Dopaje sanguíneo, EPO y su interrelación con las variables en los deportes de resistencia

Dopaje sanguíneo, EPO y su interrelación con las variables en los deportes de resistencia

Es conocido que en deportes de resistencia como atletismo o natación de larga distancia, triatlón, ciclismo, etc… las variables respiratorias, cardíacas, cardiovasculares y sanguíneas son determinantes del rendimiento.

En realidad, existe un límite en la cantidad de aire que pueden inspirar los pulmones y la cantidad de sangre que puede llegar a los músculos. Para trascender estos límites, algunos deportistas utilizan la única forma posible de incrementar la cantidad de oxígeno: elevar el número de glóbulos rojos en la circulación mediante dos métodos diferentes: dopaje sanguíneo e inyecciones de EPO.

La importancia de los glóbulos rojos en el deporte de resistencia se fundamenta en que el oxígeno es transportado desde los pulmones hacia los tejidos que lo necesitan unido a una molécula llamada hemoglobina, que se encuentra en el interior de los glóbulos rojos. Si los deportistas tienen más glóbulos rojos, su sangre podrá transportar más oxígeno.

globulos-rojos

Dopaje sanguíneo

El deportista se extrae alrededor de 1 litro de sangre varios meses antes de una gran competición, congela los glóbulos rojos y después se los vuelve a inyectar justo antes de la carrera. En los meses transcurridos tras la extracción, el organismo del deportista ha sustituido los glóbulos rojos extraídos, de manera que los glóbulos extra inyectados permiten que la sangre transporte una mayor cantidad de oxígeno.

En un hombre normal, aproximadamente el 40% de la sangre corresponde a glóbulos rojos, y si esta proporción se puede aumentar en un 10-20%, la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre también aumenta; lo que se traduce en una mayor capacidad de esfuerzo durante la realización de un ejercicio aeróbico prolongado.

trasfusion-de-sangre

Indudablemente, el dopaje sanguíneo conlleva una ventaja para el rendimiento y la práctica se extendió especialmente desde los años 60 hasta finales de los 80 – momento en que fue prohibido – entre los deportistas de resistencia (carreras, esquí de fondo, ciclismo).

EPO (eritropoyetina)

La mejora científico-tecnologíca mejoró el proceso. Normalmente, los riñones producen una proteína llamada eritropoyetina (EPO), que estimula la producción de glóbulos rojos.
El uso de ADN recombinante para la producción de esta proteína fue una muy buena noticia para los pacientes que padecían anemias extremas, en las que no se produce una cantidad suficiente de glóbulos rojos; pero también simplificó el dopaje sanguíneo para los deportistas.

De esta manera, basta con inyectarse EPO para que el organismo produzca incluso una mayor cantidad de glóbulos rojos que la conseguida mediante el dopaje. El uso de la EPO se extendió de tal manera a partir de su aparición que en algunos deportes acabó comprometiendo su integridad, especialmente en ciclismo profesional donde los casos de dopaje han sido numerosos a partir de 1997.

flujo-sanguineo

Riesgos

A pesar de las ventajas obvias que pueden comportar el dopaje sanguíneo y la EPO para un deportista de competición, también conlleva algunos peligros. El mayor de ellos es que el corazón se ve obligado a bombear una sangre más viscosa. La sangre es una mezcla de líquidos y células; si el porcentaje de células es mayor, la sangre se hace más “espesa” y es más difícil de bombear a través de los pequeños capilares en los que tiene lugar el intercambio de oxígeno con los tejidos.

Algunos deportistas de competición han muerto simplemente porque su corazón no pudo bombear contra tan pesada carga.

Por este motivo, no existe ninguna razón que justifique el uso de la EPO o el dopaje sanguíneo en el deporte. A diferencia de otras muchas estrategias para favorecer el rendimiento, ésta se basa en investigaciones científicas serias, pero también es peligrosa.

no-al-doping

Alternativas naturales y saludables

Un gramo de hemoglobina transporta 1,34 ml de oxígeno y su concentración en sangre en sujetos activos es de 15 gr/100 ml. Los atletas y deportistas entrenados en resistencia pueden llegar a aumentarse hasta 18 gr/100 ml, lo que supondrían 40 ml de oxígeno más por cada litro de sangre, algo que como podéis imaginar sería un desencadenante de un rendimiento aeróbico bastante superior.

El proceso por el que se estimula la producción de glóbulos rojos es el siguiente:

  1. El factor desencadenante de la eritropoyésis es la disminución de la tensión de oxígeno a nivel de los tejidos (hipoxia).
  2. La hipoxia provoca la liberación de eritropoyetina por el riñón.
  3. La eritropoyetina actúa sobre las células madres de la hematopoyesis, acelerando la formación de glóbulos rojos adultos.
  4. Se restablece el nivel de hematíes normal: se dispone del suficiente oxígeno a nivel tisular.
  5. Se bloquea la producción de eritropoyetina hasta que se vuelva a necesitar.

Por tanto, queda claro que la mejor manera es el entrenamiento en condiciones de hipoxia (altura, frío, entrenamiento con flujo restringido…), como expone nuestro compañero Javier Colomer en:

Además, para la formación de eritrocitos son necesarias vitamina B12, ácido fólico y hierro; por lo que algunos deportistas de resistencia podrían responder a la suplementación que propone nuestra compañera María en el siguiente post:

Fuentes

  • Baechle, T. R., & Earle, R. W. (Eds.). (2007). Principios del entrenamiento de la fuerza y del acondicionamiento físico. Madrid. Ed. Médica Panamericana.
  • Calderón, J. (2007). Fisiología aplicada al deporte (2ªed). Madrid. Editorial Tébar.
  • Kuhn, C., Swartzwelder, S., & Wilson, W. (2006). Anabolizantes, estimulantes y calmantes en la práctica deportiva. Barcelona. Editorial Paidotribo.
  • Wilmore, J. H. & Costill, DL (2007). Fisiología del esfuerzo y del deporte (6ª ed). Barcelona. Ed. Paidotribo.
Content Protection by DMCA.com
Sobre Mario Muñoz
Mario Muñoz
Mario Muñoz es todo un entusiasta de todo lo relacionado con el mundo del fitness. Pero sobretodo, lo que más le apasiona es el campo de la investigación, tal como se refleja en cada uno de sus artículos publicados con un excelente rigor científico.
Te puede interesar
Atletas en Cuarentena
¿Cómo deben afrontar los Atletas la Cuarentena?

En este artículo os describo el camino que los atletas debemos seguir durante la cuarentena …

5 comentarios
  1. Fabuloso artículo Mario como siempre, sería necesaria una suplementacion de B12 para periodos de competición o simplemente con la ingesta de hígado,huevos… Tengo oído que se suele suministrar intra muscular pero no se hasta que punto es necesario . Un saludo

    • Hola Marcos,

      Gracias por tus palabras. Siempre son una motivación 😀

      En cuanto a tu duda, los estudios que se han realizado concluyen que la suplementación con vitamina B12 no mejora el rendimiento, siempre y cuando no exista una deficiencia. Esta, se puede dar en los principales grupos de riesgo: deportistas vegetarianos, deportistas veteranos y atletas con dietas de restricción calórica (que, según deporte, suelen darse en época competitiva). En estos casos sí se debe tener un estricto control de la ingesta, y probablemente suplementarla con vitamina B12.

      Pese a ello, si tienes facilidad para comer hígado, sardinas, huevos, solomillo de carne roja, queso con 20-30% MG, e incluso algunos cereales (no azucarados, preferiblemente) que vienen enriquecidos con esta vitamina, no habrá problema en alcanzar la RDA (2.4 picogramos diarios).

      Un saludo.

      • Muchas gracias, eres un profesional, datos, estudios… No se puede pedir más

  2. José Carlos

    Muy interesante tanto el artículo como los enlazados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *