Tendinopatía rotuliana, ¿qué la produce y cómo recuperarse?

Tendinopatía rotuliana, ¿qué la produce y cómo recuperarse?

Una tendinopatía es una lesión en la que se producen alteraciones tisulares que a nivel de los tendones. Entre ellos, el tendón rotuliano se sitúa por debajo de la rótula y es la continuación por debajo de esta del tendón de inserción del cuádriceps.

tendon-rotuliano

La posición del tendón rotuliano es lugar frecuente de una patología conocida como “rodilla del saltador” debido a las grandes tensiones que tiene que soportar y por ser una zona de contacto cóndilo-femoral en los movimientos de flexo-extensión de la rodilla, incrementado por el grado de esta. Ello puede provocar el pinzamiento de las fibras de la inserción rotuliana en la rótula provocando su lesión.

Qué la provoca: Factores desencadenantes

Intrínsecos: La edad, el peso, las alteraciones estructurales del miembro inferior (genu valgo, genu varo, tobillo…), hiperlaxitud articular…, pero el aumento del ángulo-Q es quizás una de las causas menos conocidas y, sin embargo, más importante e individual que podrían contribuir a la tendinopatía rotuliana.

factores-intrinsecos

En cuanto a los factores extrínsecos, factores como el calzado, las superficies duras y las sobrecargas mecánicas que se producen en algunas actividades, sobre todo cuando estas se producen de manera muy repetitiva (carrera, multisaltos, sentadillas…), hacen que el tendón experimente estiramientos repetitivos por encima del 4-5% de capacidad elástica límite, en el que comienzan a darse roturas transversales de las fibras de colágeno.

Otro factor intrínseco, pero causado por la fatiga derivada de la actividad física (factor extrínseco) es la sobrecarga del tendón rotuliano. El cansancio en de los músculos implicados en la flexoextensión de manera principal y en la estabilidad de la rodilla de manera general (cuádriceps, isquiosurales, glúteos, cintilla iliotibial, gemelos…) repercute en su capacidad de absorción de cargas.

Al principio, algunos de los factores anteriormente citados pueden producir dolor tras los esfuerzos intensos deportivos o laborales. Este suele mejorar con el reposo. Sin embargo, luego el dolor también podría progresar y aparecer antes del ejercicio y persistir al acabar; lo que si no se trata adecuadamente puede derivar en dolores crónicos constantes, incluso con las actividades diarias.

rotula

Posibles soluciones para recuperarse

Nunca deberemos parar de hacer ejercicio, sino reducir la intensidad, frecuencia o duración de éste, en función de las molestias que se tengan, ya que una inmovilización provocaría la atrofia del tendón. Lo que puede parecer una locura, se ha denominado como “carga óptima post-esfuerzo”.

La respuesta metabólica es máxima en las 24-72 horas post-esfuerzo, con un aumento de producción de colágeno, por lo que estímulos mecánicos sí serían favorables en el proceso de reparación. Entre ellos, por la seguridad que implica la metodología, me decantaría por movilización temprana por parte de un especialista en el rango de movimiento en que no se refiera dolor (aunque podría haber cierta molestia).

Por otro lado, al leer todo esto es probable que os acordéis de la sentadilla profunda. Bien, en estos casos, siempre individualizando en cada individuo, habría que prestar especial atención a:

  1. Fase excéntrica y/o ejercicios excéntricos: el ejercicio excéntrico parece ser la opción más eficaz, introducidos en las tres fases del entrenamiento, aunque no tienen por qué realizarse todos los días en todas ellas: calentamiento, fase principal o efectiva, y vuelta a la calma (estiramientos). dorsiflexion Este tipo de trabajo o acentuar la fase excéntrica favorece el metabolismo de las células tendinosas mediante la mejora la producción de colágeno Tipo I y refuerza la capacidad tensil del tejido. Por supuesto, derivado de la mejora en la coordinación neuromuscular, que en ocasiones queda relegada a un segundo plano en virtud del trabajo “periférico” (centrarse únicamente en la zona anatómica lesionada).
    Potenciar esa tensión excéntrica haciendo que la rodilla participe lo máximo posible puede hacer que progresemos más rápido. Para ello, nos adentramos en el segundo punto:
  2. Trabajo con zapatillas de halterofilia o calzas (dorsiflexión): Calzando el talón, trabajando con zapatillas de halterofilia o sobre una superficie declinada (como en la imagen anterior) los músculos extensores de rodilla se involucran más y los extensores de cadera menos, en comparación con la sentadilla en una superficie plana. Ello, nos ayudará a por progresar más rápido en la recuperación. La principal razón por la que el tronco se mantiene más erguido con este tipo de calzado es por un aumento pasivo de la dorsiflexión de tobillo, lo que aumenta el rango de movimiento y la estabilidad en la rodilla. zapatilla-halterofilia

Fuentes

  • Almekinders, L. C., Vellema, J. H., & Weinhold, P. S. (2002). Strain patterns in the patellar tendon and the implications for patellar tendinopathy. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy, 10(1), 2-5.
  • Murtaugh, B., & Ihm, J. M. (2013). Eccentric training for the treatment of tendinopathies. Current sports medicine reports, 12(3), 175-182.
  • Purdam, C. R., Jonsson, P., Alfredson, H., Lorentzon, R., Cook, J. L., & Khan, K. M. (2004). A pilot study of the eccentric decline squat in the management of painful chronic patellar tendinopathy. British journal of sports medicine, 38(4), 395-397.
  • Rutland, M., O’Connell, D., Brismée, J. M., Sizer, P., Apte, G., & O’Connell, J. (2010). Evidence–supported rehabilitation of patellar tendinopathy. North American journal of sports physical therapy: NAJSPT, 5(3), 166.
  • Schoenfeld, B. Williams, M. (2012). Are deep squats a safe and viable exercise. Strength & Conditioning Journal, 34(2), 34-36.
  • Wasielewski, N. J., & Kotsko, K. M. (2007). Does eccentric exercise reduce pain and improve strength in physically active adults with symptomatic lower extremity tendinosis? A systematic review. Journal of athletic training, 42(3), 409.
Valoración Tendinopatía rotuliana

Qué lo causa - 100%

Fatiga de la actividad física - 100%

Soluciones - 100%

Recuperación - 100%

100%

Evaluación HSN: Sin Puntuación Todavía !
Content Protection by DMCA.com
Sobre Mario Muñoz
Mario Muñoz
Mario Muñoz es todo un entusiasta de todo lo relacionado con el mundo del fitness. Pero sobretodo, lo que más le apasiona es el campo de la investigación, tal como se refleja en cada uno de sus artículos publicados con un excelente rigor científico.
Te puede interesar
agujetas
Agujetas: Qué son, Por qué se producen, Cómo quitarlas

¿Sabemos realmente qué son las agujetas y por qué aparecen? Seguro que todos vosotros habéis …

2 comentarios
  1. Cuantas veces a la semana o al día se debe realizar los ejercicios excéntricos para tendinopatías?

    • Hola Jose,

      Veces al día, depende del volumen total por cada sesión y de las condiciones de cada persona. Puede ser suficiente una, como aconsejable dos (mañana y tarde).
      En cuanto a frecuencia semanal, yo apoyo que es mejor «muchos pocos» (mayor frecuencia semanal en sesiones más cortas) que «pocos muchos» (2-3 veces por semana con sesiones más largas). Por ello, cuanta mayor frecuencia (siempre en función del grado de la tendinopatía), más coordinación neuromuscular se podría conseguir.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *