Diabéticos

Los pacientes con diabetes de tipo II pueden reducir los niveles altos de glucosa mediante una dieta saludable, practicando ejercicio físico de forma regular y manteniendo un peso saludable. También existen sustancias naturales, como el extracto de canela, el cromo o los suplementos dietéticos que pueden ayudar reducir considerablemente la hiperglucemia, ayudando a mejorar esta afección y mejorando la salud general de las personas que la padecen.

25 Productos
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. »
Configurar sentido ascendente
25 Productos
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. »
Configurar sentido ascendente
Últimas opiniones sobre Diabéticos

PICOLINATO DE CROMO 200mcg - 120 veg caps Muy bien - Ángel , 23/11/2016

Muy buen suplemento para controlar los picos de insulina, normalmente la tomo junto a la vitamina c.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

PICOLINATO DE CROMO 200mcg - 120 veg caps Muy buen producto. - Juan Manuel, 09/11/2016

Te regula la glucosa en sangre, combatiendo esos picos de insulina y te controla el peso. Muy buena relación calidad precio.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

PICOLINATO DE CROMO 200mcg - 120 veg caps He notado menos ansiedad - Luis Fernando, 07/10/2016

Lo tomo a la hora de la comida y durante la tarde noto menos ansiedad, sobre todo me ayuda con el antojo de dulce.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

ÁCIDO ALFA LIPOICO (ALA) 500mg - 120 veg caps Producto eficaz - Manuel, 03/10/2016

Gran producto para mejorar la sensibilidad a la insulina en el día a día a un precio y presentación óptimos.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

PICOLINATO DE CROMO 200mcg - 120 veg caps Recomendable - Pablo, 30/09/2016

Yo la utilizo por la mañana en la primera comida que es la que mas carbohidratos tiene. Ayuda con los picos de insulina.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

La diabetes es una enfermedad crónica que puede producirse cuando el cuerpo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de usarla eficazmente.

La insulina es una hormona que se sintetiza en el páncreas y que hace posible que los azúcares contenidos en los alimentos pasen a las células del organismo, donde se transforman en energía para que funcionen los músculos y los tejidos.

Es por este motivo, que una persona que padece diabetes, no puede asimilar los azúcares de las comidas adecuadamente, de forma que éstos se quedan circulando en la sangre (hiperglucemia) generando daños en los tejidos con el paso del tiempo y haciendo que el hígado convierta el exceso de azúcar en grasa. Este deterioro de los tejidos y el exceso de grasa acumulada provoca complicaciones para la salud que pueden llegar a ser letales.

Existen 3 tipos principales de diabete: diabetes tipo 1, diabetes tipo 2, diabetes mellitus gestacional (DMG).

¿Por qué se produce la diabetes?

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 se debe a una reacción autoinmunitaria, en la que las defensas del cuerpo atacan a las células del páncreas encargadas de sintetizar la insulina haciendo que no se produzca la insulina necesaria. El motivo concreto por el que ocurre este tipo de diabetes no se sabe concretamente.

La diabetes tipo 1 puede aparecer en personas de cualquier edad, pero sobre todo es muy común en niños o jóvenes adultos. Las personas que padecen diabetes tipo 1 deben de inyectarse insulina obligatoriamente de forma diaria con el objetivo de mantener equilibrados sus niveles de glucosa en sangre. Si no se inyectan la insulina, una persona con diabetes tipo 1 puede morir.

Las personas con esta enfermedad pueden hacer una vida normal, pero deben de mantener un estilo de vida saludable, llevar una terapia diaria de insulina, monitorización periódica, dieta equilibrada y realizar ejercicio físico.

Cada año aumenta más el número de personas diagnosticadas con este tipo de diabetes. Los motivos para que esto pase siguen sin saberse, pero podrían estar relacionas con los contaminantes medioambientales, a predisposiones genéticas, a ciertas circunstancias durante el desarrollo del feto, la alimentación del bebé en los primeros años de vida e incluso infecciones virales.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es la forma más habitual de diabetes que existe y aparece sobre todo en personas adultas, aunque cada vez es más comun que se presente en niños y adolescentes debido a una mala alimentación basada en comidas procesadas plagadas de azúcares refinados.

Cuando una persona padece diabetes tipo 2, su cuerpo puede producir insulina pero, o bien no en las dosis suficientes, o bien el cuerpo no responde a sus efectos, dando lugar a un cúmulos de glucosa circulando por la sangre.

A veces las personas que padecen diabetes tipo 2 pueden estar incluso varios años sin saber que tienen esta afección dado que sus síntomas son muy variados y a veces no se les presta atención. A muchas personas se les diagnostica tan sólo cuando aparecen complicaciones diabéticas.

Aunque los motivos para desarrollar una diabetes tipo 2 no se saben con certeza, existen varios factores de riesgo importantes como:

  • falta de ejercicio físico
  • obesidad
  • alimentación inadecuada
  • edad avanzada
  • predisposición genética hereditaria
  • origen étnico
  • alimentación inadecuada en el embarazo, que puede afectar al niño en desarrollo

A diferencia de las personas que padecen diabetes tipo 1, la mayoría las personas que padecen diabetes tipo 2 no requieren dosis diarias de insulina. No obstante, para controlar la enfermedad se podría recetar insulina unida a una medicación oral, suplementos para la diabetes como cromo y canela, una dieta equilibrada y la realización de ejercicio físico.

La cantidad de personas diagonositicas con diabetes tipo 2 crece de forma vertiginosa cada año.

Diabetes Mellitus Gestacional

Este tipo de diabetes, llamada diabetes mellitus gestacional (DMG) suele diagnosticarse por primera vez en mujeres cuando se quedan embarazadas. Las mujeres embarazadas que desarrollan diabetes se debe a que su cuerpo no puede sintetizar ni usar la insulina requerida durante la gestación.

Normalmente la diabetes gestacional se desarrolla en una etapa avanzada de la gestación, por lo tanto, el bebé ya está bien formado, aunque siga desarrollandose.

Por este motivo, el riesgo para el bebé es inferior que los bebés de cuyas madres padecen diabetes tipo 1 o tipo 2 antes de quedarse embarazadas.

No obstante, las mujeres con diabetes mellitus gestacionales deben de regular sus niveles de glucosa en sangre para evitar posibles riesgos para el bebé. Esto se consigue por medio de una dieta adecuada aunque en muchos casos es posible necesitar inyecciones de insulina o medicación oral.

La diabetes gestacional de la madre normalmente desparece después de dar a luz. No obstante, las mujeres que han padecido diabetes mellitus gestaiconal tiene mayor probabilidad de padecer diabetes tipo 2 con el transcurso de los años. Los bebés que han nacido de madres con DMG también presentar mayor probabilidad de ser obesas y de padecer diabetes tipo 2 de adultos.

Personas con alteración de la tolerancia a la glucosa y alteración de la glucosa en ayunas

Se da el caso, de que muchas personas tienen niveles elevados de glucosa en sangre pero no llegan a padecer diabetes. Estas personas presentan alteración de la tolerancia a la glucosa (ATG) o alteración de la glucosa en ayunas (AGA).

La ATG es una condición que se presenta cuando existen niveles altos de glucosa en sangre después de las comidas, mientras que la AGA tiene lugar cuando este nivel alto de glucosa se presenta cuando la persona ayuna.

Las personas que padecen ATG presentar mayor probabiliadad de desarrollar diabetes tipo 2. De hecho, la ATG tiene en común muchas características con la diabetes tipo 2 ya que de igual modo se asociada a la obesidad, la edad avanzada y la incapacidad del cuerpo para la usar la insulina correctamente. No obstante, no todo el mundo con ATG desarrolla la diabetes tipo 2.

Síntomas de la diabetes: ¿Cómo podemos saber si tenemos riesgo de sufrir diabetes?

La diabetes tipo 1 suele producirse de manete repentina y sus síntomas son:

  • Sed anormal y sequedad de boca
  • Dolor abdominal, náuseas y vómitos
  • Ganas de orininar de forma frecuente
  • Cansancio extremo/falta de energía
  • Apetito elevado, a veces descontrolado
  • Pérdida de peso
  • Lentitud en la curación de heridas
  • Infecciones recurrentes
  • Problemas en la visión, como visión borrosa

En cambio, la diabetes de tipo II no presenta síntomas tan claros y se va produciendo lentamente a lo largo de la vida. No obstante, existen algunos síntomas que pueden señalar que los niveles de azúcar en sangre no son los adecuados como aumento de sed, la micción frecuente, así como el cansancio y la fatiga permanentes. Por eso es tan importante realizar análisis sanguíneos habitualemente y tener suficiente información sobre la diabetes para prevenir su aparición a lo largo de la vida.

Los síntomas de la diebetes gestacional también son bastante difícil de detectar. Su diagnóstico se realiza durante un estudio prenatal de rutina.

Se pueden presentar síntomas moderados, como demasiada sed, visión borrosa, fatiga, temblores o infecciones.

Diagnóstico de la diabetes: ¿cómo se puede diagnosticar la diabetes?

Un análisis de orina puede ser suficiente para diagnosticar la diabetes, ya que nos indica si la glucosa que se excreta a través de la orina está alterada. Sin embargo, la mayoría de los niveles elevados de azúcar en sangre que acompañan a la diabetes, son descubiertos por casualidad durante un control rutinario.

Si la glucosa en sangre es superior a un valor de 200 mg / dl, la diabetes puede ser diagnosticada claramente. Cuando los valores están por encima de 100 mg / dl , deben efectuarse más pruebas antes de diagnosticar la diabetes, analizando también cómo está el nivel de glucosa en ayunas y dos horas después de una comida.

Además, en la actualidad, basta con analizar los anticuerpos de la insulina en la sangre para comprobar si existe diabetes de tipo I o diabetes del tipo II . Para controlar la glucemia, como parte de un tratamiento de diabetes, también existen dispositivos que miden con una gota de sangre, los niveles de azúcar.

Es importante controlar la diabetes gestacional para evitar complicaciones en el parto y cuidar la salud del feto.

Tratamiento de la diabetes: ¿Cómo se tratan los distintos tipos de diabetes?

En la diabetes de tipo I, debe suministrarse al paciente durante toda su vida insulina para compensar su carencia. Sin embargo, en el tratamiento de la diabetes de tipo II, también es muy importante la cooperación del paciente, puesto que, con medidas sencillas, pueden reducirse los niveles altos de azúcar que acompañan a la diabetes y mejorar la salud del paciente y su calidad de vida.

Las medidas más importantes para reducir la diabetes son: seguir una dieta saludable, realizar ejercicio o alguna actividad física, y bajar de peso. Cuando estas medidas no son suficientes, el tratamiento de la diabetes se realiza con medicamentos específicos para esta enfermedad. También existen diversos productos naturales para la diabetes que pueden ser de gran ayuda para ayudar a controlar los desequilibrios de la glucosa.

Únicamente en el caso de que, aún con el tratamiento farmacológico no desciendan los niveles elevados de azúcar, debe administrarse también insulina a las personas que padecen diabetes tipo II.

Prevención de la diabetes: cómo prevenir la diabetes con productos naturales

Por fortuna, tenemos la información valiosa de que algunos alimentos resultan muy eficaces para evitar el riesgo de sufrir diabetes e, incluso, para ayudar a controlarla. Dentro de estos alimentos, que reducen los síntomas de la diabetes, hay que destacar, sobre todo, la canela, el picolinato de cromo, el aloe vera, el melón amargo, la ortiga, el fenogreco y también la Stevia.

Existen otro tipo de alimentos que contienen ingredientes activos que son más beneficiosos para el tratamiento de síntomas secundarios de la diabetes, como la mala circulación. Especialmente los preparados a base de ajo y de ginkgo ayudana mejorar el flujo sanguíneo y son muy beneficiosos para las personas que sufren aletraciones de la glucosa.

Prevención de la diabetes: ¿Se puede prevenir y evitar un aumento de la glucosa en sangre?

A diferencia de lo que sucede con la diabetes de tipo I, el desarrollo de la diabetes tipo II puede prevenirse e, incluso, evitarse. Es esencial que las personas que sufren la enfermedad de las diabetes de tipo II tengan información suficientemente de cómo deben actuar para favorecer su salud.

Deben realizar algún tipo de actividad física, ya que el ejercicio favorece el funcionamiento correcto de la insulina en el organismo y reduce la obesidad. Los enfermos de diabetes también deben seguir una dieta saludable, que tenga un efecto positivo sobre los niveles de glucosa y favorezca su salud.

También hay que prestar atención al posible riesgo de sufrir diabetes durante el embarazo. Este tipo de diabetes se conoce como diabetes gestacional. La diabetes gestacional puede ocasionar complicaciones durante el embarazo, por lo que debe vigilarse al máximo.

Consejos para personas que sufren diabetes:

  • El nivel de glucosa en la sangre es un reflejo de cómo se metaboliza el azúcar por el organismo. Por este motivo, para que estos niveles se mantengan en equilibrio es necesario seguir una dieta saludable, realizar ejercicio físico y tomar los medicamentos correspondiente al tratamiento de la diabetes, prescritos por el médico.
  • Es necesario ayudar a los pacientes que sufren diabetes, dándoles la mayor información sobre la enfermedad, para que aprendan qué cosas son buenas para prevenir la diabetes y cuáles son los que pueden desencadenar un desequilibrio, que empeore la diabetes y sea perjudicial para su salud. Hoy día, existe suficiente información para que las personas puedan prevenir y tratar los síntomas de la diabetes.
  • En ocasiones, cuando se sufre diabetes, tomar una dosis demasiado alta de medicamentos o seguir una dieta excesivamente radical puede causar hipoglucemia en las personas que sufren diabetes. Esta hipoglucemia debe ser tratada mediante la administración inmediata de glucosa.
  • Deben analizarse el estado de los pies, ya que los niveles altos de azúcar en sangre, típico de la diabetes, se manifiestan especialmente en esta zona del cuerpo.
  Cargando...