Circulación-Corazón

El corazón es el músculo que más trabaja del organismo. Late alrededor de 115.000 veces al día, con un índice promedio de 80 veces por minuto, lo que es lo mismo, 42 millones de veces al año. Las últimas noticias sobre las enfermedades del corazón y del sistema circulatorio revelan que, cada segundo muere una persona en nuestro país, a consecuencia de una patología cardíaca. Para cuidar mejor la salud de nuestro corazón y reducir el riesgo de sufrir un infarto o un derrame cerebral, hay que entender el funcionamiento del sistema cardiovascular, y seguir los consejos básicos para protegerlo mejor.

239 Productos
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. 4
  6. 5
  7. »
Configurar sentido ascendente
239 Productos
  1. «
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. 4
  6. 5
  7. »
Configurar sentido ascendente
Últimas opiniones sobre Circulación-Corazón

L-ARGININA 1000mg - 120 veg caps Good! - Ruben, 28/11/2016

Es un buen producto con una buena presentación. Los envases de HSNstore son muy aceptables. Por poner una pega, las cápsulas son un poco grandes y hay que tomarse 3 de golpe, pero tampoco es un problema grave.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

OMEGA-3 ACEITE PESCADO 1000mg Complemento necesario - Josep, 28/11/2016

Cápsulas blandas, sin sabor y fáciles de tragar. Muy buen precio y con envase opaco para evitar la oxidación de los aceites.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

LECITHIN 1200mg - 100 caps Bueno - Maria Elena, 27/11/2016

Gran producto para el colesterol. Con una sola cápsula al día. Precio inmejorable.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

OMEGA-3 MD 1000mg Muy bueno - Antonio, 26/11/2016

Genial de precio y sobre todo libre de metales pesados, imprescindible como suplemento diario.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

OMEGA-3 ACEITE PESCADO 1000mg Ayuda a complementar. - Francisco Manuel, 25/11/2016

Por mi parte ayuda mucho a complementar la dieta en cargas altas de trabajo o dietas mas restrictivas en calorias.

Calidad/Precio
Efectividad
Presentación
Put.General

Existen algunos factores y marcadores de riesgo cardiovascular, que normalmente se asocian a una mayor posibilidad de sufrir una enfermedad cardiaca: colesterol alto, hipertensión, diabetes, tabaquismo, factores genética, estrés, obesidad y la frecuencia cardiaca.

¿Qué es la hipertensión?

Cuando el corazón late, bombea sangre hacia las arterias provocando presión sobre ellas ellas. Esta presión es la que hace posible que la sangre pueda circular por el organismo.

La tensión se divide en presión sistólica y presión diastólica. La primera es la presión provocada en las arterias cuando late el corazón. La segunda tiene lugar cuando el corazón descansa entre latidos.

Si la presión se eleva por encima del rango que se considera normal (existen unos parámetros especiales según sexo y edad), se produce lo que denominamos hipertensión arterial

La hipertensión es una enfermedad muy común en todo el mundo. El problema de la hipertensión es que en muchos casos es un "mal silencioso". Puedes tener la presiòn arterial alta y no tener ningún síntoma, por ello es esencial prevenirla.

Si no se controla, ésta puede afectar al funcionamiento del corazón, cerebro y riñones. Recuerda que la hipertensión es un factor de riesgo cardiovascular y que aumenta el peligro de padecer un accidente cerebrovascular.

Para controlar es vital llevar un estilo de vida saludable: hacer ejercicio, comer sano, controlar el peso, reducir la sal de las comidas, reducir el alcohol, evitar el tabaco y la cafeína y reducir el estrés.

Síntomas de la hipertensión

El problema de la hipertensión es que no provoca ningún síntoma en la mayoría de los casos. Muchas personas experimentan dolores fuertes de cabeza, nauseas o vómitos.

¿Qué es el colesterol alto o hipercolesterolemia?

La hipercolesterolemia es uno de los mayores factores de riesgo a la hora de padecer un infarto u otros tipos de problemas cardiovasculares. Se trata de la presencia de colesterol en sangre por encima de los rangos que se consideran normales.

El organismo necesita una pequeña cantidad de colesterol para funcionar correctamente. Existen básicamente dos tipos de colesterol. La lipoproteína de baja densidad (LDL), conocido como "colesterol malo" que moviliza el colesterol desde el hígado a otras células del organismo, y la lipoproteína de alta densidad (HDL), conocido como "colesterol bueno" que, al contrario, moviliza el colesterol de otras células del organismo hacia hígado.

Debemos siempre mantener estos dos tipos de colesterol equilibrados dentro de los rangos considerados saludables.

No obstante, una alimentación desequilibrada y la falta de acividad física además de otros factores, pueden propiciar un incremento de colesterol conocido como “malo” o LDL en el torrente sanguíeo que puede "pegarse" fácilmente en las paredes de los vasos sanguíneos formando ateromas, pequeñas placas que obstruyen los conductos.

Esto puede provocar diversas patologías bastante graves: problemas circulatorios, arteriosclerosis, infartos de miocardio y trombosis cerebrales.

Muchas veces se desconoce el motivo por el cual se tiene el colesterol alto, pero existen determinados factores que propician el aumento de colesterol como los antecedentes familiares, la alimentación o ciertas enfermedades. La falta de ejercicio y una dieta rica en colesterol, grasas saturadas y calorías son los desencadenantes más comunes.

¿Qué es un ataque al corazón?

El ataque cardíaco, conocido también infarto de miocardio o síndrome coronario agudo, tiene lugar cuando una zona del músculo del corazón es dañado o muere por falta de oxígeno. La sangre de las arterias coronarias transporta el oxígeno hacia el músculo cardíaco.

Gran porcentaje de ataques cardiacos tienen lugar por una obstrucción que hace que el flujo de sangre vaya muy lento o directamente quede taponado provocando arritmias o parada cardiaca. Es entonces cuando el corazón deja de latir y se produce lo que los médicos denominan infarto o muerte cardíaca repentina.

Los ataques cardíacos pueden tratarse cuando son diagnosticados con rapidez. No obstante, sin tratamiento, los ataques cardíacos pueden ser letales.

Los pacientes que sobreviven a un ataque cardiaco, sufren graves daños aunque superen el infarto. Entre estos daños sobrevenidos de las patologías cardiovasculares se incluyen las arritmias, insuficiencia cardíaca y un funcionamiento más débil y lento del corazón.

Síntomas de un ataque al corazón

El síntoma típico de un infarto consiste en un dolor en el pecho, en la zona situada junto al brazo izquierdo. Sin embargo, en determinados casos no se produce este síntoma antes del ataque cardíaco, por lo que resulta más difícil detectar su aparición.

Algunos ataques al corazón son repentinos e intensos, otros comienzan con lentamente manifestando antes algunos síntomas como:

  • Molestias en la zona pecho, normalmente se nota una presión incómoda, puntazas o dolor agudo.
  • Molestia en la parte superior del cuerpo. Dolor o molestias en un brazo o en ambos, en la espalda, el cuello, la mandíbula o incluso el estómago.
  • Falta de aire. Puede ocurrir con o sin malestar en el pecho.
  • Otraos síntomas: Mareos, vómitos, nauseas o sudores fríos son también otrso síntomas con los que se puede manifestar un ataque.

Al igual que en los hombres, el síntoma más común de ataque al corazón en el sexo femenino es la molestia en el pecho. Pero, las mujeres son más propensas que los hombres a padecer algunos de los otros síntomas descritos anteriormente, como dificultades para repsirar, mareos, vómitos, y dolor en la espalda o la mandíbula.

¿Qué es un derrame cerebral?

El derrame cerebral es un grave problema que ocurre cuando existe una interrupción en la circulación de la sangre que va hacia el cerebro. El derrame cerebral también se conoce con el nombre de accidente cerebro-vascular o apoplejía.

Básicamente hay 2 tipos de accidentes cerebrovasculares. El primero, se denomina accidente cerebrovascular isquémico, provocado cuando un coágulo tapona u obstruye un vaso sanguíneo en el cerebro. De forma aproximada, el 80% de los accidentes cerebrovasculares que se producen son isquémicos.

El segundo tipo, es conocido como accidente cerebrovascular hemorrágico (derrame cerebral) se produce una ruptura y sangrado de un vaso sanguíneo en el cerebro. El 20% de todos los accidentes cerebrovasculares que se producen son hemorrágicos.

Los ataques cerebrales pueden afectar todo el cuerpo. Los efectos de un ataque cerebral pueden variar desde leves hasta severos, y pueden incluir parálisis, problemas de raciocinio, del habla, problemas de visión, y problemas en la coordinación motora. Los pacientes también pueden sentir dolor y adormecimiento después de un accidente cerebrovascular.

Las posibilidades de padecer un accidente cerebrovascular se incrementa entre las personas mayores de los 65 años.

Síntomas de un derrame cerebral

Los síntomas pueden ser muy diversos y dependen de la zona del cerebro que ha sido rafectada. Los signos más frecuentes de un accidente cerebral sson dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, dificultad para hablar, visión borrosa o pérdida de visión.

¿Qué es la insuficiencia cardíaca?

Puede ser causada por muchos problemas diferentes del corazón. La hipertensión arterial que no esté bien controlada puede ser un motivo para que aparezca una insuficiencia cardiaca, aunque el motivo más común de insuficiencia cardiaca es la enfermedad de arteria coronaria (CAD).

Esta enfermedad de produce cuando las arterias que aportan sangre al corazón se estrechan por la acumulación de depósitos grasos denominados placas.

El corazón no puede bombea la suficiente cantidad de sangre y la sangre puede acumularse en otras zonas del cuerpo. El líquido se acumula en los pulmones, el hígado, el tracto gastrointestinal, al igual que en los brazos y las piernas. A esto se le llama "edema".

Algunas personas son más propensas que otras a la hora de padecer una insuficiencia cardíaca, por ejemplo personas con hipertensión, personas que han padecido un ataque cardiaco, personas con válvulas coronarias anormales, personas con sobrepeso, personas con antecedentes familias con enfermedades cardiacas o los diabéticos.

Síntomas de la insuficiencia cardiaca

  • Edema de los pies y las piernas
  • Falta de energía, sensación de cansancio
  • Tos con flemas
  • Pérdida de apetito
  • Abdomen hinchado o blando
  • Problemas para respirar por la noche
  • Aumento de las ganas de orinar por la noche
  • Confusión
  • Problemas de memoria

Cómo mantener la salud del corazón y evitar los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas

Son muchos los factores que influyen en las patologías cardíacas. En algunos de ellos no podemos influir, pero en otros sí. Determinadas circunstancias personales, como la edad, el sexo o los antecedentes previos familiares de patologías cardíacas no podemos evitarlas. Las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares aumentan con la edad y los hombres tienen, estadísticamente, más probabilidades de sufrir un infarto que las mujeres.

Es esencial conocer los factores de riesgo en los que sí podemos influir para reducir las probabilidades de sufrir un infarto o un accidente cerebral. También es importante seguir los consejos y recomendaciones para mantener la salud de nuestro corazón.

Entre las causas más peligrosas, que sí podemos evitar, de sufrir enfermedades cardiovasculares, figuran: la obesidad y el exceso de peso, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la diabetes, el estrés, la falta de ejercicio, el colesterol alto, la presión arterial alta, comer en exceso y comer alimentos poco saludables.

Estos factores podemos reducirlos e, incluso, eliminarlos por completo.

Para cuidar mejor el corazón es muy importante llevar un estilo de vida saludable. En este estilo de vida hay que incluir llevar una dieta en la que prevalezcan los alimentos sanos.

En este aspecto, la dieta es un factor esencial. Deben evitarse los alimentos con demasiada grasa y hay que comer cada día frutas y verduras. También es importante realizar habitualmente deporte o ejercicio, bajar de peso y reducir el colesterol.

Con estas simples pautas podemos reducir el riesgo de sufrir un enfermedad cardíaca y aumentar, con ello, nuestra salud y esperanza de vida.

La importancia de los nutrientes y complemento vitamínicos para cuidar el corazón

En ocasiones no basta con llevar un estilo de vida saludable, y seguir una dieta equilibrada, sino que, además, también es necesario proporcionar a nuestro corazón los nutrientes necesarios para que se mantenga sano y fuerte.

Los suplementos para mejorar la salud del corazón, que favorecen que el sistema cardiovascular funcione mejor, son los productos multivitamínicos que contienen todas las vitaminas, minerales y oligoelementos que el corazón necesita.

Además, existen otras sustancias vitales que también ayudan a prevenir la aterosclerosis, la insuficiencia cardíaca o la trombosis.

Entre estas se incluyen, principalmente, la vitamina K2, los ácidos grasos Omega 3, el aceite de krill , el ubiquinol , la coenzima Q10, L-arginina, el magnesio, las vitaminas del grupo B, los extractos de determinadas plantas, como la granada o el OPC extracto de semilla de uva y la ribosa.


Vitamina K y la salud cardiovascular

Vitamina K

Como se ha mencionado anteriormente, la vitamina K es bien conocida por sus propiedades para la coagulación sanguínea.

En cierto contexto, el término “coagular” puede denotar cierta inquietud, asociándolo con procesos no deseados (coágulo cerebral, arterias obstruidas…) pero que sin embargo distan de lo que verdaderamente es el beneficio de esta vitamina esencial. Tal es su importancia, que a los recién nacidos, se les administra una inyección de vitamina K nada más que la madre da a luz, para evitar la “Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido” (HDN). Esta enfermedad conlleva un déficit de los factores de coagulación debido a que el recién nacido posee un bajo nivel de esta vitamina en su organismo.

Ubiquinol

Ubiquinol

El ubiquinol está disponible como suplemento dietético desde hace más de treinta años y ha sido estudiado en profundidad desde hace mucho tiempo. Es muy sensible a la luz y al aire, por lo que ha sido necesario estabilizar la sustancia para poder comercializarla como suplemento dietético.

Los ensayos clínicos han demostrado que el ubiquinol se absorbe mejor por el organismo que la coenzima CoQ10 convencional.

A medida que envejecemos o enfermamos, se pierde la capacidad de generar coenzima Q10 y de transformarla en ubiquinol, su forma activa y útil.

Coenzima Q10

Coenzima Q10

La insuficiencia cardíaca está asociada, a menudo, con niveles bajos en sangre de coenzima Q10. Varios estudios clínicos han demostrado que una ingesta adicional de coenzima tiene enormes beneficios en pacientes con insuficiencia cardíaca.

Uno de estos estudios demostró que la ingesta diaria de 300 mg de esta coenzima durante un mes, mejora la salud cardíaca y arterial. Si a ello se le añade la realización simultánea de ejercicio, el beneficios es todavía mayor.

Las estatinas, un grupo de medicamentos que suelen recetarse para bajar el colesterol, también reducen la producción por parte del organismo de la CoQ10, lo cual puede causar daño arterial (en concreto una miocardiopatía).

Ribosa

Ribosa

El cuerpo humano produce energía en sus células a través de los azúcares que se ingieren en la alimentación, especialmente procedentes del trifosfato de adenosina o ATP, el principal proveedor de energía para el organismo.

Cuando las reservas de energía se agotan, deben ser de nuevo repuestas. Esta renovación es especialmente importante después de haber sufrido una enfermedad, haber estado expuesto a situaciones de estrés o haber realizado un desgaste físico tras la práctica del deporte o entrenamiento intensivo.

La ribosa es un azúcar especial que ayuda al cuerpo a estimular la producción de energía en las células y a reponer sus reservas. 

Magnesio

Magnesio

El magnesio no es solo un elemento alcalinotérreo, también es un mineral esencial para el organismo humano.El cuerpo no produce por sí mismo magnesio, por lo que necesita consumirlo de manera regular.

El magnesio juega un papel crucial para proporcionar energía al metabolismo y, por tanto, es particularmente importante para las personas activas.

El magnesio también interviene en el sistema nervioso y juega un papel básico en el trabajo muscular. El magnesio, ayuda a relajar los músculos y garantiza un buen funcionamiento de todo el sistema muscular, incluyendo el sistema cardiovascular.

Arginina

Arginina

La arginina no solo evita los trombos en los vasos sanguíneos, sino que también actúa como un vasodilatador, mejorando el flujo sanguíneo desde el cerebro hasta los músculos del órgano sexual masculino.

La arginina es esencial para el sistema inmunológico, ya que interviene en la liberación de la hormona del crecimiento, la norepinefrina, y la insulina.

También contribuye en el desarrollo del tejido y de la masa muscular.La deficiencia se produce principalmente en los casos de deportes de alto rendimiento, estrés, tabaquismo, etapas de desarrollo o lesiones.

Aceite de krill

Aceite de krill

El aceite de krill se extrae del krill, una pequeña especie de camarón que vive en las frías aguas de la Antártida.

Este crustáceo sirve como alimento de los peces más grandes y no está contaminado por metales pesados ni otras toxinas perjudiciales para la salud. Cada año se captura solo una pequeña parte de la población total de krill. Dado que se multiplican muy rápidamente, su provisión es casi ilimitada.

Estos crustáceos, parecidos a los camarones, viven en enormes bancos de arena en las frías y claras aguas de la Antártida.

Omega-3

Omega-3

Aunque no existe una cantidad exacta, la "Sociedad Alemana de Nutrición", recomienda que se tome un 0.5 por ciento, entre los alimentos diarios, en forma de Omega-3, para asegurar un consumo adecuado. La cantidad correspondiente en una dieta diaria de 2400 kcal sería la de 1,25g en forma de ácidos grasos Omega-3.

Sin embargo, muchos terapeutas recomiendan tomar dosis más altas para el tratamiento de condiciones cardiovasculares o inflamatorias. En estos casos el organismo necesita más cantidad de ácidos grasos Omega-3, por lo que pueden tomarse en forma de suplementos dietéticos.

Granada

Granada

Las punicalaginas son polifenoles que únicamente se encuentran en la granada y que tienen grandes beneficios para el organismo en general: protegen el sistema cardiovascular, reducen el colesterol malo, reducen la presión arterial, y aumentan la velocidad de respuesta de los bloqueos de corazón, reduciendo el riesgo de sufrir aterosclerosis.

Además, también reducen, de forma natural, la presión arterial, evitando el riesgo de sufrir un infarto o un ataque cerebrovascular.

Este fruto también es bueno para el corazón y los vasos sanguíneos y tiene otros beneficios, ya que ayuda a prevenir diversos tipos de cáncer, como el de mama, el de próstata, el de colon y la leucemia.

Curcumina

Curcumina

El extracto de curcumina es una de las especias más corriente de los hogares, pero es mucho más que eso. En los últimos años ha atraído cada vez más la atención de los expertos médicos, debido a sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias.

Cuando el cuerpo reacciona a una lesión se producen una serie de cambios debido a los radicales libres. Estos radicales libre, o "oxidantes", protegen el cuerpo contra las invasiones de los agentes externos, como en caso de las infecciones. Al destruir a las bacterias invasoras oxidantes también pueden quedar dañadas nuestras propias células. Estos oxidantes incluyen superóxido, peróxido de hidrógeno, radicales hidroxilo y peróxidos de lípidos.

Vitamina B

Vitamina B

Las vitaminas que pertenecen a las vitaminas del grupo B son hidrosolubles, lo que significa son solubles en agua agua, por lo que su asimilación es rápida, pero el exceso se expulsa en la orina y por ello debemos ingerir una cantidad mínima diaria para evitar una deficiencia de la vitamina B.

La vitamina B aumenta la energía, ayuda a la función muscular, favorece que nuestro sistema inmunitario y cardiovascular se mantengan sanos, y es indispensable para tener un cabello fuerte y una piel saludable y bella.

Quienes están bajo un constante estrés necesitan una gran cantidad de vitaminas del complejo B. La vitamina B ayuda a calmar los nervios, aumenta la energía intelectual y permite combatir el estrés diario.

Vitamina C

Vitamina C

La vitamina C es básica para la formación y mantenimiento del colágeno, el componente principal de la piel, el tejido conectivo y los huesos.

Es antioxidante y protege las células y los tejidos de los ataques de las moléculas agresivas y radicales libres.

El ácido ascórnico fortalece el sistema inmunitario de dos formas: favorece la creación de los anticuerpos, y es utilizada por los glóbulos blancos como defensa frente a virus y bacterias.

Una deficiencia severa de vitamina C puede tener graves consecuencias, como causar la enfermedad del escorbuto, la antigua enfermedad de los marineros.

Vitamina E

Vitamina E

Alrededor del cincuenta por ciento de la población no tiene cubiertas sus necesidades básicas diarias de vitamina E.

Aunque las autoridades sanitarias recomiendan un dosis diaria de 12 a 14 miligramos de vitamina E, para la prevención contra la aparición de diversas enfermedades los estudios clínicos aconsejan que la dosis diaria debe ser de 200 a 800 UI (unidades internacionales), lo que equivale a 100 UI 67 miligramos de vitamina E.

Es importante saber que esta dosis diaria es el mínimo de vitamina E que puede tomarse para evitar los síntomas de deficiencia aguda, pero esto no es suficiente para impulsar la salud y la vitalidad.

Lecitina de soja

Lecitina de soja

La lecitina tiene diversas propiedades beneficiosas para el organismo. Se deposita directamente en la mucosa del estómago y en los intestinos durante la digestión, por lo que fortalece la mucosa. Gracias a ella, el estómago y los intestinos están más protegidos.

Una de sus propiedades básicas consiste en proteger el estómago de los ácidos y de los fármacos, que suelen atacar el revestimiento estomacal.

Además, la lecitina también protege los tejidos y órganos de las sustancias nocivas que pueden incluirse con la propia alimentación y la toma de medicamentos.

  Cargando...