N-acetil L-Cisteína (NAC): propiedades y beneficios

N-acetil L-Cisteína (NAC): propiedades y beneficios

Su principal carta de presentación es la de ser el precursor más importante del glutatión. Se llama N-Acetil Cisteína, aunque es más conocido por las siglas NAC. Este post está destinado a que conozcas al detalle sus poderosas propiedades antioxidantes.

¿El frío del invierno te ha pillado desprevenido? Las pocos grados propios de este tiempo hacen que suframos grandes cambios de temperatura debido al contraste existente entre los climatizados interiores y los fríos exteriores. Es el momento ideal para pescar un resfriado de campeonato y siento deciros que quizás no sea el último.

En esta época sois muchos los que me escribís para consultarme sobre las fórmulas para cuidar nuestro sistema inmune con la intención de no enfermar o al menos de que, si el constipado termina haciendo acto de aparición, tengamos las suficientes armas para reducir su impacto.

Indudablemente, el primer paso es seguir una dieta equilibrada y variada, con gran riqueza en micronutrientes, que asegure una hidratación adecuada. Junto a ello, podemos echar mano de una serie de compuestos que nos ayuden a sobrellevar estos episodios.

Si tuviera que decantarme por uno, el NAC sería uno de los principales candidatos, dado que nos ayuda a mantener nuestras defensas a raya, por lo que es beneficioso para nuestro organismo en general, pero si somos deportistas lo agradeceremos aún más.

¿Qué es Acetilcisteína?

El NAC es la versión acetilada del aminoácido L-cisteína, en la que un grupo acetilo se une a un átomo de nitrógeno, para formar la N-acetil-cisteína. Esta es la forma en la que el NAC se usa como suplemento alimenticio dado su papel como precursor del glutatión, que es el mayor antioxidante endógeno, produciendo un efecto redox celular.

Antioxidantes

El glutatión juega un rol fundamental en la defensa antioxidante, en el metabolismo de los nutrientes y en la regulación de eventos celulares, lo que incluye la expresión génica, ADN y síntesis proteica, proliferación celular y apoptosis, transducción de señales, producción de citoquinas y respuesta inmune (Wu et al., 2004).

Entre otras cosas, se usa para el tratamiento de enfermedades crónicas de diversa consideración, que incluye las de pulmón y corazón, así como las enfermedades del riñón y ciertos trastornos psiquiátricos. Asimismo, no faltan algunas evidencias que apuntan a que el NAC posee propiedades antivirales, razón por la que podría proteger contra determinados virus como la gripe.

Cabe citar su capacidad de  traspasar la membrana celular y efectuar su acción en el interior de la célula y manteniendo elevados los niveles de GSH intracelulares, circunstancia que reduce las formas activas de oxigeno (ROS) y el estrés oxidativo.

NAC como agente mucolítico

En este apartado, procede también citar el papel del NAC en el funcionamiento pulmonar y es que la acetilcisteína ejerce igualmente como agente mucolítico, ayudando a mejorar el funcionamiento del pulmón en aquellas personas que padecen enfermedades pulmonares, como por ejemplo la fibrosis quística, la fibrosis pulmonar y la enfermedad pulmonar intersticial.

Al mismo tiempo favorece el funcionamiento del pulmón en la medida que diluye la mucosidad, librando al organismo de las nocivas e incómodas secreciones. A estos efectos, la dosis sugerida de acetilcisteína (también disponible como L-acetil-cisteína), va a depender de la vía por la que sea administrada.

Si se opta por tomarlo como suplemento dietético, se comercializa en cápsulas de 600 a 1200 mg. En el ámbito hospitalario, se administra por vía intravenosa y mediante inhalación.

Deficiencia de glutatión, ¿qué ocurre?

Un déficit en los niveles de glutatión no debe pasarse por alto puesto que se trata de una condición que induce un sistema inmune debilitado, contribuyendo al estrés oxidativo, al que se encuentra particularmente expuesta la población deportista.

De lo dicho se deduce que mantener unos niveles adecuados del glutatión en el organismo es de suma importancia, ¿no creéis?

Pues no os equivocáis ya que el NAC ayuda a la síntesis y reposición de los niveles de glutatión en el cuerpo. En cuanto a su biodisponibilidad oral es limitada, debido a que se degrada más de un 90% en el intestino, por lo que su uso clínico suele tener una vía de administración intravenosa con vistas a incrementar su biodisponibilidad.

¿Para qué sirve la N-Acetil Cisteína?

Quizás este sea el apartado que a los deportistas nos interese menos pero, como usuarios del compuesto NAC, debemos estar al tanto de que al mismo se le dan diversos usos. En  particular, nos estamos refiriendo a dos que se vienen utilizando desde hace tiempo. De hecho, su espectro de uso ha ido incrementándose paulatinamente hasta llegar a utilizarse en hospitales y centros médicos. ¿La razón? Sus efectos positivos sobre la salud más allá de sus usos convencionales.

  1. En primer lugar, el NAC viene usándose y recetándose tradicionalmente como mucolítico con la intención de producir una ruptura en los enlaces SS de las secreciones mucosas para hacerlas menos espesas y favorecer su expectoración.
  2. En segundo lugar, el NAC viene administrándose por vía IV como tratamiento para la intoxicación por sobredosis de acetominofén (paracetamol). Son múltiples los casos clínicos reportados con este objetivo sobre su uso.

Visto lo visto, el NAC se utiliza como suplemento por una parte de la población que busca poder beneficiarse tanto de su rol como precursor del glutatión como de su acción mucolítica, mejorando así su estado de salud general.

Beneficios y efectos sobre la salud

  • Es un agente mucolítico ideal para la eliminación de moco en los pulmones
  • Eleva los niveles de glutatión en el cuerpo
  • Reduce los radicales libres
  • Se utiliza en el tratamiento de la sobredosis de acetaminofeno
  • Puede cambiar la actividad del virus de la influenza
  • Promueve la salud hepática
  • Cuenta con gran capacidad antioxidante
  • Favorece la desintoxicación del organismo
  • Mitiga la inflamación muscular
  • Promueve la salud del cabello, piel y uñas
  • Favorece la eliminación de metales pesados

Vistos a modo de listado los principales beneficios para la salud del NAC, nos detendremos ahora en algunos de ellos.

Es un agente mucolítico

De la misma forma que otros mucolíticos de administración oral, el NAC ha dado sobradas muestras de tener la capacidad de servir para tratar enfermedades como la bronquitis crónica o el asma, mejorando la capacidad pulmonar y el intercambio de gases en los sujetos que padecen tales patologías.

Stey et al., 2000; efectuaron una revisión sistemática de once artículos publicados en los que se llegó a la conclusión de que usar NAC durante períodos de tiempo relativamente largos  (12-24 semanas) mejoraba los síntomas de la bronquitis crónica, previniendo las  exacerbaciones de la misma sin efectos secundarios dignos de mencionar.

Posee efecto antiinflamatorio

Eftekhari et al., 2013, mostraron el hecho de que el NAC, en modelos animales, trataba de un modo efectivo la mejora de la sensibilidad a los glucocorticoides (endógenos y administración exógena), una solución al problema habitual de resistencia glucocorticoidea producido por esta condición como consecuencia del estrés oxidativo que, según ya hemos explicado, tiende a disminuir gracias al incremento de los niveles de GSH orgánicos.

Por si esto fuera poco, parece ser que el NAC ha demostrado su utilidad para disminuir la inflamación celular, un efecto que se ha reportado en distintos ensayos que nos muestran que se trata de un compuesto con efectos antiinflamatorios para el organismo.

NAC como antioxidante

La acetilcisteína es una sustancia que cuenta con excelentes propiedades antioxidantes. Ello es debido a que, como ya hemos indicado, se trata del precursor del glutatión, el que se conoce como el “súper antioxidante”. Pues bien, cuando la acetilcisteína se transforma en glutatión, el organismo la utiliza con el fin de reducir los radicales libres.

Existen muchos factores que contribuyen a las propiedades antioxidantes de la acetilcisteína, en la medida que esta sustancia regula la producción de óxido nítrico, interviene en el metabolismo del hierro y ayuda a la adecuada síntesis del ADN.

NAC sistema inmune

Favorece al sistema inmunitario

Son múltiples los estudios clínicos que apuntan a que la acetilcisteína pueda tener diversos efectos sobre el funcionamiento del sistema inmunitario. ¿La razón? El importante rol que cumple tanto en la proliferación como en el movimiento de determinados virus. En coherencia con ello, constituye una gran ayuda principalmente para los pacientes con infecciones virales.

Sirve para el tratamiento de los transtornos psquiátricos

De la que estamos hablando es de una sustancia que cuenta también con efectos positivos y testados en el tratamiento de ciertos trastornos psiquiátricos y enfermedades neurológicas, del estilo de la epilepsia y del autismo. Al mismo tiempo, se le atribuye capacidad para reducir los síntomas de la depresión en personas con trastorno bipolar.

Los neurotransmisores transmiten señales en el cerebro. Por su parte, la acetilcisteína, resulta de suma utilidad para el tratamiento de los trastornos psiquiátricos, al tener un impacto decisivo sobre dos neurotransmisores de la entidad del glutamato y la dopamina.

Neutraliza las toxinas

Son sus propiedades antioxidantes las que hacen de la acetilcisteína un estupendo recurso para reducir los radicales libres, a través de la síntesis del glutatión. Entre la comunidad médica, se usa igualmente para tratar la sobredosis de paracetamol, que responde al nombre de acetaminofeno tóxico.

¿Sabías que el compuesto NAC es uno de los mejores antioxidantes pero también desintoxicantes celulares que existen? Ello es así porque neutraliza los radicales libres, ayudando al organismo a deshacerse de metales pesados tóxicos como el plomo, el cadmio y el mercurio.

Es hepatoprotector

Conviene destacar el superior efecto antioxidantes que propicia el consumo de NAC frente a otros antioxidantes destinados a mejorar la salud hepática, un órgano que sufre bastante en aquellos deportistas que ponen en peligroso su salud debido a sus conductas anabolizantes.

Lo mismo ocurre con los consumidores habituales de alcohol o con aquellos que someten a su hígado a más estrés del debido como consecuencia del consumo de fármacos o de sustancias con metabolización hepática.

Khoshbaten et al., 2010 lograron demostrar cómo el consumo de 600 mg/12 horas de NAC era superior al consumo de 1.000 mg/12 horas de vitamina C en lo concerniente a la reducción de la ALT y del tamaño del bazo, un órgano crucial en tanto  que contribuye al mantenimiento del sistema inmune en aquellos pacientes con patología de hígado graso no-alcohólico.

Esta es la razón de que el NAC pueda servir de gran ayuda en aquellas personas con afectación hepática o bien que estén siendo sometidas a situaciones que comprometan la salud de su hígado.

¿Cuáles son los efectos de la Acetilcisteína para los deportistas?

El NAC, qué duda cabe,  constituye todo un apoyo al deportista y ello en la medida que, al ser el mayor de los antioxidantes del organismo, es uno de los pilares en el que se sustenta el óptimo estado de salud de la población.

En consonancia con ello, su carencia lleva a un empeoramiento del sistema inmune y a un impacto mayor de la producción de radicales libres en el organismo, condición que merece especial cuidado entre los miembros de la comunidad deportiva, habida cuenta de que el ejercicio, y sobre todo el ejercicio aeróbico, contribuye a producir radicales libres.

Cualquiera de nosotros nos podemos beneficiar de los favorables efectos producidos por un aumento en los niveles de glutatión orgánico.

Igualmente, el NAC contribuye a paliar la inflamación muscular, pudiendo ser beneficioso para promover la salud articular. Y es que la N-Acetil cisteína ayuda a estabilizar la estructura de las proteínas, interviniendo en la síntesis de colágeno y promoviendo así la salud de las articulaciones, la piel, el cabello y las uñas.

¿Cómo favorece el NAC el rendimiento deportivo?

Aunque la evidencia científica al respecto es todavía demasiado limitada, he considerado interesante el estudio de Slattery et al., 2014 en el que se administraron a los participantes durante 9 días 1200 mg de suplementación con NAC por administración oral.

Pues bien, se concluyó que el grupo que fue suplementado con NAC mejoró su rendimiento en el ciclo ergómetro durante un esfuerzo anaeróbico e incrementó su capacidad antioxidante, reduciendo sus niveles séricos de marcadores de inflamación frente al grupo al que se le administró placebo.

¿Por qué suplementos de NAC?

Porque, en resumidas cuentas, el NAC sirve para:

  • Eliminar la mucosidad de los pulmones
  • Mitigar los síntomas de ciertas enfermedades como la hepatitis viral, la gripe y la enfermedad hepática
  • Aumentar la eficacia de determinados medicamentos o reducir sus efectos secundarios no deseados
  • Elevar los bajos niveles de glutatión
  • Favorecer el funcionamiento de las vías respiratorias en multitud de enfermedades
  • Ayudar al tratamiento de las infecciones virales crónicas
Puedes comprar los mejores suplementos de NAC con una extraordinaria relación calidad-precio en la tienda online de HSN, accediendo desde el enlace y consultando su completo catálogo.

¿Con qué puedes combinar NAC?

Potencia su efecto con las combinaciones más sinérgicas

Per se el NAC cuenta con una serie de propiedades muy beneficiosas para el organismo pero, ¿y si te dijéramos que en combinación con otros suplementos se origina una sinergia especial?

Como es lógico pensar, el mejor efecto de este poderoso antioxidante se apreciará en combinación con otras moléculas que tengan efectos positivos o que actúen potenciando la N–Acetil-Cisteína directa o indirectamente.

Con Cardo Mariano

El cardo mariano es una planta que viene utilizándose desde la antigüedad para el tratamiento de múltiples afecciones.

En esencia, se trata de un recurso herbolario que contiene una molécula que actúa como un poderoso antioxidante y que se llama silymarina, que suele concentrarse en el hígado.

Ello explica que la función más relevante del cardo mariano sea la hepatoprotectora, aunque también cabe destacar su papel como agente antialérgico, antiinflamatorio y hemostático.

Debido a esta función primordial sobre el hígado, el cardo mariano parece ser un excelente coadyuvante  en la utilización del NAC.

NAC y Coenzima Q10

Quizás esta sea la “combinación estrella”, NAC + Coenzima Q10, otro antioxidante de altura que produce importantes efectos sobre el crecimiento celular y el mantenimiento.

Se ha demostrado que el uso de esta coenzima produce un alivio en los trastornos cardiovasculares (sobre todo en la insuficiencia cardíaca y en la hipertensión), a lo que hay que sumar su valorado efecto para evitar la progresión de la enfermedad del Parkinson.

De la misma forma que el NAC, se trata de un antioxidante con efectos en diversas patologías, pero la coenzima se diferencia de aquel en que su efecto se desempeña en otros sectores del organismo y mediante un mecanismo muy diverso al del compuesto.

Por todas estas razones, podemos afirmar que también es un buen coadyuvante que actúa en sinergia con el NAC.

Con vitaminas y minerales

En último lugar pero no por ello con menos importancia, quiero hablar de la combinación de NAC con vitaminas y minerales pues cabe citar que casi todas las reacciones que suprimen el estrés oxidativo conllevan el uso de importantes recursos que debemos reponer.

El consumo de vitaminas y, en especial de las que ejercen un fuerte poder antioxidante, con la vitamina C como máximo exponente, pueden potenciar el efecto del NAC, atacando otros sectores donde es posible que la N-acetilcisteína sea menos efectiva.

¿Tiene contraindicaciones? ¿Y efectos secundarios?

En líneas generales, el consumo de NAC suele ser seguro y bien tolerado si se consume en las dosis recomendadas.

Los efectos secundarios de mayor relevancia que se han observado son trastornos gastrointestinales como vómitos, náuseas, diarrea, somnolencia, cefaleas, reacciones de hipersensibilidad, fiebre, broncoespasmo y urticaria, todos ellos observados en casos en los que se había procedido a un consumo demasiado elevado y prolongado, principalmente en el contexto de tratamientos médicos.

Esta es la información que deseaba trasmitiros sobre el NAC, una sustancia de la que parece que no paran de descubrirse nuevas propiedades terapéuticas.

Fuentes Bibliográficas

    Valoración N-Acetil L-Cisteína

    Aliado glutatión - 100%

    Sistema inmune - 100%

    Para el deporte - 99%

    Eficacia - 100%

    100%

    Evaluación HSN: 5 /5
    Content Protection by DMCA.com
    Te puede interesar
    L-Teanina
    L-Teanina: Descubre el aminoácido para combatir el estrés

    Es probable que hayas escuchado hablar de la teanina como un relajante fuera de serie  …

    12 comentarios
    1. Hola buenos días, estoy tomando vitamina C de 1000mg, zinc, vitamina D3 y magnesio. Tengo problemas de transaminasas y ahora de mucosidad. He leído lo del NAC y quisiera saber si debo tomarlo y cantidad, tiempo… Tengo algunos problemas disgestivos anteriores que ahora están bien, gracias. Un saludo.

    2. Jose Ángel Basanta

      ¿Cuál es la mejor hora para tomar NAC?, ¿antes de acostarme seria una buena opción?

    3. ¿Cuánto tiempo se debería tomar?

    4. Interesante las propiedades de la NAC, sólo que no sé las cantidades, yo tengo una de Solaray que tiene 295 mg y aquí hablan de más cantidad…

      • Buenos días, la dosis mínima efectiva de NAC ronda los 200mg, aunque las dosis más efectivas que se han estudiado para el aumento de las concentraciones de glutatión y su efecto antioxidante se encuentran entre 400 y 600mg

    5. ¿Puedo tomarlo si estoy lactando?

    6. Hugo Rodriguez

      Desde el punto de vista «respiratorio», el NAC sólo contribuye a fluidificar la expectoración?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *