Los bebés no aprenden a nadar

Los bebés no aprenden a nadar

El deber de apuntar a los bebés de pocos meses a clases de natación es una creencia común entre los nuevos padres. Sin lugar a dudas, motivados por la gran cantidad de (des)información que reciben de los medios y de las escuelas de nado.

Los datos habidos demuestran que, aunque el ahogamiento es la segunda causa principal de muerte por lesiones no intencionales en la población pediátrica (de 0 a 19 años), la mayoría de los pediatras no proporcionan habitualmente información a sus pacientes, o para los padres de sus pacientes, en la prevención de ahogamientos. Esto ocasiona una hipótesis generalizada de que un bebé aprenderá a salvarse cuanto antes se introduzca en clases de natación.

La realidad es bien distinta

bebe-piscina

Desarrollo motor

El desarrollo del ser humano se desenvuelve a través de sucesivas etapas que tienen características muy especiales. Cada una de ellas se funde gradualmente en la etapa siguiente, aunque no hay un acuerdo unánime para determinar cuántas y cuáles son esas etapas. Tampoco se puede decir cuándo comienza exactamente y cuándo termina cada etapa, pues en el desarrollo influyen diversos factores individuales, sociales y culturales. Por eso se dice que cada ser humano tiene su propio ritmo de desarrollo, dentro de un proceso que es para todos igual.

El desarrollo del niño está sometido a un proceso de maduración nerviosa. Algunos comportamientos (no aprendizajes) aparecen al margen de toda enseñanza (como el caso de flotar) pues el niño nace con un sistema nervioso dispuesto para adaptar su organismo a las condiciones externas en que se desenvuelve.

desarrollo-motor

El concepto de aprendizaje implica que existe un cambio de la conducta debido a la experiencia, es decir, no debido a factores madurativos o ritmos biológicos. Concretamente, la natación es una actividad que requiere el control corporal segmentario, el cual está íntimamente ligado a la maduración del sistema nervioso (mielinizacion, imagen superior) y ajustado a dos grandes leyes del desarrollo válidas antes y después del nacimiento: la ley céfalo-caudal y la ley próximo-distal.

  • Ley céfalo-caudal: se controlan antes los movimientos de las partes del cuerpo que están más próximas a la cabeza, extendiéndose este control hacia abajo (tronco, piernas).
  • Ley próximo-distal: se controlan antes las partes más cercanas al eje corporal o columna vertebral que las más exteriores. Funcionalmente el niño hace uso de los brazos antes que el de las manos y éstas son utilizadas de una forma global antes de que pueda controlar el movimiento de los dedos.

Igualmente, existe la tendencia a pasar de la utilización de músculos grandes a los más pequeños. Los movimientos gruesos van dando paso a movimientos más precisos. La integración de grupos musculares permite que los movimientos sean más finos.

Las conductas motrices no están controladas por el corte cerebral sino regidas por centros inferiores del cerebro y el sistema nervioso, por lo que son poco influenciables por la práctica. En cambios, los movimientos rudimentarios básicos o fundamentales no se perfeccionan con la práctica temprana, de ahí la importancia de la maduración.

Ejemplo: por mucho que practique la marcha un niño a los 3 ó 6 meses no conseguirá perfeccionarla, hasta que no madure. De igual modo se aplica a la natación o cualquier otro deporte.

cualidades

A partir de este proceso biológico, las revisiones encontradas afirman sólidamente que los programas de natación orientados a bebés son inefectivos y no disminuyen el riesgo de ahogamiento. No es hasta los 4 años cuando el niño tiene la maduración nerviosa suficiente para comenzar a aprender a nadar, siendo el periodo más sensible (periodo especialmente susceptible para el aprendizaje) los 5 años.

A la piscina con afán de diversión y estímulo

Está claro que la privación sensomotriz ocasiona una disminución cualitativa en la coordinación motriz, retrasando el crecimiento y el desarrollo psicomotor. La familia le da los primeros estímulos al niño y estos deben ir acorde a su etapa evolutiva. Por supuesto, lo expuesto anteriormente no significa que no se pueda llevar al niño a la piscina, pero no nadará. De hecho, la estimulación temprana que le aporte este medio le hará socializar, soplar, saltar, flotar, agitarse por placer para investigar su entorno, comportamientos necesarios para el correcto desarrollo del sistema nervioso.

conductas

Fuentes

  • Belamarich, P. F., Gandica, R., Stein, R. E., & Racine, A. D. (2006). Drowning in a sea of advice: pediatricians and American Academy of Pediatrics policy statements. Pediatrics, 118(4), e964-e978.
  • Elena Antoranz Simón, E. & Villalba Indurría, J. (2010). Desarrollo Cognitivo y Motor. Madrid. Editex.
  • Gutiérrez, A. (2015). Sesión Magistral: Entrenamiento en niños. In Máster en Fisiología del Ejercicio. Ed. Médica Panamerica. Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona.
  • Muñoz López, M. (2011). Apuntes asignatura Natación perteneciente al Grado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte. INEF. Universidad Politécnica de Madrid. Material no publicado.
Content Protection by DMCA.com
Sobre Mario Muñoz
Mario Muñoz
Mario Muñoz es todo un entusiasta de todo lo relacionado con el mundo del fitness. Pero sobretodo, lo que más le apasiona es el campo de la investigación, tal como se refleja en cada uno de sus artículos publicados con un excelente rigor científico.
Te puede interesar
Nutrición en Adultos Mayores
¿Cómo se deben Alimentar los Adultos Mayores?

¿Eres mayor? Esto es lo que deberías saber respecto a tu dieta: Nutrición en Adultos …

2 comentarios
  1. Roy Sullivan

    Hola Mario, es muy interesante tu articulo. Yo entiendo que natación no puede realizar un bebe, pero he visto un programa en internet llamado ISR Infant Swimming Resource que promociona el aprendizaje, no de natación pero de supervivencia en el ambiente acuático. No se si lo conoces pero me gustaría saber tu opinión con respecto a este método de enseñanza.

    • Hola Roy,

      Me remito a lo expuesto en el artículo. Se estima no necesario este tipo de programas al que haces referencia. El estímulo temprano que se le pueda dar al niño a través de la familiarización con el medio acuático será suficiente para su supervivencia y correcto desarrollo.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *