¿Para qué sirven los Probióticos?

¿Para qué sirven los Probióticos?

Aunque pueda resultarte chocante, consumir alimentos vivos como el yogur o el chucrut es esencial para la salud del organismo. Al fin y al cabo, nuestra salud es cuestión de equilibrio, y situaciones estresantes, la ingesta de antibióticos o los cambios hormonales son algunas de los factores capaces de desequilibrar nuestra microbiota. Conoce para qué sirven los probióticos.

El beneficio de los probióticos para la salud en general se ha ignorado durante demasiado tiempo. No obstante, parece que en los últimos años la balanza se ha equilibrado en favor de estos alimentos, pues recientes investigaciones han arrojado luz sobre la gran influencia ejercida por ellos en la flora intestinal sobre la salud física. A esto hay que sumar sus efectos sobre la salud mental.

probióticos para la salud intestinal

¿La razón? Las bacterias de la flora intestinal controlan nuestro sistema inmunológico, además de nuestras emociones.

¿Cuál es la relación entre los Probióticos y el intestino sano?

Siempre que nuestros hábitos de vida son poco saludables, el intestino no tarda en debilitarse y los microorganismos dañinos aprovechan para eliminar las bacterias intestinales beneficiosas.

¿El resultado? Se produce un grave desequilibrio en el intestino a consecuencia del cual el organismo se queda sin defensas y los patógenos encuentran en el mismo el mejor caldo de cultivo. Y ahí es donde entran en juego los probióticos, ayudando a frenar este desequilibrio.

¿Sabías que en nuestro tracto intestinal existen entre 400 y 500 tipos de bacterias? Pues así es. Sirva para que te hagas una idea el dato de que si lo extendiéramos sobre un plano, el tracto intestinal alcanzaría el tamaño de una cancha de tenis y no quedan ahí los datos increíbles, pues las colonias de bacterias que allí anidan tendrían un peso aproximado de 1,5 kg.

Ante tamañas dimensiones, poco tiene de particular que nuestro intestino y las bacterias jueguen un rol esencial para nuestra salud.

Ahora bien, hubo un tiempo en el que la importancia de las bacterias intestinales se subestimó. Por fortuna, hoy se les otorga el papel que merecen en cuanto a la ayuda a la digestión que constituyen, pero también en lo relativo al desempeño de otras funciones vitales para el organismo.

Un ejemplo clarificador de cuanto estamos diciendo es que los probióticos activan las respuestas inmunitarias en todo el organismo, incluidas la activación de ciertas células herbáceas, de nombre células T.

probióticos para el sistema inmune

En un intestino sano, en torno al 85% de la flora intestinal está formada por bacterias beneficiosas, en tanto que las bacterias patógenas apenas alcanzan el 15%. Debido a que cerca del 80% de nuestro sistema inmunológico se sitúa en el intestino, la proporción de bacterias es indispensable para el óptimo funcionamiento del organismo.

Los expertos que han llevado a cabo los estudios clínicos pertinentes, concluyeron que la composición de la flora intestinal cuenta con un gran impacto sobre el rendimiento intelectual y las emociones.

Los probióticos son pilares sobre los que se sustentan el desarrollo y mantenimiento de una flora intestinal sana y, por ende, contribuyen al aumento de nuestra salud física y mental.

15 razones por las que debes tomar Probióticos

Poca duda cabe de que consumir probióticos tiene un impacto positivo sobre nuestro organismo. Te contamos 15 beneficios concretos que puedes obtener si los incluyes habitualmente en tu dieta.

1. Combaten la obesidad y la diabetes

Son diversos los estudios que confirman que el consumo de probióticos puede llegar a  mejorar el metabolismos de la glucosa y de las grasas.

probióticos y flora intestinal

2. Contribuyen a tu bienestar emocional

La toma de probióticos puede ayudarte a reducir el estrés. A día de hoy se conoce sobradamente que el cerebro y el intestino guardan una estrecha conexión. En cuanto al consumo de bacterias adecuadas, puede contribuir a favorecer la relajación, ayudando a evitar la depresión y la ansiedad al mismo tiempo.

3. Los probióticos cuidan tu hígado

El hígado es un inestimable filtro de toxinas para el organismo. Las personas dependemos de este órgano para poder mantenerlo cuidado y sano. En lo relativo a la toma de probióticos, ayuda a la reparación de los daños en el hígado antes de que se conviertan en enfermedades.

4. Previenen los resfriados

En líneas generales, aquellos niños que consumen más probióticos suelen padecer menos resfriados y gripes y, en el caso de que las contraigan, sus síntomas son más leves y menos duraderos.

Probióticos consumo tras antibióticos

5. Plantan cara a los efectos secundarios de los antibióticos

Cuando tomamos antibióticos, corremos el riesgo de sufrir desagradables efectos secundarios. Y es que, al mismo tiempo que luchan contra las bacterias dañinas, los antibióticos destruyen las bacterias beneficiosas que habitan en nuestro organismo. Esto puede provocar molestias intestinales y hasta un desequilibrio en las poblaciones de bacterias.

La toma de probióticos junto a los antibióticos, te ayudará a proteger tu flora intestinal, evitando tales molestos efectos secundarios.

6. Mitigan las molestias del intestino irritable

Si padeces habitualmente molestias intestinales, dolor abdominal o síndrome del colon irritable, la toma de probióticos puede servirte de gran alivio. Así, los pacientes con síndrome del intestino irritable que toman probióticos sufren menos dolor, hinchazón y flatulencias.

7. Mejoran tu sistema inmunitario

Respalda esta afirmación un ensayo clínico doble ciego que fue realizado en pacientes ingresados en la UCI y a los que la toma de probióticos les pudo ayudar a prevenir la aparición del denominado Síndrome de Disfunción Orgánica Múltiple (MODS), o lo que es lo mismo, la causa que con mayor frecuencia lleva a la muerte  estos pacientes.

Probióticos para prevenir alergias

8. Protegen contra la aparición de alergias, asma y enfermedades de la piel

Se atribuye a los probióticos el mérito de generar las bacterias beneficiosas en el intestino, auténticas responsables del fortalecimiento del sistema inmunitario y que contribuyen al mantenimiento de la salud. Como consecuencia de ello, se producen multitud de beneficios, entre los que destaca un riesgo menor de desarrollo de alergias y problemas de la piel.

Un estudio realizado en 2009 demostró que los probióticos incrementan las defensas del cuerpo contra las alergias de la piel. El estudio contó con la participación de bebés y niños de corta edad propensos a sufrir eccema y otras reacciones alérgicas en la piel.

Para su realización se contó con la participación de 150 mujeres embarazadas, con antecedentes familiares de alergia. En las últimas seis semanas de embarazo les fueron suministrados tres tipos diferentes de probióticos o un placebo. Ni las participantes ni sus médicos sabían lo que cada participante estaba recibiendo.

Después de nacer, los recién nacidos estuvieron sometidos a observación médica y recibieron probióticos (o placebos) durante otros 12 meses. Transcurridos tres meses se comprobó que los bebés que habían tomado probióticos contaban con menos probabilidades de padecer un eccema que aquellos otros que habían tomado un placebo.

Doce meses después se suspendió la ingesta de los probióticos y placebos. Los niños fueron sometidos a observación hasta la edad de dos años y todavía se pudo comprobar una diferencia clara entre ambos grupos, debido a que el grupo de niños que tomó probióticos presentaba un riesgo menos de sufrir alergias y eccemas en la piel.

¿Cuál fue el resultado del estudio?

Los resultados del mismo señalaron que los probióticos contaban con efectos beneficiosos para los hijos de las madres con tendencia a padecer alérgicas.

En particular, los efectos positivos de los probióticos en la función inmunológica de los niños aumentan igualmente a través de la leche materna siempre que la madre tome probióticos a diario durante las etapas del embarazo y la lactancia.

En el caso de que el bebé vaya a ser alimentado de forma artificial, se le pueden administrar probióticos y prebióticos en su alimentación.

Probióticos e intolerancias

9. Protegen contra las intolerancias alimentarias

En el año 2009 el Journal of Nutrition publicó un estudio en el que se administró probióticos a ratones con el objetivo de comprobar su influencia frente a las alergias alimentarias. La totalidad de los ratones de este estudio sufrían una alergia a la leche que les producía una erupción tan pronto la tomaban.

Durante el tiempo que duró el estudio les fueron administrados una combinación de probióticos, prebióticos y leche. Como resultado: una disminución de la intolerancia a la leche sufrida por los ratones que bajó hasta el punto de que las reacciones en la piel desaparecieron.

En la actualidad, casi un 8% de los niños padecen diversas alergias crónicas a los alimentos, de ahí la importancia de este estudio. Ahora bien, el mismo fue realizado en ratones y se requeriría que se efectuara en humanos al objeto de comprobar si los probióticos son útiles para la prevención, o incluso curación, de la intolerancia alimentaria en la población infantil.

Sería de sumo interés comprobar si la ingesta de probióticos es capaz de evitar las intolerancias a los alimentos y patologías como la enfermedad celíaca, el síndrome de Leaky gut (mucosa intestinal permeable) o la intolerancia al gluten. De ser así, se apoyaría en la base de que una flora intestinal sana protege la mucosa intestinal, cuyo estado suele ser el causante de las intolerancias alimentarias.

10. Previenen contra la aparición de enfermedades intestinales

Esto es así hasta el punto de que los probióticos pueden llegar a suprimir las úlceras y utilizarse para el tratamiento de enfermedades como el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn, la enfermedad inflamatoria del intestino y otras enfermedades inflamatorias.

De hecho, se han realizado estudios sobre la diarrea en los que se ha comprobado que el tratamiento con probióticos, combinado con la rehidratación oral, es capaz de acabar con la diarrea en un solo día. Cuando el cuadro de diarrea superaba los cuatro días, la patología llegó a reducirse en un 59% de los casos.

Probióticos para dietas no sanas

11. Actúan contra los efectos de los alimentos poco saludables

En el caso de que ingieras demasiados alimentos procesados industrialmente y apenas tomes fibra, estarás multiplicando las probabilidades de que las bacterias dañinas se reproduzcan, campando a sus anchas y afectando a la flora intestinal. Tal circunstancia se da incluso en aquellas personas que toman alimentos poco saludables ocasionalmente.

Pues bien, si cuentas con una flora intestinal sana, es posible que amortigües los efectos de los mencionados alimentos tóxicos y poco sanos. Esta es la razón por la que deberías tomar probióticos a diario y ello hasta cuando sigas una alimentación saludable.

12. Previenen contra las infecciones de hongos

Siempre que las bacterias patógenas superen la proporción 85% beneficiosas y 15% dañinas, las infecciones causadas por hongos, como pueda ser el hongo Candida, afectan al intestino y al resto del organismo. Una flora intestinal sana impide la reproducción de las enfermedades y que se propaguen a lo largo y ancho del organismo.

En ese escenario, el papel de los probióticos es el de ayudar a mantener sana la flora intestinal.

13. Previenen contra la aparición de otras enfermedades

En el sensible capítulo de la protección del cáncer, una flora intestinal sana pone su granito de arena para ayudar a detectarlo. Así, existen diversos estudios que confirman los efectos beneficiosos de los probióticos a la hora de prevenir el cáncer colorrectal.

probióticos para respirar mejor

En esta línea, en el año 2012 se llevó a cabo un estudio demostrativo de que los probióticos son capaces de contrarrestar el desarrollo del cáncer cervical en las mujeres. Asimismo, se ha descubierto que los antibióticos incrementan el riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Por último, un estudio llevado a cabo con ratones, arrojó luz sobre cómo los probióticos cuentan con efectos inhibitorios en relación al cáncer de mama.

14. Los probióticos protegen contra la radiación

Los efectos secundarios que la radiación produce en el intestino grueso y delgado pueden prevenirse también gracias al consumo de probióticos. Un buen ejemplo de ello es el caso de la diarrea. Del mismo modo, se ha demostrado que los probióticos protegen la piel del daño causado por los rayos UV al activar el sistema inmunológico de la misma.

15. Reducen los efectos de las enfermedades mentales y neurológicas

El rol de la flora intestinal en nuestra salud es inestimable, pero no solo nos estamos refiriendo a la física, sino también a la mental. Esto llega hasta el punto de que los probióticos pueden hacer más llevaderos los síntomas del autismo.

Tal afirmación es avalada por la doctora Natasha Campbell-McBride, quien logró ayudar a su hijo afectado de autismo a través del suministro diario de bacterias probióticas como pauta dentro de un conjunto de medidas. El resultado fue que los síntomas del pequeño mejoraron notablemente.

Probióticos contra la gripe

¿Cómo proporcionamos los probióticos al organismo?

Ahora ya sabes que la toma regular de probióticos resulta esencial para ayudar a la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades, mejorando la salud en general.

Llegado a ese punto quizás te estés preguntando cómo suministrar probióticos a tu organismo:

  • Por un lado, puedes tomar probióticos consumiendo alimentos fermentados, como chucrut, miso, kimchi o productos similares. Eso sí, si aspiras a lograr el aporte de probióticos, debes tomar el chucrut crudo, pues de lo contrario, los microorganismos beneficiosos se destruyen al cocinar este alimento.
  • Por otro lado, puedes tomar probióticos de calidad en forma de suplementos en cápsulas o concentrado líquido que contengan las cepas bacterianas imprescindibles para la salud.

Fuentes Bibliográficas y Estudios

Más información sobre las bacterias probióticas:

Valoración Para qué sirven los probióticos

Un intestino sano - 100%

Para el sistema inmune - 100%

Alergias e intolerancias - 100%

Cómo proporcionar probióticos - 99%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Sobre Carlos Sánchez
Carlos Sánchez
Carlos Sánchez es un apasionado de la nutrición y el deporte. Diplomado en Nutrición Humana y Dietética, siempre busca darle un sentido práctico y aplicable a las distintas teorías.
Te puede interesar
Probióticos para el Bébe
Probióticos para el cólico del bebé

Día a día vamos conociendo el rol que las bacterias intestinales juegan en beneficio de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *