Ejercicios de Alta Intensidad en Tiempos de Pandemia ¿Incompatibles?

Ejercicios de Alta Intensidad en Tiempos de Pandemia ¿Incompatibles?

En el post de hoy analizaremos y reaccionaremos a un artículo de opinión llamado: “Por qué no deberías hacer deporte intenso en tiempos de Covid”. Trataremos el tema de los riesgos del ejercicio de alta intensidad.

El artículo comienza alertándonos de las posibles secuelas sobre el sistema cardiovascular que el famoso virus puede traernos.

Se afirma directamente que:

“El coronavirus puede dejar daños en el miocardio incluso en asintomáticos y quienes lo pasan de forma leve”.

Bien, esto es una afirmación muy matizable, como posteriormente veremos.

Efectivamente, se ha comprobado que el virus en cuestión, el Sars-Cov-2, tiene tropismo cardíaco. Esto significa que puede infectar células cardiacas y replicarse en ellas, ocasionando un potencial daño en éste órgano. O al menos esa es la teoría.

Después veremos los matices.

La alerta de la que hablamos viene de la mano de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED), cuyo presidente, Pedro Manonelles, nos deleitó hace unas semanas con un comunicado que decía así:

«Si no toleras la mascarilla en el gimnasio, pues no hagas deporte. La seguridad es lo primero».

Como si no se pudiera (y debiera) hacer ejercicio al aire libre o en tu propia casa.

Parece que la SEMED defiende regular el ejercicio físico como elemento CLAVE (en mayúsculas) en el mantenimiento de buenas condiciones de salud en la población, así como en la prevención de enfermedades. Y más si cabe en el contexto tan dramático que nos toca vivir en la actualidad.

Quién lo diría…

El artículo continúa con algunos fragmentos en los que se mezclan varios conceptos:

Deportista con Mascarilla

«La recomendación es tan clara como difícil de compatibilizar a veces con los hábitos de miles de aficionados a la práctica deportiva con planes de entrenamiento exigente y la costumbre de llevar el cuerpo al límite, por ejemplo, corriendo o nadando largas distancias casi como si fueran profesionales».

Con esto quiero entender que el autor nos aleja de precisamente “llevar el cuerpo al límite”, especialmente si somos deportistas amateurs. Es una afirmación con bastante sentido común. El problema es que el titular del artículo lleva a la confusión (“por qué no deberías hacer ejercicio intenso”).

¿Qué es el ejercicio de alta intensidad?

Podríamos definir el ejercicio de alta intensidad, como aquel que se desempeña por encima del 80% de nuestra FC máxima o bien en una escala del 1 al 10 de esfuerzo percibido, por encima de 8 puntos.

Otros indicadores de alta intensidad más de andar por casa serían la imposibilidad de hablar durante la práctica del ejercicio o la dificultad para mantenerlo más allá de un breve periodo de tiempo.
  • ¿Se refiere únicamente al HIFT o entrenamiento funcional de alta intensidad?
  • ¿Acaso en deportes colectivos no se alcanzan picos de intensidad elevados?
  • ¿A qué nos referimos?

Como veremos después, si no queda clara esta cuestión mucha gente se alejará conscientemente de cualquier sensación de “intensidad” durante la práctica deportiva, lo cual puede ser identificado por muchos como percibir su propia frecuencia cardiaca, por ejemplo.

Los matices son importantes.

Riesgos del Ejercicio de Alta Intensidad

La intensidad como variable del entrenamiento es totalmente subjetiva.

Ejemplo: Una misma serie de 10 sentadillas con 80 kg puede suponer un calentamiento o un esfuerzo sobrehumano para dos lectores distintos de este post.

Por lo tanto, ya tenemos un problema en la definición de “ejercicio intenso”, si bien como dejaba caer, podemos ver por dónde van los tiros y lo que quiere decir el autor (evitar la extenuación física total).

Continúan con afirmaciones que no reflejan de forma fiel la (escasa) evidencia científica actual sobre el asunto:

«Pruebas realizadas con personas que han pasado la Covid-19 de forma asintomática o con síntomas leves, muestran que en algunos casos el miocardio, el músculo cardíaco, ha sufrido por culpa del temido virus.»

Dicha información la extraen de un artículo publicado en el blog de la «British Journal of Sports Medicine».

En dicho texto (muy aclaratorio) se pueden concluir los siguientes puntos clave:

  • La tormenta de citoquinas que ocurre en aquellos pacientes que pasan la COVID-19 de forma sintomática afecta al músculo cardiaco de manera similar a como lo haría una sepsis o una cardiomiopatía de estrés (Tako-Tsubo).
Esto es aplicable a aquellos pacientes que son muy sintomáticos y por lo general, serán pacientes ingresados.
  • La COVID-19 puede infectar las células miocárdicas y producir una miocarditis con una histología en la que abundan células inflamatorias (linfocitos), daño muscular agudo y fibrosis residual, todo lo cual incrementa la vulnerabilidad de arritmias ventriculares malignas.
  • El daño miocárdico por la COVID-19 en aquellos que son muy sintomáticos tiene una prevalencia del 28%, pero deja claro el artículo que la implicación y prevalencia entre los asintomáticos o levemente sintomáticos es totalmente desconocida.

Por lo tanto, la afirmación anterior:

«Pruebas realizadas con personas que han pasado la Covid-19 de forma asintomática o con síntomas leves, muestran que en algunos casos el miocardio, el músculo cardíaco, ha sufrido por culpa del temido virus.»

Carece de evidencia (actualmente) y sólo hace un llamamiento al miedo.
  • También es desconocida la incidencia de la inflamación miocárdica (miocarditis) silente que queda de forma residual tras la resolución de los síntomas de la COVID-19 y que podría afectar negativamente a aquellos atletas que hayan pasado la enfermedad y vuelvan a su actividad deportiva habitual.

¿Puedo hacer deporte si he pasado la enfermedad?

En terminos generales la respuesta es sí.

No obstante, el curso de acción más responsable dependerá, no de si has pasado la enfermedd, sino de cómo la has pasado:

  • Si has sido asintomático o sólo tenido síntomas leves, el monitorizar la posible aparición de síntomas una vez retomada la práctica deportiva junto a una progresividad en dicha vuelta a la actividad, deberías er suficiente.
  • Si has pasado la enfermedad de forma más sintomática o incluso hospitalizado, lo más prudente es someterte a un examen cardiológico con las pruebas que se mencionan en el post.
No obstante, en dicho texto se hace una seria de recomendaciones que en mi opinión apelan al sentido común y son acertadas.

El panel de pruebas que recomiendan se resumiría en lo siguiente:

  • Si eres un atleta profesional o amateur y has pasado la infección de forma asintomática tienes que estar atento a nuevos síntomas que puedan reflejar una miopericarditis relacionada con la COVID, como dolor precordial u opresión.
En estos atletas sería interesante hacer un ECG (electrocardiograma), y si este muestra cambios en la repolarización respecto a una evaluación previa (en el caso en que la haya), habría que ampliar con una prueba de esfuerzo y un ecocardiograma al menos.
  • Si has pasado la enfermedad de forma sintomática pero leve (no hospitalizado), habría que hacer un ECG y seguir la misma dinámica que en el punto anterior (monitorización de síntomas y otras pruebas si el ECG está alterado).
  • Si has estado ingresado por COVID, antes de retomar la práctica deportiva, sería importante hacer una evaluación cardiológica completa que incluya marcadores de daño miocárdico (troponinas, NT-proBNP), ECG, prueba de esfuerzo, ecocardiograma e incluso un Holter.
Ya os hablé en este post el porqué los diabéticos e hipertensos sufren más de coronavirus y en este otro la peligrosa relación entre la obesidad y COVID-19. ¿No serán estas enfermedades los auténticos condicionantes del riesgo de contraer la infección con mayor severidad, y no tanto el ejercicio físico que ha sido tan castigado como un factor de riesgo, especialmente al inicio de la pandemia?

El deporte, aliado contra la COVID-19

Después hablan de algo que se está escuchando mucho estos días:

«El ejercicio físico intenso debilita el sistema inmunológico durante horas o días mientras que el ejercicio físico moderado lo fortalece».

La teoría de la «inmunosupresión transitoria» tras el ejercicio físico intenso (en el llamado periodo ventana) sigue siendo eso mismo, una teoría.

Esa linfopenia transitoria que ocurre en las horas posteriores al ejercicio intenso parece responder a una movilización de células del sistema inmune hacia tejidos periféricos (tejido muscular).

La Doctoranda Jessica Bonet añade:

«Hacer un ejercicio de alta intensidad ahora para la población en general no tiene mucho sentido, el objetivo de la alta intensidad es porque tenemos una competición cerca”.

Afirmación con la que no estoy del todo de acuerdo: Las razones para hacer ejercicio físico de alta intensidad son muchas, y el prepararse para una prueba o competición es sólo una de ellas.

Entrenamiento de Fuerza Riesgos del ejercicio de alta intensidad

Entrenamiento de fuerza.

  • Uno puede hacer ejercicio de alta intensidad para mejorar su salud (y con suficiente evidencia científica respaldando esto);
  • Por la costo-eficiencia en términos de consumo de tiempo (el ejercicio físico de alta intensidad, como el HIIT, consume mucho menos tiempo en general);
  • Porque así lo requiera su modalidad deportiva (¿acaso en los deportes colectivos no se alcanzan picos de intensidad elevados?);
  • O simplemente porque sea la única forma de hacer deporte que le enganche y genere adherencia (¿tiene el crossfitter veterano que ponerse a correr o a hacer elíptica?).

Recomendación de Expertos

Podemos terminar este análisis recordando al lector cómo el ejercicio físico regular puede alejarnos de escenarios indeseables, con pandemia o sin ella:

  • La capacidad cardiorrespiratoria (fitness cardiorrespiratorio) es un factor protector frente a la gran mayoría de enfermedades respiratorias.
  • El ejercicio es la polipíldora más efectiva contra factores de riesgo clarísimos y más que demostrados: Obesidad, DMT2, Hipertensión arterial o EPOC.

Recordemos que más de la mitad de los pacientes que requieren ventilación mecánica son obesos.
  • Y no olvidemos los beneficios sobre la salud mental de una población bastante afectada ya en este área tan poco mencionada.

El Ejercicio es Salud

¡El ejercicio es SALUD!

Ya he explicado en otro post el concepto de reserva fisiológica: un corazón y unos pulmones entrenados van a hacer frente a un estresor como puede ser una infección respiratoria, con muchas más posibilidades de éxito que un sistema cardiorrespiratorio débil.

Conclusiones

El mensaje que el autor quiere emitir es claro: ten sentido común y no hagas sobreesfuerzos innecesarios en estos tiempos en los que no sabemos realmente la repercusión del virus en multitud de órganos y sistemas.

No llegues a la extenuación, no es el momento de pisar el acelerador.

Todos los médicos intentamos poner en práctica el principio de precaución con nuestros pacientes, y a este respecto estoy de acuerdo con el mensaje general que se quiere dar: si no estás preparado ni tienes una condición física adecuada evita llevar tu cuerpo al límite.

O dicho de otra forma, realiza esfuerzos a los cuales estés adaptado. No realices pruebas extremas y cuida el volumen de tu entrenamiento.

El problema (y la crítica principal que he tratado de hacer) es que un mensaje tan generalista (no hagas ejercicio intenso) puede:

  • Generar miedo en la población general hacia la práctica deportiva, cuando ésta es parte de la solución, no del problema.
  • Crear otra excusa más (por si tuviéramos pocas) para no hacer ejercicio físico. Recordemos que el 60% de la población es sedentaria.
No hay nada más poderoso o con tanto nivel de credibilidad que un médico diciendo que si haces ejercicio “intenso” puedes tener un desenlace fatal porque quizás hayas pasado la infección de forma asintomática y esto puede afectar a tu corazón sin saberlo.

Ejercicio Intenso

Tenemos que dejar de ver esto como un problema a corto plazo.

  • ¿Durante cuánto tiempo estarán vigentes estas directrices?
  • ¿Acaso cuando estemos todos vacunados se eliminará el riesgo?
  • ¿Cuánto tiempo puede ocurrir hasta que la gran mayoría de la población esté vacunada?
  • ¿Somos conscientes que estas directrices empeoran en la población aquellos factores de riesgo que nos hacen más vulnerables a la infección?
En definitiva, tal y como lo veo, apelar al sentido común incluye continuar con la práctica deportiva habitual en el deportista regular; hacer las pruebas médicas pertinentes en caso necesario. Y alejarse de esfuerzos a los que no estamos adaptados, especialmente en aquellas personas no entrenadas o con baja forma física.

Fuentes

  1. https://www.lavanguardia.com/vivo/lifestyle/20200912/483222629792/deporte-coronavirus.html

Entradas Relacionadas

  • Mi opinión como médico de Por qué el Coronavirus cambiará la Medicina. Podéis leerla haciendo click aquí.
  • Si entrenas en casa evita estos errores.
  • ¿Cómo evitar el Maskné o Acné por uso de la Mascarilla? Te lo contamos aquí.
Valoración Ejercicios de Alta Intensidad en Pandemia

Matización sobre el artículo - 100%

Descripción del ejercicio de alta intensidad - 100%

Cómo afecta la enfermedad habiéndola pasado - 100%

Opinión del experto - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Sobre Borja Bandera
Borja Bandera
Borja Bandera es un joven médico dedicado a las áreas de nutrición, ejercicio y metabolismo, que compagina su actividad clínica junto a su vocación divulgativa e investigadora.
Te puede interesar
Menta del Atleta
La Mente del Atleta: Encuentra tu Motivación y Hazte Ganador

¿Qué es lo que define realmente a un atleta ganador?, ¿Por qué hay deportistas que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *