Inicio / Salud y belleza / ¿Es el colesterol el gran enemigo que dicen?

¿Es el colesterol el gran enemigo que dicen?

¿Es el colesterol el gran enemigo que dicen? Os aseguro que si hacemos una encuesta, un altísimo porcentaje de los encuestados responderían sin pensarlo dos veces de modo afirmativo: sí, el colesterol es el gran enemigo. Lo que no cabe duda es que vivimos en una sociedad donde el colesterol ha sido totalmente demonizado y condenado a ser el único responsable ante un posible riesgo cardiovascular.

Para compensar el miedo infundado y apagar las alarmas crecientes, el resultado no ha sido otro que el continuo aumento de prescripción de medicamentos para afrontar la epidemia real e imaginaria de una población en constante alerta hacia el colesterol. ¿Es realmente tan alarmante?

El negocio creado en torno al colesterol

La idea masiva de que el colesterol es el gran enemigo de nuestra salud ha llevado a la población a prevenir cualquier tipo de altibajo a través del consumo de medicamentos indicados para regular los niveles de colesterol. Es el caso de las estatinas, un grupo de fármacos que inhiben la enzima HMGCoA reductasa.

Tanto es el abuso de este tipo de fármacos que incluso personas que no deberían tomarlos, siguen haciéndolo para prevenir posibles irregularidades. Este es el patrón médico que se utiliza actualmente, miles de prescripciones diarias de fármacos que reportan beneficios y comisiones incalculables, incluso a través de personas a las que mejor les vendrían prescripciones más saludables y menos químicas. Para hacernos una idea del negocio creado en torno al colesterol, según las estadísticas, determinadas estatinas están a la cabeza de los medicamentos más vendidos actualmente. 

Variación de los límites de colesterol en el tiempo

Si echamos la vista atrás, hace unas décadas los límites saludables de colesterol estaban en torno a los 300mg/dL. Con el tiempo fueron descendiendo los límites máximos recomendados, hasta hoy en día que hemos llegado a la restrictiva cifra de 200mg/dL, habiendo incluso la sospecha de quienes afirman un próximo descenso de niveles.

Como vemos, quien antiguamente presumía de estar en niveles envidiables de colesterol, hoy en día podría pasar a formar parte de la voluptuosa lista de personas claramente afectadas por altos niveles de colesterol y víctimas de un posible riesgo cardiovascular. Cuanto menos extraño, ¿no creéis?

Sin olvidarnos de mencionar lo que se considera a día de hoy una dieta sana según las recomendaciones de la OMS: desbordante en hidratos de carbono (50-60%) y restrictiva casi total en grasas. Una medida que a juzgar por los resultados, no parece precisamente demasiado eficaz  para bajar de peso,  reducir niveles de colesterol o prevenir riesgos cardiovasculares.

Conociendo realmente al Colesterol

El colesterol es un lípido imprescindible para la vida y el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Forma parte de las membranas celulares e interviene en multitud de funciones como la creación de la sinapsis en neuronas, síntesis de hormonas sexuales, desarrollo cerebral y precursor en la síntesis de un sin fin de nutrientes. Sin colesterol no podríamos vivir.

Formas de obtención del colesterol

Modo exógeno

El mecanismo de obtención exógeno del colesterol se consigue a través de la dieta y de un modo esterificado. La mayor parte de este colesterol no es absorbible y por tanto no afecta ni aumenta los niveles propios de colesterol. De hecho, si el cuerpo no absorbe de forma exógena las cantidades de colesterol necesarias, el propio organismo se encarga de fabricar más cantidad, autorregulándose de este modo hasta adquirir los niveles deseados.

Modo endógeno

Se obtiene el colesterol a partir de la sintetización del ácido acético y a través de la enzima Hidroxi-metil-glutaril CoA Reductasa, la misma que en el caso de los fármacos de estatinas.

Transporte del colesterol

Al tratarse de un compuesto liposoluble el colesterol se transporta dentro de las lipoproteínas, que actúan a modo de contenedor. Según la densidad de estas, podemos encontrar desde lipoproteínas de baja densidad (LDL) encargadas de transportar el comúnmente conocido como “colesterol malo”, hasta lipoproteínas de alta intensidad (HDL) encargadas de transportar el colesterol mejor considerado, “el bueno”.

Para entenderlo fácilmente, las lipoproteínas son el vehículo de transporte y el colesterol más otros lípidos (fosfolípidos, proteínas y triglicéridos) son el contenido. El problema derivado de esto, es que analíticamente sólo se suele medir la cantidad total de colesterol LDL en función del número de “contenedores- lipoproteínas” que viajan por la sangre, sin tener en cuenta la cantidad real de partículas que viaja en el interior de cada uno de ellos.

Posibles combinaciones de colesterol LDL

  1. Si la cantidad total de colesterol LDL concuerda con la cantidad de partículas de LDL en términos elevados, el riesgo sí será real. Por el contrario si ambos concuerdan en términos bajo, descendería el riesgo.
  2. Si la cantidad total de LDL es baja pero la cantidad de partículas LDL es elevada (las que viajan dentro del transporte) estamos ante el caso de mayor riesgo y lo que es aún peor: a veces ni lo sabemos porque no se suele tener en cuenta este término en las analíticas.
  3. Si la cantidad total de LDL es alta pero la cantidad de partículas LDL es baja: es la analítica más común y con la que generalmente se suelen prescribir fármacos, sin embargo estamos ante un escenario favorable contra problemas cardiovasculares.

Nuevos enfoques oficiales

Poco a poco las evidencias van abriendo camino y llevando a los diferentes sectores oficiales por unas pautas menos temibles y alarmistas en torno al mundo del colesterol

Enfoque de la USDA (Guía de Alimentación para Americanos)

De hecho, la USDA (Guía de Alimentación para Americanos) ha sido uno de los primeros en tomar parte hacia un cambio en las recomendaciones vigentes. En el 2015, y a través de su Comité Asesor de Directices Dietéticas (DGAC), aseguró que no continuará con esta recomendación porque las evidencias actuales no encuentran una relación apreciable entre el colesterol dietético y el colesterol sérico”.

Enfoque Universidad Médica de Harvard

Del mismo modo se han revisado recomendaciones vigentes hasta la fecha por parte de otros entes oficiales como la Universidad Médica de Harvard, llegando a conclusiones similares a las de la USDA. Conclusiones que han manifestado a través de contundentes afirmaciones:“El colesterol no se considera un nutriente de preocupación por el consumo excesivo. Hay un creciente consenso entre los especialistas en nutrición que el colesterol en los alimentos tiene poco efecto sobre la cantidad de colesterol en el torrente sanguíneo.Y eso es el colesterol que importa”.

Conclusiones

Los métodos o combinaciones para medir el colesterol no representan una enfermedad, sino un marcador de posible riesgo a contraerla. Lo que hemos querido dar a entender hoy, es que el colesterol no es el demonio en el que lo hemos convertido y que en muchas ocasiones existe un claro abuso de medicación para tratar riesgos inexistentes.

La genética, la dieta y el estilo de vida son factores que sí condicionan directamente la salud y el riesgo cardiovascular

Multitud de estudios que abajo os enlazamos ponen de manifiesto que no se encuentra relación entre el colesterol dietético y las enfermedades cardiovasculares y que niveles bajos de colesterol se han asociado, en multitud de circunstancias, a un mayor riesgo de morir o padecer enfermedades neurodegenerativas.

Fuentes

  1. ncbi | Is the use of cholesterol in mortality risk algorithms in clinical guidelines valid? Ten years prospective data from the Norwegian HUNT 2 study | Petursson H1, Sigurdsson JA, Bengtsson C, Nilsen TI, Getz L | 2012 Feb;18(1):159-68
  2. The American Journal of Medicine | Serum cholesterol levels and in-hospital mortality in the elderly | Graziano Onder, M | September 2003 Volume 115, Issue 4, Pages 265–271
  3. Journal of Psychiatric Research | Low serum cholesterol and external-cause mortality: Potential implications for research and surveillance | Joseph A. Boscarino |June 2009Volume 43, Issue 9, Pages 848–854
  4. The Lancet | Plasma cholesterol and depressive symptoms in older men | Divisions of Epidemiology and Family Medicine, Department of Community and Family Medicine, School of Medicine, University of California |Volumen 341, No. 8837 , p75-79, 09 de enero 1993
  5. Neurology Org | High total cholesterol levels in late life associated with a reduced risk of dementia | Dr. Michelle M. Mielke, Johns Hopkins University | May 24, 2005 vol. 64 no. 10 1689-1695
  6. European Journal of Internal Medicine | Nutrition and Alzheimer’s disease: The detrimental role of a high carbohydrate diet |  Stephanie Seneff a , Glyn Wainwright b , Luca Mascitelli | 2011
  7. Nutrition Org | Dietary cholesterol and cardiovascular disease: a systematic review and meta-analysisSamantha Berger | 2015 American Society for Nutrition

Entradas Relacionadas

Sobre David Diaz Gil

Mi experiencia en este mundo de los blogs es larga, he tenido todo tipo de blogs y me defiendo con la informática, de hecho soy ingeniero informático, pero lo que realmente me apasiona es el deporte que lo he practicado toda mi vida.

Además de colaborar en este blog como editor, ser Lead Editor en Vitónica, y crear mi web EnFormaAlos40, fui portada Mens Health en 2008, finalista en 2013 con 40 años, ironman finisher en 2010 e incluso participé en el reality "El conquistador del fin del Mundo" de la ETB.

Como peculariedad decir que soy diabético tipo 1 que no me impide para practicar cualquier deporte a alta intensidad.

Prueba también

FODMAPS

Dieta baja en FODMAPs: Qué es, Beneficios, Tabla de Alimentos

Índice1 ¿Qué es la dieta baja en FODMAPS?2 ¿Dónde se encuentran los alimentos FODMAPS?3 Problema …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta nuestro HSNBlog?

Pues imagínate las ofertas de nuestra tienda.

Déjanos tu email y te daremos acceso a las mejores promociones para nuestros clientes

Acepto la politica de privacidad


No gracias, no quiero aprovechar las promociones