y consigue un 15% Dto en tu primera compra.
x