5 consejos para evitar lesiones en movimientos diarios

5 consejos para evitar lesiones en movimientos diarios

Las posturas de entrenamiento y la vida cotidiana

Mantener una buena postura y tener en cuenta algunos consejos de entrenamiento en la vida diaria puede ayudar a prevenir lesiones musculares y varios trastornos como el estrés, la fatiga y los dolores de cabeza.

Si bien el cuerpo realiza el mayor esfuerzo físico en el gimnasio, durante el día se encuentra en constante movimiento. Es posible que algunas actividades cotidianas se realicen de manera imprudente o demasiado brusca, produciendo lesiones y por ende, disminuyendo el rendimiento físico. Por eso es importante adquirir una postura correcta y retomar algunos movimientos aprendidos entrenando, para fortalecer la espalda y evitar moverse de manera nociva.

La forma en que una persona se levanta, se sienta o duerme y la posición que adopta durante la mayor cantidad del día, no sólo puede repercutir en su posterior rendimiento sino también afectar su salud en general. Ciertos traumatismos de la espina dorsal o lesiones producto de un mal esfuerzo o una mala posición, pueden afectar la calidad de vida. Este tipo de afecciones, además del dolor local muscular, producen un malestar general, impactando en el entorno familiar, social y por supuesto, laboral.

Las claves posturales aprendidas durante un entrenamiento o mediante la práctica de un deporte, no deben olvidarse al salir del gym o cambiarse de ropa. Además de aumentar el tono muscular y fortalecer la espalda, la actividad física debe servir para trasladar los buenos hábitos posturales y aquellos movimientos que protegen el cuerpo. Aunque durante el resto del día no se levanten grandes cantidades de peso ni se fuerce al extremo la resistencia de los músculos, es posible lesionarse. Al levantarse de la cama o recoger un objeto del suelo, un movimiento brusco puede ocasionar problemas. Las posturas que adoptamos en el trabajo son cruciales y también pueden causar múltiples lesiones y trastornos.

Esto puede evitarse recordando y aplicando trucos y movimientos que durante el entrenamiento permiten realizar los ejercicios sin riesgo de lesiones y de manera segura.

¿Cómo evitar lesiones cotidianas con claves aprendidas en el entrenamiento?

1. Recoger objetos del suelo

Aunque los objetos no posean el peso que generalmente tienen las mancuernas utilizadas en un entrenamiento, levantarlos incorrectamente puede ser nocivo para el cuerpo. Agacharse para recoger algo, implica varias partes del cuerpo, por lo que, cargar toda la fuerza en partes no adecuadas puede provocar una lesión.

Al igual que en el gimnasio, la principal recomendación es no concentrar toda la tensión a la espalda. Para evitar esto es importante flexionar las rodillas al agacharse, mantener la columna derecha y realizar la fuerza principalmente con las piernas.

Si el objeto es demasiado pesado, es aconsejable sujetarlo con ambas manos. En caso de querer recoger más de uno, equilibrar el peso es lo ideal para evitar una mala postura o una fuerza desequilibrada.

Como recoger correctamente un objeto pesado sin lesionarse

2. Levantarse de la cama

Levantarse de forma rápida luego de estar recostado puede ocasionar lesiones en la zona lumbar, cervical o inguinal. Una buena manera de asegurar el movimiento adecuado es tener presente las posturas ideales y las recomendaciones a la hora de realizar abdominales.

Evitar que la parte superior de la espalda desempeñe el esfuerzo es la clave principal. También es importante no involucrar aquellos músculos que no deben intervenir, como aquellos que se encuentran en la parte inguinal o lumbar.

Lo ideal es realizar el movimiento tan suave como sea posible, concentrando la fuerza en el abdomen y ayudando con los brazos, pero siempre manteniendo la espalda derecha y el cuello relajado.

3. Respiración

Si bien no se aplica a un movimiento o posición en particular, recuperar del entrenamiento ciertas pautas en cuanto a la respiración ayuda a oxigenar mejor los músculos y a evitar malestares como dolores de cabeza, mareos, desmayos y hernias.

Uno de los momentos más importantes para tener en cuenta la correcta respiración es al realizar un esfuerzo. La forma recomendada para realizarlo es exhalar al levantar algún objeto pesado o realizar una fuerza, es decir mientras los músculos se contraen, e inhalar al alargar los músculos y bajar el peso.

4. Mantener la flexibilidad

En un entrenamiento, el calentamiento previo y la flexibilidad, aseguran la buena ejecución de la rutina, mejoran el rendimiento y previenen lesiones.

Realizar al levantarse una serie de ejercicios de estiramiento ayuda a mejorar día a día la flexibilidad. Esto dota al cuerpo de mayores posibilidades a la hora de realizar cualquier tipo de movimiento. Ya sea alcanzar objetos altos o en el suelo, limpiar espacios poco accesibles, o llevar a cabo con mayor facilidad cualquier actividad cotidiana.

La salud y fortaleza de las articulaciones es fundamental para que los movimientos diarios no puedan dañarlas. Por eso una forma de protegerlas es activarlas constantemente y mantenerlas en buen funcionamiento.

Mujer estira el cuello con la mano en la oficina

5. Girar el cuello o la espalda

Para realizar cualquier movimiento de espalda o cuello es fundamental mantener la columna derecha. Además, la rotación debe realizarse de la manera más suave posible y sin forzar demasiado los músculos.

El apoyo de los pies, o en caso de estar sentado, de los glúteos y la espalda es muy importante ya que es donde radica la base del movimiento. No sentarse en la punta de la silla, reposar la espalda en un respaldo o contra la pared son cuestiones a tener en cuenta. Los movimientos bruscos del cuello pueden ocasionar contracturas o pinzamientos, por lo que es imprescindible tener cuidado y realizarlo de manera cuidadosa y despacio.

Conclusiones

Todos los consejos posturales y de protección del cuerpo aprendidos durante el entrenamiento, pueden aplicarse a la vida cotidiana. De hecho, muchas lesiones deportivas pueden aparecer producto de movimientos en falso o esfuerzos erróneos realizados en actividades del hogar o del trabajo.

Aunque los esfuerzos no tengan la misma magnitud que los del gimnasio, requieren cuidados similares y cierta atención. Utilizar la postura y los movimientos del entrenamiento durante el día es una buena manera de aprovechar lo aprendido y de proteger al cuerpo de lesiones que pueden evitarse.

 

Valoración 5 consejos para evitar lesiones

Posturas - 100%

Acciones cotidianas - 100%

Transferencia del entrenamiento - 100%

Conclusiones - 100%

100%

Evaluación HSN: 5 /5
Content Protection by DMCA.com
Sobre Melanie Ramos
Melanie Ramos
A través del Blog HSN, Melanie Ramos expone los conocimientos y los contenidos más actuales, al alcance de los lectores que buscan aprender.
Te puede interesar
Floss Band o Bandas Compresivas
Floss Band o Bandas Compresivas: Qué son, Usos, Beneficios…

Hoy contamos una técnica utilizada dentro del ámbito deportivo: Floss Band o Bandas Compresivas Se …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.